A la tercera… la volvemos a cagar (con suerte)

LBNL

Tediosamente, no cabe sino escribir sobre Europa, sobre la cumbre europea. A la hora de escribir estas líneas, los titulares son espantosos. No hay garantía de que se llegue a un acuerdo, la reunión de ministros previa a las Cumbres (la del grupo del euro y la de todos los jefes de gobierno) se ha cancelado por desacuerdo sobre un párrafo de las conclusiones, Berlusconi llega con un remedo de acuerdo sobre las reformas a acometer que no es ni lo que se esperaba ni creíble, los que están fuera del euro reniegan del mismo pero quieren meter cuchara en las decisiones del eurogrupo y los que están dentro se afanan por convencer a Alemania de aceptar supuestas soluciones que en realidad no lo son.

Porque ese es el tema. El miércoles, seguramente –ojalá- nos acostaremos con la noticia de que otra vez “in extremis” nuestros líderes consiguieron evitar el abismo y consensuaron un nuevo paquete de emergencia. Como en ocasiones anteriores, los mercados reaccionarán positivamente, no tanto ante la calidad del acuerdo como ante el hecho de que se haya llegado a alguno.  Y dentro de una semana, diez días, dos semanas todo lo más, las primas de riesgo de Italia y España volverán a dispararse y cada vez estaremos más cerca de la revisión de la calificación crediticia de Francia, en diciembre, y su cada vez más probable pérdida de su triple A.

Una, que ha vivido y trabajado varios años en el entramado de la Unión Europea, entiende cómo es el iter que lleva a los alambicados comunicados de las Cumbres, que probos funcionarios se dedican a redactar de manera que reflejen las sensibilidades de los 27 líderes y sus respectivas opiniones públicas.

En un momento determinado, el esloveno pide la palabra y reclama que se introduzca una enmienda sobre no sé sabe muy bien qué cosa. El funcionario europeo de turno toma nota y luego pregunta a su colega esloveno de qué va el tema, y ambos encuentran “el lenguaje” que permite al primer ministro esloveno volver a casa, comparecer en rueda de prensa en la misma Bruselas, subrayando su defensa del interés particular esloveno. En paralelo, el chipriota reclama que las facilidades financieras a acordar no puedan beneficiar a Turquía, que no siendo miembro de la UE, sin embargo sí tendría derecho a co-financiación por ser Estado Asociado y cooperar en la financiación del rescate.

Y así muchos, no todos pequeños, y no todas las enmiendas insustanciales. Porque cabe perfectamente que el finlandés exija que no más del 40% de los créditos puedan ser por más de 15 años, según lo que acordó antes de salir de Helsinki con el socio de coalición gubernativa. Pero también que el italiano, que necesita el acuerdo desesperadamente pero que sabe que sin su aquiescencia todo el chiringuito se viene abajo, demande una concesión sobre política de visados, indispensable para que la Liga Norte no tumbe el acuerdo al día siguiente dejando caer a Berlusconi.

El funcionario de turno pierde el norte fácilmente y se va a casa legítimamente satisfecho: ha conseguido redactar un texto que permitía el acuerdo, que los líderes han finalmente confirmado. Ahora bien, no sirve más que para unos días.

Recapitulemos. Cuando se supo que Grecia había mentido durante años sobre su déficit y que no podía afrontar sus deudas, la Unión Europea le echó un cable, pero al cuello. Los del norte, los protestantes, los cuadriculados, se dijeron que esos mediterráneos tramposos y corruptos tenían que pagar sus culpas. Te ayudamos con créditos para que puedas solucionar tu problema de liquidez, pero te exigimos que acometas reformas brutales y que nos pagues un alto interés por la ayuda. Bien, salvamos el abismo. Ahora bien, lo hicimos con bastantes meses de retraso porque Merkel tenía un par de elecciones regionales y no quería afrontar el enfado de la opinión pública por tener que prestar a los tramposos griegos. Perdió las elecciones y, sobre todo, perdimos un tiempo precioso que agravó los problemas griegos y todavía más, debilitó la credibilidad de la Unión.

