Camino a Marte

Julio Embid

Imaginemos que yo fuera el alcalde de Calatayud, un bonito pueblo de la provincia de Zaragoza y decidiera convencer a mis vecinos de la necesidad de que “un bilbilitano llegase por primera vez a Marte”.

Sí, ya sé que es una locura pero sería un hito histórico adelantarnos a EEUU y Rusia en la carrera espacial. Pensad en el dinero que ganaríamos, en la gloria que lograríamos. Pase que hemos tenido que recortar todos los servicios sociales municipales durante años pero lo hacemos por un bien mayor. Necesitaríamos una radiotelevisión pública con más de 200 millones de euros de presupuesto anual con 2.000 trabajadores comprometidos con el amartizaje, pero saben que es por un bien superior. Al principio, tal vez las encuestas nos fallen, pero ya echaremos un cable preguntando a los familiares de los cargos del partido. Marte, Marte, Marte es el futuro y queremos decidir llegar allí. Sigue leyendo