A 4 yardas de la EndZone

Julio Embid

Hola a todos. Sabiendo que no es un tema muy común en Debate Callejero, hoy voy a hablar del espectáculo más grande del mundo, el más visto, el de los anuncios más caros, el que más dinero mueve: la Superbowl de la NFL de football americano.

Así es, y digo espectáculo, show, business, luces y lentejuelas y no deporte, porque el football americano no lo es. En España, y a este lado del mundo libre, no es excesivamente popular, por fortuna para nuestra juventud y es que los precios de cascos, petos, hombreras y armadura hacen imposible que ningún colegio público o privado pueda hacer un equipo infantil, y siempre dos piedras o dos mochilas podrán ser una portería del fútbol normal, corriente y moliente. Muchos no distinguen el football del rugby pero se parecen lo mismo que el motociclismo a los rallys, en que lo importante es llegar el primero, pero todo lo demás es distinto. El rugby es el deporte de los villanos jugado por caballeros, más británico que el té de las 5 o’clock, donde prima el equipo, los valores de unión y compromiso tribal (el 6 naciones) frente a las individualidades de los yanquis. El football americano representa perfectamente los valores norteamericanos: fuerza, individualismo, especialización, violencia, el todo vale, el nulo respeto por los oponentes y las animadoras guapas operadas.

Las reglas resumidas: once jugadores intentan ganar diez yardas con un melón en cuatro intentos. Si no pueden, el melón pasa al otro equipo. Cuando llegan al otro lado del campo de cien yardas y entran en la EndZone, se anotan un touchdown y seis puntos. La forma de llegar es atravesando una muralla de gigantes de 140 Kg con tus propios gigantes de 140 Kg, o con un pasador llamado quaterback, que rifa el balón a gente chaparra que esquiva a gigantes mientras intenta recibir un melón sin quedar hecho puré. Más datos, el partido es de cuatro cuartos de 15 minutos que duran en total entre cuatro y cinco horas. Lo ideal para una barbacoa de costillas, pimplarte un barril de cerveza, una tarta de manzana del tamaño de pizza familiar, helado para rebajar, el café y la faria. Y es que el football tiene más pausas que una misa, porque el tiempo solo corre mientras el balón está en juego y eso es muy poco, sumado a los tiempos muertos de los entrenadores y a los que fija el realizador de televisión, que también se tienen en cuenta. En cuanto a la especialización, pues en el football es total. Un tipo que juega de Holder (el que sujeta el melón mientras el Kicker patea a palos en el punto extra) quizá no marque un ensayo o haga un placaje en sus diez años de carrera jugando doscientos partidos como profesional, pero es que su trabajo no es ese. No le regalaron la carrera en la Universidad por jugar en su equipo para que supiera hacer de todo, sino sólo una cosa, aunque mucho mejor que los demás.

La Superbowl es el finisterre de este espectáculo. En un estadio enorme con setenta mil gargantas rugiendo mientras se enfrentan el campeón de la Conferencia Americana contra el campeón de la Conferencia Nacional, y ahora mis queridos lectores dirán qué absurdez es esta. El football durante los años sesenta tuvo dos ligas enfrentadas cada una con sus propias reglas y sus propios equipos, la americana y la nacional. La liga americana, sin embargo, empezó a ser más popular, seguida por los liberales, frente a la conservadora liga nacional, porque introdujo una regla revolucionaria en el deporte gringo: dejar jugar a los afroamericanos. Poco después estas ligas se unificaron dejando jugar a todo el mundo pero mantuvieron la tradición de las dos conferencias. Por otro lado el football es el deporte con más espectadores de las cuatro Grandes Ligas (NBA, NFL, NHL y MLB) porque es seguido por las tres grandes tribus de ese país: anglosajones, afroamericanos e hispanos, que a su vez tienen sus deportes mayoritarios respectivos: hockey-hielo, baloncesto y béisbol. De hecho hay un equipo de la NFL llamado Green Bay Packers que mantiene el record de partidos con el cartel de ‘No hay billetes’ (Sold Out) desde 1960 hasta la actualidad y además es la única franquicia que no tiene un accionista mayoritario, sino que tienen 110.000 socios que funcionan en régimen de cooperativa, escogiendo en elecciones a sus presidentes como el FC Barcelona o el Real Madrid. Ah y la lista de espera para ser abonado de los Empaquetadores es de 30-50 años, con 70.000 personas apuntadas, muchos el día de su nacimiento por sus padres.