Pocos meses después se hizo patente que el problema de Grecia no sólo no se había solucionado sino que se había agravado. Lógico. Para que pueda devolver sus deudas le prestamos dinero a un interés más alto que el que tenían los préstamos que tenía que devolver: peor a largo plazo. Pero es que, además, las reformas que le exigimos tienen el efecto de reducir sensiblemente el crecimiento, de manera que no podía recaudar lo que se suponía, indispensable para pagar los nuevos créditos. Pasamos de un problema de liquidez a uno de insolvencia. No es ya que no tenga liquidez para pagar, es que no la voy a tener en el futuro porque mis deudas son más altas de lo que voy a poder devolver en las próximas décadas. En lenguaje más sofisticado, mi porcentaje de deuda sobre el PIB es superior al 120% y mi tasa de crecimiento es, en el mejor de los casos, muy débil, cuando no negativa. Simplificando mucho, si me prestan al  7% tengo que crecer a más del 7% para poder ir reduciendo la deuda año a año, y resulta que por las medidas de austeridad brutales que me han obligado a adoptar, no sólo no crezco al 3% anual, que ya es, sino que mi PIB está reduciéndose, o como dicen los economistas,tengo una tasa de crecimiento negativa (esta manera de describir la pérdida de riqueza se le debió ocurrir a un funcionario europeo muy brillante; lo digo con admiración).

Bueno, ahora que ya les hemos hecho pagar por sus pecados, se dijeron algunos, y visto que la cosa empieza a ponerse fea también para nosotros, especialmente dado que la cosa se contagia a Irlanda y Portugal, vamos a relajar un poco la presión, entre otras cosas porque resulta que son nuestros propios bancos del norte los que más dinero han prestado a los mediterráneos tramposos y corruptos. Inciso: no crean que el énfasis en lo mediterráneo es baladí; en Europa del Norte está acuñado el término “Mediterranean practices”, cómo si el escándalo “Malaya” fuera un mal endémico del Sur.

Manos a la obra, se dijeron los funcionarios de la Comisión y los líderes europeos. Antes del verano consensuaron un nuevo paquete de emergencia. Gracias, dijimos muchos, por evitar el abismo por segunda vez. Pena que no lo hicierais a la primera, pero más vale tarde que nunca. A partir de ahora, dijeron nuestros líderes, vamos a prestar mucho más dinero del acordado previamente a los países en dificultades y lo vamos a hacer a tipos de interés más reducidos, entre el 3 y el 5%, de manera que puedan refinanciar sus deudas a un tipo menor del que han venido sufriendo en los últimos meses y sean capaces así de evitar la suspensión de pagos y/o la quiebra. Y además, hemos conseguido que los bancos que prestaron tanto dinero a Grecia sabiendo que estaba en la ruina acepten “voluntariamente” no cobrar el 20% de lo que se les debe.

El problema es que, como todo lo que se acuerda en Bruselas, había que ratificar el acuerdo en 27 parlamentos nacionales. Y eso lleva tiempo, no mucho en este caso, sólo un par de meses, o tres que dirían el hortera. Pero claro, un par de meses (o tres) cuando se está al borde del abismo, es un poquito demasiado. Y en agosto, mientras nuestros heroicos líderes y nuestros orgullosos funcionarios estaban de vacaciones, las primas de riesgo volvieron a dispararse. Al punto que Berlusconi, que la víspera había puesto de vuelta y media a su ministro de Hacienda por falta de sensibilidad política al querer adoptar medidas dolorosas, le cogió del brazo y sacó adelante un nuevo paquete de austeridad. Y Zapatero se sacó de la manga una reforma constitucional porque si hay que ir se va, pero ir pa na pues no.

