La injerencia de la “durocracia” rusa

LBNL

Somos la leche en-este-país. Hace un par de meses ni dios estaba al tanto de la manipulación política rusa y de golpe y porrazo a la Ministra de Defensa le parece mínimamente creíble que Puigdemont pueda ser un agente secreto ruso. Al menos no respondió al supuesto Ministro de Defensa letón con el no categórico con el que negó que su propio asistente pudiera serlo. En su defensa, el filtro de las llamadas al Gobierno de España no parece ser muy eficaz (baste citar el gol que le metieron a Rajoy con la falsa llamada de Puigdemont) pero también el clima creado en las últimas semanas, bajo el cual todo lo relativo a Cataluña parece tener relación con Rusia. Ni tanto ni tan calvo. En ciberseguridad lo más difícil es identificar la autoria (attribution). Ahora bien, sin llegar al punto de establecer un vínculo cierto con el Kremlin, Occidente, incluyendo a la OTAN, la UE, a EE.UU. y a los principales países europeos, lleva al menos un par de años tomando conciencia de la muy activa manipulación política rusa. Y preparándose para hacerle frente. Lo cual no quiere decir que todo lo malo que acontece sea ideado en el Kremlin.

Sigue leyendo

El Partido del Sentido Común

LBNL

Cuando todos te critican conviene al menos revisar tu posición. Ahora bien, cuando esos mismos que te critican lo hacen desde bandos contrapuestos y están deseando que te sumes a ellos, a la mejor es porque estás en el centro de dos extremos. Es decir, igual te están criticando por mantener la posición más sensata en una situación de polarización extrema que lleva a los demás a comportarse de forma completamente irracional. Me estoy refiriendo, claro está, al denostado PSC, concretamente al PSC liderado por Miquel Iceta, que viene derrochando sentido común en los últimos meses y semanas en los que Cataluña parece haber perdido la razón, lo que me gustaría fuera recompensado por la ciudadanía catalana el próximo 21-D. Pero no tanto por merecerlo, que también, sino por lo mucho que conviene que sea el PSC quien haga o deshaga mayorías parlamentarias en Cataluña.

Sigue leyendo

Harto

LBNL

Hasta la coronilla estoy, como imagino muchos de ustedes, de todo lo relacionado con el “Procés”, que no podía tener mejor nombre porque no parece tener ni sustancia ni estación de destino. Estoy harto de tener que dedicarle tanto tiempo a tantos irresponsables que infravaloran la paz social y la estabilidad y actúan con la mira puesta exclusivamente en sus intereses. O mejor dicho, en sus intereses a corto plazo, como si el grave perjuicio colectivo no les fuera a afectar también. A mi juicio, es evidente que la responsabilidad fundamental del desastre colectivo en el que nos encontramos corresponde a quienes se echaron al monte despreciando la legalidad democrática. Sin embargo, considero también cómplices de esta tragedia colectiva a todos los que coadyuvaron a “podar” el Estatut catalán, a todos aquellos que se han negado a abordar una reforma constitucional como si fuera un anatema y a quienes pretenden aprovechar la insurreción inconstitucional de la Generalitat para vengarse de las deslealtades nacionalistas de los últimos lustros. Y me frustra enormemente también encontrar tan poca gente que coincida en la doble necesidad de afrontar la insurrección con tanta firmeza como flexibilidad y mano izquierda son necesarias para resolver el problema político subyacente que supone que una parte importante de la ciudadanía de Cataluña no se sienta cómoda con su encaje actual en el entramado estatal.

Sigue leyendo

Ahora despacito y con muy buena letra

LBNL

Puigdemont, Jonqueras, la CUP, la ANC y Omnium han provocado finalmente la interrupción del periodo de mayor y más fructífero auto gobierno catalán de la Historia. No sé si era un objetivo intermedio dentro de una estrategia a más largo plazo o de si ya estarán lamentando su error de cálculo, especialmente lo de no esperar a que el Gobierno aplicara el artículo 155 para declarar la independencia a continuación, como “defensa” ante el “ataque” centralista, antes que haciéndolo inevitable. Lo que tengo clarísimo es que Rajoy hizo muy bien retrasando la intervención todo lo posible y que fue un gran acierto convocar elecciones de inmediato por más que la jugada no esté exenta de riesgos. Porque tenemos un doble problema a gestionar. El primero es la insumisión anti democrática e ilegal de los gobernantes catalanes, que requiere una reacción firme. Pero la resolución del problema político subyacente, que no es otro que la voluntad militante de una gran parte de la ciudadanía catalana de tener más auto gobierno o de encontrar un encaje más amplio dentro del Estado autonómico, va a requerir de soluciones políticas. Afortunadamente el Gobierno ha hecho oídos sordos a los sectores más viscerales que le han venido exigiendo una actuación ejemplarizante. Esperemos que también prime la prudencia en el poder judicial a partir de hoy mismo. Por ejemplo, la interposición de querellas contra los principales responsables de este gran fracaso colectivo está perfectamente justificada, pero conviene ajustar muy bien la acusación y, sobre todo, evitar medidas graves no indispensables y completamente contraproducentes, como por ejemplo la detención cautelar de cargos electos, por más que hayan sido cesados. Es vital mantener la mayor cohesión posible en el campo constitucionalista y en el ámbito internacional. No se trata de ser buenista sino de evitar tirar piedras contra nuestro propio tejado.

