Una familia fatigada

David Rodríguez

Julia está cansada. Regresa del despacho a casa a las siete de la tarde. Se encuentra con su hija y con su marido. Les dedica un rato, dicen que de calidad. A ella no la ve desde que la deja en el colegio a las nueve. Él hace la cena. Después la niña se acuesta. Entonces habla del trabajo, está estresada, la presionan demasiado, el jefe no entiende de motivaciones laborales y las compañeras no siempre ayudan. El fin de semana se le hace muy corto. Hay que arreglar la casa, que es un zafarrancho de combate. Hay que comprar, siempre mirando los precios para llegar a fin de mes. Disfruta de alguna actividad lúdica con su familia, son los mejores momentos de la semana. El domingo por la tarde empieza a deprimirse, consciente de lo que se le viene encima al día siguiente. Sigue leyendo