A vueltas con la economía sumergida (I). Lo que es

Sicilia

La Atlántida, según nos legó Platón, era una isla continente donde vivía una civilización que dominó el mundo conocido en los albores de la humanidad. Debido a un cataclismo, acabó hundida entre las olas del océano, arrastrando consigo secretos y riquezas incalculables, dando paso después, lejos el olvido, a la leyenda.

La Economía Sumergida es uno de los temas que surgen de manera recurrente en el debate cotidiano, casi de andar por casa. Es un término que suena familiar y cuyo significado aproximado conocemos. Con todo, en algunas ocasiones recuerda un poco a la Atlántida, hace elucubrar qué pasaría si no hubiese quedado oculta a nuestra vista, atribuyéndole en ocasiones cualidades casi mitológicas, o todo lo mitológico que pueda ponerse el debate económico, que, reconozcámoslo, no es mucho.

No obstante, hay una cosa que debe quedar bien clara. La Economía Sumergida, a diferencia de la Atlántida, es algo muy real, aunque sus límites y proporciones no sean meridianamente claros. En este “post” de hoy se trata de exponer qué es, y se verá que según su definición puede ser varias cosas. En otros “posts” próximos se hablará de las diversas formas de medir esta elusiva y resbaladiza realidad.

La Economía Sumergida es aquella parte de las actividades económicas que, por diversas razones, escapa a los mecanismos de control y de medición que sirven para el resto de las actividades económicas.

Dentro de esta definición amplia, hay diferentes realidades, dado que hay diferentes razones por las cuales una actividad económica o parte de ella pasa del circuito visible al opaco.

Un primer tipo de “Economía Sumergida” son las actividades económicas que se realizan sin llevar a cabo las correspondientes obligaciones administrativas o tributarias. Son las que primero se nos ocurren a todos, por ejemplo, cuando se nos ofrece cobrarnos un trabajo sin IVA, o cuando alguien tiene un trabajo por el cual no está cotizando como debiera a la seguridad social. Es lo que cotidianamente llamamos “pagar en negro” o “trabajar en negro”.

Otra parte de la Economía Sumergida son aquellas actividades que no pueden tributar ni cotizar, aunque así lo quisieran los que las ejercen, porque no son legales. Por ejemplo el tráfico de drogas, la prostitución, redes de sobornos, extorsión etc. Las actividades criminales o ilegales, que pueden mover enormes cantidades de dinero, son economía sumergida por definición, porque no pueden ser otra cosa.

Gomorra, el excelente libro de Roberto Saviano, muestra como en Nápoles y sus alrededores la interacción de estos dos tipos de Economía Sumergida ha hecho que la Camorra sea mucho más que una organización criminal y haya pasado a ser una especie de sistema económico en sí mismo.

Por último, algunos autores incluyen dentro de la Economía Sumergida a ciertas actividades como el trabajo doméstico (que no se considera actividad económica), o a esos pequeños intercambios, generalmente de servicios, como clases entre estudiantes, “aparcacoches”, improvisados guías turísticos, chapucillas y apañetes de esa índole que se denominan “Economía Informal”.

Por tanto, podríamos hablar de tres niveles en la Economía Sumergida. La que es una actividad económica como todas las demás, pero que por decisión de los agentes implicados se oculta porque de ello se obtiene un beneficio; la que es una actividad ilegal y que no puede controlarse en tanto en cuanto no se considera una actividad económica legitima, y la que no se contabiliza por no considerarla actividad económica real, o por entender que su tamaño es relativamente despreciable o su control imposible.

Las tres, no obstante, comparten la misma característica: son actividades cuyo flujo económico es, por definición, desconocido; de ahí que a la hora de medir su tamaño nos demos de bruces con un inconveniente importante. Medir lo que esencialmente es inmensurable.

La forma en que suele expresarse el tamaño de la economía sumergida, como tantas otras cosas en términos económicos, es en porcentaje del PIB. Esto hace que a veces se produzcan ciertas confusiones en cuanto a la influencia que tiene la existencia de la economía sumergida en la medición del PIB y el crecimiento de éste.

