Activarse o morir – o de estado, empresa y desempleo

(Debate Callejero ha decidido, a pesar del terrible atentado de ayer, publicar el artículo que estaba previsto para hoy. No quiere darle a la banda terrorista Eta el protagonismo que tan desesperadamente busca. Esto no implica, por supuesto, que el debate de hoy no se refiera a ese hecho).

 

Frans van den Broek

 

La cuestión de hasta qué punto el estado, o algo que funja como tal, deba inmiscuirse en la vida de los individuos es quizá tan vieja como la humanidad. Puedo imaginarme sin demasiado esfuerzo a un consejo de ancianos deliberando sobre el castigo que merecerían los disolutos jovenzuelos de su día por atreverse a cazar más mamúts que los permitidos por las ancianas costumbres de la tribu, como puedo imaginar a los jóvenes de entonces justificando sus lanzas de más en la necesidad de adaptarse a los glaciares en retirada, poniendo en entredicho la testaruda intromisión de los ancianos (esto me recuerda que uno de los escritos más antiguos, una tablillas sumerias, se quejaban en términos notablemente modernos de la falta de respeto de los jóvenes rebeldes. Al parecer, ciertos temas son, de hecho, intemporales y universales). Como sabe cualquier sociólogo, historiador o politólogo –en verdad, cualquier ciudadano informado- la cuestión está lejos de haberse dirimido con claridad y es casi imposible que lo sea a gusto de todos, y las respuestas a este espinoso y tan humano problema sirven a menudo para clasificar las posturas políticas de partidos y personas. Una menor incidencia del estado en la vida del individuo es postura que suele asociarse con una visión conservadora en política, mientras que una ingerencia mayor del estado para asegurar la prevalencia de una mayor igualdad social es opinión de quienes suelen estar asociados a la izquierda. Pero esta clasificación es tosca, y admite todo tipo de refinamientos y matices, cuando no sorpresas y hasta entuertos. Mal haría el que escribe en intentar desbrozar lo que generaciones de expertos no han podido sino enramar más todavía, por simple ignorancia y discreción, pero quisiera compartir con el lector un ejemplo modesto, que extraigo de mi propia experiencia profesional –felizmente ya pasada-, en el que me parece que la falta de comprensión de este dilema está en operación, y en el que la confusión entre ideología y realidad obnubila el más simple sentido común.

 

En Holanda, como se sabe, nadie se muere de hambre, salvo que uno sea anoréxico o bulímico, o se padezca de cualquier otra seria enfermedad mental o física. La razón es simple y se llama sistema del bienestar. Toda persona, aunque no trabaje o no haya trabajado nunca, tiene derecho a recibir una ayuda del estado que le permita pagar las necesidades básicas de casa, comida y vestido y, si es ahorrativo, hasta necesidades menos básicas, como los porros del fin de semana o el polvito del medio año. Esta generosidad estatal, para cuya existencia –no su extensión- existe un consenso interpartidario desde antaño, implica ciertos deberes por parte del recipiendiario, como es natural. El desempleado está obligado, en la medida de sus posibilidades, a buscar trabajo cuanto antes, o a aceptar ayuda del estado para su reintegración al mercado de trabajo. Dado el retroceso del sistema del bienestar, ciertos cambios han ido ocurriendo a lo largo de los años. Hasta hace no mucho tiempo, uno estaba obligado a buscar trabajo que se adecuara a la experiencia y educación del buscador; luego, se cambió la descripción de trabajo adecuado por la de cualquier trabajo ‘socialmente aceptado’. Esto es, si un ingeniero recibe ahora una oferta de trabajo como selector de flores en Alkmaar, sede de uno de los mercados de flores más grandes del mundo, tiene que aceptarla, o perder sus beneficios sociales. De igual modo, si un empleado del servicio social decide que lo mejor para la reintegración al trabajo de alguien es seguir un curso de ‘disciplinamiento’ (traducción literal y bastante fea) cortando cercos en algún jardín público, también tiene que aceptarlo. Estos ejemplos no son una exageración, y son, hasta cierto punto, comprensibles, bajo la premisa de que el estado espera un esfuerzo de las personas a las que ayuda y de que el público ha aceptado, con su voto, aplicar reglas más estrictas de control de las ayudas sociales. Hasta la Unión Europea está de acuerdo, subsidiando masivamente proyectos que promueven, en principio, la reintegración.

 

Ahora bien, si la cosa quedara allí, no habría mayor problema, puesto que esta exigencia es parte del trato que siempre ha habido entre el estado y los individuos. Pero el estado del bienestar holandés ha decidido, desde hace ya algún tiempo, mantener políticas de servicio social al mismo tiempo que se modernizan sus métodos siguiendo el modelo del mercado e involucrando a la empresa privada. Por consiguiente, actividades que antes se dejaba al individuo, como buscarse trabajo, o a los mismos servicios estatales, como organizar cursos de entrenamiento o de capacitación, se han delegado ahora a empresas privadas que hacen fortunas a expensas del dinero del contribuyente (holandés y europeo) sin que, en más de diez años de actividad, ninguna investigación del gobierno o sus encomendados haya demostrado su utilidad de modo satisfactorio. Estas empresas, lo sé por experiencia propia, se dedican no pocas veces a humillar y amenazar al desempleado –a quien todos llaman clientes, tanto el estado como el empresario-, pues de su consecución de trabajo depende el que se les pague un emolumento que puede ascender a más de cinco mil euros por persona colocada. Los empleados privados están bajo presión, pues a más clientes colocados, más chances de renovar su contrato y hasta de conseguir un aumento. Si son pocos los clientes colocados, el despido es seguro e inmisericorde. En no pocas ocasiones, sin embargo, el destino ahorra al cliente la necesidad de someterse a un trayecto humillante y no pocas veces inútil, y al empleado la necesidad de esforzarse buscando vacantes y presionando al cliente, pues el primero encuentra trabajo por sus propios medios en el período que inevitablemente se extiende –son miles y miles de desempleados, después de todo- entre la inscripción del cliente en la empresa y el momento de empezar su trayecto de reintegración. Dado que el cliente ya ha sido inscrito en la empresa, la empresa se lleva el dinero de todas formas, como si hubiera hecho algo de verdad. Cliente y empleado se ahorran así la humillación y el esfuerzo, pero el contribuyente sigue pagando, como se ve.

