Spain is (still) different

LBNL

Mis amigos “guiris” no dejan de preguntarme porque no entienden nada. Nada de nada. Hace quince días tenían entendido que Rajoy era el sólido Presidente de Gobierno de uno de los países más europeistas y de mejor comportamiento económico de la Unión Europea. No entendían bien porqué había un número creciente de representantes democráticos catalanes auto “exiliados” y encarcelados ni tampoco cómo hacía solo unos meses parecía que estábamos al borde de la guerra civil y luego el suflé se desinflara completamente. Pero parecía que no pasaba nada y más cuando llegó la noticia de que se habían aprobado los presupuestos. Y sin embargo, de la noche a la mañana todo cambió y se desayunaron con la noticia de que el populismo de extrema izquierda y separatista desafiaba al Gobierno, para relajarse en los días siguientes con las crónicas que unánimemente dictaminaban el fracaso inevitable de la moción de censura. Desmentidas todas por la realidad solo un par de días más tarde. A punto de cambiar sus planes de vacaciones en España, volvieron a sorprenderse con la noticia del nombramiento de Nadia Calviño y Josep Borrell como ministros, conocidos ella como Directora General de la Comisión Europea y él como ex Presidente del Parlamento Europeo. No les cuadró en absoluto, especialmente teniendo en cuenta las noticias provenientes de Italia, con la Lega Norte y los Cinco Estrellas denunciando un golpe de Estado institucional del Presidente por poner trabas al nombramiento de un Ministro de economía anti-euro. Tras confirmar sus reservas estivales recibí muchos mensajes preguntando sobre la probable corta duración de un gobierno liderado por un partido con solo 84 diputados de 350. Negué la mayor y creo que convincentemente pero al precio de confirmar que España sigue siendo diferente.

Sigue leyendo