Dichos y ocurrencias imprecisas

Senyor_J

“¿Por qué tanta violencia, si hay tan poca fuerza para repartir?”. Acudió a mi mente esta frase durante una mañana cualquiera. La fuerza, en este caso, representaba el poder Era una abstracción del poder. El poder es sobre todo la capacidad de forzar que algo se haga según se desea, consiste en ir más allá de imaginar deseos, consiste en hacerlos efectivos. La violencia en este caso también era una abstracción, se refería a un resultado del conflicto que determina cuál es la fuerza dominante. Hombres o mujeres luchan por tener esa fuerza y la frase cuestiona si realmente vale la pena: ¿Es tan importante el poder como para dedicarle tantos esfuerzos? ¿Es tan grande como para invertir en él tantas energías? El uso de la interrogación y la cuantificación que se hace de la fuerza (“tan poca”) hacen pensar que tal vez no, aunque haya quien opine justamente lo contrario. Sigue leyendo