Sigue leyendo

¡El 155 ya está aquí!

¡LBNL

Yo tampoco tengo ni idea de lo que va a pasar en los próximos días, semanas, meses e incluso años. Tengo algún amigo que sospecha que todo está más o menos pactado entre los indepes y el PP, a la vista de las ganancias electorales que se supone que la polarización les rentará a ambos en Cataluña y el resto de España respectivamente. Tengo algún otro que se devana los sesos tratando de adivinar cuál será el próximo paso de la que sospecha tiene que ser una sofisticadamente planificada estrategia secesionista. Yo más bien creo que estamos ante un desvarío colectivo múltiple en el que los diferentes actores improvisan en función de los pasos que da el contrario y lo que se les va ocurriendo a cada rato a sus asesores de cabecera. Así que no solo no sé yo sino que no creo que nadie pueda saber a ciencia cierta si estamos ante el principio del fin del nacionalismo periférico desleal con la Constitución, o ante el final de la España democrática que tan trabajosamente hemos venido construyendo desde que todos refrendamos la Constitución de 1978, por cierto, Cataluña con mucho más fervor que el PP.  Lo que si tengo muy claro, sin embargo, es lo que me gustaría que pasara, en beneficio de todos.
Sigue leyendo

Tragedias provocadas

LBNL

Resulta complicado escribir sobre lo que ocurrirá en Cataluña esta semana mientras arde Galicia y miles de personas huyen del fuego. Esperemos que las víctimas mortales se queden en tres y que para cuando se lean estas líneas, la sempiterna lluvia galega haya empezado a amansar los múltiples frentes de fuego, que por otro lado demuestran que la tragedia ha sido provocada deliberadamente. Como lo ha sido también la gravísima crisis a la que se enfrenta Cataluña. Todo parece indicar que el todavía President Puigdemont va a resistir la presión de sus más fervientes aliados y evitará confirmar su rebeldía institucional. Pero no cabe duda de que no renunciará a los postulados enunciados y escenificados en el Parlament la semana pasada. Por tanto, es más que previsible que el Gobierno le responda recordándole la exigencia de restablecer plenamente la normalidad constitucional antes del próximo jueves, mientras se dirige en paralelo al Senado para que, en caso de que la Generalitat no se avenga a razones, valide la intervención de la Autonomía catalana en virtud del tan cacareado artículo 155 de la Constitución. La suspensión del auto-gobierno catalán podrá ser total o parcial, dependiendo de cómo evolucione la situación pero será en todo caso un gran fracaso colectivo, de consecuencias impredecibles. Es previsible que Galicia deje de arder pronto. En Cataluña no sabemos cuándo amainará la tormenta ni los daños que se sumarán a los ya causados, pero si sabemos que cuando lo haga, Cataluña seguirá formando parte de la España constitucional. Esterilidad que refuerza lo absurdo de esta crisis. Sigue leyendo

Recuperem el seny

LBNL

No sabemos qué le dirá mañana el todavía President Puigdemont al Parlament aunque jura y perjura que le pedirá que asuma las consecuencias automáticas de la ley catalana del referéndum -declarada ilegal por el Tribunal Constitucional y por tanto nula o no en vigor- dados los resultados de un referéndum ilegal -también según el Tribunal Constitucional- que no contó con las garantías democráticas mínimamente exigibles -según admitió la propia Generalitat el mismo día de su celebración. Si lo hace, es posible que el Parlament vote a favor de su recomendación y a continuación el Consell Executiu que Puigdemont preside, se suicide decretando la independencia. Pero también es posible que el Parlament vote en contra. Es de suponer que algunos diputados de Convergencia prefieran mantenerse dentro de la legalidad y evitar así la inmediata suspensión de la autonomía catalana y su intervención por parte del gobierno central. Es de suponer también que Esquerra anteponga su expectativa electoral de aglutinar prácticamente en solitario al electorado independentista. Pero para ganar las elecciones necesita evitar la suspensión de la autonomía. Y a Jonqueras no le vale lo de ganar las elecciones cuando vuelva a restablecerse la autonomía porque para entonces ya habrá sido inhabilitado por su complicidad con la secesión. Lo que no admite duda es que no habrá independencia: votarán en contra o será impedida por el Estado.