La NFL es un espectáculo de masas y eso que solo dura de octubre a febrero porque las plantillas dopadas no aguantarían más envites, y es que el doping es parte de este espectáculo. Por ello a nadie se le ha ocurrido presentar una candidatura para entrar en los Juegos Olímpicos como han hecho el Rugby, el Golf o el Kárate. Da lo mismo, los valores olímpicos y los valores footbalísticos son bien distintos.

Este año la Superbowl tendrá lugar en Miami entre los Santos (Saints) de Nueva Orleáns y los Potros (Colts) de Indianápolis. Apuesto por los primeros porque tienen mejor equipo defensivo y ofensivo, frente a los Colts de Peyton Manning, posiblemente el mejor quaterback (pronunciado como coreback) de la liga. Pero todo eso es lo de menos. El año pasado la Superbowl la vieron 98 millones de gringos y unos 150 millones en todo el mundo. Los anuncios en las pausas costaron tres millones de dólares cada treinta segundos y una triunfita del American Idol cantó el himno al comienzo del partido. En el descanso tocó un grande, Bruce Springsteen, como este año tocarán otros enormes, The Who. Sin embargo nadie podrá olvidar el PezonGate (Nipplegate) de Janet Jackson y Justin Timberlake en la Superbowl de 2004, donde enseñar una teta se convirtió en debate nacional, y que permitió al gobierno de Bush II la introducción de la censura previa en todos los eventos en directo en televisión, mediante la técnica del lagazo de 2 minutos entre acción y emisión, para que a ningún realizador le pillen en fuera de juego antes de cortar la señal y pasar a publicidad.

 De cualquier manera el show debe continuar. ¡Que empiece el espectáculo imperial!

15 pensamientos en “A 4 yardas de la EndZone

  1. Gracias Julio por el artículo de hoy bienvenida con retraso a Pablo Franco por el de ayer.

    Hace bastante tiempo, puede que unos seis años o así, recuerdo que seguí los playoff para jugar la superbowl, una cosa le digo, no me aburrí en absoluto y me enganchó un “coreback” de los 49 ers que se llama Tony Garcia y era lo que llaman un “scrambler”, es decir un tipo al que le gustaba romper el plan establecido y echar a correr.

    ¿Nadie se ha preguntado nunca si el cerebro masculino segrega algún tipo de hormona ante el deporte televisado que nos produzca esa capacidad de hacernos expertos en algo que no hemos visto nunca los quince minutos? Hasta sobre bobsleigh, curling y patinaje sobre hielo se han dado sorprendentes casos.

    Viva el sedante deporte televisado.

  2. Por lo poco que sé de este deporte, que intentaron intruducir sobre todo en Catalunya con los Dragons en la liga mundial y tal y tal. El que juega es el entrenador, es como un ajedrez con personas … sí, quizás esto vaya con los valores yankees. El rugby le da cien mil vueltas.

  3. Yo iba al mismo gimnasio que iban los osos de Rivas. La verdad es que nunca me interesó demasiado ese deporte. De todos modos, viendo como dejaban las duchas cuando se iban, algunos les cambiamos el animal que les daba nombre.

  4. Muchas gracias, Julio, por el artículo. El fútbol americano no lo sigo pero cuando se juega la Superbowl siempre escucho un rato el Carrusel Deportivo de la SER con motivo de su celebración. Por lo menos, te ríes bastante jejej. Y si pasa como el año pasado que tocó en el descanso Bruce Springsteen pues mucho mejor jejej.

  5. ‘Ave Obama, los que van a jugar te saludan’

    Lo cierto Sicilia es que el football americano es muy divertido de ver. El problema es que todos los valores que representa sean algo que reprochemos. Hay un documental muy bueno llamado “Bigger, Stronger and Faster” sobre como el exceso de musculatura está produciendo una carencia de neuronas en una gran parte de la sociedad de la primera economía mundial.

    Durante siglos los helenos ignoraron y se rieron de los romanos, pensando que su cultura, sus héroes y su pasado eran mejores que los de sus dominadores. Eso le pasa a una Europa que desconoce y desprecia a partes iguales al Imperio.

