¿155 de ida y vuelta?

LBNL

Casi al límite del plazo hoy el independentismo catalán investirá a Quim Torra como nuevo President. Tras interminables meses de desprecio a la estabilidad, prosperidad, gobernabilidad y autonomía de Cataluña, los indepes han designado finalmente a un “elegible” no encarcelado, no fugado y no procesado, que rápidamente incurrirá bien en ilegalidad flagrante o en cinismo absoluto si opta por no cumplir con lo prometido. Como con Puigdemont, en su papel de hacedor de reyes la CUP apoya la continuación de la “movida”, del mambo: cuánto peor, mejor. Al menos siempre han sido claros. El resto de indepes no. Esquerra fracasó estrepitosamente en las elecciones tras no haberse atrevido a liberarse del secuestro del bufón de Berlín, así que no cabía esperar demasiado de ellos más allá de sus maniobras soterradas para salir del embrollo. De PdeCat cabía esperar bastante más pero no ha sido posible. Allá ellos y la burguesía catalana que constituye su base. El Gobierno, apoyado por el PSOE, se comprometió a levantar la intervención de la autonomía en cuanto un nuevo Guvern fuera elegido. En vista del discurso de investidura de Torras cabe plantearse mantenerlo, pese a las dificultades que plantea, principalmente legales.

Sigue leyendo