 

En otros casos, el gobierno manda a los clientes a estas empresas no para que sigan un trayecto de reintegración necesariamente, sino para que éstas hagan un diagnóstico de su situación, algo que bien podrían hacer los nada mal pagados burócratas del servicio social, diagnóstico por el que cobran un dinero que no depende del ulterior destino del cliente. Sólo el recordar que cada cierto tiempo se abría un período de entrevistas de este tipo que duraba semanas me produce un agotamiento que me cuesta distinguir de la neurastenia: durante aquellas semanas debía entrevistar a catorce personas por día, a media hora por cliente, y quinientos euros por reportaje enviado, reportajes que tenía que completar en un tiempo que desafiaba las más elementales leyes de la mecánica y la biología. Quien no pudiera escribir al menos seis reportes por día se hacía candidato de preferencia para el próximo despido.

 

El lector podrá pensar en este punto que, a fin de cuentas, estas empresas tendrán a empleados mejor cualificados y mejor pagados que los burócratas estatales, por la sencilla razón de que tienen que competir en el mercado. Me temo que tendré que desilusionarlo, pues lo contrario es el caso. El mercado sólo opera durante las rondas anuales de selección de empresas contratadas, selección que, todo el mundo lo sabe, se hace entre empresas todas casi iguales y más por razones de contactos y lobbys que por su supuesta eficiencia comercial. Dado que no tienen que competir con nadie por el resto del año, pueden darse el lujo de hacer lo que les venga en gana, y pagan sueldos rácanos a empleados que no son muchas veces más que recientes graduados en casi cualquier cosa, muchachas o muchachos con poca o nula experiencia en la vida o el mercado. Asistentes jurídico-sociales son alineados codo a codo con ex-guías turísticos o especialistas en geografía humana, sin que falte el psicólogo, filósofo o literato despistado, y en mis años como empleado de estas empresas no he encontrado jamás a alguien que pudiera llamarse especialista en el mercado de trabajo y en la asistencia a desempleados. El trabajo lo aprenden sobre la marcha, mientras piensan en el próximo destino laboral. Como anécdota, traigo a colación aquí a la capacitadora que le tocó al señor Mohammed Bouyeri, el futuro asesino del cineasta Theo van Gogh –al que también tuve oportunidad de entrevistar, aunque con más soltura que en la ronda de producción en serie-, una muchachita de apenas veintiún años cumplidos, de origen marroquí y sin siquiera haber terminado su carrera media como trabajadora social. Aparte de por haber sido un enajenado, no es de extrañarse que el señor Bouyeri se sentara tan sólo media hora durante la primera clase de entrenamiento en asertividad social y orientación laboral y se marchara sin decir palabra. En realidad, yo me hubiera sentido tentado a hacer exactamente lo mismo. La muchachita aquella fue más tarde despedida sin honores de la empresa por haberse puesto a hablar con otro colega marroquí, bastante mayor que ella, casado y con ganas de una aventura de oficina, usando el móvil de la empresa, mientras ella vacacionaba en su patria. ¿Podía esta pobre chica tratar con problemas tan complejos como los que suelen tener los desempleados de toda laya?

 

Pero sobre todo, ¿qué les da derecho a estos empleados en tránsito a tratar a esta gente como si fueran criminales a los que hay que amenazar para conseguir dinero? He visto casos dramáticos, como los de personas a las que la más somera examinación por alguien razonable, diplomado o no, hubiera convencido de su completa inadecuación para el mercado de trabajo. Una mujer turca, por ejemplo, bastante mayor, la que pensé se moriría delante de mí, por el espectro admirable de enfermedades que tenía, desde diabetes hasta insuficiencia hormonal, con un corazón débil incluido. O el de otra señora, de origen surinameño, quien a todas luces estaba al borde de la psicosis, que entró en trance enfrente mío, al parecer poseída por un espíritu o varios, no lo sé, a la que sólo el conserje, también surinameño, pudo recuperar para la realidad, después de obrar ciertos sortilegios sobre ella. No tengo nada en contra de las creencias sobrenaturales, pero de seguro que la diversidad cultural tiene sus límites. ¿Qué derecho tiene el estado a mandar a estas personas a estos lugares y en nombre de qué ideas y principios?

 

Ahora bien, todo lo anterior concierne a la necesidad de reintegrar a personas en el mercado laboral. Pero de pronto al gobierno se le ocurrió la noble idea de querer impulsar a todas las personas a hacer algo, incluidas las que, en principio, no podían trabajar. La motivación subyacente a esta acción masiva es la de querer mejorar la calidad de vida de los habitantes del reino de la naranja. Quedarse en casa no puede ser bueno, y produce todo tipo de males físicos y psíquicos, se piensa, no sin razón. Por ello, cientos de miles de desempleados son ahora mismo objeto de uno de los tantos experimentos sociales del gobierno, que implica el mandarlos, de nuevo, a empresas privadas de reintegración para que los diagnostiquen y sugieran cursos de acción posibles. Por qué esta tarea no puede ser hecha por los mismos empleados de los servicios sociales es, como en el caso del mercado laboral, un misterio. Me imagino que el gobierno supone también que la magia y dinamismo de las empresas privadas van a obtener mejores resultados que la indolencia del sector público. Estas ideas, claro está, no están del todo desencaminadas: es verdad que la actividad contribuye a la salud e integración social, y que el sector público tiende a la desidia. Pero la suposición contraria –que el sector privado va a producir milagros- es una fantasía, sobre todo dadas las condiciones limitadas de la competencia en este sector.

 