    Cierto es Senyor G lo del experimento de los Barcelona Dragons en Montjuic. La NFL creó una liga aparte llamada NFL Europa, con un equipo inglés, un par de holandeses, otros alemanes y los Dragons, pero resultó ser un fiasco porque al campo no iba ni Dios, aparte de que salvo Angoy (paisano mío) no hubiera ningún indigena con el que identificarse y sí decenas de yanquis jugando por unos colores recién escogidos. La identificación tribal es algo muy importante en el deporte, y si me dejan, dentro de unas semanas haré otra columneta hablando de la relación entre política, sociedad y nacionalismo con el rugby y el Seis Naciones.

    Ah y oir la Superbowl por la SER con los comentaristas más contentos que de costumbre es unas risas Millán.

  6. Les pido a todos ,incluido a Mr Alguien que me perdonen por lo que voy a escribir….pero hoy no puedo mas y tengo que agarrale el cuello al mayor “hijo de puta” (termino puesto muy de moda por la carcundia Aguerrida de nuestro pais) que ha dado España.

    Hoy Aznar ha dicho refiriendose a Zapatero :”Nadie hizo tanto daño en tan poco tiempo”.

    Despues de poner sus pies en la mesa de Bush y hacerse la foto de las Azores con las consecuencias que tuvo para nuestro pais.
    ¿Se puede ser mas hijo puta que Aznar?

    No lo creo.

  7. Acabo de ver la película “Invictus” sobre la presidencia de Mandela en Suráfrica. Va muchísimo de rugby. Si bien casi todos los gobiernos del mundo saben que favorecer los deportes de equipos es una válvula de escape para que la gente discuta menos de política, Mandela supo convertir el Rugby en creador del sentimiento de nación. Hasta entonces era sólo el deporte de la minoría blanca y era visto por la mayoría negra como la bandera del Apartheid. Gracias a su perseverancia, luchando contra corriente, pudo conseguir que la mayoría negra convirtiera al Rugby también en su deporte. En cambio, nos dice Embid que en EEUU cada “raza” tiene su deporte favorito. Puede que el football sea el de los blancos y el basket el de los negros, pero no estoy en absoluto de acuerdo en que el baseball sea el de los hispanos. Los blancos siempre han sido fervientes seguidores de este deporte. No olvidemos el idilio entre Marylin Monroe y el famosísimo Joe Dimagio de los Yankees de N.Y.

    He visto muchas películas americanas donde el Football es el eje de la trama. El quarterback invencible que tiene problemas familiares que le impiden ganar; la chica del coro que quiere a un jugador pero admira al contrario, para que el primero sea más valiente, etc. . Sin duda, como afirma Embid, es un deporte individualista, pero tampoco hay que olvidar que el futbol europeo lo es también. Hay un auténtico culto a los delanteros que marcan goles; también hay porteros maravillosos y defensas imbatibles como Pujol. Nunca juegan en otras posiciones. Aquí también hay especialización. Y también tienen novias famosas. En cuanto a violencia, tampoco el futbol europeo se queda manco. Yo creo que lo que caracteriza mejor al football americano es ese aire de caballeros medievales que les da tanta coraza y esas guapísimas princesas que en vez de estar sentadas, están haciendo sus numeritos erótico-gimnásticos seguidas por sus damas de corte. Un partido parece un torneo medieval. Hay, en efecto, un culto al más fuerte y la más guapa, que permanece más oculto en otros deportes.

