Jóvenes y política

Ignacio Urquizu

El nombramiento de Bibiana Aído como nueva Ministra de Igualdad ha suscitado numerosas críticas. Por un lado, los habitantes de la caverna han sacado el “hombre” que llevan dentro para recordarnos que en este país todavía hay machistas. Han sido pocos. No merecen que gastemos nuestro tiempo en contestarles porque sus comentarios les retratan. Por otro lado, algunos han visto en su juventud un problema. Pero, ¿ser joven es un inconveniente a la hora de asumir responsabilidades? ¿Qué puede aportar la juventud a la política? ¿Es la experiencia un valor?

Por los estudios sociológicos sabemos que, a diferencia de lo que ocurre con los movimientos sociales o las ONGs, los jóvenes participan menos que sus mayores en política. Aunque también es cierto que, a excepción de las elecciones de 2000, desde principios de los 90 las diferencias entre jóvenes y adultos (más de 30 años) se han reducido -ver Belén Barreiro (2002), “La participación de los españoles en elecciones y protestas”, Estudios de Progreso 10/2002, Fundación Alternativas-.  Quizás, la incorporación de jóvenes a puestos de responsabilidad tenga efectos sobre el resto de la población de su edad y sirva para incrementar los bajos índices de participación política.

Otro de los posibles beneficios está relacionado con los procesos de cambio generacional dentro de los partidos. Cuando los jóvenes socialistas del interior se impusieron en el Congreso de Suresnes, los que habían dirigido hasta entonces los destinos del PSOE fueron laminados de la dirección. De hecho, la generación de Rodolfo Llopis fundó el PSOE (sector histórico), que en 1982 acabó denominándose Partido de Acción Socialista (PASOC), siendo más tarde miembro fundador de Izquierda Unida. Tras la victoria de José Luis Rodríguez Zapatero en el XXXV Congreso, muchos de los socialistas de la generación de Felipe González se sintieron desplazados. Algunos comenzaron a hablar de “nuevo testamento” y “viejo testamento”. Tal y como había sucedido varias décadas antes, el cambio generacional generaba cierta inestabilidad. La incorporación de jóvenes a la primera fila de la política y en los equipos puede servir para evitar transiciones generacionales conflictivas y tortuosas.

La principal crítica a la entrada de jóvenes en puestos de responsabilidad es su poca experiencia. Este reproche parece suponer que el paso del tiempo tiene algo de mágico que convierte a las personas en más capaces por el mero hecho de tener más “canas”. Pero también puede suceder que la experiencia política se reduzca a saltar de poltrona en poltrona, siendo el político un experto de la supervivencia, sin más mérito que saber estar en el bando de los ganadores en cada congreso o asamblea. La experiencia es un valor cuando va acompañada de cualificación. Y los más cualificados no son siempre las personas de más edad. De hecho, muchas veces se habla de nuestra generación (aquellos que nacimos después de 1978) como la generación más preparada de la historia de España. Si esto es realmente así, ¿por qué hay miedo a que los jóvenes asuman responsabilidades? Creo que lo correcto no es juzgar a las personas por sus años, sino por sus méritos, y existen jóvenes con mucha preparación, así como mayores con escasa cualificación.                                                       

34 pensamientos en “Jóvenes y política

  1. Ante los nombramientos de ministros tan jóvenes nos podríamos hacer también otras preguntas, ¿ Por que tan jóvenes?, que se persigue con ello, que aportan , es un relevo generacional racional y justificado o impuesto, y si es impuesto por quien y para que, buscan los Monárquicos ya un gobierno mas joven que el Príncipe Felipe , no tienen las familias políticas o los grupos de poder que los imponen gente de mas edad y similar preparación,….

    Los puestos de elevada responsabilidad de la estructura del Estado, como el de ministros , secretarios de estado , delegados de gobierno, que son ocupados por personas designadas cada nueva legislatura por el partido político que gobierna , no teniendo estas personas ni siquiera que haber sido elegidas como representantes políticos a través de las urnas, tienen tres importantes peculiaridades.