El gobierno municipal, además, contagiado por el espíritu de empresa, tiene que mostrar una capacidad de producción que justifique las inversiones y los subsidios, y que satisfaga a las políticos de turno. Los términos usados traicionan ya su origen ideológico: ‘producción’ de mayor o menor ‘desembocadura’ (sic, en holandés) en el mercado o en la actividad de carácter social, como si de una correa de transmisión se tratara. El gobierno municipal tiene que proponerse ‘targets’ y conseguir ciertas cifras. Todo esto es una invitación irresistible a las mentes categorizantes y calculadoras, por lo que acciones y grupos de difícil clasificación son, sin embargo, definidos según criterios que me gustaría llamar surrealistas, sino fuera que tienen una ingerencia nociva en la realidad y nada del atractivo lúdico o creativo de lo que se conoce por este nombre. Los clientes, en consecuencia, son divididos en escalones de 1a 5, según su grado de actividad social o de cercanía al mercado de trabajo. El escalón 1 corresponde a quienes están inhabilitados para toda actividad, salvo la de sobrevivir o tomar sus medicinas. El 2 a quienes realizan o pueden realizar alguna actividad de tipo social, pero aún no pueden acceder a algún trayecto de reintegración al trabajo. El 3 a quienes ya pueden acceder a actividades de integración, pero deben todavía seguir un trayecto más o menos largo de preparación que puede incluir estudios de tipo práctico. El 4 a quienes, con un trayecto de reintegración, estarían en capacidad de conseguir trabajo. Y el 5 a quienes están listos para el mercado de trabajo, y sólo necesitan guía o penalización. Pero esto no es todo. En el escalón 2, el de los activos sociales, por ejemplo, se reconocen diferentes tipos de actividad social, cada cual con su nombre. La actividad de grado más bajo se llama ‘activación social’. La de un grado un poco mayor se denomina ‘activación comunitaria’ (aquí debo recurrir a una traducción forzada, pues los términos originales en holandés significan, en español, exactamente lo mismo, ‘social’). Hay todavía un grado mayor, que se llama ‘activación participativa’, el de quienes rondan el límite con el escalón tres. Cada uno de estos grados y escalones son servidos por su correspondiente retahíla de empresas de reintegración, y son registrados como tales en el sistema informático del servicio correspondiente, lo que da lugar a autoritarias tablas y gráficos, y lo que estimula aún más la postulación de ‘targets’ y objetivos determinados, medidos por la burocracia y analizados por las ciencias respectivas o, más bien, por las empresas que dicen servirse de las mismas para elaborar sus nada baratos reportes.

 

Alguien puede pensar que todo esto es inevitable si se quiere dar cuenta de la realidad, pero la realidad, como suele suceder, tiene hábitos diferentes a las ideas más fulgurantes. Las ideas que sostienen esta clasificación no son, sin embargo, muy fulgurantes. Un ejemplo servirá para demostrarlo. Una ‘activación social’ puede constituirla el servir café a los visitantes de una casa comunal. Una ‘activación comunitaria’ es trabajar en tiempos fijos como voluntario sirviendo y preparando el mismo café. Y una ‘activación participativa’ es hacer lo mismo, pero con más regularidad y limpiando la casa comunal de paso. El cliente, para todo esto, es siempre mandado a una empresa a que se le haga un diagnóstico, a fin de escoger alguno de estos cursos de acción, y luego queda en manos de una empresa (que puede ser la misma) que lo ‘guía’ durante su trayecto y monitora su desarrollo (si lo hay) y sugiere mejoras u otros trayectos. Llegado el momento, el cliente puede hasta pasar a manos de otras empresas, que lo diagnosticarán de nuevo, y lo mandarán a otras empresas para que se eduque y reintegre, todo pagado por el contribuyente. No es difícil imaginarse la presión a la que son sometidos los clientes por estas empresas en busca de ganancia fácil. A todo esto se le llama, no obstante, trabajo ‘voluntario’, el que se espera que el cliente debe ofrecer a la comunidad por la generosidad de mantenerlo en vida. Además, el gobierno ha empezado a contratar las actividades de otras organizaciones sociales y empresas menores, que siempre existieron, por otra parte, para que las actividades ‘voluntarias’ del cliente sean controladas mejor. Con esto, actividades que antes no entraban en las cifras porque eran buscadas libremente por los desempleados para hacer algo útil –tomar clases de yoga, digamos, o irse a nadar-, ahora figuran en las cifras y tablas, y pueden ser presentadas como productos. Los políticos pueden regodearse entonces en el éxito que supone haber llamado a las actividades de otro modo para que sean consideradas resultados de su actividad visionaria. A mayor cantidad de trayectos de todo tipo, mayores subsidios del gobierno central y de Europa.

 

A este respecto, los empleados de los servicios sociales tienen que producir trayectos como quien produce churros, pues esta es la medida de su eficiencia laboral, y esta presión lleva a situaciones no menos surrealistas, como la de inscribir un trayecto en el sistema de registro como ‘trayecto de un cliente en busca de trayecto’ o ‘trayecto de estar bajo mi cuidado para buscar un trayecto’. No me hubiera extrañado encontrar trayectos del tipo ‘piensa, luego tiene un trayecto’, aunque no los vi personalmente. Y todo esto, repito, a costa del contribuyente y de los desempleados. Una de las sugerencias más inmorales que pude oír durante mi paso por este sistema del bienestar enfebrecido, fue la de analizar la situación de clientes que ya hacían trabajo voluntario durante muchos años, a veces décadas, pero en lugares que no figuran bajo contrato con los servicios sociales, y a los que se sugeriría –el verbo no es, por supuesto, adecuado- que dejaran esta actividad que ha dado quizá sentido a una existencia no pocas veces marrada por enfermedades o desgracias para que emprendieran otra en algún lugar que sí figura en las listas de actividades contratadas, para mejorar las cifras. No sé si esta sugerencia se llevará finalmente a cabo –hecho que no me sorprendería-, pero no es difícil tampoco imaginarse el efecto que tendría en los individuos que serían sus víctimas. Y esto que no he mencionado a los muchos desempleados a los que se hace trabajar, en el verdadero sentido de la palabra, para diferentes empresas, manteniendo su ayuda social, convirtiéndolos, efectivamente, en mano de obra barata, con la excusa de que de esta manera están haciendo experiencia y preparándose para el mercado laboral. De más está decir que estas empresas jamás les ofrecen un contrato real cuando termina su trayecto, sino que piden otro desempleado que les siga siendo gratis.

 

Podría escribir mucho más al respecto, pero sólo he querido mostrar una de las tantas maneras en que el estado, guiado por ideas en apariencia racionales, pero en realidad absurdas, puede inmiscuirse de manera deletérea en la vida de los individuos, con la mejor de las intenciones en principio. Y mostrar además cómo una concepción deficiente de lo que es un mercado y de lo que son sus efectos puede contribuir a empeorar este panorama hasta el delirio. Estos ejemplos son casi insignificantes, claro está, si los comparamos con el estalinismo u otras de las muchas locuras colectivas que han asolado la tierra, pero muestran la vesania a la que la infantilización del individuo por los poderes al uso puede llevar. Es muy probable que el balance correcto entre estado e individuo sea siempre fluctuante, pero no ayuda el considerar al ciudadano un niño en necesidad de ayuda o de castigo, ni el suponer que es sólo un ser racional capaz de hacerlo todo por sí mismo. El ser humano, en cualquier sociedad, puede ser un genio o un imbécil, y en no pocas ocasiones, ambas cosas a la vez, de acuerdo a las circunstancias y los momentos. Cualquier examen honesto de nuestras acciones tiene que llegar a esta melancólica conclusión. Pero las ideas que emergen de sistemas de creencias inflexibles tienden a aplanar los promontorios y a rellenar los baches, sin reparar en lo que despanzurran o entierran en su camino. Cuando es el estado el que esgrime estas ideas e intenta llevarlas a la práctica, el riesgo es, por supuesto, mucho mayor. Y el individuo tiene que poder defenderse, para lo que existe la democracia. Pero a menudo el individuo está indefenso, incluso en las democracias, porque éstas han devenido indiferentes o animosas, y es menester recordarlo. Este pequeño ejemplo ha tenido esta intención.

