Los palillos de marfil

Julio Embid

 Cuenta la leyenda que la Antigua China había un rey llamado Chou que gobernaba un próspero reino. Un día el rey Chou se levantó y le pidió a su consejero Chang unos palillos de marfil para comer. El consejero no tenía palillos de marfil, los palillos siempre eran de madera. El consejero Chang viajó a la India, pagó a unos cazadores para que atrapasen a un elefante y con sus cuernos hicieran un par de delicados palillos para su rey.  Sigue leyendo

Mejor todos juntos

Julio Embid 

Nací hace 34 años en el Hospital “Valle de Hebrón” de Barcelona. No fue por voluntad propia. Nadie puede decidir dónde nace. Mis padres, emigrantes maño y castellana, llevaban unos pocos años en Barcelona viviendo en el barrio de “El Carmelo” en la periferia de la ciudad condal, en un humilde piso de alquiler de un bloque de ladrillos sin ascensor. No hablaban catalán porque no necesitaban hablar catalán. Vivían en un barrio castellanoparlante con amigos castellanoparlantes currando en puestos de trabajo donde no les exigían hablar catalán. Decidieron apuntarse a clases en este idioma pero con poca pasión porque los trabajos a turnos y dos bebés de poca edad llevaban mucha faena. La falta de familia alrededor se compensaba con buenos amigos y vecinos del mismo pueblo de mil habitantes del que procedía mi padre. Y por supuesto, votaban a Felipe, como casi toda la clase trabajadora castellanófona de la periferia barcelonesa de los años ochenta. Sigue leyendo

La serp de l’estiu

Julio Embid

El pasado lunes 3 de julio la portavoz de Educación del Partido Popular de Aragón María José Ferrando dio una rueda de prensa en las Cortes de Aragón para levantar las bilis de su tropa agitando algo muy típico de la derecha aragonesa: el anticatalanismo. Dijo la señora Ferrando que el PP-Aragón no permitirá la imposición del catalán ni de la “fabla” y que “la única” lengua materna de los aragoneses es el castellano. Sigue leyendo

Camino a Marte

Julio Embid

Imaginemos que yo fuera el alcalde de Calatayud, un bonito pueblo de la provincia de Zaragoza y decidiera convencer a mis vecinos de la necesidad de que “un bilbilitano llegase por primera vez a Marte”.

Sí, ya sé que es una locura pero sería un hito histórico adelantarnos a EEUU y Rusia en la carrera espacial. Pensad en el dinero que ganaríamos, en la gloria que lograríamos. Pase que hemos tenido que recortar todos los servicios sociales municipales durante años pero lo hacemos por un bien mayor. Necesitaríamos una radiotelevisión pública con más de 200 millones de euros de presupuesto anual con 2.000 trabajadores comprometidos con el amartizaje, pero saben que es por un bien superior. Al principio, tal vez las encuestas nos fallen, pero ya echaremos un cable preguntando a los familiares de los cargos del partido. Marte, Marte, Marte es el futuro y queremos decidir llegar allí. Sigue leyendo

Libertad y Amnistía para España

Julio Embid

 El presidente del Tribunal Constitucional Juan José González Rivas decide anular las sentencias emitidas la semana pasada por la que se suprimía el Título III de la Constitución Española de 1978 que retiraba los poderes a las Cortes Generales, Congreso de los Diputados y Senado, tras el anuncio este fin de semana del Estado Mayor de la Defensa (EMAD) y de su JEMAD, el general Fernando Alejandre Martínez, instando a la revisión dichas sentencias. Sigue leyendo

Choose Life

Julio Embid

“Elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas. Elige lavadoras, coches, equipos de compact disc y abrelatas eléctricos. Elige la salud, colesterol bajo y seguros dentales. Elige pagar hipotecas a interés fijo. Elige un piso piloto. Elige a tus amigos. Elige ropa deportiva y maletas a juego…..Yo elegí no elegir la vida: yo elegí otra cosa. ¿Y las razones? No hay razones. ¿Quién necesita razones cuando tienes heroína?” (Mark “Rent Boy” Renton) Sigue leyendo

Pinceles y capas de pieles

Julio Embid

Quienes me conocen saben que, entre otras aficiones, cuando llego a casa, después de cenar, me gusta ponerme a pintar miniaturas. Saco los espráis, agito, imprimo, dejo que se seque. Saco los pinceles y empiezo a embadurnar de colores y tintas la miniatura ya sea un enano de fantasía, un soldado del futuro, una tribu de celtíberos o un carro blindado de la Legión. Cuando acabo, la coloco en una vitrina y a por la siguiente. Y durante ese rato pintando me olvido de mi trabajo, de mi familia, de mis amigos, de la política, de las candidaturas del PSOE y hasta del día que es. Sigue leyendo

Partido personalista

Julio Embid

Corría el año 2010 cuando el que escribe se encontraba paseando por Guayaquil (Ecuador) disfrutando de la cartelería exótica de los distintos partidos políticos en unas elecciones que allí iban a tener lugar. Me encontré un letrero de una formación llamada PRE, Partido Roldosista Ecuatoriano. Como entonces no había internet en los móviles para resolver inmediatamente las dudas, le pregunté a un amigo ecuatoriano que significaba “Roldosista”. A mí me sonaba a las juventudes del PAR, el Rolde Choben, pero dudaba que hubieran llegado hasta Guayaquil. Me dijeron que no, que era un partido populista de derechas, de los seguidores del ex presidente Jaime Roldós. Y tras fallecer este en un accidente aéreo, le pusieron al Partido el nombre de roldosista. Sigue leyendo