    La primera es que no figura en ninguna parte la cualificación necesaria para ocupar dichos cargos, el Presidente del Gobierno con el beneplácito del partido y de acuerdo con los repartos de poder que existan , reparto la mayoría de las veces pactado con anterioridad a las elecciones, elige a quien considere mas idóneo para el puesto de ministro y de ahí así sucesivamente hacia abajo.

    La segunda es que es muy difícil valorar su gestión, sino cometen alguna pifia importante pueden pasar cuatro años casi desapercibidos, sin tomar decisiones ni asumir responsabilidades que les comprometan, simplemente haciendo frente a las criticas que les haga la oposición.

    La tercera es que si hacen una mala gestión el fracaso les va a afectar muy poco a nivel personal, pues no se comprometen realmente a nada cuando asumen el cargo, se van a casa por donde han vendido, eso si habiendo adquirido una valiosa experiencia a cuenta de todos los españoles.

    Es indudable que desde mas o menos cuando se descubrió la imprenta, siglo arriba, siglo abajo , cada nueva generación esta mejor preparada que la anterior, pero esto no es debido a que sean mas inteligentes o a que se esfuercen mas, sino , entre otras cosas, a que tienen , gracias a vivir en una sociedad un poco mas justa e igualitaria, la posibilidad de adquirir el conocimiento logrado con el esfuerzo de generaciones anteriores.

    Gobernar implica dos cosas , decidir y asumir responsabilidades y para ello no es necesario solamente poseer títulos académicos , tener una determinada preparación académica, sino que es necesario haber vivido, es decir disponer de la adecuada experiencia, no quiero con ello decir que una persona joven no lo pueda hacer bien , seguramente si o incluso mejor que gente con mas experiencia pero no creo que sea adecuado ni justo, porque cuando una generación demasiado joven , sin cuestionar su valía , ocupa cargos políticos se esta produciendo una jubilación política anticipada de otros, y seguramente desaprovechando su potencial.

    Además el prestigio, la reputación , la honradez, la honestidad,….., cualidades que se deben valorar a la hora de conceder cargos políticos, tan importantes o mas que la preparación académica, son muy difíciles de conocer en personas jóvenes que a penas han desempeñado responsabilidades.

    La responsabilidad de la gestión de los cargos políticos ocupados cada legislatura , ministros, secretarios de estado, delegados de gobierno, es asumida ante el pueblo español de forma compartida por el Presidente del Gobierno y por el partido que le poya y permite que gobierne y estos a su vez la delegan en las personas que nombran.

    Es evidente que el Ministerio de Igualdad no va a aportar otra cosa a la sociedad española que nuevas razones para aumentar la conflictividad entre ciudadanos, entre sectores sociales y entre fuerzas políticas, su gestión será un completo fracaso y por lo tanto la cuestión principal que surge es quien va a asumir la responsabilidad de las consecuencias de la nefasta gestión que haga la ministra Bibiana Aido, se ira sencillamente a su casa a dedicarse a sus labores o las asumirá también el Presidente del Gobierno , Rodríguez Zapatero y el PSOE.
    http://larefineria.blogspot.com

  2. ¿Cómo es posible que a alguien nacido después de 1978 le permitan escribir en DC?

  3. Colocar a discapacitados para ello como titulares de carteras ministeriales u otros puestos similares, no es ni bueno ni malo. Basta para ello con haber trasladado, previamente, la responsabilidad de la gestión a otro nivel distinto.
    Colocar a capacitados para ello en cualquier puesto político, emprearial, o de cualquier otra índole, es lo normal y deseable.
    Por lo tanto si se cambia el título del artículo por Capacidad y política, seguro que se llega con facilidad a coincidir en los aspectos en que es la capacitación la que debe determinar el acceso a los niveles de gestión. En ese planteamiento no hay edad límite.

  4. Estoy hasta los cojones del 2 de mayo y su puta madre y sus sinvergüenzas capitalizadores. Sin 2 de mayo seríamos hijos de la Revolución Francesa y de todos sus logros y nos hubiéramos evitado los múltiples disparates del XIX y mitad del XX. Sin embargo doña Espe, el cura Cortázar y Arturito están muy contentos, lo cual me envalentona mi tesis.