57 comentarios en “Activarse o morir – o de estado, empresa y desempleo

  1. Algo avanzamos en lo referente a la recuperación económica, gracias a la política del gobierno de Zapatero. Los enemigos del estado han consegido con ANV, marca política de ETA, entrar en las instituciones y financiarse con ello. La permisividad de la fiscalía, que no dió los pasos adecuados para evitarlo, ha posibilitado que los proetarras hayan podido recuperarse económicamente de la penuria a la que se les había llevado a traves de una acertada política, rota con motivo del engaño en que el gobierno cayó a pesar de los avisos que se le enviaban.
    Por algún lado, en este caso lamentablemente ANV, habrá que empezar a recuperarse de la crisis is económica gracias a las medidas del gobierno. Esta si funcionó..
    Descanse en paz Ignacio Uría
    Quien quiera ver en este comentario el aprovechamiento de una trágica coyuntura para volver a refrescar la memoria histórica reciente, es su problema.

  2. Perdona Fernando …pero tu post me suena a:

    ******************
    Entra un borrachito al velorio de un señor, se dirige al ataúd, observa al difunto y comienza a llorar con mucho sentimiento y a decir:
    No somos nada, hip, no somos nada.
    Y así siguió llorando y diciendo esta frase, cuando se le acercó una de las personas que también se encontraba en el velorio y le preguntó:
    ¿Tanto quería a su amigo señor, que le duele mucho su muerte?
    El borrachito se vuelve y le contesta muy enojado:
    Que acaso no está oyendo que no somos nada, ni familia, ni amigos y ni siquiera conocidos.

    ******************
    Pues eso ,Fernando,no eres nada,ni familia,ni amigo,ni siquiera conocido…ni risas tengo para reirte «las gracias».

  3. Me parece excelente que DC haya decidido no alterar su rutina por culpa de esos desalmados. Es lo menos que se puede hacer en estos momentos.

    Lo más ya lo dije ayer y lo reitero, y no es sólo cuestión como dice Fernando de mirar al pasado y ver con claridad por qué está ETA gobernando en algunos ayuntamientos, que también, sino de mirar al presente y al futuro y pedir que se cumpla la ley de una vez y se les desaloje, antes de que esos ayuntamientos reciban el dinero que les va a regalar el gobierno dentro del último «paquete de medidas».

    Porque sólo faltaría que ese dinero, a falta de crear empleos, que a lo mejor los crea, un par de ellos, de jardinero o de barrendero municipal con contrato temporal, se acabe financiando a la banda terrorista.

    La infamia que supone que los ediles gobernantes en Azpeitia se nieguen a condenar el asesinato de un vecino honrado por unos pistoleros, como antes ocurrió en Mondragón, merece acciones más contundentes que el bochornoso espectáculo de las mociones éticas.

    No podemos esperar a que ETA se de cuenta de que está derrotada, como repetían ayer machaconamente los medios afines al gobierno, ni a que la izquierda proetarra sufra una providencial conversión hacia principios democráticos y valores éticos de respeto a la vida y a la libertad de los demás. No queremos más peticiones de confianza sino acciones firmes encaminadas a asfixiar y desmantelar completamente a todo ese submundo de la violencia nacionalista vasca.

    Aunque ello trastoque los planes del PSOE para hacerse con la lendakaritza.

  4. Solo dos comentarios a las memeces de Nerva.

    «El ordenador está más que descifrado; la realidad confirma que muchos datos ponen en serio peligro la situación de ETA».

    «Durante los próximos días la Policía puede dar un golpe importante y un alegrón a los ciudadanos españoles y vascos, gracias, sobre todo, a la cooperación internacional con Francia. A pesar de lo de ayer, los etarras siguen estando contra las cuerdas.»

  5. Veo, con pesar, que alguno sigue empeñado en usar el tema terrorista para hacer política de bajos vuelos. Acusar al PSOE de no poner «toda la carne en el asador» en aras de hacerse con la Lehendakaritza (que no sé que leches tiene que ver una cosa con la otra) es de una bajeza moral inenarrable, sobre todo por referirse a un partido que se ha dejado a muchos militantes en el camino de esta lucha contra la violencia. Lamentable. Todo vale, y eso que aquí tenemos la versión «light».

    Yo señalo también las dos notas que ha apuntado Amistad: la lucha del Estado de Derecho contra el terror etarra da resultados, para bien de todos.

  6. No se hace política de altos vuelos, ni de bajos, expresando la opinión de que el gobierno de Zapatero cometió un gravísimo error al no evitar (me reprimo para no definirlo como permitir) la entrada de ANV en los Ayuntamientos. Como así lo creo, lo repetiré tantas veces como situaciones que puedan ser relacionadas con ese extrepitosa equivocación se puedan presentar. Creo que tengo el mismo dereccho a identificarlo, como pueda tener a expresar lo contrario el que puda considerarlo así. Igual la política de altos vuelos se basa en ser mudo además de tonto de los cojones.

  7. Gracias, Frans, por su artículo.

    Me ha traído ecos de Pantaleón, otro ejemplo de cómo el delirio burocrático generaba situaciones absurdas. Dicho esto, uno no puede sino admirarse ante el hecho de que, por muy torpemente que se articule, la pulsión solidaria persista en Holanda, brindando protección a marroquíes, somalíes y surinameses, y haciendo del país, pese a todos sus demonios (desde Srebrenica hasta Fortuin) uno de los más decentes del mundo.

    _________

    Dos cosillas de estos días. ¿Es cierto, Pratxanda, que, como titulaba El Mundo, el Diari Oficial de la Generalitat traduce los apellidos de las personas que en él aparecen? Me pareció muy ingenioso que convirtiesen a cierta señora Hidalgo en la senyora Del Gentilhome.

