Cuando no alcanza ni para leche

Albert Sales

Hace unos días se puso en marcha en Cataluña una nueva edición de la campaña “ningún niño sin bigote”. Una campaña de recogida de donativos económicos que tienen como objetivo que la Fundación Banc dels Aliments pueda adquirir leche que debe llegar a los niños y niñas que no acceden a una alimentación adecuada debido a la falta de recursos económicos de sus familias. Para participar en la campaña promovida por la Obra Social La Caixa se pueden realizar donativos on line a partir de una cantidad mínima de 6 euros. Sigue leyendo

Libros de autoayuda contra la pobreza

Albert Sales 

El domingo pasado leía en un periódico de los de siempre, de los supuestamente serios, una entrevista en la que se recogía una colección de tópicos sobre las personas sin techo que podría llegar ser insultante si no fuera por qué los reproducía una persona sin techo. La periodista entrevistaba a un hombre de 49 años, originario del Reino Unido, que ha vivido en la calle y que hoy reside en un albergue de la ciudad de Barcelona mientras se labra un futuro convirtiéndose en emprendedor. Concretamente, el entrevistado se dedica a dar clases de inglés y con ellas logra ingresar unos 600 euros al mes. Insuficiente para sobrevivir y pagar un alquiler en Barcelona. Sigue leyendo

Desarrollo, pobreza y globalización neoliberal

Albert Sales

En estos días de “post-crisis” en que opinadores nada sospechosos de ser radicales antisistema se empiezan a cuestionar que el empleo sea una garantía contra la pobreza vale la pena recordar que empleo asalariado y pobreza han sido perfectamente compatibles durante buena parte de la historia del capitalismo y que es cuestionable que fuera de los sistemas de bienestar y de las antiguas potencias coloniales la mercantilización del trabajo pueda llevar a una reducción de la miseria. Sigue leyendo

Personas sin techo, alcohol y civismo

Albert Sales

La semana pasada participé en un consejo de barrio para explicar las políticas municipales de Barcelona en materia de atención a las personas sin hogar. Tras exponer brevemente el planteamiento del gobierno municipal frente la problemática el debate con vecinos y vecinas, se centró en los conflictos en el espacio público generados por los “sin techo” . Sigue leyendo

No basta con “ser pobre”, hay que parecerlo

Albert Sales

Noviembre de 2010, Tánger, Marruecos. Una persona responsable de un programa de cooperación de una gran ONG española me lleva en su coche hacia uno de los vecindarios más empobrecidos de la ciudad. Las azoteas y las ventanas de un edificio  cercano a la carretera estaban llenas de parabólicas. La imagen del bloque atestado de antenas provocó que mi chófer circunstancial comentara: “ya ves que tampoco hay tanta pobreza como parece en esta ciudad”. A partir de aquel momento se desarrolló una conversación curiosa en la que mi acompañante, profesional de la cooperación a la que había conocido unas horas antes, defendía que la pobreza de verdad era la que ella había “visto” en Sudán y en Somalia. Sigue leyendo

Deslocalizaciones y explotación laboral después de la crisis

Albert Sales

En 2011 trabajé en una investigación sobre las condiciones laborales en la confección de ropa para grandes firmas españolas en la ciudad marroquí de Tánger. Gracias a la implicación de obreras de la asociación Attawassoul, sistematizamos más de un centenar de entrevistas a trabajadoras de fábricas proveedoras directas de firmas como Inditex, Mango, El Corte Inglés o Cortefiel. Fábricas que, según los informes de responsabilidad social empresarial de estas firmas globales con sede el Estado español, pasan periódicamente auditorías sociales y ambientales que certifican el cumplimiento de la legislación vigente y de los códigos de conducta que lucen en las páginas web de las reputadas empresas que gestionan la distribución de moda. Sigue leyendo

Sobre emprendedores, ayudas y parasitismo social

Albert Sales

Luis pasó 5 años durmiendo en la calle. Parte de los recuerdos de aquella dura etapa de su vida siguen nublados por el alcohol y la depresión. Como tantos otros, encadenó la pérdida de su empleo con una ruptura de pareja, un proceso de ruptura de los vínculos con familiares y amigos, la erosión de la propia autoestima, sucesivos intentos frustrados de poner en marcha pequeños negocios… Tres años después de que su empresa echara el cierre dormía una noche tras otra entre cartones. Sigue leyendo

La renta garantizada, mi abuela y los bocadillos de atún

Albert Sales

El austericidio de los últimos años ha provocado la proliferación de parches sociales que tomando la forma de ayudas municipales de emergencia, o de asistencia vehiculada a través de organizaciones sociales, tratan de hacer más llevadero el empobrecimiento de una proporción cada vez mayor de la población española. Mientras se acaba de erosionar el ya maltrecho sistema de protección social, son los municipios y las entidades sociales los que crean ayudas finalistas para que a las familias les alcancen los ingresos para pagar el alquiler o la hipoteca, los suministros energéticos, el empaste de la última caries de la niña mayor, las colonias de verano del niño pequeño… o para pagar la comida en el supermercado. Sigue leyendo

La solución para los “sin techo”

Albert Sales

Hace unos cuantos años que investigo y escribo sobre la pobreza y la exclusión social en nuestras ciudades. No hablo demasiado de ello fuera del ámbito académico y profesional pero, en ocasiones, en conversaciones informales, alguien pregunta sobre mi trabajo. Cuando explico sin dar muchos detalles alguno de los proyectos que me han ocupado en los últimos años, nunca faltan las propuestas para “solucionar” el problema de los “sin techo”. Sigue leyendo

Supermanzanas y el derecho al coche

Albert Sales

La puesta en marcha del programa de “superilles” (supermanzanas) por parte del Ayuntamiento de Barcelona ha reavivado curiosos debates sobre movilidad y urbanismo en la ciudad. Sirva aquí la palabra curiosos como eufemismo, porque la mayoría de las opiniones que tertulianos y comentaristas vierten en medios y redes sociales reproducen argumentos trasnochados sobre el protagonismo del automóvil en la ciudad, que no por ser usados miles de veces adquieren cierta racionalidad. Sigue leyendo