Despedida

Gracias

Millán Gómez

Hoy solo me dirijo a vosotros para anunciaros que no continuaré escribiendo cada semana en este portal. He estado aqí­ desde el principio. Ha sido para mí­ un orgullo tremendo escribir cada sábado durante más de un lustro, es decir, desde el nacimiento de este proyecto sin haber faltado nunca a mi reto de todos los sábados. Calculo que abandono después de unos 300 artí­culos. Siempre he intentado ser lo más honesto y responsable posible desde mi independencia, así como trasladaros mi visión de la realidad. Mi único compromiso es con la libertad y la tolerancia.

Muchas gracias a todos por el seguimiento. Mantendremos el contacto.

Un saludo afectuoso y mi recuerdo especial, como no podí­a ser de otro modo, a mi maestro José Marí­a Calleja.

Memoria y sosiego

Millán Gómez

En esta sociedad que vivimos, tan ensimismada y corta de miras, pedir disculpas es una excepción. Un caso extraordinario cuando realmente debería ser algo ordinario. Deberíamos, en muchas ocasiones, recordar que es fundamental normalizar lo anormal. El Rey Juan Carlos, en un caso sin precedentes, demandó perdón público. Con gesto sentido y transmitiendo bonhomía, se dirigió a los medios a la salida del hospital donde le intervinieron quirúrgicamente tras romperse la cadera en una cacerí­a de elefantes en Botswana.

Santiago Carrillo se autodefine como “republicano juancarlista”. Como tantos otros españoles. La Monarquía como institución es algo arcaico y añejo. No rezuma futuro. Durante los últimos meses, diferentes actuaciones de la Casa Real y su entorno han provocado honda preocupación en la opinión pública. Su imagen se está deteriorando. Juan Carlos, en su discurso de Navidad, fue contundente con la actuación de su yerno. Se había ganado aún más respeto del que ya tiene por su papel histórico y su carácter enternecedor. Entiendo el gesto del miércoles como algo que le honra, le humaniza y demuestra una mayor humildad que muchos otros políticos que son incapaces de pedir disculpas. Deberí­an muchos dirigentes públicos aprender de su gesto. Si bien otras actuaciones polémicas fueron protagonizadas por dos sujetos que son conocidos por sus relaciones de pareja con dos infantas, en este caso sí­ vincula directamente a la Casa Real.

Sigue leyendo

Sigue oliendo a podrido

Millán Gómez

La derecha ha intentado históricamente vincular su autoridad en las declaraciones con una forma de hacer política responsable, convincente y firme. Como si el vocablo “duda”, matriz necesaria en cualquier reflexión, no existiese en su diccionario particular. Un intento de pose, actitud y mensaje al electorado. Nosotros tenemos nuestras ideas claras y así las vamos a aplicar, vienen a decir. La política se basa en varios factores, entre ellos iniciativas, aplicación de las mismas y comunicación de la gestión hacia la opinión pública. Zapatero, por ejemplo, no fue capaz de hacer calar en la sociedad algunas de sus reformas más eficaces y contemporáneas. Gestionó notablemente entre 2004 y 2008 y, si bien mejoró en apoyo electoral en 2008, esas reformas muy positivas y valientes se disiparon en el recuerdo colectivo. Los electores priorizaron la cuestión económica por encima de muchos otros factores vinculados con la economía o derivados de ella.