    Y un comentario sobre la repatriación de nuestros conciudadanos desde Bangkok. Mi impresión es que se le ha ido la mano al Gobierno. En una situación sin riesgo, sin ninguna víctima occidental, movilizar tres aviones para repatriar a 600 personas de vacaciones, que ya fueron a un país con cierta inestabilidad y que podían salir de Talilandia perfectamente por otros aeropuertos, pagados por las compañías de seguros… Buf, no sé.

    ________

    Obviamente, hoy no toca hablar de los asesinos ni de los fenómenos colaterales que todo lo contaminan.

    Abrazos para todos.

  8. Aparte de agradecer el artículo elaboradisimo de hoy, quiero expresar mi solidaridad con mis excelentes compañeros de debate callejero.

    Vuestra seriead, tolerancia y templanza que ejerceis a la hora de aguantar memeces de miserables hace que me enorgullezca de frecuentaros.

  9. Quizas Fernando 6 ,tenga razon ,la justicia depende del color del cristal con que se mire y haya jueces que prevarican:

    ********
    El juez Calamita dice que si le condenan será por «cristofobia» y no descarta dedicarse a la política
    “Si me expulsan, seguro que Dios me tendrá preparado un trabajo mejor”

    ********

    Me pregunto si los jueces prevarican en nombre del gobierno….segun Fernando 6 ,siempre lo han hecho durante estas dos ultimas legislaturas ganadas por Zapatero…..¿quiere decir esto que los «presuntos etarras» que han sido detenidos ,lo son porque tenemos un Gobierno prevaricador que pone a disposicion judicial a quien detiene sin puebas?….en fin…..ya sabemos todos que eta mata porque el Gobierno es un prevaricador.

  10. Tranquilo Fernanado, no entres a sus provocaciones, que eso es lo que buscan.

    Templanza y paciencia la nuestra para no llamar a las cosas por su nombre y no decir aquí alto y claro la opinión que nos merece la actuación del fiscal general del estado en la pasada legislatura, o la negativa del gobierno a disolver los ayuntamientos gobernados por etarras, como hizo con el de Marbella sin demasiadas contemplaciones.

    Se creen que podrán callarnos invocando supuestas faltas de respeto a las víctimas (qué descaro) o a base de insultos y descalificaciones personales. Eso sí que es política de bajos vuelos, eso es el fango apestoso que ha llevado a unos pocos ciudadanos indignados a crear un partido para regenerar todo esto.

  11. Estimado Fernando, me reitero: política de bajísima estofa. Ayer no quise decirlo, pero hoy no me queda más remedio que hacerlo. Fue el gobierno del PP el que legalizó al PCTV-EHAK, y fue el gobierno del PP el que indemnizó, de modo suculento, a la entonces legal ANV por las incautaciones de bienes en la guerra y postguerra civil. Lo hizo (ambas cosas) en cumplimiento de lo que establece el ordenamiento jurídico vigente. Son los jueces, por otro lado, los que impiden o no impiden a una formación presentarse a unos comicios. El Gobierno está sujeto al cumplimiento de la Ley (art. 9 de la sacrosanta Constitución) y no puede, manu militari, hacer según que cosas. Se deben seguir los procedimientos, lo contrario es propio de épocas pasadas, afortunadamente. Y la obseravancia de esto nos diferencia de los salvajes, como los dos asesinos de ayer.

    Es una estrategia errónea el empezar a arrojarse reproches entre demócratas, porque los responsables del crimen de ayer son sus ejecutores y, moralmente, los que lo justifican o no condenan. Iter más, tan necesaria es la unidad entre demócratas y saber distinguir conceptos, que el asesinado Ignacio Uría estaba vinculado al PNV, fíjate (confirmado por una persona nada dudosa, Pilar Elías, con vinculación familiar, al parecer, con el Sr. Uría). Así que debe quedar claro que aquí estamos nosotros, y allí están ellos, como en Barrio Sésamo.

    Un error también es, Fernando amigo, en un momento en que sería de necios negarlo, la lucha antiterrorista está deparando grandes alegrías, y cuyo éxito no es el de Zapatero ni el del Gobierno, sino el de toda la sociedad democrática, volver a introducir el tema en la confrontación. Hasta el momento, con motivo de este crimen, el PP (no alguno de sus medios afines) parece que así lo ha entendido, y eso redunda en beneficio de la convivencia y del éxito de la empresa, vencer a los violentos. Espero que se perservere en esa línea.

    Un saludo.

  12. Nerva: sin comentarios. Mantra. De todas formas, si quieres ver insultos y descalificaciones personales, pásate por el blog de tu lideresa. Es muy didáctico en ese sentido. Tal vez allí encuentres el fango apestoso. Mientras tu intentas la regeneración, los demás seguiremos a lo nuestro, que es meter Txerokis en prisión.

    Buen día.

  13. Joder en que pais vivimos ¡¡Toda la Audiencia nacional» «El tribunal Supremo» «El Tribunal Constitucional» mas de cuatro años de Gobierno de Zapatero ,constantemente prevaricando con el concurso de la fiscalia y de las fuerzas de seguridad del estado….

    ¡¡¡Dios mio!!! ¿Por que no me habre dado cuenta?….

    ¡¡¡¡¡¡Gracias Nerva!!!!!…Gracias por echar luz en mis ciegos OjOs….tienes el unico OjO que me queda virgen (en serio y mira que ha llovido)a tu entera disposicion.

  14. Ya lo creo que el muerto todo lo contamina: ¡Es que no hay otra contaminación!

    Pero le voy a hacer caso al gran Teoura, de quien aprendo diariamente, y voy a guardar silencio. Su solicitud la avala que nuca le he leído una “memez” sobre el tema: ni con muerto, ni entre muerto y muerto. Tampoco ninguna “gracia” habitual con algunas personas (siempre las mismas) aprovechando la “clarita” de muertos. Los chistes sobre algunos temas y personas son repugnantes con muerto y sin muerto. Teoura demuestra su prudencia el día que ETA mata y los días que ETA no mata. Igual esa es la enseñanza que podríamos sacar hoy todos.
    Pero que conste que hoy no opina sobre el tema por pedírmelo Teoura, que ganas no me faltan. Y mucho menos hoy, cuando ETA ha opinado con tres tiros en la cara y uno en el pecho: que es su «Ãºnica» opnión . Pero me contengo.

    Me largo a Venecia a meditar hasta el martes. Espero que el “agua alta” se haya terminado y la prudencia de la “serenísima” me cure.

  15. 17

    Ya he leido a quien llama miserables Esperanza Aguirre y por que. Me falta leer a quien se lo llamas tu.

