¿Por qué ya no se rompe España?

Ignacio Urquizu*

En las últimas semanas la financiación autonómica está llenando las páginas de los periódicos. Pero el debate político, afortunadamente, está muy lejos de lo acontecido durante la legislatura pasada. Entonces, la organización territorial se usó como arma arrojadiza dentro de una estrategia de crispación. El objetivo era ganar las elecciones desmovilizando a una parte importante del electorado. Dentro de esta estrategia, el debate territorial jugaba un papel relevante. Los estrategas del Partido Popular sabían, gracias a las encuestas, que los votantes más moderados y los que no se adscriben a ninguna etiqueta ideológica preferían un modelo de Estado mucho más próximo al de los votantes conservadores (ver Tabla 1). Por ello, al introducir esta cuestión en la agenda, conseguían que estos dos tipos de electores se replanteasen su apoyo al Partido Socialista. La crispación les invitaba a la abstención. En cambio, en estos momentos, el tono del debate territorial es bastante distinto. ¿Por qué? Dos son las causas que han contribuido a la moderación del discurso del PP en esta materia.

Sigue leyendo

Las consecuencias políticas de la crisis económica

Ignacio Urquizu

El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas da un empate técnico entre Partido Socialista y Partido Popular. Este resultado coincide con los datos publicados por otras empresas demoscópicas. Todo parece indicar que la crisis económica está pasando factura al Gobierno. Pero, ¿es realmente así? Es decir, ¿qué está sucediendo en los apoyos electorales del Gobierno y la oposición?

Dentro de los apoyos que recibe un partido político hay dos que destacan por su importancia: los que se sitúa en el cinco de la escala ideológica y los que no tienen ideología. Estos tipos de votantes pueden votar a cualquiera de las dos principales formaciones políticas sin que ello suponga una enorme «traición» a su ideología. Además, entre ambos grupos suman un número relevante de ciudadanos. En el último barómetro del CIS de octubre de 2008 representan el 41,56% de la muestra. Por todo ello, estos electores son muy cotizados por PSOE y PP.

En el siguiente gráfico vemos cuánta ventaja saca el Partido Socialista al Partido Popular en estos dos tipos de votantes. Vemos que desde hace un año la formación de Mariano Rajoy se está acercando a los socialistas. Así, si en octubre de 2007 los socialistas tenían una ventaja de 17,21 puntos entre los votantes de centro izquierda, esta diferencia se reduce a algo más de 3 puntos en julio de 2008. Algo similar sucede entre los electores sin ideología, aunque aquí las diferencias son mucho menores y los conservadores se han aproximado enormemente: en octubre de 2007 el PSOE aventaja en 8,28 puntos al PP. En año más tarde, en octubre de 2008, esta cifra es de 1,26.

Diferencia en los apoyos de PSOE y PP entre los votantes de centro izquierda y sin ideología

Fuente: CIS barómetros de opinión y encuesta postelectoral

La pregunta que surge a continuación es: ¿qué está sucediendo dentro de los apoyos electorales de cada partido? La siguiente tabla presenta la intención directa de voto a PP y PSOE según la ideología de los entrevistados. Los datos revelan que el Partido Socialista ha reducido ligeramente sus apoyos entre los electores de izquierda, centro izquierda y sin ideología, aunque en estos dos últimos el descenso no es muy significativo y entra dentro de los márgenes de error de una encuesta. En cambio, el Partido Popular mantiene la intención de voto entre sus potenciales votantes (derecha y extrema derecha) y, al mismo tiempo, aumenta significativamente sus apoyos entre los ciudadanos que se ubican en el cinco de la escala ideológica y los que no declaran ideología alguna. En definitiva, estos datos revelan que el PSOE apenas sufre un ligero desgaste entre estos dos grupos de votantes, mientras que el PP aumenta de forma notable sus apoyos.

