Los intermediarios

Julio Embid 

Como muchos de ustedes saben, provengo de una comarca zaragozana llamada Comunidad de Calatayud. Esta zona del oeste de Aragón, además de por La Dolores, es conocida por su producción frutícula. Cuando uno va por fruterías de Madrid o Barcelona, encuentra siempre cajas de peras, de manzanas o de melocotones de esta zona. Y no sólo en España. Este verano se hizo viral una imagen de unas cajas de fruta de un pueblo de Calatayud donde se vendían cerezas rojas a 14,99 euros/kilo en una frutería de Dublín, en Irlanda. Rapidamente pregunté a un amigo agricultor a cuanto les habían pagado las cerezas este año y me dijo: -¿Esas? A 1,80 el kilo. La queja habitual de los agricultores del regadío es siempre la misma. Ellos labran, ellos sulfatan, ellos podan los árboles, ellos recojen la fruta y los beneficios siempre son para los intermediarios, que se llavan la diferencia entre lo que cobran los agricultores y lo que paga el consumidor final en la frutería de su barrio.  Sigue leyendo