Nos la jugamos en las primarias

LBNL

Vayan por delante un par de aclaraciones. Primero: Soy militante de base pero el próximo domingo no voy a votar a ninguno de los tres candidatos a la Secretaría General del PSOE por una mezcla de obstáculos logístico-administrativos y, sobre todo, por falta de verdadero entusiasmo por ninguno de los tres en liza. Segundo: Espero que gane Susana Díaz, porque me parece que es la menos mala de los tres y la más capacitada para volver a situar al PSOE como una alternativa de gobierno socialdemócrata creíble y viable. Tercero: Aún así, considero que Susana es co-responsable de la lamentable situación en la que se encuentra el partido, tanto por haber sido cómplice de la operación del aparato que aupó a Pedro Sánchez a la cumbre en detrimento de Madina como por su falta de decisión para proponerse como alternativa tras la debacle electoral de diciembre de 2015; como también por los modos empleados para desalojar a Pedro Sánchez después de su segunda derrota estrepitosa. Sin embargo, su co-responsabilidad palidece frente a la responsabilidad directa de Pedro Sánchez y la complicidad de Patxi López, que le apoyó hasta el final, lo mismo que Oscar López y César Luena, que se pasaron a la tercera vía con él sin dar una mínima explicación sobre por qué Sánchez ha dejado de ser válido. Tampoco la ha dado Hernando, el más listo de los tres ex Blanco boys, que desertó durante el mismo Comité Federal traumático y consiguió mantener la portavocía parlamentaria con la gestora. En cuanto a Patxi, me resulta imposible olvidar su complicidad con la operación de chantaje velado a Zapatero para que evitara que la malograda Carme Chacón forzara elecciones primarias frente a Rubalcaba. De aquellos polvos estos lodos.

Sigue leyendo