Apoyos electorales a PSOE y PP según ideología de los votantes

Extrema Izquierda

(1-2)

Izquierda

(3-4)

Centro Izquierda (5)

Centro Derecha (6)

Derecha

(7-8)

Extrema Derecha

(9-10)

Sin ideología

PSOE Octubre 2007

51,76

71,53

36,2

5,63

5,1

5,71

26,55

Octubre 2008

53,53

66,66

34,65

10,04

2,99

2

25,32

PP Octubre 2007

0

1,65

18,99

76,19

83,52

85,71

18,27

Octubre 2008

0

3,5

23,72

68,03

85,9

88

23,7

Fuente: CIS barómetros de opinión

¿Qué está sucediendo? Hay dos posibles hipótesis a estos resultados: la moderación en el estilo de oposición y la crisis económica. Por un lado, quizás Mariano Rajoy ha conseguido convencer a los electores más moderados que ha abandonado la estrategia de la crispación. Por otro, puede que la errática gestión de la crisis económica en el arranque de la legislatura por parte del Gobierno haya trasladado una imagen de improvisación a una parte del electorado. Por ello, como señalo anteriormente, en el barómetro de julio de 2008 la diferencia entre PSOE y PP entre los votantes de centro izquierda es algo más de tres puntos. No obstante, el cambio de discurso por parte del Gobierno y la adopción de medidas económicas pueden que explique por qué en octubre de 2008 los socialistas recuperan parte de la ventaja perdida entre los electores que se sitúan en el cinco de la escala ideológica. En estos momentos, y con los datos disponibles, es difícil saber cuál de los dos argumentos es el correcto. Por ahora, lo único cierto es que el Partido Popular se aproxima peligrosamente al Partido Socialista en dos grupos de votantes clave.

Inmigración y voto en las elecciones del 9-M

Ignacio Urquizu 

Tras las elecciones generales del 9-M, el Partido Socialista decide introducir algunos cambios. Entre éstos, destaca la renovación en el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, donde Jesús Caldera da paso a Celestino Corbacho. Este cambio implica un discurso distinto en materia de inmigración. Podríamos pensar que esto es producto de un desgaste electoral. Es decir, que la anterior política de inmigración resta votos al Partido Socialista. Pero, ¿es realmente así?

Si realizamos una simple regresión entre las ganancias y pérdidas electorales del Partido Popular por provincias y el aumento de inmigrantes entre 2004 y 2007 en estos lugares –ver Gráfico 1-, veremos que en aquellas circunscripciones donde más inmigrantes llegaron, más votos ganó el PP. No obstante, de datos agregados no podemos inferir siempre comportamientos individuales. Es decir, esto no implica que los votantes castigaran la política de inmigración del Partido Socialista. Pero esta relación estadística nos presenta un puzle intrigante.   

Sigue leyendo

Crisis económicas y apoyos a los gobiernos

Ignacio Urquizu

 

En los últimos meses, la palabra crisis ha sido la más repetida. Los malos datos que vamos conociendo apuntan que la economía española ha entrado en una fase de desaceleración. La principal conclusión política que se ha extraído es que los apoyos electorales del Gobierno han disminuido. Y es cierto que existe una relación significativa entre el estado de la economía y los resultados electorales de los partidos. Pero esto no significa que los gobiernos que pasan por dificultades económicas acaben perdiendo las elecciones. Además, la relación que existe entre la evaluación que hacen los ciudadanos de la economía y el apoyo a los gobiernos no es sencilla.

Sigue leyendo

El poder judicial: entre la independencia y la neutralidad

Ignacio Urquizu

 

Una de las frases más desafortunadas de la democracia la pronunció Alfonso Guerra en los años 80: “Montesquieu ha muerto”. Desde entonces, cada vez que se cuestiona la división de poderes, muchos recurren a esta cita como elemento de autoridad. Pero lo cierto es que el modelo de separación de poderes que entonces se aprobó, y que hoy sigue en vigor en gran medida, no tiene nada que ver con los problemas que presenta la justicia. El conflicto no está en el fondo, sino en las formas.

Sigue leyendo

¿Por qué importan los congresos?