  5. En mi opinión, la experiencia sí es un valor, ceteris paribus. Insisto en lo último: ceteris paribus. A igualdad de circunstancias, las “canas” son un grado. Otra cosa es que no exista igualdad de circunstancias, es decir, que uno se haya pasado décadas tocándose la barriga (o algo peor)… Tan malo como salir recientito del horno de la mejor universidad sin tener ni puñetera idea de cómo funcionan las cosas fuera de los libros. Aún recuerdo con horror a un tipo que se envanecía de haber aprobado la oposición de judicatura con 22 años. A mí, en principio, me acojona pensar que alguien así pueda decidir sobre la libertad y la hacienda…
    Yendo al caso que nos ocupa, nombrar ministra a una mujer de 31 años me parece, de entrada, sorprendente. Estoy dispuesto a concederle el beneficio de la duda. Pero no puede parecerme serio y el mensaje que transmite es que ni ZP se lo toma en serio. ¿Cuáles son, además, las credenciales de esta persona? ¿Es tan brillante que cuantos se cruzan en su camino quedan embargados por su eficacia? Por muy buena voluntad y preparación que se tengan, 31 años son muy pocos, en mi opinión y a priori, para dirigir un ministerio que se considere medianamente serio.
    No sé, es como ver a un general de 30 años… O, para el caso, ¿Pueden unos padres de 16 años ser buenos padres? Tal vez sí. Pero, ceteris paribus, si usted tuviera que apostar su fortuna… sinceramente, ¿cuál sería su reacción inicial? ¿Apostar por la pareja de 16 o por la de 30? ¿Apostar por un ministro de 30 o por uno de 45?
    Y no me vengan con lo de “y si el de 45 es un borracho, o un tal o un cual…”, porque entonces no estamos en igualdad de circunstancias.
    Entiendo que esto no me hará el comentarista más popular del foro, pero es lo que pienso con franqueza.
    Saludos.

  6. Pues no se si te hará el más popular, Perma, pero desde luego te has ganado mi voto: de acuerdo en todo. Yo siempre pienso que si el delegado del gobierno en euskadi condenado por los GAL hubiera tenido más de 33 primaveras, igual nos habríamos ahorrado tan penoso episodio.
    La mejor opción es la meritocracia de Singapur, con el pequeño problema de que no es una verdadera democracia y de que vas a la cárcel si tiras un chicle al suelo.
    Por eso, al final no está mal nuestro sistema. El Presidente del Gobierno se la juega en las elecciones y le corresponde a él juzgar quiénes son los mejores dependiendo de sus prioridades y objetivos. Zapatero ha dado buenas muestras de que la edad no le importa: ahí están Solbes y Leire. Esperemos que la nueva jóvena sea capaz de demostrar su valía.

  7. Por cierto, A verlas, supongo leerías la homilía de tu admirado pedo jeta ayer dirigida a desmontar la tesis que defiendes y que yo siempre he suscrito instintivamente: cuanto mejor nos habría ido si hubiéramos seguido dominados por Francia…

  8. 11 Mimo Titos

    La leí y quedé igual de asqueado que tú. No sabía cómo justificar el orgasmo patriótico de doña Espe y lo hizo atacando a a Fernández de la Vega. Aunque el Miño pasara por Valladolid el Jeta utilizaría con el mismo fundamento su argumentación.

  9. Yo estoy de acuerdo en que se voten listas abiertas y que cada partido lleve en ellas a quien quiera. Iincluso a niños de teta. Pero que seamos los ciudadanos los que elijamos a los jóvenes, mayores, o medio pensionistas que queramos. Si no es así, pido a los que les hemos dado el poder de gestionar nuestros recursos que elijan a gente de reconocida capacidad, con independencia de su edad sexo y otras variantes. Si no va ser así y se va tambien a decidir para la galería, que me dejen escojer a mí como ciudadano, que tambien tengo mis gustos propios.

  10. Gracias, Urquizu, por tu artíuculo.

    La frase con la que lo concluyes (“creo que lo correcto no es juzgar a las personas por sus años, sino por sus méritos”) sintetiza la contradicción de tu planteamiento: porque para hacer méritos que podamos valorar se necesitan años.

