Navarra: rumba entre dos aguas

Barañain

No me refiero a la que  interpretaba el malogrado Paco de Lucía sino la que se empeña en bailar el PSOE en torno a la gobernabilidad de Navarra. Y llueve sobre mojado.

Tras  el último escándalo protagonizado por su consejera de Hacienda, la presidenta  Barcina, lejos de asumir responsabilidad alguna por lo ocurrido –tampoco  lo hizo cuando a ella misma  le pillaron cobrando dietas escandalosas de CajaNavarra-, ha sacado a pasear  el espantajo de ETA: ella no dimitirá, dice, “para impedir que se cumpla la hoja de ruta de ETA en la comunidad”.  Tampoco está por la labor de disolver y convocar elecciones.

Sigue leyendo