Europa: cal y arena

LBNL

Primero la de cal. Ayer se confirmó la renovación de la gran coalición alemana cuando el 66% del 78% de los casi 500.000 afiliados del SPD votó a favor del acuerdo revisado con la CDU/CSU pese a la activa campaña en contra de las juventudes del partido. Lo cual permitirá que Merkel vuelva a ser Canciller de pleno derecho a corto plazo, algo que Europa necesita quizás con la misma urgencia con la que necesita que un social demócrata reemplace a Schauble al mando del Ministerio de Hacienda, facilitando así una mayor flexilibilidad económica. Como ya escribí aquí, para la socialdemocracia alemana habría sido mucho más provechoso apoyar la investidura de Merkel manteniéndose al márgen del gobierno, pero esa opción no era realista por chocar contra la tradición parlamentaria alemana que, tras el fracaso de su primera negociación con liberales y verdes, había anunciado que convocaría nuevas elecciones de no poder culminar un pacto con el SPD. La de arena, el resultado (todavía incierto a la hora de escribir estas líneas) de las elecciones italianas. Cuando lean estas líneas es posible que los resultados ya estén claros. Ojalá que para entonces se haya desvanecido la amenaza de que la infame Lega Norte haya cosechado más apoyos que su aliada Forza Italia, liderada por el no menos infame pero mucho menos dañino Berlusconi. Pero no tengo nada claro que vaya a ser así.

Sigue leyendo