  16. A mí también me alegra saber que eta no ha marcado nuestra agenda de artículos. Me parece una gran decisión.

  17. Teoura(7), no soy Pratxanda, pero creo poder responder sobre «Â¿Es cierto, Pratxanda, que, como titulaba El Mundo, el Diari Oficial de la Generalitat traduce los apellidos de las personas que en él aparecen? Me pareció muy ingenioso que convirtiesen a cierta señora Hidalgo en la senyora Del Gentilhome. »
    Vamos, no me he leido la noticia, puedes poner el link? Y te diria que no, que no tiene sentido, porque lo que identifica a una persona es su nombre y apellidos y el DNI, supongo. Yo tengo un nombre y apellidos castellanos, y me gustan tal cual y en ningún ámbito público me los han cambiado. Quizás haya habido algún problema de traducción automática, si realmente ha pasado, claro. Vamos lo que debería ser un anécdota y no una noticia.

  18. Pues yo a pesar de la opinion de Teoura y de Polonio voy a deciros lo que contamina la muerte de este empresario vasco .

    Contamina el derecho a la huelga y a la protesta democratica,incluso diria mas ,al derecho al sabotaje y al motin.

    Los que hemos estado en la cabeza de muchas manifestaciones por causas ecologistas o de sensibilidad social no necesitamos el tiro en la nuca para tener razon.

    Cuando en Ibiza protestabamos por «el excalectric de Matutes» (el tramo de «autopista» mas caro de Europa) ,los populares nos trataron como si fueramos de la Kaleborroka ,que eramos unos «melenudos batasunos»….
    La autopista no logramos frenarla pero a ellos les ganamos en las elecciones y los sacamos del Consell….democraticamente.

    Si! …hubo durante las protestas ,incidentes y varia maquinaria destrozada ….pero nuestras protestas o intentos de sabotaje ,no eran actos terroristas.

    El que ETA se ponga al frente de la manifestacion contra el AVE o la Y griega vasca,con el tiro en la nuca , lo contamina todo,le quita la racionalidad a la protesta democratica.

    Hoy asistimos al duelo en una empresa vasca en la que la mitad de sus empleados no condenan el asesinato de su patron y en los bares se sigue jugando la partidita con el sustituto.

    Eta contamina todo cuando actua,incluso aunque intentemos «evadirnos» con el silencio…nuestras palabras estan grabas en nuestro cerebro, contaminadas por esos tiros .

    Si…Hoy es un reto leer a Frans Van den Broek ,sin pensar en el daño que le ha hecho eta a la protesta democratica.

    No creo que hoy Abel Matutes se atreviera a llamarme «batasuno»,ni creo que lo haria.

  19. Jon y demás personas normales de este blog.

    ¿en serio os preocupa lo que pueda decir Nerva o Fernando?
    Si algo me ha enseñado la vida es que cuando un imbécil te insulta, no hay que hacerlo callar, lo que has de hacer es proporcionarle inmediatamente un altavoz.

    Un saludo apesadumbrado de alguien que no va a cerrarles la boca a estos antietarras de discoteca.

  20. Querido amigo Pablo, no se trata de preocuparse de lo que diga una u otra persona, que libre y responsable es para ello, aparte de quedar retratado al instante. Se trata de poner un personal granito de arena en reforzar la imagen de unidad de posturas y de estrategias de los demócratas ante el terror y de excluir de la lucha partidaria el tema para bien del empeño común, frente a aquellos que pretenden la rentabilidad más o menos inmediata de tan lamentables hechos.

    En fin, se trata de dar relevancia a esta imagen. Sigo teniendo saudade de Ajuria Enea:

    http://www.publico.es/espana/180372/partido

  21. Muchas gracias a Van den Broek por su artículo. Este hombre es una fuente de sorpresas con lo que escribe. Después de leerlo uno no sabe si desear ir a Holanda a ver si le toca algo de su estado del bienestar o si desea no aparecer nunca por Holanda no vaya a caer en manos de esa maquinaria disparatada. Creí entender al leer el artículo que Van den Broek trabaja o trabajó, por lo menos, como empleado para esaminar a los clientes. Si es así, menudo lujo el del estado del bienestar holandés.

  22. Le pidon disculpas a Frans van den Broek…no he podido leer su articulo de hoy…lo siento….de verdad que lo siento….no dejo de pensar en lo que se nos dijo por parte de los lideres del PP ibicenco, durante las protestas que hicimos contra la «autopista» en Ibiza.
    Lo siento Frans…hoy ha ganado en mi el recuerdo de una protesta democratica.

    Y no estoy apesadumbrado ,porque se ,hoy mas que nunca,que las decisiones politicas que no le gustan al pueblo se juzgan en las urnas.
    Los años de Conselll gobernados por el Partido popular y los años de Gobierno Zapatero.
    Luchamos por sacar el ejercito español de la guerra de Irak y lo conseguimos con la fuerza de los votos.
    Luchamos por impedir que hubiera una autopista «faraonica» en una pequeña isla del mediterraneo,no logramos detenerla pero conseguimos arrebatarles el poder a los populares y lo conseguimos con la fuerza de los votos.
    Luchamos por conseguir un proceso de paz con los etarras y no lo conseguimos ,siguen matando ….pero no han conseguido que la mayoria de los ciudadanos dejen de apoyar con el voto en las urnas a un gobierno con clara determinacion politica de acabar con la violencia terrorista..

    Por eso no admito ni admitire nunca que me digan que soy culpable de la muerte de una persona por haber respetado la politica del Gobierno y las resoluciones judiciales.

    No,no lo admitire nunca.

    Lo siento Frans van den Broek…siento no poder leer tu articulo.

  23. 25

    Me parece muy bien que cuando un imbécil te insulte le des un altavoz. Yo tambien estoy en ello y ya tengo identificado a los imbéciles. Solo quiero saber si me insultan. Por eso lo pregunto.

  24. Voy y vengo, por el camino me entretengo.

    Sicilia dijo ayer que «robar es robar». Sicilia es otro caso para demostrar que aquella máxima de Goebbles es cierta y siempre lo será. Pero por mucho que se repita la mentira no se convertirá en verdad.

    Robar es un delito tipificado en el Código Penal. Y el P2P, a ver si os enteráis ya de una maldita vez, NO ES DELITO. Y no lo digo yo, sino cerca de una decena de tribunales españoles en otras tantas sentencias. La última, precisamente, fue conocida ayer: http://www.filmica.com/david_bravo/archivos/008718.html

    Si quieres que hagamos un debate serio sobre el asunto, no tengo ningún problema. Pero partamos de premisas correctas y no de propaganda basura lanzada desde organizaciones privadas que, estas sí, incumplen la ley día tras día. Y sí, me refiero a la SGAE.