Cualquiera que sea la definición de economía sumergida y cualquiera que sea el sistema de medición de esta que se utilice, porque hay más de uno, se acepta en general que la presencia de la economía sumergida no afecta a la medición del crecimiento económico. Es decir, cuando decimos que la economía del “País A” ha crecido un 2% en el último año, ese 2% es de verdad, básicamente porque se considera que la proporción de la economía que no se registra varía poco de periodo a periodo y no mantiene una tasa de crecimiento muy distinta de sus actividades homólogas “emergidas”.

Harina de otro costal es cómo afecta la presencia de la economía sumergida a la medición del PIB total en euros. Efectivamente, el daño aquí es mayor. Dado que estamos hablando de una serie de actividades económicas existentes pero que no se miden, puede afirmarse que cuanto mayor sea la economía sumergida de un país, más subestima el PIB medido el tamaño de la economía “de verdad”.

Aceptado esto, hay que hacer una matización importante. ¿Significa esto que si estimásemos, por el método que fuera, la economía sumergida en el País A en un 10% de su PIB, ello implica que su economía “de verdad” es un 10% superior al PIB medido?

La respuesta es que no. La razón de este “no” es que el PIB es la cuantificación de todos los bienes y servicios finales intercambiados en una economía en un periodo de tiempo dado. Mide por tanto, muchas cosas a la vez, muchos aspectos de la vida económica y además lo hace por varias vías. Es bastante complicado que una actividad económica con todas sus implicaciones pase por el circuito económico sin dejar rastro en algún aspecto del PIB. Poniendo un ejemplo sencillo de esto:

Supongamos una persona que trabaja completamente en negro. Su salario cobrado no aparece en el PIB por la vía de la renta. Sin embargo, esa persona compra en Zara, o en el Corte Inglés etc., es decir, ese salario sí es gastado en el circuito legal y visible de la economía. Por tanto, sí aparece cuando se mide cuánto ha variado el consumo en un periodo de tiempo dado, haciendo aflorar en parte qué ha sucedido con esta renta en principio sumergida.

Salvando mucho las distancias, algo similar ocurre con el dinero proveniente de actividades ilegales. En este caso movido por el propio interés de los criminales para que no les cojan, a base de mecanismos financieros y legales, lo que se originó en actividades “negras” se consigue hacer transcurrir por el sistema económico formal para que aparezca como producto de actividades legales. Si es actividad legal, por tanto, aparecerá en el PIB, por muy escandaloso que esto suene.

Por tanto, sí, la economía sumergida afecta a la medición del PIB, pero no sabemos exactamente en qué totalidad, porque no sabemos cuánto de lo ahí originado permanece oculto ya que, a la hora de gastarlo, mucho ya va a aparecer por sí solo en otros lados de la economía.

Para el siguiente artículo queda el exponer algunas de los métodos más utilizados para medir la Economía Sumergida, con sus pros y sus contras.

16 pensamientos en “A vueltas con la economía sumergida (I). Lo que es

  1. Gracias por el artículo Sicilia. Como siempre, muy didáctico y muy bien expuesto. A mí lo que me intriga es cómo podemos acabar con esa economía sumergida. Creo que está detrás de algunos de nuestros males. Aunque es irremediable que surja cuando no se entiende la economía de mercado. Voy a poner un ejemplo. En los últimos años, la burbuja inmobiliaria conllevaba una enorme economía sumergida. No era extraño comprar un piso y que el vendedor te pidiesen 20.000 o 30.000 euros en B. Mucha gente se plegaba al asunto y hasta bancos y notarios hacían la vista gorda. Por ello, algunos proponían: “lo que hay que hacer es fijar el precio de la vivienda por ley”. A mi modesto entender, creo que estaban equivocados. No entendían que el precio de un bien guarda cierta relación con lo que uno está dispuesto a pagar. De tal forma que si uno cree que un piso vale X y hay alguien que le deja X -pongamos un banco-, aunque la ley diga que el precio es Y, uno siempre acabará pagando Y+Z=X, siendo Z el dinero sumergido. Por lo tanto, la regulación de los precios fomenta la economía sumergida. Pero el libre mercado también!!! ¿Dónde está la solución? Sí, más intervención. Pero el Estado no se puede meter en todos los sitios. Sólo pensar que hay una casta que se llaman notarios, que tienen un montón de privilegios, que el objetivo de éstos es velar que los acuerdos se cumplan entre las partes y, en cambio, a pesar de esos privilegios, han sido los primeros cómplices en la economía B….