Ignacio Urquizu

En las últimas semanas hemos tenido atracón de congresos. Tras las elecciones, al Partido Popular y al Partido Socialista les tocaba mirarse hacia dentro y poner al día equipos y estrategias. Porque eso es lo que se decide en estos eventos. Es cierto que los medios de comunicación han centrado sus titulares en posibles reformas legislativas. Pero focalizar la atención en estas propuestas hace que perdamos una visión mucho más global de los resultados de los congresos. Además, aprobar nuevas leyes es el trabajo del Gobierno y las Cortes. Aunque los partidos proclamen que van a adoptar determinadas medidas, si no tienen el respaldo mayoritario del Congreso de los diputados, será difícil llevar a buen puerto sus deseos.

Sigue leyendo

¿Cómo eran los votantes del 9-M?

Ignacio Urquizu

Con el paso del tiempo, los científicos sociales tenemos más información para saber qué pasó el 9-M. No obstante, son muy pocas las encuestas disponibles y gran parte de ellas se han realizado por empresas privadas. Por ello, los primeros análisis se han basado en datos agregados -ver “9-M: elecciones tras la crispación”, Claves de la Razón Práctica, 181-. Mientras esperamos la encuesta postelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas, podemos arrojar algo de luz utilizando su estudio de marzo de 2008 (CIS 2758). Éste ya contiene la pregunta de recuerdo de voto de las últimas elecciones generales y, cruzándola con otras preguntas, podemos saber algo más de lo acontecido en las elecciones del 9-M.

Sigue leyendo

Jóvenes y política

Ignacio Urquizu

El nombramiento de Bibiana Aído como nueva Ministra de Igualdad ha suscitado numerosas críticas. Por un lado, los habitantes de la caverna han sacado el “hombre” que llevan dentro para recordarnos que en este país todavía hay machistas. Han sido pocos. No merecen que gastemos nuestro tiempo en contestarles porque sus comentarios les retratan. Por otro lado, algunos han visto en su juventud un problema. Pero, ¿ser joven es un inconveniente a la hora de asumir responsabilidades? ¿Qué puede aportar la juventud a la política? ¿Es la experiencia un valor?

Por los estudios sociológicos sabemos que, a diferencia de lo que ocurre con los movimientos sociales o las ONGs, los jóvenes participan menos que sus mayores en política. Aunque también es cierto que, a excepción de las elecciones de 2000, desde principios de los 90 las diferencias entre jóvenes y adultos (más de 30 años) se han reducido -ver Belén Barreiro (2002), “La participación de los españoles en elecciones y protestas”, Estudios de Progreso 10/2002, Fundación Alternativas-.  Quizás, la incorporación de jóvenes a puestos de responsabilidad tenga efectos sobre el resto de la población de su edad y sirva para incrementar los bajos índices de participación política.

Sigue leyendo

La necesaria política de comunicación

Ignacio Urquizu

Durante la pasada legislatura, uno de los temas estrellas ha sido la no política de comunicación. Casi todos los analistas coinciden en que el primer Gobierno de Rodríguez Zapatero ha tenido graves problemas para transmitir los logros de su gestión. Este argumento no es nuevo. En los 80, los socialistas también se lamentaban de que una mala comunicación no permitía que se explicasen con claridad sus políticas.  

Sigue leyendo

Algunas recomendaciones para leer las encuestas

Ignacio Urquizu

Durantes estas semanas hemos conocido multitud de encuestas y, en los próximos días, “lo que te rondaré morena”. Así que ante tal avalancha, debemos tener en cuenta algunas advertencias, no sea que esperemos de las encuestas más de lo que nos pueden dar. 

1. Políticos y analistas están intrigados por el futuro. Todos esperan que las encuestas les digan qué va a pasar. Pero lamentablemente, y al igual que sucede en economía, explicar el pasado es más “fácil” que anticipar el futuro. Las encuestas son instrumentos muy útiles para saber por qué sucedió algo. Pero no son bolas de cristal. Así que aquellos que esperen saber con precisión cuántos votos y escaños va a conseguir el vencedor, se van a sentir decepcionados. 

Sigue leyendo