Las críticas sobre la reforma constitucional urgente y sin debate parlamentario comme il faut, fueron tremendas y acertadas si bien, mirando a lo que tuvo que hacer Berlusconi, la reforma era, como dijo ZP, la menos mala de las opciones. Lo menos dañino para que el Banco Central Europeo aceptara hacer de puente y entrar a saco en el mercado de deuda secundaria para evitar la suspensión de pagos de Italia y España.

Un momento de aclaración para los no iniciados. El BCE se creó a imagen y semejanza del Bundesbank y por tanto su mandato es combatir la inflación en la zona euro, tratando de mantenerla por debajo del 2%. Esto quiere decir que al BCE, al estilo de la orquesta del Titanic, afanada por acabar la pieza que estaba tocando antes de que el buque se hundiera, no le compete evitar un colapso económico financiero europeo y global, eso es cosa de los líderes. Es más, el BCE tiene prohibido acudir en ayuda de los Estados miembros de la UE comprando sus emisiones de deuda, lo cual abarataría el tipo de interés al que se ven obligados a pedir prestado en el convulso contexto en el que estamos. Pero el vilipendiado Trichet, a punto de cumplir su mandato al frente del BCE, hizo algo de trampa y aprovechando que no está expresamente prohibido, decidió en agosto entrar a comprar deuda italiana y española en el mercado secundario, es decir, a quienes la habían comprado originalmente. En resumidas cuentas el efecto es parecido: si en el secundario se compra a x, en el primario no compras a mucho más de x porque no vas a poder vender los bonos por mucho más.

Haciendo fast forward, los 27 ratificaron el acuerdo, incluida crisis de gobierno eslovaca que era el último país en ratificar y que se permitió el lujo de armar una escenita local. Si hubieran Vdes. pasado unos añitos trabajando en Bruselas, sabrían que la aprobación del segundo paquete ha sido ultra rápida. Bien! Pero no, un récord de la Unión Europea no es mucho decir cuando estamos acostumbrados a un año o dos, especialmente no les dijo mucho a los mercados.

Sobrevivimos, todos, no sólo los del Sur, gracias a la intervención del BCE, que no fue nada fácil llegando a provocar dimisiones al más alto nivel como la del *i&o ”uta Stark, cuya fanática ortodoxia sólo es válida para allende las fronteras germanas.

Pero no por mucho tiempo. La falta de liquidez griega ya se había tornado insolvencia y con el paso del tiempo y los efectos de la austeridad impuesta, quiebra. No conozco en detalle la situación irlandesa y portuguesa pero sí la española e italiana. España e Italia, aquejados de problemas distintos (impacto escondido de la burbuja inmobiliaria en España y deuda pública disparada en el caso de Italia), sí son solventes, siempre que puedan seguir tomando prestado a tipos de interés razonables. Para que los mercados sigan comprando su deuda a dichos tipos razonables es indispensable que alguien, la Unión, el fondo de rescate, el BCE o el FMI, garantice su devolución en caso de que el país en cuestión no la devuelva. Es una cuestión de confianza: si verdaderamente son solventes por qué no se atreven a garantizar la devolución de su deuda? Y si van a hacerlo, tienen que hacerlo decididamente para que me lo crea…

Pues bien, en el mejor de los casos, hoy miércoles no se arbitrará una solución lo suficientemente decidida para insuflar la confianza necesaria. Estamos en manos de los mercados, las agencias de calificación y los especuladores, pero lo estamos por la incapacidad de nuestros líderes, del norte y del sur, de izquierdas y de derechas, guapos y feos, para acordar lo único que podría sacarnos de este marasmo infernal e interminable.