Sigue leyendo

Espera pasiva

Millán Gómez

Mariano Rajoy llegó a La Moncloa con un vendaval de apoyo social. Este aluvión de papeletas denotaba una protesta masiva e insultante a los socialistas. Su táctica para alcanzar el poder fue mantenerse paciente y sin aportar una sola alternativa. Éticamente reprobablemente; electoralmente inmejorable. No recuerdo ni una sola frase brillante del actual presidente del Gobierno. Dicen quienes le conocen que es perezoso. Su principal virtud radica en no ser, ni de lejos, el más duro entre los duros de su partido. Duros los hay en todas las formaciones. El PSOE los ha tenido durante largos años, por ejemplo, a los que calificaba de “barones” o el sector más obsesionado con la legítima defensa identitaria del PSC. En los últimos días se le ha dado pábulo a ese mismo sector, pero en este caso en IU. Ya saben, esos progresistas de salón que levantan el puño izquierdo y les encanta la dictadura cubana para, acto seguido, dar lecciones de democracia. El principal problema de este país es la sentencia continua y considerar, por norma general, que el de al lado es una pobre criatura a la que hay que explicarle todo cuando uno mismo puede opinar de cualquier tema sin tener la más mínima formación. La principal virtud de Rajoy ha sido, curiosamente, ser más o menos moderado. No se hubiesen producido los mismos resultados del 20 de noviembre con candidatos como, pongamos, Jaime Mayor Oreja, María San Gil, José María Aznar, Ángel Acebes o Miguel Ángel Rodríguez.

Sigue leyendo

Joven desgaste

Millán Gómez 

PP y PSOE han ganado las elecciones en Andalucía y Asturias, respectivamente. Ambas noticias tienen un enorme mérito y muestran la simpatía y fidelidad que los electores tienen en las dos principales fuerzas políticas. En el caso de la primera, nos encontramos ante una decepcionante victoria y, en el segundo, un triunfo muy meritorio, porque, además, han mejorado en dos escaños su representación. El tercer ganador es la abstención de una sociedad civil harte de la clase política actual. En la segunda comunidad se suma, además, el bostezo generalizado al tener que acudir a las urnas apenas 10 meses después de los últimos comicios autonómicos, con el agravante de que Foro Asturias tardó en conformar su ejecutivo dos meses. Aquella fue una victoria personal por el carisma de Cascos, lógicamente no fue un triunfo de un programa porque el partido era y es de reciente creación y sus iniciativas apenas se conocían. UPyD en versión asturiana.  Sigue leyendo

Educación como solución general

Millán Gómez

Francia puede presumir afortunadamente de haber conocido el fenómeno migratorio antes que nuestro país. Gran Bretaña, exactamente lo mismo. En estos tiempos donde una mentira fluye a la velocidad de la luz mientras las realidades avanzan lentamente, no es un cero a la izquierda afirmar, sin tapujos, que si un país recibe inmigrantes es por su notable calidad de vida, su capacidad para ofrecer oportunidades a los ciudadanos o su potencial económico y cultural. Los españoles en general y los gallegos en particular hemos emigrado a lo largo de los tiempos. Por eso, quizá haya pocas cosas más absurdas y contradictorias que un español alérgico al extranjero, al foráneo. Cualquier día los vuelven a llamar bárbaros. No vivimos en un país xenófobo, pero sí­ en un territorio donde hay ciudadanos xenófobos y racistas, que no es lo mismo.

Sigue leyendo

Primer examen

Millán Gómez

De hoy en siete días Asturias y Andalucía vivirán un sábado de reflexión. Dos comunidades que servirán de pulso a la situación política actual. Servirá para calibrar por vez primera al Gobierno central del Partido Popular y sus polémicas medidas, como por ejemplo la manida reforma laboral. Ambas autonomías decidirán su futuro en base a sus cuestiones más cotidianas, pero la política estatal también tendrá su porcentaje de influencia. Resulta harto imposible medir objetivamente el efecto.

Por un lado, Andalucía se enfrenta al muy probable cambio político después de décadas de gobierno socialista. Una mutación democráticamente higiénica, independientemente de la ideología política de cada uno. Los populares, con un candidato desgastado que solo se mantiene en el puesto gracias al desgaste de años y años de socialismo en el poder, están cerca de la mayoría absoluta. En caso de no alcanzar la mitad más uno, veríamos si IU se comporta como en Extremadura o permite un gobierno de Griñán, inmerso en casos de corrupción y sin carisma. Un presidente que heredó un cargo meses después de que Chaves recibiese el apoyo mayoritario, pero el PSOE desde Ferraz decidió que su opinión era más importante que la de la sociedad andaluza. Los andaluces votaron en su día al PSOE de Chaves, no tanto al PSOE de Griñán. Volvieron a prevalecer los intereses de Ferraz por encima de los ciudadanos, al igual que en Navarra o mismamente en Aragón. En esta última decidieron que su entonces presidente desempeñase dos cargos compatibles en lo legal e incompatibles en lo ético. A mi juicio, claro. De la misma forma que es criticable la llegada a la alcaldía de Madrid de Ana Botella es el caso de Chaves, aunque hay quien en el PSOE solo ve la paja en el ojo ajeno.