    Ser titular de un Ministerio supone ocupar la cúspide de un potente aparato administrativo con el que se pretende gestionar un aspecto importante de nuestra realidad social: la defensa, la educación, la sanidad… En este caso, el Presidente ha decidido, según dijo, redoblar el esfuerzo dedicado a la igualdad entre mujeres y hombres; me parece estupendo. Para hacerlo, decide crear un Ministerio; eso ya es más discutible, porque me parece que reproduce el “error vivienda” de la pasada legislatura (voluntarismo ministeriogenético); y más discutible aún cuando resulta que no hay ni más estructura (se recicla lo existente) ni apenas mayor dotación presupuestaria (¿cómo se afronta una política nueva sin nuevos recursos?). Finalmente, la intención declarada parece desmentida cuando se designa para ocupar el cargo a una persona de 31 años.

    Estoy, como Permafrost (con quien coincido ceteris paribus siempre, y de quien se echa de menos los planteamientos más completos de sus artículos largos), dispuesto a darle a Bibiana Anido el beneficio de la duda. Pero, para afrontar el grave problema de la desigualdad, a uno se le ocurre que sería bueno contar con una persona que haya estudiado y vivido a fondo la realidad social y económica de la desigualdad, la administración pública, la policía, la judicatura, las prisiones, los hospitales, la experiencia internacional en la materia… en fin; las mil cosas que podrían entrar en juego en este asunto.

    La experiencia de la Ministra es corta; sus “méritos” parecen también serlo. No sé cómo lo habrá hecho en su último trabajo a la cabeza de la Agencia de Promoción del Flamenco.

    Ojalá tenga mucha suerte y su trabajo pueda tener cierto impacto para hacer de España un país más decente, en el que los hombres no tengamos que avergonzarnos cada semana de la condición masculina que compartimos con maltratadores y asesinos.

    Abrazos para todos.

  11. Nuestra historia, Verlitas, es una sucesión de tragedias. Creo que cualquier español decente se ubicaría casi en cada encrucijada en el bando de los vencidos y traidores; con los judíos expulsados, con los comuneros ajusticiados, con los protestantes relajados, con los moriscos exiliados, con los austrias derrotados, con los sublevados en América, con los afrancesados, con Riego, contra los milicos de la restauración, con Martí y Rizal, ayudando a las kábilas del Rif, defendiendo a la República… Pero parece que ni siquiera en 1808 funcionaba eso de “exportar la modernidad” a base de la imposición de las bayonetas extranjeras.

  12. Teoura lo ha clavado. Se nota que quiere ser Ministro y que es más viejo que Bibiana.

  13. Y lo ha vuelto a clavar, se nota que le tira Moliere pero le molesta que le manden.

  14. Hoy en dia los que se forran son los jovenes…y si no mirar el plantel de las empresas que se dedican a la informatica…hoy un niño le da mil vueltas a cualquier canoso jugando a la playstation al Xbox o al WII…jeje.
    Eso si antes los papas nos ganaban al scalectrix y es que los tiempos cambian una barbaridad….JAJAJA…que nervios.

    Allons enfants de la Patrie,
    Le jour de gloire est arrivé!
    Contre nous de la tyrannie,
    L’étendard sanglant est levé,(bis)
    Entendez-vous dans le campagnes,
    Mugir ces féroces soldats?
    Ils viennent jusque dans nos bras,
    Égorger nos fils, nos compagnes! Letra en español
    Marchemos, hijos de la patria,
    Que ha llegado el día de la gloria
    El sangriento estandarte de la tiranía
    Está ya levantado contra nosotros (bis)
    ¿No oís bramar por las campiñas
    A esos feroces soldados?
    Pues vienen a degollar
    A nuestros hijos y a nuestras esposas

    Aux armes, citoyens,
    Formez vos bataillons,
    Marchons, marchons!
    Qu’un sang impur
    Abreuve nos sillons!

    ….En fin…sin palabras.

  15. Me da una cierta risa que alguien piense que la edad es un merito…eso es como decir que los que no hemos hecho la mili…no somos unos hombres hechos y derechos.
    Toda mi juventud entre militares y al final no soy uno de ellos….jeje.