Lo peor es que hasta un juntaletras profano como el que escribe o a su joven primo meritorio en una entidad financiera, se nos ocurren varias medidas que sí servirían para poner coto al desmán y, además, a un coste sustancialmente inferior a lo se les viene ocurriendo a nuestros líderes. Así que no debe ser tan difícil. Es más, mi primo y yo somos meros copiotas de artículos que se publican diariamente en la prensa internacional. Bastaría con facultar al Banco Europeo de Inversiones, que no tiene tantas limitaciones como el BCE, para anunciar que comprará toda la deuda de los países miembros de la UE que estime necesaria. El BEI se financia pidiendo prestado en los mercados internacionales pero puede hacerlo a un tipo de interés muy bajo porque está respaldado por todos los países miembros de la UE. Alternativamente, habría que dar carta blanca al BCE para seguir comprando toda la deuda soberana, aunque sea en el mercado secundario, que fuera necesaria. Una frase al respecto en el borrador de comunicado es la que amenaza con hacer descarrilar el acuerdo en la Cumbre…

Y también cabe autorizar al fondo de rescate europeo a hacer lo mismo pero claro, tiene un monto máximo limitado (unos 700 mil millones de euros) por lo que habría que ampliarlo para que el anuncio surtiera los efectos deseados. Y ello implica repartir entre los 27 cuánto de la ampliación garantiza cada uno, con el agravante de que garantizar una parte debilita la solvencia crediticia de cada Estado, incluida Francia, con lo que se incrementarían las posibilidades de que en un par de meses pase de médico a enfermo.

A algún genio, o probablemente a varios mancomunadamente, que posiblemente se vayan a casa hoy muy contentos, se le ha ocurrido una fórmula alternativa. Imponemos una quita “voluntaria” de la deuda griega de entre el 60 y e 40% y aumentamos el monto máximo del fondo de rescate para que pueda asistir a todos los que entren en dificultades. Pero lo hacemos de manera que los estados miembros de la UE no asuman demasiados compromisos financieros adicionales.

Cómo así? Recurriendo a la financiación de los “países emergentes”, los llamados BRIC: Brasil, Rusia, India y China, y algunos otros (y no países como el FMI) que tienen liquidez e interés en que Europa entera no se venga abajo por la cuenta que les trae: el fondo de rescate se amplía a un billón (español) de euros pero los países de la UE sólo garantizan el primer tramo de 30% de pérdidas. Y todo ello por medio de sofisticados instrumentos financieros del estilo de los CDOs (productos financieros derivados que están en gran medida en el origen de la crisis) que permiten el “apalancamiento” del Fondo de rescate. Es decir, ponemos un poco más de pasta, obligamos a nuestros amigos a poner algo de su parte y nos jugamos el triple o el cuádruple de lo que hemos juntado todo a rojo, o a negro, que tanto da.

No veo a los rusos en el ajo y si los chinos, brasileños, turcos, australianos e indios entran, imagino que pedirán contrapartidas importantes del tipo de, bien, de acuerdo, pero me vende usted Iberdrola a un precio razonable.

En todo caso, no es creíble. Si acordar algo a 27 es difícil y lleva tiempo, imaginen ampliando el círculo. Y, sobre todo, es mucho peor, por complicado y frágil, que la opción de facultar al BEI o al BCE a garantizar toda la deuda de los países de la UE. Y mucho más caro porque las medias tintas sólo nos permiten ganar algo de tiempo pero a la larga (unas pocas semanas en realidad) se revelan ineficaces y vuelta a empezar. En cambio, si se anunciase que no muere nadie o morimos todo, los ínclitos mercados no tendrían capacidad de seguir apostando a la contra, entre otras cosas porque, de llegar el caos, también les impactaría de lleno a ellos: si morimos todos mueren también ellos.

Pero no, seguiremos jugando a la ruleta rusa en parte por las demandas provincianas de quiénes se reúnen para resolver nuestro futuro en Bruselas y en parte por el insano objetivo de tensar un poco más la cuerda para que los “mediterráneos” entren en vereda, en esa vereda que Stark y los suyos no siguen cuando se trata de sus propios asuntos.

Y todavía hay quién se indigna de que haya “indignados”….