Sigue leyendo

Huelga precipitada

Millán Gómez

Se cumplieron los pronósticos. Los sindicatos han convocado una huelga general para el próximo 29 de marzo. El anuncio llega menos de tres meses después de que Mariano Rajoy accediese a La Moncloa como Presidente del Gobierno. No han esperado a los cien días de rigor. Podemos poner en tela de juicio si es conveniente respetar o no esos días protocolarios. No es un contexto al uso, sin duda. Estamos inmersos en la mayor crisis económica en décadas. No se puede aplicar la norma general. Así a todo, no hubiese estado de más aplazar unas fechas esa huelga. La desafección hacia los dirigentes y agentes sociales, ya sean políticos, sindicatos, etcétera, es patente. Y va a más. Los supuestos portavoces de los trabajadores han perdido credibilidad en los últimos tiempos. Lo peor de todo es que no se vislumbra apenas autocrítica. La huida hacia delante es el denominador común de quienes desde un espectro u otro dirigen los designios de nuestro país.

Sigue leyendo

Segunda opción

Millán Gómez

El PSdeG celebra su particular Congreso el próximo 11 y 12 de marzo. El liderazgo de Pachi Vázquez, Conselleiro de Medio Ambiente durante el bipartito, nunca se terminó de consolidar. En un primer momento, su aparición fue provisional para liderar a la segunda formación más votada por los gallegos en la previsible travesía por el desierto tras la incontestable victoria de Alberto Núñez Feijóo. Se le consideró un recambio temporal, que bien podía confirmarse hasta las siguientes autonómicas o dejar paso a otro dirigente. Por entonces, estamos retrospectivamente en 2009, las miradas apuntaban a José Blanco, mandamás del PSOE y quien consiguió revitalizar a los socialistas en el entonces peor momento de su historia de la Transición tras la mayoría absoluta del PP en 2000. Los tiempos cambian y ahora ya podemos hablar del segundo peor contexto del PSOE desde los años setenta. A Blanco se le descartó hace unos meses una vez conocida su presunta relación con el empresario corrupto Jorge Dorribo. Ahora, visto en perspectiva, la sensación es que Blanco saldrá previsiblemente inocente, con lo cual esa puerta quedará abierta, en un principio para futuros comicios, no para los próximos dada la intención de parte del PPdeG de adelantar las elecciones, cuestión que Feijóo no tiene tan clara a día de hoy.

Sigue leyendo

El papel de la oposición

Millán Gómez

Después del Congreso, no hay nuevo PSOE. Es el mismo, el arcaico, el veterano, el desnortado. En definitiva, el perdedor. Ahora comienza una travesía por el desierto, a expensas de lo que ocurra en Andalucía y Asturias el próximo 25 de marzo, fecha que agravará o limará la humillante derrota electoral en los comicios generales del pasado 20 de noviembre. Los pronósticos no son nada halagüeños para el principal partido de la oposición, partido en dos en cuanto a candidatos y fieles a cada uno de ellos, pero que cuanto menos oficialmente no está roto y mantiene una cierta unidad de acción. Dos nuevas derrotas harían volver a temblar los cimientos de Ferraz y abrir una nueva ventana a otra alternativa interna. Mientras tanto, Rubalcaba y su equipo de adláteres no han permitido el más mínimo gesto de integración hacia los “chaconistas”. Curiosa gestión de la democracia de quien tanto utiliza ese concepto. Como bien dijo un editorial de “El Mundo” hace varias semanas “Rubalcaba siempre dice estar de paso, pero siempre permanece”.

Sigue leyendo