Auditorías: ¿coartada para la inacción?

 Barañain 

Bajo el lema de “compromiso con España: empleo, austeridad y transparencia”, el Partido Popular  ha presentado lo que pretende ser una estrategia coordinada de reformas para salir de la crisis económica, mejorando la cohesión social y territorial, reformas que dicen inspiradas en principios de austeridad, transparencia, regeneración y reformismo.

 En el documento presentado, sostiene el PP con razón que “nunca antes un partido político había tenido en su mano la posibilidad de coordinar desde las administraciones territoriales una agenda de reformas tan ambiciosa” a lo que añaden que ello “nunca antes había sido tan urgente y necesario”.

 Sin embargo, la fijación del techo de gasto para las administraciones autonómicas, la austeridad en sus estructuras administrativas o la limitación de sus gastos corrientes no suponen una gran novedad y nacen con el escepticismo derivado de su contradicción con lo que ha venido aplicando el PP en los territorios que ya gobierna. Propuestas como la disminución de las consejerías, la de los altos cargos y entidades públicas o la reducción de los gastos de representación y publicidad, por poner algunos ejemplos, serían más creíbles si vinieran refrendadas por una práctica consecuente en ese sentido en comunidades como Valencia o Madrid.

Quizá por eso ha llamado más la atención el anuncio de su intención de llevar a cabo un ejercicio de actualización y control de las cuentas públicas (estimación de ingresos, situación de las tesorerías, etc.) para conocer el estado real de las finanzas públicas en las comunidades a cuyo gobierno accede ahora el PP.  Las famosas auditorías que tanto se prestan a los titulares de prensa (ABC: “Habrá auditorías de infarto”). La primera pregunta era inevitable: ¿y por qué no lo hacen también en las comunidades que gobiernan?

Es cuestionable este empeño de utilizar la auditoría de las cuentas públicas, cuando se hace sólo tras los cambios de color político del gobierno y de manera generalizada, porque introduce un factor de desconfianza en la función pública y parece responder más a una pretensión de ajuste de cuentas político que a una decidida voluntad de controlar el gasto y asegurar su transparencia.

El gasto público está ya sometido al control  ordinario por parte de los departamentos de “intervención” de las respectivas haciendas, además de los propios  de cada consejería y de los externos a cargo de los Tribunales de Cuentas. Existe además el control político que se supone –o eso es lo que se espera-, de los grupos parlamentarios. Circunstancias excepcionales como el surgimiento de fundadas sospechas de irregularidad en algún gasto en concreto pueden hacer inevitable recurrir a auditorías externas, pero anunciarlo como método generalizado de control sobre la actuación del rival derrotado no parece la forma más seria de iniciar un mandato.

Esta iniciativa se produce además cuando está pendiente el ajuste a nivel autonómico una vez que el gobierno central ha hecho ya sus deberes. Esto se presta a dos interpretaciones. Una la explicitó de inmediato la ministra Elena Salgado: no es buena idea sembrar la duda ante los ojos europeos escrutadores de nuestras finanzas y así sólo se conseguirá que se resienta la confianza de los mercados.

Más preocupante me parece la hipótesis de que al anunciar la realización de esas auditorías lo que hace Rajoy es ganar tiempo, demorando la práctica de los ajustes precisos en las comunidades. La excusa, la necesidad de disponer de datos fiables. El objetivo real, evitar aparecer ante la opinión pública durante el tiempo que resta hasta las elecciones generales como el malo de la película que se responsabiliza de los recortes imprescindibles, papel que ha venido desempeñando en exclusiva el gobierno de Zapatero.

Hay un dato llamativo que alimenta esa sospecha. El citado documento del PP que más allá de las generalidades sobre el control del gasto público dedica todo un apartado a su “apuesta por  la educación”, con varias medidas concretas, no menciona, ni siquiera de pasada, la trascendental cuestión de la sostenibilidad del sistema sanitario, tratándose de la partida más importante, con mucho, del gasto público –en términos de empleo, de recursos económicos invertidos, de beneficiarios, etc.…-, y siendo uno de los problemas que, inexcusablemente, deben ser abordados sin más demora por las administraciones autonómicas.

No puede tratarse de un olvido casual. La última de las propuestas del PP,  la de convocar con urgencia una conferencia de presidentes autonómicos para abordar las “reformas económicas para la creación de empleo” y las “reformas educativas”,  incluye una enigmática llamada a abordar también en esa cita la “garantía de los servicios públicos”, sin más explicaciones.