7 pensamientos en “A la tercera… la volvemos a cagar (con suerte)

  1. Interesante artículo que nos introduce en el mundo de las alturas. Gracias LBNL por el trabajo.

    Bajemos al ruedo representado por el día a día de las pequeñas economías que agrupadas conforman el fuerte de la actividad en nuestro pais, las pequeñas y medianas empresas. Traigo para ello un ejemplo cercano, el mío.

    Mi pequeña empresa da trabajo a 11 personas. La actividad se ha venido muy a bajo y hemos reducido un 40% a lo largo de los últimos años. Podría perfectamente, y debería, mirando únicamente la rentabilidad, adaptar la plantilla a la realidad y necesidades actuales, cosa que podría suponer la reducción de tres puestos de trabajo. Realmente sería de cuatro, pero uno, yo mismo, ya cesé por jubilación al cumplir el pasado Diciembre los 65 años. La gestión la desarrolla mi hija, y yo, como accionista mayoritario con el 65% del capital, ya que el resto ya está a nombre de mis hijos, vigilo a la distancia, sin participar en la gestión diaría y reducida simplemente a las propias que como accionista mayoritario me corresponden: Supervisión vía consejos de administarción mensuales y Junta General Ordinaria anual, así como ser garante a nivel personal de las necesidades crediticias que puedan existir.

    Como digo, podríamos reducir por encima de los tres puestos anteriormente citados, pero la imposibilidad de fragmentar a las personas para realizar funciones combinadas, en puestos alejados unos de otros, no aconseja reducir más. No se puede tener media administrativa en un puesto y cubrir con la otra mitad a otra nedia función en el departamento de pre-impresión, por ejemplo, aunque no haya actividad suficiente para una persona en cada puesto.

    Como mi actividad está fundamentalmente dedicada a dar servicio a empresas exportadoras que requieren respuesta inmediata, ya que están obligadas a cumplir a rajatabla fechas de embarque, mis recursos siempre han estado por encima de lo normal y necesario. Tengo maquinaria en exceso y personal sobrante para lo que sería necesario, cosa normal cuando hay que dar rápida respuesta a situciones no previstas. Tenemos plazos de entregas para servicios normales, tambien respondemos bien en situaciones que requieren mayor rapidez, y en los casos que yo denomino de “urgencia histérica” siempre hemos sido imbatibles. La situación actual es que todos mis competidores tambien están bajo mínimos, con lo que tambien tienen recursos disponibles en exceso lo que nos iguala a todos a la hora de servir pero nos perjudica a quienes ese exceso de recursos era una filosofía y una necesidad de respuesta. La rentabilidad lo acusa y llevamos unos años en pérdidas, que en el actual ya supone un nivel de alerta a tener en cuenta.

    Mi maquinaria y equipos están completamente amortizados. Los inmuebles en los que se ubica la actividad empresarial están a mi nombre, por lo que los activos afectos son mínimos. La buena o mala imagen es por tanto la propia actividad y sus resultados.

    ¿Por qué cuento esta historia, que a nadie interesará posiblemente? Simplemente para traer a colación a que se enfrentan los pequeños empresarios a la hora de necesitar recursos financieros.

    Dentro de unos días vence una linea de crédito en un banco en el que solo funciono con ella y nada a nivel personal. Son noventamil euros sobre los que pago intereses sobre lo dispuesto, pero que suelo tener casi siempre consumido en su totalidad ya que es la única operación que realizo con ese banco. El descuento comercial lo llevo a efecto en otras entidades donde tengo asimismo mis recursos financieros como persona física. Como digo nos vence la linea de crédito, que pagaba la ya nada despreciable cantidad del 6,40% aprox. de interés, como suma del euribor más un %. Solicité su renovación anual, como vengo haciendo desde hace ya más de 10 años y ayer se descuelgan con que, como siempre, ha sido aceptada la renovación con un ligero incremento ….. me suben los intereses al 9,5 %.

