La izquierda ganó en el centro

LBNL

Ganó el PSOE y gobernará Sánchez, investido por mayoría simple en segunda vuelta, sin el apoyo de los independentistas que sin duda se abstendrán – al menos Esquerra – antes que forzar unas segundas elecciones. Pedro Sánchez lo dejó claro en los debates: el PSOE es la mejor garantía para la España constitucional en la que cabemos todos. Y la ciudadanía ha apoyado la moción. La irrupción de Vox, que entra con fuerza pero con mucho menos de la que se temía, ha sido clave para que el PSOE duplique en escaños al PP, que está en caída libre. Vox ha movilizado al abstencionista de izquierda y ha destrozado al PP con la fragmentación del voto de derechas. PSOE + Podemos = 160 escaños; PP + Ciudadanos + Vox = 147. Veremos que pasa en las elecciones locales-autonómicas y en las europeas, en las que la circunscripción única puede ayudar a Vox a robarle todavía más escaños al PP. La izquierda ganó claramente ayer pero en votos España sigue dividida en dos bloques a partes iguales: PSOE + Podemos: 11,2 millones de votos; PP + Ciudadanos + Vox: 11,16 millones. Y si sumamos a ERC y Bildu a la izquierda y a PNV y PdCAT a la derecha: 12,6 millones para la izquierda, 12,3 para la derecha. Ciudadanos se queda al borde del sorpasso pero más por el desastre Casado que por su propia subida. Los mismos que hasta hace unos días entendían perfectamente el veto de Rivera al PSOE de Sánchez claman ahora por el entendimiento PSOE-Ciudadanos. Que se lo digan a Rivera que ayer dejó claro que estará en la oposición. Sánchez también dejó claro que el PSOE no le va a poder un cordón sanitario a Ciudadanos, pero desde luego no va a renunciar a su idea de España: pluri nacional, inclusiva y diversa. Tan patriota como la de la banderita rojigualda en el cuello de la camisa y el himno cantado con lágrimas de Marta Sánchez, o la del novio de la muerte. Mi abuelo decía que el pueblo español no se nunca se equivocaba. Ayer tampoco lo hizo: rechazó de plano el guerra-civilismo de los que llevan meses llenándose la boca denunciándolo mientras lo recrean.

Sigue leyendo

Votar PSOE por patriotismo

LBNL

Es la respuesta adecuada a la insidiosa campaña lanzada por las tres derechas al alimón, cada una con su rintintín particular. Casado acusa a Pedro Sánchez de traidor, Rivera y Arrimadas de cómplice con los “golpistas” y VOX de querer islamizar España. Ninguna de las tres acusaciones tiene base real pero las derechas han dejado atrás cualquier escrúpulo. Hay mil razones reales para criticar al Gobierno y defender políticas alternativas. También sobre Cataluña, donde es debatible si el diálogo dentro de la Constitución es lo más eficaz para contener la deslealtad independentista. Pero la derecha no arguye ni propone sino que calumnia y tergiversa pretendiendo que olvidemos que el PSOE ha sido siempre baluarte de la Constitución, también cuando la derecha prefería abstenerse en el referéndum de 1978. Desde entonces el PSOE siempre ha estado en primera línea de defensa de la Constitución, tanto desde el Gobierno como en la oposición, frente a los terroristas de ETA – Pacto de Ajuria Enea, Pacto anti-terrorista – los terroristas islamistas – ¿recuerdan aquello de que Zapatero les había encargado el 11-M via Carod Rovira y ETA para ganar las elecciones? – y ante los independentistas catalanes – apoyo al artículo 155 – y su laicismo siempre ha respetado tanto a la Iglesia católica como las manifestaciones populares de raíz católica – procesiones, Rocío, Corpus… Pero eso son hechos, datos, que las derechas prefieren dejar atrás vendiendo que ellas son la única garantía de la unidad de España. Valiente falacia. Quienes amenazan la unidad y la estabilidad de España son aquellos que preconizan tomarse la justicia por su mano para defender utopías uniformes en las que la discrepancia no tiene sitio. No es tanta la distancia entre quien pretende ignorar la Constitución para declararse independiente y quien defiende la necesidad de actuar contra ellos preventivamente y al márgen de la Constitución para supuestamente defenderla. El PSOE es un partido político más, desde luego lejos de ser perfecto, pero hoy por hoy el único que propone y defiende una España democrática y liberal en la que cabemos todos o casi todos. Por eso, el voto verdaderamente patriótico es el voto al PSOE antes que a los patrioteros de pacotilla que anteponen sus intereses personales y partidistas a los de la nación. Sigue leyendo

Debateros electorales de guardia

En este ambiente pre electoral y semana santero es imposible escribir nada sofisticado así que dediquémonos a comentar las últimas pifias en campaña, los epítetos que sean lanzados al felón mayor del reino, las encuestas e interpersonales varias y hasta las procesiones si es menester.

