La marea del cambio

Carlos Hidalgo

Errejón se hartó de haber sido relegado a un segundo plano y de que Ramón Espinar le hiciera una o dos humillaciones a diario. Así que a espaldas de los que un día fueron sus compañeros y amigos pactó alejarse del centro de poder de Podemos y situarse en la orilla de Manuela Carmena, a la que Iglesias no se atreve a tocar directamente. Sigue leyendo