Sigue leyendo

Tras el desastre, teoría de juegos, posible solución y línea roja

LBNL

Todos vimos lo que pasó ayer en Cataluña y supongo que estaremos de acuerdo en que fue un gran desastre. Para todos. Más allá de las valoraciones sobre quién perdió más y por qué, así como sobre quién es más responsable de que hayamos llegado a esta situación, creo más útil centrarse en lo que puede pasar a partir de ahora y cómo evitar que el desatino colectivo siga in crescendo. Con la cabeza lo más fría posible. Estaremos de acuerdo también, espero, con que urge recuperar el diálogo y el pragmatismo. La duda es si se dan las condiciones para que el diálogo pueda fructificar en un acomodo político-social que permita restablecer la estabilidad y la convivencia plenamente pacífica. Si no es posible, que dios nos pille confesados porque la declaración unilateral de independencia (DUI) y la suspensión de la autonomía catalana por la vía del artículo 155 de la Constitución, serían la única alternativa, y la ocupación permanente de Cataluña por parte de las fuerzas de seguridad del Estado es una perspectiva terrible. Para Cataluña y para el resto de España. Y la violencia que vimos ayer será una naderia en comparación a la que veremos. Así que más vale intentar lo del diálogo. Igual no es imposible. Veámos.

Sigue leyendo

No sigan tensando la cuerda que es muy peligroso

LBNL

La cosa se está poniendo fea, así que hablemos claro: Cataluña no va a independizarse de España en los próximos meses o años. La independencia no tiene un apoyo suficiente y, si llegara a tenerlo, que está por ver, se enfrentaría a fuerzas muy poderosas que no la consentirían. Queda por ver qué precio adicional tendremos que pagar en términos de energía y tiempo perdidos, deterioro democrático, daños económicos, encarcelamientos y, a lo peor, sangre. Porque en ocasiones, estas tensiones degeneran en un conflicto civil. Y no olvidemos que no hablamos de Suecia o Suiza sino de España, donde tenemos una lamentable experiencia en matarnos unos a otros. No pretendo dramatizar ni mucho menos amenazar, pero si abrir los ojos a todos los que alegremente se han subido al carro de la independencia en los últimos tiempos, en parte convencidos de que es posible. Tienen que tener claro que Cataluña no va a ser independiente. Y que puede haber muertos si persiste el desafío independentista. Esperemos que no sea así y que estemos padeciendo un episodio de borrachera colectiva cuyos detalles nos cueste recordar después tanto como que Ibarretxe convenciera a tantos de que la independencia del País Vasco era inevitable e inminente.

Sigue leyendo

Rajoy: inteligencia y mano izquierda

LBNL

Es claro que el referendun independentista catalán es ilegal por inconstitucional, tal y como ha decretado el Tribunal Constitucional y que, por tanto, no puede celebrarse. Los jueces y fiscales competentes y el Gobierno deben hacer todo lo posible para impedirlo. Lo están haciendo y lo seguirán haciendo hasta el 1-O por lo que el referendum no se celebrará. La única incertidumbre es cuánta gente será detenida y cuántas trifulcas y tumultos tendrán lugar cuando la policía, incluídos los Mossos y la urbana de Barcelona, impidan el paso a los locales que la Generalitat y los alcaldes sediciosos habrán habilitado para el voto. Es falaz el argumento de que España no permite la expresión democrática porque sin ley no hay democracia. La Generalitat, que hoy recurrirá ante el Constitucional la intervención de cuentas, niega al mismo Constitucional su papel de intérprete máximo de la Constitución, de la que nace la legitmidad democrática de la Generalitat. Hasta aquí todo claro. El problema es que ganaremos la batalla legal – impedir el referendum – pero bien podemos perder la batalla política, sobre todo en Cataluña y en el extranjero. De ahí la necesidad de apurar la inteligencia y administrar la fuerza del Estado de Derecho con mano izquierda. En suma, no basta con impedir el referendum sino que es indispensable evitar que los independentistas consigan sumar apoyos, su verdadero objetivo, para estar en mejores condiciones de ganar el pulso la próxima vez.

Sigue leyendo