    Por lo demás, mi más absoluta condena al asesinato de ETA de ayer y mi más absoluta repulsa a los políticos y (des)informadores que aprovechan para remover la mierda. El sumario de El Mundo de hoy es tan nauseabundo y da tanto asco que debería estudiarse en primero de Periodismo en todas las facultades del mundo. «Dos terroristas matan a Ignacio Uria en una calle de Azpeitia, a 125 metros de la Basílica de Lozoya, donde Batasuna, PNV y PSE negociaron en secreto». Con dos cojones.

  25. Tiempo para el artículo de Van der Broek.

    Holanda es uno de los países con la tasa de paro más baja de toda la Unión Europea. También es pequeño, relativamente rico y con una presión fiscal del 40%.
    Esas condiciones, mas lo neblinoso del clima y quizás la severidad protestante hacen que transformen en una pesadilla Orweliana no el hecho de estar parado –condición jodida per se- sino el hecho de convertirte en un objetivo de algún programa de servicios sociales.

    El asunto es un caso de problema agente-principal de libro. Este tipo de problemas se originan cuando la empresa que provee el servicio y el Estado persiguen, en realidad objetivos distintos (ganar dinero la primera, proveer de servicios a la sociedad o al ciudadano el segundo). Este conflicto potencial va a darse siempre que se escoja al sector privado para proveer un servicio público, por eso es harto conveniente pensar muy bien como van a instrumentarse estas colaboraciones antes de realizarlas y estar seguro de cual va a ser el sistema de supervisión y salvaguarda de los objetivos a cumplir.

    Quizás en el caso holandés bastaría con que los ciudadanos atendidos pudiesen decir “¡Por dios dejenme en paz!” de alguna manera.

    La forma de contarlo de FVdB es cómica, y me permito sugerir a su aportación “pienso, luego tengo un trayecto” otra más a la española, podríamos llamar a este sistema de atención a los parados el método “El Lute, camina o revienta”.

    30 Aitor,

    Vistelo como quieras. ¿Cuando te bajas Lost sin pagar un duro, o una peli que están poniendo en el cine sin pagar un duro, o un juego sin pagar un duro estas robando la pasta los tios que lo han hecho si o no?

    Y no lo digo con el código penal en la mano, por supuesto, sino con la lógica, no «jodamos» con tecnicismos por favor.

    En cuanto al P2P, la situación, salvando las distancias tiene paralelismos con tener o no controlada la venta de armas.

    Las armas no matan, mata el uso que se les de. Hasta donde llega el derecho de un ciudadano a comprar un artículo determinado y tenerlo en casa sin regulación o con regulación varía de país a país. El hecho ineludible es que los países donde este comercio se prohíbe tienen muchísimas menos muertes por arma de fuego que los que no.

    El P2P en teoría será fantastico, estupendo y una maravilla de la era digital. El hecho es que su uso principal es pasarse pelis, música y otro material sin que sus propietarios vean un duro. Vístelo como quieras, eso es un disparate y profundamente injusto.

    Aquí lo que subyace a mi argumento es que sin beneficios para el que hace algo, ese algo deja de hacerse. Sin beneficios no hay industria de nada, con la gratuidad por bandera no se llega a ningún lado, a ninguno, item mas si soy yo, el usuario el que decido lo que debe ser o no gratis.

    No es tan raro esto que estoy diciendo y creo que estarás de acuerdo conmigo en ese aspecto.

    Otro tema es ya como haya que instrumentar el asunto o como deben remunerarse los derechos de propiedad intelectual o lo que sea.
    Si los tiempos cambian, lógico que todo tenga que cambiar, completamente de acuerdo, pero entendamos que el hecho de que RCA no ponga en su tienda on line la grabación de 1950 de mengano de tal, no me legitima para bajarme las cinco temporadas de los Soprano, las cuatro de Lost, las tres de Prison break, un integral de Queen , otro de Blur y siete juegos de la Play…. eso es engañarse a uno mismo.

    Insisto, abajo el P2P (en su forma actual) porque se usa masivamente para choricear, coño, seamos sinceros

    a manera de reflexión off topic…..

    No se si es cosa de la edad, pero me hace gracia como digamos, el grupo delos 30 años para abajo y la derecha comparten a los mismos demonios: los artistas, Ramoncín y la SGAE. Cada uno por sus razones, pero bueno eso es una cuestión sociológica y no atañe al negocio digital.

  26. Quise escribir un comentario sobre el artículo de Frans van der Broek (¿lo habré escrito bien?), pero una vez listo, se lo comió el espacio sideral. Ahora mismo tengo la neurona abotargada, y después del comentario de Sicilia (31), poco tengo que añadir, salvo que el artículo está muy bien escrito y resulta francamente interesante. Vamos, que me ha gustado mucho, aunque suene simplón decirlo. En «fins», como diría una amiga mía, tamibén quería decir que casi es preferible que se pasen por exceso que por defecto. Vaya, que viva el Estado del Bienestar!!

  27. Estoy emocionada: ¡se ha publicado! Bueno, quería decirles, de paso, a Aitor y Millán, que nada de lo que haga El Mundo me pilla por sopresa. Su director es un impresentable. Punto.
    Abrazos

  28. Sicilia 31…te doy toda la razon…pero como como soy un pecador…solo te hago una reflexion:
    Son tantas las cantidades de musica,series ,programas,peliculas que nos bajamos que es absurdo pensar que tenemos tiempo para todas ellas.

    Creo que estamos en la fase «me lo bajo tó,tó lo guardo»….luego vendra la frase..»ya no guardo ná má»…y finalmente «que pasá ,comprá el originá».
    Eso es como la juventud ,se cura con el tiempo….jeje.

    Creo que me has animado a leer el articulo de Frans van den Broek…gracias Sicilia….me hacia falta….

  29. Las artes ‘oscuras’

    Ciudadanos se ha quejado de las ‘artes’ de Rosa Díez. Según fuentes cercanas a esta formación, Díez ha utilizado “la base de datos de los afiliados de nuestro partido para hacer llegar la convocatoria de su conferencia”. Algo totalmente prohibido, porque los datos contenidos en ese registro son privados y confidenciales. UPyD ha negado rotundamente a El Confidencial haber usado información privada de ningún otro partido.

