Ad calendas grecas

Julio Embid

O lo que es lo mismo, Amaiur tendrá Grupo Parlamentario en el Congreso de los Diputados cuando las ranas tengan cresta como Neymar. Deberán los amaisunos esperar hasta que el Tribunal Constitucional resuelva su recurso ad hoc, que tal vez coincida con la investidura de Kim X el Sabio Líder dentro de varias décadas. A priori podríamos decir que los argumentos dados por la mesa del Congreso son una bobada, pues siempre se mercadeó con los escaños y los Grupos Parlamentarios, cuando la Coalitio insulae Canaria, tuvo el mismo con 3 escaños. Más mutatis mutandis la mesa, sin nemine discrepante, decidió cambiar el criterio y donde dijo digo, digo Diego. Nihil novi sub sole.

La falta de astucia política de Rajoy, novi primus inter pares, es gravísima. Cierto es que son los mismos, pero quid pro quo, y si te he detenido no me acuerdo. Hoy el nuevo presidente tiene un quórum de semperfidelis suficiente para dar un nuevo paso hacia la paz y que esto no se estanque sine die. Condición sine qua non es que la izquierda abertzale diga el vade retro a la violencia etarra y pida perdón por el daño causado durante cuatro décadas, tanto por acción como por omisión, y que esta misma ETA requiescat in pace, de manera definitiva.

Errare humanum est, señor Rajoy, puede a posteriori, corregir esta decisión  motu proprio, pero es que nuestro nuevo presidente piensa que beatus ille qui procul negotiis y va a intentar mancharse lo menos posible, limpiando más bien poquico. Ahora que cedant arma togae es hora de facta, non verba por las dos partes y hacer tábula rasa, ya que es seguro que nunca manu militari llegaremos a la pax vascona. Potius sero quam númquam.

Los gestos son necesarios, ahora más que nunca, aunque sean sine pecunia. Todo lo demás será convertir a la causa abertzale en mártir y a Arnaldo Otegi en Nelson Mandela o Éamon de Valera, y cuando las nuevas siglas tengan mayoría en el Parlamento Vasco ¿quo vadis?