Del ágora al callejón

Ayer supimos que dos informes independientes, encargados por el Comité de Inteligencia del Senado de los Estados Unidos, muestran que las empresas tecnológicas se quedaron cortas deliberadamente al testificar en la Cámara Alta estadounidense.

Los informes, hechos por una empresa de ciberseguridad y por la Universidad de Oxford, muestran que las operaciones de desinformación rusas eran más amplias de lo previsto y que estaban muy bien dirigidas. En concreto, además de difundir bulos acerca de Hillary Clinton y de Obama en los círculos más a la derecha de las redes sociales, también se encargaron de fomentar la abstención en los caladeros de votos de los demócratas; concretamente entre la población negra. Sigue leyendo