Un contrato contra la ablación de genitales de las niñas.

Alberto Penadés

 

La ablación, o mutilación, parcial o total de los genitales femeninos es una norma seguida por millones de familias en el territorio inmediatamente al sur del Sahara, desde Somalia y Kenya hasta Nigeria, excluyendo así a los países árabes o muy arabizados, excepto Egipto y Sudán. La práctica, tipificada en cuatro grados por la OMS, en realidad es un continuo desde una leve herida en el clítoris, tal vez comparable a la circuncisión masculina, a su extirpación parcial o total, a la extirpación de todos los órganos exteriores, hasta la infibulación, que añade el cierre de la abertura vaginal. La infibulación, lo más brutal, sólo es frecuente (pero lo es mucho) en el norte de Sudán y varias regiones de África Oriental.

  Sigue leyendo

Violencia de género, lenguaje e ideología.

Alberto Penadés

 

Desde diciembre de 2004 tenemos una Ley de Protección Integral contra la Violencia de Género, que el TC ha avalado hace ahora un mes. La ley me parece excelente en casi todos los sentidos, aunque, como a los más de cien jueces que presentaron recursos al TC, me choca que se haga una discriminación de género en su aspecto penal (y también que haya tribunales especiales para la represión de este delito, por decirlo todo). En todo caso, quiero referirme a algo más general, al posible oscurecimiento ideológico del fenómeno y a si esto no puede limitar nuestra capacidad de afrontarlo.

Sigue leyendo

La lengua, la clase y la identidad (2). Movilidad en Cataluña.

Alberto Penadés

Permítanme que añada unas notas sobre la lengua y la clase social en Cataluña. No puedo extenderme más de lo que ya lo hago, pero mucho de lo que aquí se dice podría decirse, con ciertos matices, también del País Vasco (aunque allí el nacionalismo es algo más interclasista que en Cataluña).

Sigue leyendo

Votos contados.

Alberto Penadés

En término de número de apoyos, el PSOE prácticamente repite resultados -unos 38.000 votos más que en 2004- con algo más de 11 millones de votos, según el escrutinio provisional (99,99%).  El PP ha crecido claramente, superando los 10,1 millones, recuperando su resultado del año 2000, con unos 400.000 votos más que en 2004; y un partido nuevo, UPD, logra unos 300.000. Con la excepción del Bloque y de Nafarroa Bai, que repiten resultados (también mejoran levemente), todos los demás partidos pierden votos, y de forma muy notable.  Esquerra Republicana y Coalición Andalucista pierden a más de la mitad de sus electores (55% y 68% respectivamente), Eusko Alkartasuna y Coalición Canaria en torno a la tercera parte (38% y 30%), el PNV e IU al menos la cuarta parte (28% y 25%), y CiU pierde al 7’3%  de sus votantes, partiendo de un resultado históricamente pésimo.

Sigue leyendo