  16. Mal se puede decir que Zapatero haya producido un relevo generacional pues, como demostraron en “la moqueta” hace ya unos días, es el gobierno más viejo, en promedio, de la historia democrática reciente. Zapatero fue, además, el primer presidente del gobierno en no rejuvenecer la media, en su primer mandato, en comparación con el saliente:
    http://lamoqueta.blogspot.com/2008/04/renovacin.html

    Dicho esto, estoy con Permafrost, Mimo, Teoura y demás cuadrilla en que no tiene nada de malo que el gobierno, en realidad, sea un gobierno de veteranos. Antes al contrario, es posible que sea mejor.

    Casos como el de B. Aidó tal vez sean una pantalla para compensar, o disimular, este hecho. Ni la trayectoria anterior, ni la dotación de medios humanos y presupuestarios del ministerio ni, por supuesto, la edad de la ministra, invitan a esperar nada. Invitan a pensar, eso sí, que se sigue el dicto de “los experimentos, con gaseosa”, y no estoy seguro de que eso deje en buen lugar ni a la juventud, ni a las mujeres, ni a las políticas de igualdad.

  17. Juventud Divino Tesoro:

    La sobrina de Rouco Varela, posa en la portada de Interviú

    “Quiero desnudar la hipocresía de mi tío”

    ELPLURAL.COM

    Quiere “desnudar la hipocresía de su tío”, y para conseguirlo se ha mostrado como Dios la trajo al mundo en las páginas de Interviú. Se trata de Magdalena Rouco, sobrina del cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, al que acusa de haberse olvidado de su familia y de no tener “ni un ápice de humanidad ni de caridad cristiana”. Magdalena Rouco espera que su desnudo sirva para descubrir la parte oscura que a su juicio porta el cardenal.

    http://www.elplural.com/macrovida/detail.php?id=20618

    Espero que Averlas se haga un homenaje….jeje.

  18. Mucho me temo que algunos no han leido bien lo que significa el Ministrerio para la Igualdad….La Igualdad entre jovenes y viejos…
    Animo Bibiana Aído …contigo estan los jovenes y algunos viejos…jeje.

  19. 15 Teoura
    Sí, amigo Teoura, no todo es blanco ni todo es negro. Pero tras la ola de nacionalismo centralista que nos está invadiendo a cuenta del 2 de mayo madrileño, como eso de afirmar que la España moderna empieza en 1808, el cuerpo me pide manifestarme a la contra, aunque sea con alguna exageración. Que el pueblo famélico y oprimido se haya revolucionado frente a la “invasión” significa que además de famélico y oprimido era analfabeto, y lo digo con todo mi respeto y solidaridad. Es ese mismo pueblo que “deseaba” a Fernando VII y aclamaba a los personajes de guiñol de la corte de los milagros de Isabel II y aceptaba de buen grado una sucesión infinita de gobiernos controlados por aristócratas (¡Dios mío, cuántos marqueses parió el coño hospitalario de Segunda Isabel! Aquello no era un coño, era una ONG) y obispos (a señalar los inefables padre Claret, sor Patrocinio, el obispo Cirilo…)…, en fin.
    Que las bayonetas extranjeras se quisieran imponer en España está muy mal, pero entretanto las bayonetas españolas se estaban imponiendo en los países de ultramar (hasta que duró, claro) y saqueándolos, lo que está aún peor.
    Ya ves, paradojas nos da la vida: Esta derechona que con encono se opone a la memoria histórica no tiene inconveniente alguno en recuperar la memoria HISTÉRICA de 1808, todo lo contrario.

  20. Gracias, Ignacio, por tu artículo. Yo creo que es necesario este Ministerio porque se ha demostrado que en España el concepto de igualdad y de respeto a jóvenes perfectamente formados para roles de gran responsabilidad no está bien asimilado por los sectores más reaccionarios de nuestra sociedad. Hay valores que parecen poco menos que inmutables con el paso del tiempo y que hay que atreverse a transformar en positivo. Zapatero es valiente y responde a la demanda de los jóvenes por participar en la vida política de su país, en contra de los agoreros pesimistas que siempre sacan a pasar su ya aburrido discurso de que la política no interesa a los jóvenes. Interesa y mucho y cuanto mejor gestionen nuestra vida los políticos más interés van a tener. Es una cuestión de credibilidad. Y eso se gana nada más y nada menos que con el trabajo y la honradez.

