Señas de identidad

Arthur Mulligan

Un día después del fallecimiento de Juan Goytisolo la lectura   de un artículo necrológico sobre su figura por parte de  Mario Vargas Llosa  para el diario El Paìs  me produjo el desagrado que acompaña la crítica desabrida hacia lo que amamos sobre todo cuando viene desde  una sólida posición y te deja sumido en el desamparo de la insignificancia.  Sigue leyendo

La homofobia. Comprender para combatir

Arthur Mulligan

De entre todos los racismos,  la homofobia y la misoginia son los que mejor se  expresan porque lo hacen de manera natural; si el delirio de Gobinau sobre la desigualdad de las razas fue incapaz de doblar el cabo del siglo XX , la consideración de la homosexualidad como un vicio es, de lejos, mucho más difícil de extirpar de la opinión más general, por mucho que se haya progresado en la protección de los derechos de las personas y no siempre, ni de lejos en todo el mundo;  apenas en algunos países occidentales y tras los recientes años de lucha. 

Sigue leyendo

La sal de la tierra

Arthur Mulligan 

La película “ La sal de la tierra ”,  una aproximaciòn a la obra  de Sebastiao Salgado dirigida por Wim Wenders , conmueve a la vez que nos  interroga  sobre nuestro compromiso en los distintos desastres sobre los que en general tenemos una visión bastante acorde con lo que fue. La sucesión de documentos repasa las violencias tribales en África , el mundo del trabajo en los límites de la explotación, o las zonas de  pobreza extrema. La sensibilidad de Salgado transforma su mirada y la orienta hacia la empatía; el objetivo de su cámara no aspira a la neutralidad del ojo del buitre y se torna en amistad natural para quienes sufren. Evita con habilidad que la excepcional calidad de su arte adorne una dura e incomoda verdad , aun cuando en el último tercio de la película ,  en el Congo, después de un viaje al interior de la selva , la catástrofe de las matanzas del genocidio del que es testigo,  le abruma de tal manera  que no puede por menos que maldecir a la humanidad y su responsabilidad con la extensión del mal en el mundo, aunque más tarde y animado por su esposa , en un intento de redención se embarca en su último proyecto , el bellísimo trabajo Génesis. No era  mi intención  compartir con todos ustedes mi afición por la fotografía y la admiración que profeso por este  artista ( que también ) sino el debate en filigrana que  anuncia desde su silencio el director Wenders. Frente a la respuesta más emocional que intelectual del artista,  sentimos nostalgia del Estado , el gran ausente en la película , ese maravilloso constructor de moral, piedad y justicia que alcanza en algunos países occidentales su momento de verdad y de prestigio; tal vez, el venerable estado, sea el único capaz de tricotar esa lana ruda y violenta que constituye la incontrovertible deriva ecológica antes de que llegue a zonas de difícil gestión y que tanto vale para la governanza de importantes áreas en donde parece  que el gusto salvaje no aplaca su  sed en el medio de grandes masas primitivas convulsas. El paralelismo de  la respuesta visual de estos artistas con el mejor Conrad ( El corazón de la tinieblas) y la capacidad de seducción que despliegan todos juntos, al igual que ha ocurrido en otros dominios de la actividad intelectual , sugiere que nunca es suficiente la fuerza de  la mirada para con ese gran organizador de hombres , el estado moderno, capaz de crear una inteligencia asociativa en la que priman cosas como los antibióticos y la anestesia mas que  el machete y el kalasnikov. 

Sigue leyendo