Elecciones en Israel

LBNL

No está claro quién va a ganar las elecciones israelíes de mañana martes. Es posible que el derechista Likud de Netanyahu consiga a última hora superar a la alianza centrista “blanco y azul” (por los colores de la bandera) de los prestigiosos ex-generales Gantz y Ashkenazi con el liberal Lapid, que ha venido encabezando las encuestas durante las últimas semanas. Es bastante probable en todo caso que el bloque de derechas, que incluye a los más halcones y a los ultra religiosos, supere al de centro y las izquierdas, que incluye a los laboristas y a los diputados árabes. La única opción para que el centro y la izquierda puedan gobernar es que los ciudadanos árabo-israelíes – alrededor de un 20% de la población de Israel que no incluye a los palestinos de Cisjordania y Gaza – voten en masa, lo que es poco probable. Todo puede ser, como también una alianza del Likud con la alianza centrista e incluso los laboristas. Parece que los resultados serán ajustados y de la diferencia final dependerá en gran medida si Netanyahu consigue repetir como Primer Ministro, lo que le convertiría definitivamente en el más longevo de la historia de Israel. Pero son muchos, incluido el Presidente Rivlin, del Likud, los que van aprovechar cualquier resquicio para encargarle la formación de Gobierno a alguien que no esté procesado por corrución como lo está Netanyahu.

Sigue leyendo

¿Brexit? Vamos viendo yasieso

LBNL

¿Habrá Brexit finalmente? ¿Y de haberlo, cuándo? La respuesta correcta a ambas preguntas es la misma: vaya usted a saber. Pero vienen los diarios llenos de “información” al respecto así que les ofrezco mis reflexiones, desinteresadas y basadas en información de primera mano. Procurando huir del pesimismo de aquellos que ya consideran inevitable el Brexit sin acuerdo y del optimismo de los que están seguros de que Reino Unido acabara quedándose en la Unión. Nadie tiene la razón porque ambas opciones son posibles como también todas las intermedias: salida con acuerdo, salida con otro acuerdo que mantenga al Reino Unido más integrado con la Unión y prolongación del proceso durante un año más. O dos. Porque la UE tiene claro que no debe empujar al Reino Unido sino asegurarse de que es el Reino Unido el que da el paso de salir. Y es posible que no sea capaz de darlo. O que necesite bastante más tiempo para aclararse. Ahora bien, las informaciones que llegan desde el Reino Unido no son nada halagüeñas porque la polarización es tan intensa que si acabaran quedándose los problemas internos serían de tal calado que necesariamente afectarían al buen funcionamiento de la UE. Lo que no obsta para recalcar de nuevo los ingentes perjuicios políticos, económicos y sociales que supone, tanto para la UE como para el Reino Unido, la salida de este último; catastróficos si es por las malas. Vamos a ello.

Sigue leyendo

Trump exonerado, de momento

LBNL

La solidez de la democracia norteamericana es impresionante. No solo por resistir, de momento, al Presidente más irresponsable y zafio que se recuerde sino por la seriedad e independencia con la que ventila asuntos tan serios como la sospecha de que Trump es Presidente, al menos en parte, gracias al Kremlin. Al punto de que el Fiscal especial Mueller, que ha sido vilipendiado por Trump y el Partido Republicano hasta la saciedad, ha optado por informar de que no hay pruebas concluyentes de que haya habido colusión de la campaña de Trump con Rusia pese a los múltiples indicios de que podría haber sido así. Por indicios me refiero a los seis miembros de su campaña que ya han sido condenados judicialmente y a otros dos que han sido procesados por su papel en el asunto, señaladamente por haber mentido respecto a reuniones con rusos. Para qué mentir si no había nada que ocultar… Luego están los 12 agentes secretos rusos denunciados por hackear los correos del Partido Demócrata, que fueron aireados por wikileaks y de los que la campaña de Trump hizo bandera. Y los rumores, solo confirmados por un ex agente secreto británico, de que Putin tendría un video de Trump (género lluvia llorada estilo Pedro Jeta) con prostitutas rusas. Pero tras dos años de investigación, Mueller, que fue nombrado por el número dos del Fiscal General Sessions, que se inhibió al haber tenido contactos él mismo con rusos, ha concluido no tener pruebas concluyentes de que haya habido colusión. Si bien se ha limitado a no opinar sobre si el Presidente sería responsable de un delito de obstrucción a la justicia como sería haber mentido u ordenado mentir a sus colaboradores, algo que varios de estos últimos – como su ex abogado Michael Cohen, afirman ha sido el caso. Lamento que Mueller no haya acabado con la carrera de Trump pero me admira la independencia con la que los Estados Unidos ventilan estos asuntos.