    Un saludo y feliz lunes a todos.

  21. Yo estoy totalmente a favor de que los jóvenes participen en la vida pública y de que se les den oportunidades para hacerlo. Y no participo en absoluto de esa idea de que los jóvenes son irresponsables y cosas de esas. Sin embargo, me parece que los años y la experiencia en el trabajo, son indispensables para poder resolver bien responsabilidades tan fuertes como la que supone dirigir un Ministerio.

    Por supuesto que hay jóvenes que dan mil vueltas a maduros inútiles e irresponsables que, como todos sabemos, los hay a patadas. Pero, “ceteris paribus”, si yo tuviera que nombrar Ministros, no los nombraría de 31 años. Dicho lo cuál, ojalá Bibiana Aído salga bien del trance.

  22. Ya ven …de nada le sirvieron cuatro años de “experiencia” en el Gobierno al jovencito FranKAznarestein,sus siguientes cuatro años dieron como resultado cuatro años de oposicion cainita…y un completo desconcierto en la derecha siperista de este pais.

    La experiencia no siempre es un merito…jeje.

  23. Eso, eso, que vuelva anguita y luego aitor nos diga que la culpa del hundimiento es del sistema electoral… Y además, que haría anguita ahora que ya no está Felipe?

  24. Por sus obras los conoceréis.
    Cuando alguno de ellos meta la pata será el momento de criticar y de decir si es por la edad, por el sexo o por el lugar de nacimiento. La edad no puede ser un calificativo para nadie, siempre que se hable de personas adultas y con una formación suficiente, cualidades que hay que presuponer, de lo contrario, íbamos listos.
    Para el ministerio de igualdad precisamente, considero que es una cualidad no venir cargada de prejuicios, ni tener experiencia, experiencia ¿de que?, de la mayoría de edad a los 21 años? de la famosa asignatura “Labores del hogar” del permiso del padre o marido para abrir una cartilla y etc, etc, etc, eso tambíen entra dentro de la experiencia, no precisamente buena, que te puede llevar a justificar muchas veces la oportunidad o la necesidad cierta de desigualdad, como considerar cosa de hombres la ambición política o profesional.
    Por cierto alguien entiende eso de la trasversalidad?
    Bueno, que cuesta trabajo dejar paso a los que vienen detrás.

    Personalmente no estaré contenta hasta que, además de aceves, no se larguen rajoy, el centreista gallarón, astarloa, aristegui… es decir hasta que no desaparezca todo el pp conocido.

  25. Ay, a lo largo del día he leído muchos tópicos bienintencionados, del estilo de “no importa la edad, importa la preparación”. Yo creo que la edad importa, y mucho. Por ejemplo, a la vieja guardia socialista no le entraba en la cabeza que ZP se empeñara en aprobar la ley de la memoria histórica. Ni tampoco entendían medidas como la de los matrimonios homosexuales. Ni que ZP no fuera a Guadalajara a visitar a los Barrionuevos. Lo he escuchado con mis propios oídos, no me lo han contado.

    las generaciones no deberían importar tanto, y de hecho apenas importan en países con democracias antiguas. Pero en España partimos del franquismo. Y la gente antes estaba fatal preparada, intelectual, política y sentimentalmente. No hay más que ver los líos que se hace Averlas con la economía. Las nuevas generaciones han recibido, gracias, entre otras cosas, a los gobiernos de Felipe, una preparación incomparablemente mejor. El abismo entre las viejas generaciones y las nuevas es mucho más grande del que se produce en democracias asentadas. De ahí que hoy la gente joven tenga otra sensibilidad y otra formación a los de la generación que llegó al poder en 1982 siendo jovencísima. Y yo me alegro mucho.

    A la generación del 82 se les dejó hacer lo que les dio la gana. Y lo han estado haciendo desde entonces. Y les jode un huevo que se les vaya remplazando. Y critican ahora que lleguen algunos más jóvenes y más osados y se atrevan a hacer cosas que a ellos ni se les pasaron por la cabeza.