En lo referido a la sanidad, hay una realidad a la que nadie puede escapar y que se resume en dos datos tan precisos como significativos: 1) El gasto sanitario público total ha crecido a un ritmo medio anual del 9,5% entre 2002 y 2008 y, de continuar creciendo al mismo ritmo, superaría los 90 mil millones de euros en 2013, y 2) los presupuestos sanitarios han acumulado hasta ahora una bolsa de deuda de más diez mil millones de euros (según la versión más optimista) que se traduce, entre otras cosas, en que los plazos de pago a los proveedores pueden alargarse hasta los 400 días.

Sobre este asunto ya escribí en este Debate Callejero el pasado 11 de marzo   (http://www.debatecallejero.com/?p=3350). Planteaba entonces que todas las administraciones autonómicas, de uno u otro signo, posponían para después de la cita electoral el impopular recorte que debían afrontar. No había más margen. Llegado este momento, puede que verse al frente de la mayoría de tales administraciones y por tanto con la responsabilidad máxima al respecto, haya provocado un vértigo insuperable en Rajoy. Para no aparecer enarbolando tijeras ante los electores (o exhibiendo un “programa oculto”, con el consiguiente coste electoral en 2012) nada mejor que hacer como que se espera al resultado de las auditorías.  Otra cosa es que el sistema aguante esta nueva demora.

14 pensamientos en “Auditorías: ¿coartada para la inacción?

  1. La verdad es que sí. Es inadmisible que Rajoy, en las dos semanas que han pasado desde las elecciones municipales y autonómicas, no haya resuelto el problema de la financiación en sanidad y educación y que los gobiernos autonómico,s que ahore han cambiado de signo, llevaban tantos años a la espera de estas dos semanas.

    ” ……. El gasto público está ya sometido al control ordinario por parte de los departamentos de “intervención” de las respectivas haciendas, además de los propios de cada consejería y de los externos a cargo de los Tribunales de Cuentas ……”

    Pásate por Andalucía, colega, y me lo cuentas. Explícame lo de las empresas creadas para evadir los controles y a donde hemos llegado con ello. ………. Y de paso analiza que se está haciendo en esta comunidad, en la que aún no ha entrado Rajoy, y en la que no son dos semanas sino toda la vida democrática en manos del partido socialista. ¿O hay que esperar a que entre el PP para criticar?

  2. Escribí ayer irónicamente que las auditorías del PP, sólo para las comunidades donde acaba de ganar, iban a crear miles de puestos de trabajos. La primera rueda de prensa con preguntas de Rajoy en seis meses ha parido este ratón. A España le faltan auditorías. Coincido con Barañain que la estrategia del PP es aplazar su programa de recortes hasta que Mariano esté en la Moncloa. Hoy El País nos deja una información sorprendente: Mariano se enteró ayer por sus líderes regionales que la Sanidad paga a 600 días y que existe una deuda oculta, según Feijoo, calculada en más de 10.000 millones “en facturas guardadas en un cajón”. Los responsables de Valencia y Madrid guardaron silencio, como si en los últimos 15 años sólo hubieran estado probándose trajes, y la vaina no fuera con ellos.

    http://politica.elpais.com/politica/2011/06/02/actualidad/1307043270_050665.html

    ::

  3. Gracias, Barañain.

    A mí me ha sorprendido el tono más bien positivo del editorial de El País sobre las “propuestas” (un decir) de Rajoy: parece que en DC hay menos telarañas cerebrales.

    Abrazos para todos.

  4. 1
    Yo no digo que me parezca inadmisible lo que ha planteado Rajoy. Expongo una hipótesis: que la mención a las auditorías sea una estratagema para evitar tomar deciosiones en los próximos meses, algo que en el sector sanitario todos ven impostergable. Y planteo que eso se deba a que al haber ganado en tantos sitios, afrontar el ajuste -especialmente enm sanidad- le suponga un riesgo de desgaste político excesivo que tal vez quiera evitar. El problema es que si las elecciones no se adelantan, no hay martgen para la demora. Creo yo.

    Hoy en su artículo de El País sobre etsa cuetsión , Carlos Cue conlcuye:

    “(…) A lo que más teme Rajoy es a un otoño caliente que haga compartir al PP, que ahora tiene casi todo el poder autonómico, el coste político de la crisis. Alicia Sánchez-Camacho les explicó el deterioro de CiU por los recortes en Sanidad y Educación de Artur Mas. Rajoy, al que todos vieron pesimista con la situación pero con un tono mucho más presidencial que otras veces, no aclaró qué pasará. Dijo que primero hay que conocer la situación real para después tomar decisiones.”

  5. 4
    Una cosa curiosa -y errónea-, que dice la editorial de El País es que no vale mucho eso de proponer el recorte en el número de consejerías porque apenas se afecta al gasto si no se despide al personal excenete y eso no se pueded hacer “porque son funcionarios”.
    Claro que se puede hacer: consiste en amortizar plazas de empleados públicos, algo de lo que, ciertamente, apenas hay tradición en nuetsro país. Es lo que está haciendo y de manera masiva el gobierno de Cameron. Es una opción, dura pero legítima. Otra cosa es que al PP le reuslta más difícil acomater esa tarea, después de haber querdio pasar por la izquierda al gobierno de ZP a cuenta del “recorte social”.

