Acerca de Gonzalo Caretti

Licenciado en Derecho y Periodismo.

Barbie en la Casa Rosada

Gonzalo Caretti

Nace una nueva dinastía, llena de Glamour. La victoria en las elecciones argentinas de Cristina Fernández de Kirchner, o Cristina, como le gusta que la llamen, no deja de sorprender por más esperada que fuera. Pero pese a lo contundente de las  cifras, la suya no ha sido una victoria aplastante. Es cierto, no ha necesitado una segunda vuelta. Pero quizás se deba más a la inercia recogida de su marido, o quizás haya sido una oposición dividida, sin imaginación, sin alternativas, sin soluciones que ilusionen, o quizá la aplastante maquinaria del Merchandising a lo Spice Girls, nadie lo sabe.  Lo cierto es que, en un país donde es obligatorio votar, donde la sanción económica es lo suficientemente importante como para molestarse un poco en ir a meter un papelito en una caja, quizá el vencedor más importante haya sido la abstención.

Y es que, según la mayoría de los analistas, Cristina es más de lo mismo, eso sí, con una cara bastante más agradable. El cambio recién empieza, dice la presidenta electa, pero pocos confían en un cambio que realmente pueda ser productivo para el país que requiere soluciones a problemas concretos. Precedida por una campaña vacía de contenido, sin ofrecer soluciones concretas a problemas concretos – por lo demás, como sus rivales- ni respuestas a las sombras que oscurecen la recuperación económica de Argentina, posiblemente la elección de Cristina Fernández de Kirchner ha sido posible más por el conservador malo conocido que por sus proyectos. Por que, para sus detractores, la presidenta electa no tiene más programa que el de su marido.

Sigue leyendo

El hombre que se convirtió en leyenda

Gonzalo Caretti Oria

El mito, el hombre, la leyenda. El guerrillero heroico, o el tirano implacable. No hay términos medios en el juicio de la historia a su figura. El hombre que combatió hasta la muerte los desajustes deshumanizados del capitalismo y que, paradojas de la vida, hoy es el icono por excelencia del merchandising más consumista de la imagen de un rebelde. Todo se funde, algo visceral distorsiona la figura de Ernesto “Che” Guevara. El hombre de las mil luces y algunas espeluznantes sombras. La foto de Korda lo elevó a los altares más paganos, y lo convirtió en la imagen más reproducida después de la de Jesús de Nazaret. Una imagen romántica e idealista que ha sobrevivido a sus propios errores y excesos, no pocos, o mejor dicho, nada triviales.

Errores que en cualquier otra figura, con la mirada crítica del siglo XXI, difícilmente podríamos digerir. Pero la imagen de ése soñador es como un encantamiento en blanco o negro, sin grises. El idealista que entrega su vida por una causa, por lo demás, noble y justa, pero que en su empeño roza un fundamentalismo a veces inhumano. Algunos rescatan el maquiavelismo para esconder esos errores, los de las sentencias de muerte y los juicios sumarísimos a enemigos ya vencidos. La suya es la imagen del exigente espíritu entregado y completamente honrado, pero demasiado severo para entender que no todo el mundo tiene su misma entrega, y que en cualquier caso, la sentencia a muerte nunca es una opción.

Hacer justicia con Guevara es aceptar que no todo son sombras, ni todo son luces: supone rescatar de la crítica partidista sus grandes aportaciones a la historia de la justicia social, pero también poner en la balanza esas decisiones tan duras e incluso crueles. Su causa, la de toda América Latina era necesaria, pero los fines no justifican todos los medios.

Sigue leyendo

Hamastán, la República Islámica de Gaza

Gonzalo Caretti Oria

Ha sido una ofensiva totalmente planificada. Las milicias de Hamas, la Fuerza Ejecutiva y las Brigadas de Izzadine Al Qassam, han tomado todas las instituciones de Gaza y Fatah, para qué andarnos con rodeos, ha perdido la franja por mucho tiempo. Sin duda que era de prever; que la franja era el bastión social, político y militar de Hamas, que allí tiene la mayoría de sus fuerzas. Pero algunos guardábamos la inocente esperanza de que el Acuerdo de la Mecca y el Gobierno de Unidad Nacional durasen algo más que un suspiro. Craso error. Hamas ha “liberado�, según su iluminada dialéctica, Gaza por segunda vez. La primera, dicen los propios islamistas, llegó con la retirada israelí de agosto de 2005. La segunda es ésta, la que le permite tomar el control absoluto de la franja e imponer una solución de estado islámico. Ahora sí, sin oposición ni alternativas. Y con ello, el sueño de un estado palestino unitario, con Gaza y Cisjordania, ha saltado en mil pedazos.