  2. La economía sumergida se va a ir arreglando, poco a poco, ahora que el individuo es tan, o más, necesario como contribuyente, que como votante. Ahora los dineros que el poder político gestiona vienen del contribuyente en mayor medida que antes. Mucha financiación nos llegaba como subvenciones europeas y el voto era el vehículo para conseguir las riendas de ese poder económico. La cosa ha cambiado bastante Y lo que el gobierno debió hacer en su día por justicia lo va a tener que hacer ahora por necesidad.

  3. Estupendo artículo, Sicilia. Meridianamente claro hasta para una absoluta ignorante en economía como yo.
    Comparto la inquietud con Isidoro acerca de la manera en que se podría acabar con la economía sumergida, porque creo que es un gran lastre para el país. Produce una fiscalidad injusta, ya que obliga a aumentar la presión sobre los asalariados para mantener los ingresos del estado, y una distribución igualmente injusta de los servicios sociales (de los cuales se pueden llegar a beneficiar personas que en realidad no lo necesitan pero que son antepuestas por que declaran bastantes menos ingresos que los que enrealidad tienen)
    Hay paísis (se suele citar Suecia como ejemplo) en que nadie paga en B. De hecho está muy mal visto. Quizás se trate de un problema de conciencia cívica.

  4. Este didactismo de Sicilia -muy eficaz-, me intriga. ¿Acaso está entrenandose con nosotros para dar el salto a la docencia universitaria?

    Sobre la Mafia como entramado económico, Sicilia menciona el libro de Saviano “Gomorra”. En esa línea, debe estar muy bien -o eso me han contado-, también un libro ya antiguo pero reeditado ahora de Han Magnus Erzensberger sobre la Mafia en la época de Al Capone; no recuerdo el título ni la editorial pero lo reseñaban en el último suplemento Babelia de El País.

    Hablando de libros: sobre el papel del “trabajo doméstico” -que como dice Sicilia no se considera “actividad económica”-, me reí mucho ayer noche leyendo el “Derecho a la pereza”, entrañable libro-panfleto de Paul Lafargue que regalaban con “Público”, en esa colección de clásicos del pensamiento crítico (aunque, por medio, se colara en la colección el ultra-hiper-misógino Schopenhauer). Lafargue tampoco consideraba actividad productiva ese trabajo doméstico pero parecía estar obsesionado con él. Muy recomendable y divertido.

    ………………..

    Hablando de otra cosa: ahora el PP lanza el asunto de la cadena perpetua; ayer fue el empadronamiento de los inmigrantes. ¿Seguirán con estas propuestas imaginativas en los próximos días? ¿Estarán tanteando la recepción social de una agenda conservadora, para llenar el hueco de la España-que-se-rompe-y-la-rendición-a-ETA?

  5. Sumergida, lo que se dice sumergida, está la totalidad de la economía española a día de hoy, sea A o sea B.

    Preguntaba AC que para cuando pullas al PP. Creo que ha llegado el día.

    Pues ahí van y ni más ni menos dirigidas a la maquillada y teñida esposa del dueño del páramo en el que se sitúa la estación del AVE de Guadalajara.
    Resulta que a la acartonada lideresa reinante en la taifa madrileña le empieza a preocupar muy mucho el asecenso de UPyD (una vez que se confirma la previsible debacle del PSM) en Madrid, que pueda resultar ese partido condicionante a la hora de gobernar en 2011 y haga peligrar el tacto a terciopelo de poltrona en sus posaderas.

