El oropel de los tecnoplutócratas

Carlos Hidalgo

Estos últimos meses he tenido la suerte de poder escribir en El País acerca de temas relacionados con recursos humanos y trabajo en general. Lo que más me sorprende cada vez que preparo un tema es cómo todo el mundo da por hecho que los derechos de los trabajadores no existen. O que se aplican según convenga al empresario, que puede ser inflexible con el salario mínimo, pero muy relajado con las horas. Sigue leyendo