Ascensores sociales

Manuel Lobo

Hace unos domingos viendo el programa de Salvados dedicado al Colegio de El Pilar en Madrid, me hizo pensar…

Pensaba en mis hijos y me daba cuanta que por mucho que ellos se esforzasen y por mucho que yo y su madre nos sacrificásemos, las posibilidades de que  tuviesen la oportunidad de llegar a esos niveles sociales eran harto complicadas. 

No es el objetivo de este artículo entrar en las razones de por qué debe mejorar este aspecto, ni qué medidas concretas son las más adecuadas para ello; como diría alguno que conozco sería “ubercuñadismo” y no lo pretendo. 

Sí me gustaría reflexionar sobre la necesidad de que existan mecanismos que permitan que cualquier niño o niña, no tenga condicionado su futuro simplemente por nacer en un lugar u otro, o dentro de una familia u otra. Claro está que estas circunstancias van a ser factores determinantes, pero si se pudiera hacer un estudio serio sobre las causas que determinan el éxito profesional de una persona, deberíamos intentar que estos factores no fuesen los principales, tal y como intuyo que sucede ahora (en este sentido, hay multitud de estudios relacionando esto con el éxito o el fracaso escolar).

 Entiendo que una buena educación puede ser uno de los mecanismos para facilitar el ascensor social, pero los números nos lo desmienten. Tenemos mayor número de personas con estudios superiores, pero los expertos en la materia aseguran que el ascensor social lleva averiado al menos 25 años.

 Tienen que ser más cosas… Me  gustaría exponeros algunas que me he encontrado y que creo que son barreras reales al tema expuesto.

 Hace poco salía publicado en algún medio que las grandes consultoras, tenían en listas de “enchufados” a hijos y conocidos de clientes para contratar nuevo personal. Es reconocido que los contactos personales son más importantes que el currículo y la experiencia para conseguir un puesto de trabajo… Esto no ayuda a nuestro objetivo…

 Transparencia en la contratación por parte de las empresas y en el acceso al funcionariado de alto nivel (es otro tema aparte, pero resulta curioso cómo hay apellidos que se suceden en todos los altos funcionarios del Estado). Quizá sea preciso establecer códigos de buenas prácticas en este sentido. Una empresa que los aplique será más atractiva para sus trabajadores y además mejorará su selección de directivos.

 Emprendimiento… palabra de moda para referirse a ese héroe nacional que es el emprendedor… personalmente me llama la atención cómo personas muy jóvenes, alrededor de los veintitantos, son empresarios de éxito, muchos de ellos en sectores muy tradicionales (hostelería, servicios), pero cuando indagas un poco, resulta curioso comprobar cómo casi todos estos empresarios cuentan con el apoyo de una familia pudiente que invierte en su empresa, o tienen acceso fácil a financiación por soporte familiar. 

Es necesario que exista un apoyo financiero al emprendimiento, no solo público, facilitando además que los mercados financieros, ya sean los tradicionales, o alternativos, como los mercados secundarios, fondos de inversión, “business angels”, etc. encuentren vías fáciles de conocer proyectos empresariales diferentes, innovadores y que sin este apoyo nunca verían la luz. 

Otra barrera que veo a diario tiene mucho que ver con la conciliación familiar, en especial para las mujeres, que son las que principalmente llevan esa carga. Con esto no digo que las personas que provienen de familias con recursos de sobra no los sufran también, pero claro, si tienes resuelta la atención a los horarios de los hijos, es decir, si a cierta hora no deben salir volando a recogerlos porque se quedan en la calle, mejoran mucho tus posibilidades de carrera profesional, formación extracurricular, etc… 

Apostar por las medidas de conciliación familiar real, haría que las perspectivas profesionales de muchas mujeres y hombres mejoraran extraordinariamente. 

Seguro que todos vosotros habéis vivido alguna de estas situaciones y os encontráis este tipo de barreras, limitando el ascenso social, al que todos legítimamente aspiramos. Os animo a compartirlas como estas que os he querido exponer aquí.