Cuidado a quién sigues

Carlos Hidalgo 

Le leí una vez a alguien que no hay que admirar a nadie famoso, porque son gente a la que no conoces de nada y luego te puedes llevar desagradables sorpresas. Esto se aplica a artistas, intelectuales y, por supuesto políticos. Me parece una frase muy sabia y lo cierto es que cuando miras de cerca a determinados referentes te puedes llevar algún chasco importante. Sigue leyendo