  6. Buenos dias Barañain,caballeros callejeros y cabelleras al viento:

    “La mejor aportación que puedo hacer es no decir nada”.

    Esta frase lapidaria de Rajoyibus en su ultima rueda de prensa referida a su posible enfrentamiento con Rubalcaba en las proximas elecciones,refleja a la perfeccion la estrategia politica que esta llevando a cabo el lider de La Oposicion.

    Para decir lo que tiene que decir sobre Rubalcaba ya tiene a Ignacio Gil Lázaro en todas las sesiones de control al gobierno y paseandose por las TDT Party como pez en el agua.Por cierto ¿sabian ustedes que Gil Lazaro es diputado por Valencia? pues eso….un dato que explica muchos de sus sueños mas humedos.

    Para que ,Rajoyibus ,va a decir algo sobre las negociaciones entre la patronal y los sindicatos ,si ya tiene a Aguirre boicoteando las negociaciones moviendo los hilos de Arturo Fernández su titere en la patronal,aunque visto lo visto no se yo si el titere es el o ella.

    Vi la rueda de prensa que Rajoyibus dio a los medios.
    La sensacion que tuve al verlo y escucharlo fue la de un hombre acelerado ,que se quiere comer el mundo y que sabe que tiene su ultima posibilidad en conseguirlo.
    Todas las medidas que nos anunciaba iban para los oidos de los tontos de los cojones .

    ….solo le falto, despues de detallar cada medida, añadir: ¡por mis cojones!.

    Vivimos momentos de involucion politica,las bases para ello estan debidamente apuntaladas.

    Mucho me temo que esta vez ,por mucho que se empeñe Rubalcaba en decirnos que viene el lobo para prevenirnos del peligro,hay una mayoria de españoles que han decidido vivir bajo sus garras.

    En fin ,si ya lo teniamos mal para ganar a la carcundia franquista que nos asola,solo faltaba que la Ministra de Sanidad proponga subir la cajetilla de tabaco a 8 €…los nervios que vamos a pasar…JAJAJA….que nervios.

  7. Venga, Amistad, no te pongas así, hombre. Que saltas de gerundio en gerundio. Del asumiendo al llorando.
    Saca ya otra vez la lista de los logros del gobierno de Zapateroy restriégasela a los tontos de los cojones. ……. que aprendan.

  8. Ay! Fernando VIII

    ¿Como voy a sacar la lista de los logros del gobierno de Ziluminatius ,si los tontos de los cojones han hecho una pira funeraria con ellos?.

    ¿Acaso estas tu dispuesto a soportar que una mujer tenga derecho a abortar con las debidas medidas sanitarias y no ser acusada de asesinato?.
    ¿Acaso estas dispuesto a soportar que un niño pueda entrar en un bar y no respirar el humo fetido de los cigarros de sus papas mientras ven el futbol con los colegas?.

    Si tu puedes soportar solo estas dos posibilidades,no eres un tonto de los cojones,mas bien diria que lo unico que quieres es llevarme la contraria para ponerme de los ….JAJAJA….que nervios.

    ¿Nos fumamos unos petas ?……jeje.

  9. Yo lo soporto tó, joío.

    Y tú tambien. Quemanterao yo que cuando amenizas primeras comuniones, les pides estampitas a los niños.

  10. Mas pillao,Fernando X…siempre me han gustado los escapularios y hoy en dia los hacen chulísimos,que le voy a hacer…..jeje.

  11. Hombre Fernando, lo que le ha pasado al PSOE es que no ha hecho todo lo que tenía que hacer, pero ha hecho cosas que yo agradezco y que el PP jamás hizo ni hará, y que no lo quiten!!! 😉

    La esperancita también tiene su lista de logros para que los …. de los …. la voten: hay wi-fi en los autobuses Madrid-Las Rozas!!!! Es un paso adelante, sí señor! 🙂

    por otro lado… yo prefiero que los niños no hagan la comunión:

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/obispo/Tenerife/afirma/algunos/menores/incitan/abuso/sexual/elpepusoc/20071227elpepusoc_1/Tes

  12. Off Topic

    Despues del video de Carme Chacón… ahora viene el víedo de la vieja guardia

    http://www.tv3.cat/videos/3557890

    Con un poco de publicidad previa

    ::

    Por lo demás, pues sí, me suena esta historia de no tratar los temas hasta después de las elecciones, no empezar con los recortes presupuestariso, etc…. me suena…

Deja un comentario