    Por eso, y como más vale prevenir que curar, la prima del poeta maldito ha apadrinado (no sabemos si con fondos públicos o con los sobrantes de la trama Gürtel) a una serie de estrambóticos personajes ahora a sueldo del esperanzismo a través de sus intervenciones remunderadas en Intereconomía y demás medios ultras eufemísticamente autodenominados “liberales”, pero que más bien parecen dirigidos por una versión castiza y rancia de los malos avarientos de Dickens.

    Dichos medios teledirigidos desde la antigua DGS de la Puerta del Sol, y quizá, por qué no, desde la fundación del no menos acartonado melenudo del bigote despeluchado que nos metió en Irak, han encontrado en semejante panda de frikis ahora a su servicio, (los Paco Porras de la política), la mejor arma para intentar neutralizar el peligro regenerador que se puede colar en su fétido corralito de poder indefinido.

    Como Salaberria en sus tiempos (le habrán dicho los jefes que olvide por ahora ese tema, y vive Dios que lo ha dejado, que lo que no pueda Tomás a lo mejor lo podemos los magenta) están publicando a diestro y siniestro las previsibles ocurrencias difamadoras de algunos cuyas únicas credenciales son el haber pagado unos meses la cuota de afiliado de UPyD y haberse luego arrimado a la sombra de la tripa del que se largó dando un portazo porque su cargo y su poder dentro del partido no eran suficiente alimento para su obeso ego de primadona.

    Y el derrotado del congreso, ese que ya ha estado en todos los partidos (excepto quizá en los que nos enumera Pratxanda), buscando una carrera política siempre esquiva, que no termina de irse de UPyD mientras le regalan noticias y columnas los voceros de la FAES, y aprovecha su momento de gloria, su condición de tonto útil del esperanzismo, para pasear sus hechuras de maître de salón de bodas y bautizos y su oratoria de conserje de ministerio franquista en unos medios a los que jamás habría tenido acceso por méritos propios, pero sí como como caballo de Troya del orondo Rebelde Cívico arrepentido de haberse ido antes de tiempo y ahora al servicio de lo más casposo de la carcundia política madrileña.

  6. Estimado Barañain, la excusa del fino humorista Javier Arenas para lanzar la cuestión de la cadena perpetua es la de recoger un tema o un debate que está en la calle. Hoy no poca gente se pregunta si, al socaire de esta estrategia populista más propia de la antigua CEDA que la de un partido de “centro reformista” (sic), se harán eco del debate sobre la pena de muerte, que a veces surge en circunstancias dolorosas como la de los atentados criminales de ETA o casos como el de la chica de Sevilla, Marta del Castillo, de cuyo asesinato se cumple hoy un año. Un filósofo afín a las ideas de extrema derecha, Gustavo Bueno, ya lo ha sacado a colación (otra vez). Lamentable.

  7. Otrosí: tiene razón Jergón, mis jefes me han dicho que me olvide del tema regeneratriz. Que si no, este próximo finde no cato el medio bocata de calamares. Pero no me resisto a meter una piquita. Y es que su jefa, nada oronda (eso sí), también fue “Rebelde Cívica”. No se perdía una.

  8. Lo nunca visto, lo que ha conseguido UPyD no lo consigue ni san Judas Tadeo, que Intereconomía y el Plural se copien la noticia el uno al otro ¿será este el fin de las dos Españas? ¿o será que sólo son una, la de los que tienen la sarten por el mango y quieren cerrarle el paso a los advendizos a toda costa?

