La Epopeya de Iron Man

Julio Embid

Corría el año 612 a.c. cuando los soldados babilonios, tras un largo asedio, saqueaban la ciudad asiria de Nínive. Allí destruirían todo a su paso incluyendo la famosa biblioteca de Asurbanipal que desde hacía un siglo almacenaba gran parte del conocimiento escrito de Oriente Medio. La ciudad había quedado completamente destruida. Muchos siglos después, en 1847, un arqueólogo británico llamado Austen Henry Layard descubría 22.000 tablillas de arcilla, enterradas bajo las ruinas de la biblioteca de Nínive. Entre esas tablillas escritas en acadio, alguien encontró la Epopeya de Gilgamesh, la primera historia de superhéroes de la humanidad. Sigue leyendo

Movimiento de los lugares comunes

Julio Embid

Ayer me pasaba un amigo pesimista el vídeo que se ha hecho viral en México y América Latina llamado “Movimiento Naranja”. Si no lo ha visto aún, búsquelo en YouTube y seguimos a continuación. Este vídeo cantado por unos niños que, según la prensa española, suena en las discotecas mejicanas es el spot electoral de un partido político. ¿Pero veamos qué dice la letra? Sigue leyendo

El trilema del gestor socialdemócrata

Julio Embid

La economía es el arte de tomar decisiones con recursos limitados. Cuando uno dispone de un presupuesto, bien sea familiar, empresarial o público (porque te han escogido tus vecinos o porque te ha escogido aquel al que escogió un parlamento que escogieron tus vecinos) debes tomar decisiones de inversión y de gasto dentro de unos márgenes acordes a tus ingresos previstos y patrimonio presente.

Sigue leyendo

La comunicación de crisis y las masas

Julio Embid

El pasado 15 de diciembre fueron asesinados en una masía de Andorra (Teruel), el ganadero José Luis Iranzo (39 años), así como los Guardias Civiles Víctor Romero (30 años) y Jesús Caballero (38 años). A esperas de la investigación judicial, presuntamente murieron por los disparos realizados por un exmilitar serbio conocido como “Igor el Ruso”, en busca y captura en varios países por el asesinato de dos carabinieri en Italia. El crimen fue realizado por la tarde y el presunto autor huyó casi 100 kilómetros por carreteras secundarias de las comarcas del Bajo Aragón y del Maestrazgo, hasta que tuvo un accidente de coche entre Cantavieja y Mirambel de madrugada y fue detenido por la Guardia Civil. Sigue leyendo

España merece la pena

Julio Embid

Nunca me he sentido muy español. Habiendo nacido en Barcelona, crecido en Zaragoza y madurado en Madrid, simplemente soy español. Eso pone en mi deneí. Me siento maño y del Atleti. No me emociona escuchar el Himno de España. No he colgado la bandera rojigualda en la ventana como han hecho muchos de mis vecinos. No me alegro por las victorias deportivas de compatriotas, que en ocasiones residen en Suiza o Andorra. El flamenco me resulta tan extraño como la música K-Pop. Considero que los toros, y todo lo que lo rodea, son un anacronismo impropio de una nación capaz de mander satélites geostacionarios al espacio. Me produce asco tanto la corrupción política de la derecha española como el pijerío de ciertas personas de izquierda española, que predican una cosa y luego hacen la contraria. Sigue leyendo

Los palillos de marfil

Julio Embid

 Cuenta la leyenda que la Antigua China había un rey llamado Chou que gobernaba un próspero reino. Un día el rey Chou se levantó y le pidió a su consejero Chang unos palillos de marfil para comer. El consejero no tenía palillos de marfil, los palillos siempre eran de madera. El consejero Chang viajó a la India, pagó a unos cazadores para que atrapasen a un elefante y con sus cuernos hicieran un par de delicados palillos para su rey.  Sigue leyendo

Mejor todos juntos

Julio Embid 

Nací hace 34 años en el Hospital “Valle de Hebrón” de Barcelona. No fue por voluntad propia. Nadie puede decidir dónde nace. Mis padres, emigrantes maño y castellana, llevaban unos pocos años en Barcelona viviendo en el barrio de “El Carmelo” en la periferia de la ciudad condal, en un humilde piso de alquiler de un bloque de ladrillos sin ascensor. No hablaban catalán porque no necesitaban hablar catalán. Vivían en un barrio castellanoparlante con amigos castellanoparlantes currando en puestos de trabajo donde no les exigían hablar catalán. Decidieron apuntarse a clases en este idioma pero con poca pasión porque los trabajos a turnos y dos bebés de poca edad llevaban mucha faena. La falta de familia alrededor se compensaba con buenos amigos y vecinos del mismo pueblo de mil habitantes del que procedía mi padre. Y por supuesto, votaban a Felipe, como casi toda la clase trabajadora castellanófona de la periferia barcelonesa de los años ochenta. Sigue leyendo

La serp de l’estiu

Julio Embid

El pasado lunes 3 de julio la portavoz de Educación del Partido Popular de Aragón María José Ferrando dio una rueda de prensa en las Cortes de Aragón para levantar las bilis de su tropa agitando algo muy típico de la derecha aragonesa: el anticatalanismo. Dijo la señora Ferrando que el PP-Aragón no permitirá la imposición del catalán ni de la “fabla” y que “la única” lengua materna de los aragoneses es el castellano. Sigue leyendo