    No quiero decir con ello que deba hacerse un gobierno de treintañeros. La combinación del abuelo Solbes y de la jovencísima Aido me resulta simpática. Más que la del gobierno de 1982, en el que el único mayor era Morán. Solbes y Aído constituye una buena combinación de perspectivas y orígenes vitales. Me parece que se sacan un poco las cosas de quicio a propósito de Aido, como en su día se sacaron con Leire Pajín, que ha aprendido mucho y ha tenido una ejecutoria más que digna en Exteriores.

    Algunos de los comentarios de hoy me recordaban a los de la gente de derechas de toda la vida, cuando se escandilizaban de que la chusma socialista en el poder no fueran abogados del estado, registradores, notarios, etc. En fin, que no habían pasado una maldita oposición. Pues tanta insistencia con las canas tiene un sonsonete parecido.

  26. Queridos amigos y amigas, el “retonno” de Anguita retrotrae a IU a la más negra de sus etapas como formación política: la estrategia de enfrentamiento frontal despiadado contra la socialdemocracia que encarna el PSOE, lo que metodológicamente implica inexcusablemente la técnica de la “pinza” con la derecha. Estoy seguro que Pedro oJt seguro habrá soltado alguna lágrima de nostalgia, y habrá sentido un íntimo placer recordando aquella, que fue en buena parte suya, victoria política de 1996. A partir de entonces, la cuesta abajo de IU, inexorable, y las dos legislaturas ansáricas. Cuesta abajo, lo siento por Aitor, por méritos propios: porque el electorado castigó su maridaje con la derecha, y porque la formación sufrió en tiempos del Califa purgas cruentísimas que fueron dejando mucha y muy buena gente por el camino. Ya he hablado aquí muchas veces de este tema, pero por poner un ejemplo, la ruptura con Iniciativa. Tuvo que venir el denostado Llamazares a reonstruir las relaciones de la IU federal con los ecosocialistas catalanes.

    En la noche del sábado, en casa de mis padres, haciendo zapping, pude verle en un infumable programa de Telecinco llamado “La Noria” (muy amarillista, sensacionalista y con gusto por los asuntos de baja cama, que cantaba Cecilia), en el que, no obstante, a veces se tratan asuntos interesantes o, digamos, “serios”. Entrevistado por tres periodistas más el conductor del programa, entre ellos la católica y apostólica Gómez Borrero y el comisario político Urdaci, se mostró Anguita en su salsa, como desde 2000 no recordamos; como dice Pablo, su archifamoso “programa, programa, programa…”, sus aires de trascendencia, cara casi de trance místico, lenguaje mesiánico, ….. lo ya conocido. Pero ojo, las circunstancias son diferentes. En aquella tormentosa legislatura 1993-1996 en que colaboró intimamente con el PP de Aznar y con las terminales mediáticas de la derecha (esa clásica ya entente “El Mundo”-CoPPe), las posibilidades de conseguir réditos políticos a costa del PSOE eran amplias, ya que la formación de Felipe González estaba en el ocaso ya de su gestión, y encima azotada la nave por los escandalos de corrupción que todos recordamos. Tenía el PSOE perdida la batalla de la opinión pública y todo hacía presagiar que pasaría lo que pasó (por los pelos en 1996, eso sí), el ascenso del primer partido de la oposición al poder. Pero en la España de 2008, tenemos un PSOE fortalecido tras una segunda victoria consecutiva de Zapatero; un PSOE que, por sus políticas sociales entre 2004-2008 ha arrebatado buena parte del discurso a la formación de Anguita, y una oposición de derechas que no es el partido de fuerte liderato y tendencia ascendente de 1996, sino que está ocupada en hacer su propios cambios internos, inaplazables y necesarios. Si consideramos que las filas de IU se fueron diezmando desde 1996 hasta hoy con infinitas escisiones y sonadas fugas, hoy la estrategia estalinista de Anguita, de ser seguida, provocaría la muerte definitiva de la formación y la reaparición de un PCE artrítico, testimonial, fosilizado y posiblemente extraparlamentario.

    La reaparición de Anguita, en definitiva, no es la de un revitalizador del proyecto político de IU, sino la del sacerdote que va a oficiar su funeral. Per secula seculorum ….. Amén.

Deja un comentario