Sigue leyendo

El Imperio en su laberinto

GCO

“Conmoción y pavorâ€? fue el fantasmagórico y teatral nombre con el que comenzó, hace casi cuatro años – el martes se cumplirán- , la primera operación de la Guerra de Iraq. Fue antes de que expirara el plazo del ultimátum. Estados Unidos bombardeaba Bagdad con el fin de matar, en una “operación quirúrgicaâ€?, a Saddam Hussein. Aquello fracasó y la guerra siguió su rumbo. La historia la juzgará como uno de los errores estratégicos más torpes, ciegos y graves realizados en la región. A cuatro años vista, todo lo que se puede decir hoy es que lo cosechado es, precisamente, lo anunciado a bombo y platillo aquél 20 de marzo de 2003. Iraq vive un infierno, un continuo y permanente estado de conmoción y pavor.

Sigue leyendo

Kosovo: ¿y ahora qué?

GCO

Ayer se cumplió un año de la muerte de Slobodan Milosevic en su cárcel de Holanda. Como con Pinochet, el “carnicero de Belgrado� no llegó a escuchar su sentencia, esa que hace pocas semanas le condenaba y responsabilizaba por crímenes de guerra, contra la humanidad, torturas y genocidio durante las guerras de Croacia, Bosnia- Herzegovina y Kosovo. Este aniversario pasó casi desapercibido para la prensa, pero lo cierto es que en Belgrado, algunos miembros del Partido Socialista Serbio, el mismo que él dirigió, y simpatizantes suyos rindieron homenaje a tan monstruoso líder. El presidente Serbio, Boris Tadic, recordó para la ocasión que su país aún sigue en un proceso de transición delicado y señaló a la brutal política desarrollada por Milosevic como causa de muchos de los males de la actual Serbia. Porque, aunque el nacionalismo recalcitrante que predicó Milosevic ha desaparecido, ha dejado algunas pústulas ideológicas. Con todo esto, Serbia hace frente a una delicada transición que además se está complicando con el problema del estatuto de Kosovo, un asunto cada vez más enconado. Más...
Sigue leyendo

Los nuevos Ejes de Oriente Medio

GCO

Es la primera visita oficial del presidente iraní, Mahmud Ahmedinayad, a Arabia Saudí, y se ha resaltado con importancia. Y es que, no en vano, los dos países son grandes rivales desde la llegada de los Ayatollahs en 1979. El régimen ideado por Khomeini supuso una revolución no sólo en la antigua Persia, sino en todo el mundo musulmán, un cambio de mentalidad para la comunidad Chií. Por primera vez en mucho tiempo, tomaba iniciativa y buscaba su pretendida influencia, algo que a los custodios de la Meca no les hacía gracia. Desde entonces, las tensiones han estado y siguen estando a la orden del día, y ambos han liderado espiritualmente, y también económicamente, las campañas ideológico-religiosas de Oriente Medio. Ahora Irán se ha convertido en una sub-potencia económica, militar y política en la región. Su influencia es cada vez mayor en un contexto en el que, en ocasiones, como en Iraq desemboca en una guerra sectaria entre Chiíes y Sunníes. Para encontrar un acuerdo y poner fin a todo esto el Rey Abdullah y Ahmedinayad se reúnen en Ryad, fundamentalmente con dos temas sobre la mesa: Iraq y Líbano. Toda una declaración de buenas intenciones. O eso pretende simular, porque históricamente Oriente Medio siempre ha estado cargado de grandes leyendas sobre intrigas de palacio.