    Estoy escribiendo mientras espero la hora de ir al banco, ya que les llevo un talón de una cuenta personal mía para cancelar el crédito. A partir de ahí, si están interesados, que me den otras condiciones más favorables, o ……. hata luego Lucas.

    El problema es que no todas las pequeñas y medianas empresas pueden tomar esta postura, ya que no cuentan con la liquidez para ello y sus accionistas generalmente tampoco la tienen, o no la quieren utilizar para refinanciar sus empresas.

    Yo lo tengo clarísimo. Yo colaboro con el mantenimiento del empleo si tambien cuento con colaboración financiera a precio razonable, de no ser así, me financio yo mismo, cobro mis intereses por ello, y como garantía de que que todo terminará bien adapto la plantilla a las necesidades reales de mi actividad y recupero el nivel mínimo de beneficios que lo aconseja. Si no me dan la oportunidad de compartir riesgos a precios aceptables para desrrollar mi actividad y seguir colaborando con el pais y sus necesidades de mantener el empleo, iré a mi asesor, que está algo encabronado conmigo porque define que soy demasiado paternalista, y seguiré su consejo de cancelar los tres puestos de trabajo citados, indemnizando con los 20 días que la extinción por causas objetivas determina en caso de pérdidas, y que remitiré a lass cuentas bancarias de los afectados al tiempo que le daré la carta de extinción con los 15 días de pre-aviso.

    Estas historias están a la orden del día pero con finales menos felices ya que suelen cerrar las empresas y quedar muy en precarios sus titulares.

    Moraleja: O la banca ayuda, o el estado legisla y favorece con ello que las empresas no se ahoguen, o …………. bla…. bla ….. bla….que no, que son galgos ….. no que son podencos. ……. y ya sabemos como termina la carrera.

  2. Me permito sugerirle a Fernando que acuda al banco con los tres empleados que estan en la cuerda floja para que el director del banco les vea la cara y para que estos se acuerden de ella……jeje.

  3. Con permiso del articulista, mientras cagamos a la manera europea, no está de más recordar que persisten las cagadas localistas. A cuenta del fin del terrorismo, se pregunta un retórico Savater:

    …”¿O es que acaso no resulta raro que haya tantas exhibiciones públicas del triunfalismo radical estos días y sin embargo no veamos ni una sola manifestación masiva en la calle que exteriorice la alegría de quienes -más allá de siglas políticas- creen haber recuperado su libertad y su derecho a defender sin cautelas la Constitución y el Estatuto en que institucionalmente se fundamenta?,,,”

    Ya se ha señalado aquí que la declaración etarra y la iniciativa abertzale ha pillado a los “buenos” poco preparados para la respuesta. Y se nota. Pero resulta asombroso que todo un Savater se pregunte por qué esa falta de exhibición colectiva de los demócratas, que deberían estar exultantes. ¿Como podría haber ocurrido algo así si una parte de quienes lideran a esos demócratas no han dejado de arrojar sombras y sospechas sobre todo lo que oliera al fin de ETA? ¿Como manifestarse juntos(como estar preparados, siquiera, para manifestarse) quienes han luchado por esto y quienes han estado permanentemente denunciando que lo que se avecinaba era una horrible traición a las víctimas? ¿En que quedamos? Savater se hace ahora el despistado. Pero, de aquellos polvos… estos lodos.