Sigue leyendo

China de moda

LBNL

Reunidos en Bruselas hoy los Ministros de Exteriores de la UE conmemorarán el quinto aniversario de la ilegal anexión rusa de Crimea, seguida por la agresión militar en el Este de Ucrania. Como no hay visos de cambio en Moscú, las sanciones económicas europeas por valor de más del 1% del PIB ruso seguirán en vigor indefinidamente porque es difícil que algún Salvini u Orban de turno se atrevan a ejercer su derecho de veto y exponerse a las graves consecuencias que ello depararía, tanto para sus países como para sus propias carreras políticas. Baste recordar el coste que tuvo para Fraga su decisión de propugnar la abstención en el referéndum de la OTAN. Y sin embargo, el foco geoestratégico ha cambiado hacia China, al menos desde que en diciembre el grupo de los “cinco ojos” (Estados Unidos, Reino Unido, Canada, Australia y Nueva Zelanda) denunciara la magnitud del robo continuado de propiedad intelectual occidental por parte de grupos de hackers oficiales chinos, el denominado APT 10 en particular. Pero los chinos no “roban” más que los japoneses en los años setenta del Siglo XX. El problema es que amenazan la hegemonía occidental, lo cual es legítimo, pero lo hacen saltándose todas las reglas. De ahí que el Consejo Europeo de finales de semana vaya a dar la bienvenida a varias iniciativas que tienen a China en el punto de mira, incluidas la Comunicación de la Comisión de la semana pasada, la inminente Recomendación de la Comisión sobre un enfoque común para la red 5G, las nuevas normas para el control de las inversiones extranjeras directas y la propuesta de la Comisión para antes de fin de año sobre como lidiar con los efectos distorsionadores de las ayudas estatales extranjeras a empresas que pretenden competir en el mercado interior europeo. De ahí el título: China domina la agenda.

Sigue leyendo

Brexit: esta semana no saldremos de dudas

LBNL

El tiempo se acaba porque en principio Reino Unido abandonará la Unión Europea el 29 de marzo pero, pese a lo que dicen los diarios, esta semana no se va a resolver nada. Los previsibles votos sucesivos en el Parlamento británico de mañana martes, miércoles y jueves no aclararán el panorama. En el Parlamento británico sigue sin haber mayoría sobre alguna de las cuatro opciones posibles: salida sin acuerdo, salida con el acuerdo ya negociado entre Londres y Bruselas, negociación de un nuevo acuerdo para que Reino Unido salga de la Unión pero permanezca en el mercado único, o segundo referéndum que plantee la opción de no salir de la Unión Europea. Así las cosas, lo más probable es que el Consejo Europeo de finales de la siguiente semana (20 y 21 de marzo) se limite a aceptar la prórroga hasta mediados de mayo, que previsiblemente Reino Unido pedirá a finales de esta semana. La Premier May confía en que de aquí a mayo habrá conseguido que los Comunes den su brazo a torcer y acepten el acuerdo ya negociado, que ya rechazaron hace un par de semanas y que seguramente rechazarán de nuevo mañana martes. La presión entonces será máxima, porque otra prórroga no será ya posible por no haberse celebrado elecciones europeas en Reino Unido. De tal forma que un tercer rechazo en mayo provocaría irremisiblemente la salida de la Unión sin acuerdo porque, según la doctrina de la Corte de Justicia de Luxemburgo, si Reino Unido retira su petición de salida no podría volver a plantearla. Pero volvamos a lo que va a pasar esta semana.

Sigue leyendo

Pedro, 9+1 recomendaciones para ganar las elecciones

LBNL

Estimado Pedro Sánchez, sin perjuicio de los consejos de tu afamado asesor y jefe de campaña Iván Redondo me atrevo a brindarte unos humildes consejos, desde la distancia y la independencia, por si pudieran serte útiles. No soy fan personal tuyo ni votante entusiasmado del PSOE ultimamente pero dado el percal de las alternativas ansío que sigais gobernando tanto porque no lo estais haciendo mal como por lo horroroso que sería la perspectiva de un gobierno tripartito de la derecha. Ahí van:

Sigue leyendo

Venezuela pinta fatal

LBNL

Tiene toda la pinta de que va a acabar muy mal. El sábado se evitó la tragedia por pelos, con unos pocos muertos, un par de decenas de armados venezolanos desertando y un par de centenares de heridos en los disturbios que tuvieron lugar en las fronteras colombiana y brasileña. La situación en el interior de Venezuela es desesperada por falta de todo. Los servicios básicos, educación incluida, han quebrado y el hambre es ahora algo común en un país de impresionantes reservas de petróleo y gas, a decir de las principales ONGs humanitarias, que no han dudado en desmarcarse de la “invasión humanitaria” de este fin de semana. Cuando empezó a violar su propia Constitución “bolivariana”, Maduro perdió toda legitimidad democrática. Solo hay una salida sin sangre: elecciones presidenciales – y quizás también parlamentarias – con garantías internacionales. Pero la oposición se ha venido arriba con el apoyo de Trump, Duque, Piñera, Macri y Bolsonaro y el régimen se ha enrocado todavía más. Hoy se reúnen todos ellos en Bogotá, con Guaidó reconocido como Jefe de Estado, todos atentos a lo que el Vicepresidente Pence tenga que decir. Una posible invasión de los marines “yankees” es la clave. Si alguien pudiera garantizarme que echando a Maduro por la fuerza llegaría la paz y la democracia a Venezuela firmaría encantado. Pero Venezuela no es Panamá y a diferencia de Noriega, Maduro cuenta con el apoyo activo de Cuba, Rusia y China. Una invasión nos llevaría más bien a un escenario como el de Libia, en la que ya son pocos los que no añoran la estabilidad de Gadafi.

Sigue leyendo