Apuntes

Padre de familia

Voy a tratar de seguir el ejemplo del Dietario de Ramoneda en la Ser

Soy oyente de la Cope. Cabría calificarme de oyente asiduo: en la ducha mañanera, cuando me despierta el hambre de la niña de madrugada, cuando me acuesto tardeâ. Siempre he sido de la SER pero últimamente me aburre mucho, con la excepción del Larguero y, sobre todo, del Carrusel, que no tiene competencia. Pero hasta los informativos son cortos e incompletos. Por no hablar de Francino, entrevistando en demasía a personajes insustanciales. Se salva un poco la media hora de humor hasta las diez de la mañana pero incluso al final de ese tramo sintonizo a veces con los impresentables de Josecable de la Cope, en ocasiones bastante divertidos. Herrera en la Onda me irrita, por ignorante, por indolente, por predecible y qué decir de sus colaboradores con la única excepción de Calleja al que casi nunca localizo. Pero incluso Calleja frente a un coro de sinsorgos palidece frente al dueto Fedeguico-Pedro Jeta, francamente insuperable.

 

Â

Sí, tengo un punto de masoquismo pero muy limitado porque cuando los chicos de la Cope se ponen pesados con lo de la censura de sus emisoras en Cataluña u ombliguismo similar, un botonazo y cambio de emisora. Tampoco escucho a César Vidal por la noche, de quién me cuentan que es protestante de origen judío (se comprende que el hombre esté confuso). Pero si no comparten esta afición por la Cope, háganme caso y prueben. Lo de Fedeguico lo sabe todo el mundo. Pero si alguna noche a la una y media están despiertos, sintonicen “La estrella polar”, conducida por un tal Esparza que no tiene pérdida. Me encanta cuando hablan de “ellos” para referirse a un “nosotros” en el que no sé bien quién me acompaña. Van más allá de ser emisora del partido de la derecha; no, son los adalides del sector más recalcitrante de dicho partido, y eso porque no hay un partido más extremo. Pero oigan, no lo hacen mal: documentan sofisticadamente su dogmatismo sectario y se inventan eslóganes brillantes como el de “se nos entiende todo”, que nadie puede discutir.

Â

Jóder con Esquerra. Poca gente habrá que le dé a la Cope y haya defendido la alianza con ERC frente a la socio-vergencia. Pues bien, sigo con la Cope pero ya no puedo con lo más zafio y cutre de Cataluña. Indicios abundan de su corrupción material (coches tuneados, informes ficticios pagados, gastos fastuosos de todo tipo) y más aún de su estilo chapucero y mediocre en la administración de la res común, de la cosa pública, afortunadamente sólo en Cataluña.

Â

 

Nada es serio con este partido. Exigieron un Estatut “militante” y pese a conseguir algo que raya en la inconstitucionalidad, votaron en contra, pero su salida del Govern fue meramente testimonial, re-entrando a continuación. Se la han ido pegando en todas y cada una de las elecciones celebradas desde que Aznar desapareció del mapa, su mejor coartada. Pero no contentos con eso, no dejan de enzarzarse en pugnas intestinas que garantizan su futura residualidad política. Sintiéndolo por algunos asiduos del blog, no entiendo por qué una vez amortizado Pascual Maragall (por cierto, lamentable coincidencia con Carod a la hora de promocionar a sus hermanos) no hemos sido capaces de deshacernos de compañeros de viaje tan incómodos, tan peligrosos y tan mediocres, más aún sabiendo que si la aritmética acompaña, no dudarán en pactar con CiU.

Â

Por fin el PCE reconquista IU. Ya era hora de quitarse la careta. No me interpreten mal, pese a escuchar la Cope y haber apoyado el tripartito, yo quería que ganaran los buenos en IU, es decir, los más abiertos a la sociedad civil, los del simpático de Llamazares… Pero no lo han hecho y, coño, no hay mal que por bien no venga, que si lo dijo Franco cuando mataron a Carrero más razón tengo yo para decirlo ahora. Porque estaría muy bien que la izquierda se midiera a la derecha en igualdad de condiciones y si ésta está aglutinada en una única formación, más razón para que el PSOE ejerciera de “casa común” de toda la progresía nacional.