  4. Y estos son los lodos:

    El pasado 20 de Octubtre leí esta notica:

    Alcaraz cree que el comunicado es una “pantomima” y que “los vencidos son las víctimas y los vencedores, los asesinos”

    El portavoz del Partido Popular en el Parlamento Europeo, Jaime Mayor Oreja, estará este sábado en la manifestación convocada por el presidente de Voces contra el Terrorismo, Francisco José Alcaraz: lo hará a título personal, según ha aclarado Génova, pero el exministro de Aznar no es un dirigente cualquiera, forma parte del Comité de Dirección que todos los lunes a primera hora se sienta junto a Mariano Rajoy para fijar la estrategia a seguir por el partido.
    ….
    Alcaraz ha insistido en la necesidad de participar el próximo 29 de octubre en la concentración que ha convocado a las 13.00 horas en la Plaza de la República Dominicana de Madrid. “Una concentración bajo el lema ‘Frente a la impunidad, Justicia’ a la que están llamados todos los españoles de bien para decir alto y claro a ETA y al Gobierno que en nuestro nombre, no, y que las víctimas no estamos dispuestas a rendirnos”, ha afirmado.

    http://www.elplural.com/politica/alcaraz-cree-que-el-comunicado-es-una-pantomima-y-que-los-vencidos-son-las-victimas-y-los-vencedores-los-asesinos/

    :::::

    Pues si,apreciado Barañain a Fernando Savater le van a contestar este proximo 29 de Octubre los amigos de Alcaraz,los de “La Rebelion Civica”.

    Sin embargo yo a la pregunta que se hace Savater le contesto con las encuestas publicadas :

    “La preocupación de los españoles por el terrorismo ha vuelto a registrar, por segundo mes consecutivo, un mínimo histórico en el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), publicado este miércoles. La valoración del Gobierno está en mínimos, pero el principal partido de la oposición tampoco sale bien parado.”

    http://www.elplural.com/politica/la-preocupacion-por-el-terrorismo-de-eta-en-minimos-historicos/

    Creo que en España hemos interiorizado ,sin darnos cuenta,incoscientemente ,de manera natural, la derrota de eta gracias a la lucha antiterrorista que ha llevado a cabo el gobierno de Ziluminatius en colaboracion con Francia.

    Antes de ayer vi como en el programa de Intereconomia “El gato al agua” ,vi como denigraban ,desacreditaban se reian sarcasticamente vapuleaban y denigraban las lagrimas del lendakari Lopez y Rubalcaba,con continuos insultos a mi inteligencia que confirmaba lo que dias antes habia escrito:

    He visto el sentimiento colectivo de emocion que hubo en un acto celebrado en el Kursaal de San Sebastián del PSE.

    Creanme,esos politicos,periodistas ,tertulianos…etc… que se arrogan como los mas defensores de la dignidad de las victimas ,denigrando el esfuerzo mayusculo que ha realizado el PSOE-PSE por acabar con la barbarie terrorista de eta,solo se merecen mi mas absoluto desprecio.
    Me pregunto si aun les queda algo de empatia despues de sacar tanto odio por sus boquitas.
    Porque solo se entiende bajo el prisma del odio estos años de insultos e infamias que han dirigido contra Ziluminatius en particular y a los socialistas en general.
    Nos queda un papel muy dificil a los democratas y en las proximas elecciones sabremos de que pasta está hecha España.
    Ahora si que hay que tener valor para luchar por nuestras ideas,principios y valores.
    Hoy es el momento de la verdad.
    El que quiera vivir la verdad del Partido Popular deberá asumirla con todas sus consecuencias.

    Todo lo que hemos hecho en favor de la paz ha sido a pesar de ellos.

    Cuando sientan el vertigo de la derrota,piensen en lo que no han dicho ,lo que no han hecho….eso nos diferencia de ellos.

  5. Sustanciosa narración de los desmanes europeos, incluyendo una vez mas, recetas plausibles para que la cosa no sea tan mala.
    ¿Que pasa que nadie nos hace caso, jo&er?
    Entre estas ayer se presentó en Madrid una candidatura, por fin, distinta a las elecciones en el Colegio de Economistas, que, entre otras cosas, aboga por el fomento de la demanda efectiva en la Unión. Algo se mueve. Veremos cuándo y cuánto llega de lejos.

    Tambien resaltar el comentario de Fernando, mucho mas constructivo en estas facetas que otras veces.

    Gracias por el articulo y los comentarios, a todos

Deja un comentario