    ¿la pinza Aznar Anguita reeditada pero esta vez simplemente para asegurar el monopolio partitocrático de los dos grandes, Pepsi y Coca Cola, que quieren impedir que la gente beba agua de manantial?

    http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/politica/partido-rosa-diez-chiringuito-y-muchos-hemos-caido-como-bobos

    http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=42536

    Qué bonito, la misma noticia línea por línea, calcada tal cual, y que no es más que las delirantes declaraciones del peón del Rebelde Cívico a sueldo de la lideresa. Este tío es más pesado que los nacionalistas, todo el día rajando que se va y todavía está ahí, que no se va ni a tiros, enquistado, como una verruga maligna mientras sus verdaderos jefes le digan que les es más útil dentro que fuera.

    Es que este individuo ni siquiera tiene la chispa de una Rahola o de un Enrique del Pozo que le permitiera ganarse la vida de tertuliano del corazón por lo que me parece que vamos a tener que seguir aguantando sus memeces largo tiempo.

  9. Claro como el agua clara es Sicilia explicando “lo que es” la economía sumergida. Espero con ansiedad el segundo artículo de la serie (supongo que lo habrá si a este lo titula I) y deseo que trate sobre los medios para reducirla o eliminarla.
    Yo daría un paso que Barañaín. Yo apostaría a que Sicilia ya ejerce de profesor. Y si no lo hace, debería hacerlo porque le sobran cualidades.

  10. De hecho, lleva tiempo impartiendo cátedra en DC, que no es poco.

  11. Buenos dias Sicilia ,caballeros callejeros y cabelleras al viento:

    Como siempre la claridad educativa de Sicilia me hace reverenciarle con sumo respeto….ademas tengo que añadir que segun fuentes bien informadas Sicilia es el alter Ego de Solbes….aunque hay rumores que se extienden como el fuego (segun el viento de donde procedan)que afirman que es el alter Ego de Miguel Sebastian…incluso han llegado a decir que es Almunia.
    Rumores,chasquarrillos por confirmar ,pero lo que si es cierto es que SICILIA NO ES MONTORO.

    Hace unos dias le pedia a Sicilia que me explicara las declaracioes que Montoro realizo en los desayunos de TVE ,en las que venia a decir (con su despapajo habitual) que era normal que las datos de la economia sumergida habian aunmentado por la crisis economica en la que nos ha hundido el Gobierno de Zapatero.Justificando la economia sumergida como unn salvese quien pueda de miles de empresarios que estaban con el agua al cuello.
    Y otra serie de disquisiciones sobre la necesidad de quitar impuestos …etc…etc…
    En fin espero que le manden un emilio a Montoro y le digan que en Debate Callejero hay un articulista que le puede aclarar algunos terminos que parecen escurrirse entre sus neuronas peperiles.

    Pongamos un ejemplo practico cotidiano para entender lo que dice Montoro (a mi insuficiente entender):

    Un Señor X tiene un garage X donde tiene a X empleados que estan dispuestos para arreglarte el coche de tal amnera que tengas que volver al cabo de pocos dias.
    A la hora de cobrarte la factura te dicen que te descuentan el IVA porque son una empresa en crisis que esta saliendo como pueden de la situacion de desamparo y que está dispuesto a aliviar las cargas monetarias de sus clientes.

    Uno se va del garage contentisimo pues se ha ahorrado el IVA y encima a contribuido a alimentar a una empesa en crisis.
    Nos sentimos como miembros de una ONG sin fronteras.
    Al cabo de unos dias ,el coche vuelve a tener los mismos problemas de antes y volvemos al garage del Señor X.
    Como no hay constancia de factura ,esta nunca se ha realizado,y por lo tanto no hay derecho a reclamacion aunque es uno bien atendido y se le convence de que esta nueva revision se nos hara gratis para que nos vayamos contentos.
    Al volver a recoger el coche la revision ha sido gratis pero los arreglos suben a X € ,eso si ,sin el IVA.
    Y vuelta a empezar…seguimos sintiendonos como en una ONG sin fronteras.

