Elecciones en Israel

LBNL

No está claro quién va a ganar las elecciones israelíes de mañana martes. Es posible que el derechista Likud de Netanyahu consiga a última hora superar a la alianza centrista “blanco y azul” (por los colores de la bandera) de los prestigiosos ex-generales Gantz y Ashkenazi con el liberal Lapid, que ha venido encabezando las encuestas durante las últimas semanas. Es bastante probable en todo caso que el bloque de derechas, que incluye a los más halcones y a los ultra religiosos, supere al de centro y las izquierdas, que incluye a los laboristas y a los diputados árabes. La única opción para que el centro y la izquierda puedan gobernar es que los ciudadanos árabo-israelíes – alrededor de un 20% de la población de Israel que no incluye a los palestinos de Cisjordania y Gaza – voten en masa, lo que es poco probable. Todo puede ser, como también una alianza del Likud con la alianza centrista e incluso los laboristas. Parece que los resultados serán ajustados y de la diferencia final dependerá en gran medida si Netanyahu consigue repetir como Primer Ministro, lo que le convertiría definitivamente en el más longevo de la historia de Israel. Pero son muchos, incluido el Presidente Rivlin, del Likud, los que van aprovechar cualquier resquicio para encargarle la formación de Gobierno a alguien que no esté procesado por corrución como lo está Netanyahu.

Sigue leyendo