Sigue leyendo

Uribe y el Paragate de Colombia

GCO

Al presidente colombiano, Ã?lvaro Uribe, últimamente le crecen los enanos. Todo iba bien con el desarrollo de su Ley de Justicia y Paz, esa que permite la desmovilización y “reinserción de los grupos paramilitares a la sociedad civilâ€? a cambio, de una “rebajaâ€? de las penas. Las autoridades colombianas estaban contentas por el desarrollo de los acontecimientos. Cacareaban los hombres – y alguna mujer- del equipo de Uribe que casi 31.000 Paras, los miembros de las Autodefensas Unidas de Colombia, se habían desmovilizado. Todo parecía un éxito pese a las quejas de las miles de víctimas que se atrevieron a cuestionar por qué los autores intelectuales y materiales de las masacres, torturas y expolios pasearían tranquilos por las calles. Cierto es que había voces que acusaban a su gobierno de relación con los Paras y de ser indulgente con ellos, pero no pasaba de meras acusaciones informales. Así las cosas, de golpe, todo cambió.

Sigue leyendo

Oh, Jerusalén

GCO

En la fachada del Santo Sepulcro, el lugar donde millones de cristianos creen que está enterrado Jesús de Nazaret, hay una pequeña escalera de mano, hecha en madera y de no más de cinco peldaños. Está a la altura de un primer piso, en una cornisa y dicen que lleva allí más de un siglo. No pertenece a nadie, y nadie puede tocarla. Si alguna de las comunidades cristianas encargadas de custodiar el Santo Sepulcro, la católica, la ortodoxa griega o la ortodoxa armenia, la retiraran rompería el frágil Statu Quo que se mantiene, el que permite el reparto por zonas del Templo más importante para los cristianos. Un acuerdo al que llegaron después de siglos de intrigas entre distintas confesiones cristianas, y luchas de influencias entre imperios. Aquél acuerdo implicó hacer un inventario completo del templo y repartirlo por confesiones. Dice la leyenda que alguien olvidó incluir esa escalera y que por eso nadie se atreve a retirarla: porque no es de nadie. La paz entre comunidades religiosas en toda Jerusalén depende de detalles tan insignificantes como éste.

Sigue leyendo

Una vuelta de tuerca en la Revolución Bolivariana

GCO

Nadie sabe a ciencia cierta en qué consiste el “socialismo del siglo XXI” que tanto cacarea Hugo Chávez. Sólo una cosa parece clara: Venezuela se dirige directa y sin frenos hacia él. La Bolivariana es una revolución constante y permanente. Chávez, todo un maestro en el manejo de los símbolos, en una de sus múltiples y recientes salidas de tono, y quizás para terminar de desconcertar a los analistas que intentan descifrarle, dijo que él era trotskista. Ni más ni menos que trotskista. Obviamente, no es que siga los designios ideológicos del histórico líder bolchevique. Pero sí es cierto que la venezolana es una revolución permanente, una revolución en constante cambio, reinventada con cada nuevo mandato de su singular presidente.Su contundente victoria electoral le permite ahora tomar un nuevo impulso en su proyecto que a veces parece que se improvisa sobre la marcha. Y es que en Venezuela se dan cambios de timón casi a cada minuto.

Sigue leyendo

Los fantasmas de Kosovo

GCO

Las alarmas han vuelto a saltar en los Balcanes. La pírrica victoria – un 28% de los votos- en las pasadas elecciones serbias del ultra nacionalista Partido Radical de Tomislav Nikolic ha hecho que la Unión Europea vuelva centrar su mirada en la conflictiva zona balcánica. Pero esta victoria tampoco era algo que cogiera por sorpresa. Casi todo el mundo tenía en cuenta la posibilidad de que en Serbia el partido más votado volviera a ser el más radical. Digo volviera porque ya en 2003 el partido ultra nacionalista se convirtió en el partido más votado. Aunque todo indica que se volverá a repetir la misma historia de entonces, es decir, el partido más votado y la vez el más radical no gobernará pese a su victoria – parece ser que lo más probable es una coalición pro-europeísta- lo cierto es que hay una cuestión que parece complicarse: El futuro estatuto de Kosovo.

Sigue leyendo