    Ahora EEUU quiere jugar al football con Iran. Obama en su último discurso no mencionó ni al problema israelí-palestino ni a Irán. Pero, 2 dias después, el General Petraeus nos anuncia que van a armar de misiles a los pequeños países del Golfo Pérsico y que van a estar patrullando con barcos cargados de misiles por este golfo. Esto es el castigo por no detener Irán su programa para conseguir la bomba atómica. ¡No puede haber hecho un mayor favor a la dictadura de Ahmadineyad! Cuando recientemente, la oposición ha crecido tanto en vigor y unidad, esto le viene al dedillo al primero para demostrar que son agentes del sionismo e imperialismo yanqui y que hay que meterlos a todos en la carcel. “Divide y vencerás” decía Julio Cesar. Bueno, pues aquí todo lo contrario. Ya he comentado en este blog que uno de los más radicales y constantes denunciadores del fraude electoral es Mehdi Karroubí. Hace 4 dias le hicieron una entrevista en un blog moderado y tolerado. Sorprendentemente no criticó al Lider Supremo Ali Jamenei como otras veces, tachándolo de aliado de Ahmadineyad, sino que insistió en que la culpa de que las protestas por el fraude electoral fuesen reprimidas con violencia las tenía el Jefe de los Guardianes de la Revolución, un tal Ahmad Janati. También otros líderes reformistas como Jatamí y Rafsanyani han dado señales de que quieren separar al Lider Supremo del bloque intransigente de los Guardianes de la Revolución. Hay una enorme preocupación porque el 11 de Febrero es el aniversario de la Revolución Islámica y puede armarse la gorda, con más represión y muertos. Bueno, pues entra EEUU como elefante en cacharrería cercando a Irán de misiles. Por algo Obama dijo que iban a disminuir el gasto público pero NO en gastos de defensa. La entrada de EEUU en la guerra de Vietnam se inició con el ataque a un destructor norteamericano en el Golfo de Tonkín por unas patrulleras de Vietnam del Norte. El Golfo Pérsico es largo y estrecho y de un lado está la costa de Irán. Cualquier capitán de lancha iraní puede tener la tentación de mostrar su valentía. Cuando para pacificar a Afganistán los aliados están seriamente pensando en hacerse amigos y financieros de los talibanes que se separen de Bin Laden, en el Golfo Pérsico solo se piensa en evitar la bomba atómica iraní cercándoles con misiles.

  8. El Tribunal Supremo (TS) ha rechazado que puedan criminalizarse los procesos de diálogo que un Gobierno elegido democráticamente y en el ámbito de sus facultades emprenda para la búsqueda de la mejor opción “que garantice la ordenada convivencia social”.

    ¿Se les caera la cara de verguenza a La Rebelion Civica por la sentencia del Tribunal Supremo?

    No lo creo.

  9. Yo leí hace unos meses el libro en que se basa Invictus y me gustó mucho, salvando que si Nelson Mandela solo le faltaba imponer las manos y caminar por las aguas para ser Jesucristo. Nunca he creído que nadie sea tan bueno, ni nadie pueda ser tan malvado como para no sentarme con él. Mandela logra lo imposible y es esa transición pacífica. El uso del rugby como propaganda no solo es legítimo sino también acertado.

    El beisbol es el deporte de la comunidad hispana no mejicana, porque hoy es el primer deporte en Venezuela, Cuba, Puerto Rico, República Dominicana y algunos países de centroamérica. Los anglosajones han ido abandonando una MLB donde las estrellas ya no son italoamericanos sino cubanos de un lado u otro del estrecho. El deporte que han ido abrazando poco a poco es el hockey sobre hielo, donde la violencia es incluso más brutal que la del football y donde el espectáculo consiste en ver las peleas a puñetazos de los jugadores porque lo que es el juego y la pastilla ni se huelen. El football en ese sentido es más democrático.

    Los romanos hablaban del ‘Panem et Circenses’. El deporte competitivo es un sustitutivo del Circo Máximo, aunque un poco menos sangriento. Yo repito que el football no es un deporte, es más bien un show o una función teatral violenta (como los toros), pero sí, tiene algo de medieval con sus caballeros y princesas de falda corta.

  10. Hola!

    Hola Julio! Yo sintiéndolo mucho tengo que reconocer que el football americano no me gusta nada, yo soy más del rugby, por herencia y por todo…jeje Como has dicho que en un par de semanas escribirás sobre el rugby supongo que sabes que dentro de dos sábados empieza el 6 Naciones en Paris, Francia-Irlanda… bien!

    Venga, saludos!

  11. Querido Millán, esto es lo que suele ocurrir cuando se construye un “catch-all-party” desde el oportunismo: se acaba cayendo en las peores versiones del populismo, como ha ocurrido con este caso tan doloroso. De todas formas, demos tiempo a las oportunas explicaciones por parte de la formación, que deberían ser rápidas y convincentes. Todo no vale en política, y gentes como Rosa, que no son neófitos, lo saben. Por lo demás, este tipo de estrategias dan cierto resultado a corto plazo, pero son estériles a mayor término. Sin ir más lejos, el PP erró en el uso del dolor por la barbarie terrorista, que no les sirvió para ganar las elecciones en 2008 y no rindió beneficios, sino creación de crispación y división entre demócratas.

    Por favor, un poco de racionalidad y de templanza. No es mucho pedir.

Deja un comentario