    Claro esta que al volver a casa ,el coche nos deja tiraos y tenemos que coger un autobus publico que nos lleve cerca de nuestro domicilio.
    Como el autobus nos deja a unas calles mas abajo ,tenemos tiempo de reflexionar y poder darle la culpa a Zapataero por su dejadez ante la crisis ,su subida del impuesto del IVA y de la economia sumergida en dinero negro….y Las X que no hay quien sepa que son ni a quien pertenecen.

    Creo que Montoro sabe de lo que hablo….¡¡malditos roedores!!

  12. Gracias por los muy amables comentarios de hoy.
    En algunos mentideros se rumorea que lo que en realidad soy es Amistad Civica disfrazado. Yo ahi lo dejo.

    Como se mide la economia sumergida y como “se acaba” con la economia sumergida serán motivo de proximos artículos, una vez más se verá que tampoco hay unanimidad ni en las maneras de mediral ni en lo que hacer “contra” ella. Tampoco hay uninanimidad en pensar si las crisis fomentan o no el crecimeinto del conjunto de la economia sumergida. Efectivamente el caso que dice amistad,el de un negocio a punto del cierre por falta de clientes y que decide pasar a negro para ahorrar costes, (cotizaciones e impuestos) puede darse, pero tambien resulta que toda la parte informal y toda la parte ilegal se ven igualmente “encogidas” como la economia real. Ademas ciertas estimaciones de economia sumergida sostienen que esta es prociclica,o sea qeu crece cuando crece la economia y decrece cuando decrece esta.
    Un lio vaya

  13. Noticia de ultima hora:
    Rodrigo Rato en declaraciones a Aupa Express,niega rotundamente ser el nick Fernando que escribe en el Blog de La Moncloa ,Debate Callejero.
    Estas declaraciones las ha tenido que realizar ante los rumores que afirman que proximamente el presidente del Gobierno de España ,Jose Luis R. Zapatero,le nombrara como su escudero…..(suspiro santateresino).

    Les recuerdo que 2+2=4 ….pero que depende de la coyuntura economica internacional….Un lio vaya….jeje.

  14. Al empezar el artículo de hoy pensé que era más propio de Lope Agirre escribir de la Atlántida, pero pronto vi que pasaba de la poesía a la dura economía.
    Verdaderamente extraordinario el artículo de Sicilia. Hablamos mucho de economía sumergida pero sin saber muy bien de qué hablamos. Sicilia nos aclara que hay 3 formas de originarse el conjunto de la economía sumergida. Que en muchos países las 2 primeras están inextricablemente conectadas dando lugar a un sistema paralelo de actividad económica. Pone de ejemplo a Italia con su Camorra, pero es un fenómeno bastante extendido. Muy relevante también es darse cuenta de que si la economía sumergida es, por ejemplo, el 10% del PIB medido, de ahí no podemos suponer que el PIB verdadero es un 10% mayor que el medido. El razonamiento es sencillo, pero no suele mencionarse y fácilmente se olvida.

    La medición del PIB es compleja. Los textos nos indican que o bien se mide por los bienes y servicios finales – los que se destinan al consumo, inversión o exportación neta– o bien por la suma de los valores añadidos por los factores de la producción, es decir, por la suma de los salarios y beneficios empresariales obtenidos en el territorio nacional.
    Por tanto, si hay economía sumergida, por ejemplo, un edificio construido sobre un solar fraudulentamente convertido de rural en urbano, al ser los beneficios en dinero negro, no forman parte del beneficio empresarial medido por la Contabilidad Nacional.

    Surge entonces la discrepancia entre el valor del PIB como suma de consumo, inversión y exportación neta – donde se ha gastado el beneficio negro – y el valor del PIB como suma de salarios y beneficios legales y que es, por tanto, menor. En definitiva eso lleva a una sobrevaloración de la productividad de la economía. Se me ocurre que la estimación de esta sobrevaloración pueda ayudar a calcular la economía sumergida. Pero espero a los siguientes capítulos de Sicilia para que nos hable de cómo aflorar la economía sumergida.

  15. Pingback: A vueltas con la economía sumergida (I). Lo que es

Deja un comentario