    No obstante, el correo enviado desde una dirección de gmail ha llegado a centenares de militantes catalanes de Ciudadanos e incluso a miembros de la cúpula que no salen de su asombro e indignación. UPyD se excusa alegando que “Internet es un mundo donde puede pasar de todo”.

    Sicilia. Jodemos con los tecnicismos, porque son esos tecnicismos los que nos permiten que Internet sea hoy el espacio libre y plenamente democrático que es. Así que cuando Cultura se gasta un pastón en una campaña que acusa de delincuentes a millones de personas sin serlos, es para cabrearse.

    Sobre la magufada de comparar el P2P con las armas no digo nada que me van a echar del blog…

    Volveré sobre el tema, con más tiempo y calma. Ya lo hice en su día, pero sólo recibí palos. A ver si con las nuevas incorporaciones…

  30. Frans van den Broek…no me extraña nada que un pais como Holanda , tenga un sistema de bienestar social tan peculiar.
    Supongo que sera porque no quieren tener ningun tipo de «economia sumergida» ….jeje.

  31. Aitor, además UPyD que tanto defienden la Constitución no acudirá al acto del 30 aniversario.

  32. Le está bien empleado a los de C’s. Le dieron atril y escenario para que se luciera, y ansí «les ha lucido el pelo» luego. Por cierto, entonces era militante del PSOE y eurodiputada. ¿Os imaginais, por un suponer, que un Savater o un Buesa, militando en UPyD, aparecieran en el atril de un acto de otro partido? Aish ……

  33. Lo que dice Sicilia me parece bastante convincente. Podemos eliminar tecnicismos si queremos, pero lo cierto es que bajarse gratis creaciones intelectuales es poco honrado. Simplemente: está mal. Y eso no tiene nada que ver con no apreciar y valorar el espacio de libertad que es internet. No creo que nadie me gane en admiración por este elemento que ha revolucionado el mundo. Ese es un tema. La remuneración al creador de una obra es otro. Tradicionalmente, uno pasaba a sus colegas materialmente un disco, una peli o un libro, pero eso no excedía de 6, 7… 10 amiguetes. Entra dentro, por así decir, de lo razonable en el devenir corriente de las cosas. Meterse en una red donde veinte mil tíos se descargan tu disco sin que tú veas un euro… es un salto cualitativo que nos sitúa en otro fenómeno y no creo que deba mezclarse con la libertad y demás principios bonitos.
    Saludos.

  34. Permafrost 45 el futuro de los derechos de autor esta en cobrar un canon por los sistemas de almacenamiento informatico….no hay otra solucion.
    ¿Por que nadie ve el lado bueno de la pirateria en internet?
    Por primera vez en la historia de la humanidad ,la cultura està al alcance de cualquier ser humano que tenga la posibilidad de aprovechar una conexion a internet.

    ¿Que pasaria si un escritor,se decidiera con el uso de una Web propia ,a escribir en directo una novela o un ensayo o cualquier «tratado sobre la esperanza de recuperar los valores prehistoricos»?

    Pues que ganaria mucho dinerito con sus lectores y encima tendria la posibilidad de tomar contacto directo con ellos….vaya!…casi, como en Debate Callejero….jeje.

  35. 40

    UPyD organizará un acto conmemorativo en los 30 años de la Constitución en Bilbao, en dónde más falta hace y más ahora, después de la demostración de fuerza de ayer de los terroristas.

    El resto de clase política podrá hacer lo que mejor sabe, hincharse a canapés de ibéricos y vinos de reserva pagados con nuestros impuestos en el palacio de la carrera de san Jerónimo, que no todo va a ser calentar poltrona el día que toca votar a la orden alguna moción intrasecendente, alguna ventaja tiene que tener ser padre de la patria y cobrar por dormitar en el escaño 12 días al año

    En cuanto al extraño culebrón de las bases de datos y esa extraña historia de la conferencia, desconozco de qué se trata, sólo sé que todas las elecciones sin falta el PSOE, el PP y hasta IU me envían a mi nombre y a mi dirección postal una carta con un pasquín de propaganda y hasta una papeleta dentro para que les vote. No hace flata decir que semejante despliegue de medios está pagado con dinero público, a mayor gloria de los tripones que van a estar de fiesta, otra más, el sábado.

  36. Leches, entonces el acto de Bilbao está más que justificado, hombre que no. Debe ser para Leona de España como una especie de cura de desintoxicación o de catarsis nutricional, después de treinta años empachándose de canapés, de ibéricos, y de votar intrascendentes mociones (o interponer querellas a dibujantes). Y sí, en Bilbao es donde hace falta la presencia de la regeneradora, como en ella es costumbre (acudió al sepelio de su ex-compañero Isaías; ¿no? Qué chasco). Sólo servirán botellines de agua mineral, con un par.

    Culebrón de las bases de datos: cuando en época electoral llega la propaganda a casa, se hace conforme dicta la legislación electoral y bajo control de la Junta Electoral de Zona o Provincial competente y correspondiente. ¿Qué cojones tendrá que ver con el uso de una base de datos ajena, al margen de la voluntad de sus titulares y sin justificación legal para hacerlo? Pero bueno, si se pasan los regeneradores éstos la Ley Orgánica de Partidos Políticos por el arco del triunfo, qué no van a hacer con la de Protección de Datos.

    Ay, ay, que me regenero ….

  37. Salaberria, quien es responsable del buen o mal uso de sus bases de datos es Ciudadanos. Si son tan paquetes que cualquiera tiene acceso a esas bases y puede utilizarlas a su antojo, que espabilen. Yo si fuera militante de Cs me quejaría ante ellos.

    Al parecer ese mensaje ha llegado a través de de una dirección ordinaria de Gmail que puede ser de cualquiera. ¿cual es la prueba de que es UPyD quien la envía, que se publicita una conferencia de Rosa Díez? Vamos hombre, que hace falta un poquito más de nivel para intentar atacarnos.

    Agua mineral o Moët Chandon, lo que se consume en los actos de UPyD lo pagamos los militantes de nuestro bolsillo. Ayer se reunieron bajo la lluvia en Azpeitia sólo 9 personas bajo la lluvia y en silencio tras una pancarta en el lugar donde asesinaron a Uría, colocaron unas velas y un ramo de flores: eran gente de UPyD, aunque casi ningún medio lo ha dicho.

    Al sepelio de hoy han ido los demás, a hacerse la foto y hacer las declaraciones de siempre tras lo de siempre. Que nadie intente volver a dar lecciones de respeto a nadie porque os aseguro que no está el horno para bollos.

Deja un comentario