Â

Pero no, nuestra izquierda parece necesitar de una opción contestataria, de poder seguir protestando contra lo posible exigiendo lo bonito. Pues ya puestos, que lo hagan en condiciones, bajo el liderazgo de un sindicalista de nombre desconocido y futuro incierto, tratando de capitalizar la frustración de los afectados por la crisis y sometidos sin disfraz a la dificultad de justificar por qué aquí como no en ninguna otra parte, la opción comunista habría de tener algún futuro. Ya está bien de medias tintas, de alcaldesas de Córdoba posibilistas que para el Senado optan por el PSOE, de simpáticos Llamazares que berrean contra el envío de tropas a Afganistán pero sucumben a la responsabilidad y el sentido común en todo lo demás. No, lo que hace falta para acabar de una vez con esta anacronía es que la dirija un sindicalista que, a la primera de cambio, amenaza con una huelga general. Con un par, como si su advertencia fuera a concitar apoyo masivo de una masa que aún perjudicada por la coyuntura es bien consciente del origen eminentemente foráneo del problema. La pérdida de centenares de miles de votos difícilmente justificaba el lujo de contar con un Pepito grillo que permanentemente recordara la necesidad de no traicionar los ideales pero dado que tal papel no les satisface, bienvenido sea el suicidio y la facilitación del voto útil, a ver si así conseguimos garantizar en la práctica lo de la mayoría socio-política de izquierdas.

Â

El derby. Dada la incorrección política general de esta columna me voy a permitir dedicar unas líneas al furbo, espectáculo por igual despreciado y denigrado por los habituales del lugar. Agridulce sensación la del 2-0 del sábado. Sí, 3 puntos son 3 puntos y 12 de diferencia antes de Navidades son bien placenteros. Pero la realidad es que el Madrí consiguió llevarse el gato al agua y transformar la esperada humillación de juego, estética y resultado en un batiburrillo feo y sólo solventado in extremis.

Â

Lo cierto es que ver a los delanteros y medios del Madrí marcando a los defensas y medios del Barca desatendiendo a la creación, tiene su aquél: un poco como ver a Rajoy, Cospedal, Soraya y Pons afanarse en el arte de la zancadilla sin dedicarle un solo minuto a concebir propuestas. El Madrí salió a empatar y, como suele suceder en tales casos, perdió. Pero no me entiendan mal (una vez más). Salieron a ganar según la filosofía Ansar, de ahí las múltiples patadas a Messi. Pero también se puede salir a ganar cubriendo la defensa pero centrándose en sacar lo mejor de lo propio para meter goles en la portería ajena. No se me había ocurrido hasta ahora mismo pero Aznar es el Capello de la política, defiende la victoria a base de destruir al adversario y, si se puede, y sólo si se puede, marcar un gol. Por algo Zapatero es del Barca, del Barca que, tanto cuando le va bien como cuando le va mal, mima la pelota, el pase, la jugada y confía en que, antes o después, la razón se incline del lado de quién la lleva.

Â

Ah, y aupa Aleti, que desde otro ángulo, mucho más cutre pero muy sano, ya está por delante del enemigo vikingo. Tenía que decirlo porque todavía no se me ha quitado el frío que se me caló en los huesos durante la noche del domingo en la gélida grada del Calderón.

Â

A ver si se aclara Miguel Sebastián. Ya puestos a desbarrar y habiendo citado al Aleti, no puedo dejar de aventar la confusión que me sume en la zozobra respecto al Ministro co-bloguero. Como todo el mundo mundial sabe, este hombre fue el artífice de la frustrada operación para que Luís del Rivero, el de Sacyr, tomara al asalto el BBVA. Del Rivero es más bien pepero e incluso algunos dicen que amigo de Ansar pero lo que importa es que Miguel Sebastián se la tenía jurada al Presidente del BBVA. Esto es, al menos, lo que repiten todos los medios de comunicación de derechas de este país, que los de izquierdas no desmienten. Pues bien, el tal Del Rivero, como también sabe todo el mundo, se entrampa a saco para comprar un buen pellizco de Repsol y cuando las cosas se ponen feas, trata de vender a quien sea, petrolera rusa Lukoil incluida.

Â

Pues bien, no entiendo nada porque no cuadra que Miguel Sebastián esté a partir un piñón con Del Rivero y que haya sido él la única autoridad económica que se ha mostrado disconforme por razones estratégicas con la toma de control por parte de una empresa extranjera de una empresa energética española. Lo más acojonante es que el in-mundo, el ABC y la Razón no parecen siquiera darse cuenta de la contradicción.

Â

A lo peor la Cope también ha pecado e igual el que no se aclara soy yo pero nadie va a conseguir que deje la droga dura.

Â

 

 

Â

Â