No pudo más

LBNL

Y le entiendo. A Stephane Hessel le debió dar la puntilla que Berlusconi estuviera a punto de ganar las elecciones en Italia. Y menos mal que no le dio tiempo a enterarse de la demanda de Bárcenas por despido improcedente.

Tuve el privilegio de conocer a Hessel en persona y poder compartir una cena con él y algunas pocas personas más hace un par de años. Ese día yo me había levantado temprano, desayuné café con leche, me duché escuchando la radio y… espera, me estoy pareciendo a Cebrián cuando centra las necrológicas en sí mismo. Bueno, lo que sí es cierto es que me sentí completamente privilegiado de haber podido escuchar de boca de Hessel detalles de cómo René Cassin, Eleanor Roosevelt, él mismo y otros pocos prepararon la Declaración Universal de Derechos Humanos, sus recuerdos de la resistencia anti nazi, sus experiencias diplomáticas y otras historias igualmente interesantes.

Sigue leyendo

La avispa y el diablo

Frans van den Broek

De común, noticias sobre el mundo eclesiástico eluden mi conciencia sin daño alguno para nadie, puesto que ni voy a misa ni soy acólito de religión alguna, y la Iglesia católica habrá olvidado mi nombre sin pena ni gloria en los polvorientos registros de bautismos y comuniones, pero la noticia de la abdicación del Papa actual logró inmiscuirse en mi atención lo suficiente como para provocar un par recuerdos y otras tantas reflexiones sin hilación ni concierto que paso a compartir en estas páginas.

Sigue leyendo

¿Cambio de régimen?

Lobisón

Se ha extendido el sentimiento de que asistimos al final de un ciclo. La austeridad que nos ha impuesto Bruselas como condición para frenar la especulación de los mercados contra nuestra deuda ha provocado un intenso malestar social, frente al que los escándalos de corrupción se han hecho intensamente visibles (‘vuestros sobres, nuestros recortes’). Y estos escándalos, a su vez, aumentan el descrédito de la ‘clase política’, un descrédito cuya raíz es la incapacidad de los poderes democráticos españoles para hacer lo que los ciudadanos querrían, que era además lo que los gobiernos habían prometido a los votantes. El origen del mal, por decirlo así, está en el sentimiento de que vivimos en una democracia intervenida, en la feliz expresión de José Fernández-Albertos.

Sigue leyendo

Perspectivas lampedusianas

Pedro Luna Antúnez 

Realicemos un somero repaso a un periodo de la atribulada historia de nuestro país. La primera restauración borbónica desembocó en una dictadura; la del general Miguel Primo de Rivera entre 1923 y 1930. En enero de 1930, temeroso del malestar social en las calles y de que el desprestigio de las instituciones alcanzará a la Corona, Alfonso XIII puso fin a una dictadura que él mismo había promovido años atrás. Para restablecer cierto orden constitucional el Borbón propuso al general Berenguer la formación de un gobierno de concentración. O lo que es lo mismo; se pasó de una dictadura de corte tradicional a una dictablanda. El objetivo: salvar la monarquía.

Sigue leyendo

¿Seguro que las exportaciones dan para tanto?

José D. Roselló

Es cierto que el sector exterior en su conjunto se ha convertido en el único agregado de la economía nacional que da alguna buena noticia. De hecho, como ya se mostró en un post anterior, se ha desempeñado comparativamente bien en los últimos años, aguantando mejor que otros países importantes la irrupción en el comercio internacional de los países emergentes y, de paso,  cuestionando así la idea de que España se ha desangrado por la pérdida de competitividad[1].

Sigue leyendo

El Hastío de la Nación

LBNL

¿Siguieron el debate ayer? Yo no. No pude por motivos profesionales pero, francamente, tampoco tenía demasiadas ganas. Por ahorrarme disgustos básicamente. Luego estuve leyendo por aquí y por acá lo que unos y otros dijeron y, honestamente, me alegré bastante de habérmelo perdido. ¿Cómo se come que Rajoy proponga penas más duras para la corrupción antes de dar una explicación coherente y mínimamente consistente sobre la permanencia de Bárcenas en la nómina de su partido hasta unas pocas semanas? En cualquier país mínimamente democrático, alguien en su partido habría tenido que comerse el marrón para proteger al jefe por haber apostado públicamente por la inocencia del tesorero imputado en el mayor caso de corrupción institucionalizado de nuestra historia democrática y por haber maniobrado clandestinamente para mantenerle en el redil. Nadie lo ha hecho y el Presidente del Gobierno parece haber interpretado que puede capear el temporal al albur de su mayoría absoluta y el control mayoritario del que dispone en las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos.

Sigue leyendo

Concertada igualdad escolar

 Senyor_G

A los que visiten Barcelona es posible que les sorprenda saber que su tranvía está privatizado aunque use el mismobillete que el metro. Es un servicio público de gestión privada. Si lo supiesen les sorprendería mucho más que después de cobrar el precio estipulado por el estado (l’administració) con su billete o tarjeta, les viniese un cobrador y les dijese entre risitas que deben pagar algunos euros más de forma voluntaria. Pues la escuela concertada funciona así. En Catalunya estamos en la vanguardia de las privatizaciones y en crear idioma para llamarle colaboración público privada. Es más, en derechos básicos como la sanidad y nuestras mutuas y la educación y nuestras concertadas la vemos casi como una forma de catalanidad a reivindicar. Gente rara la clase media catalana.

Sigue leyendo

De castas y castos

 Frans van den Broek

El escritor y político indio Shashi Tharoor dijo alguna vez de su país que cualquier cosa que se dijera sobre el mismo, lo contrario también era cierto. No creo haga falta un conocimiento profundo del sub-continente para comprender que sus palabras son acertadas y pertinentes, más aún en estos momentos de crecimiento económico de los países asiáticos y crisis del mundo occidental. Uno de cada seis habitantes del planeta tierra es indio, de modo que cualquier cosa que pase en dicho lugar afectará, de uno u otro modo, al resto de nosotros, y una de las cosas que están pasando en India es que las contradicciones internas, si acaso esto es posible, se están agudizando, o al menos haciendo más ostensibles. Los medios de comunicación internacionales prestaron debida atención al espantoso episodio de violación de una estudiante en Delhi por un grupo de hombres a los que se puede acusar de mucho, pero no de psicopatía, con lo que quiero enfatizar su plena responsabilidad jurídica y moral, y lo mucho que comparten con el macho medio de dicho país, aunque se quiera ocultar el sol con un dedo. La estudiante en cuestión murió un tiempo más tarde por las horrendas heridas inflingidas, pero su caso incitó protestas y demostraciones denunciando la situación de la mujer y su vulnerabilidad a manos de una sociedad machista y retrógrada en cuestiones de igualdad. Al mismo tiempo, la economía crece, y varias de las personas más ricas del mundo provienen de dicho país y permanecen en él, y muchas industrias compiten a nivel global al mismo o incluso superior nivel de desarrollo. Por todas partes se extienden los ´malls´ y los centros comerciales, la creciente clase media puede darse lujos que incluso superan a los de la clase media europea, y gente hasta hace poco destituida puede avanzar socialmente y salir de la pobreza. Sin embargo, aunque abolido el sistema y supuestamente ilegal, la mayoría es consciente de las castas y la discriminación basada en ellas es reconocida políticamente con subsidios, excepciones, cuotas o privilegios, que no son suficientes para contrarrestar milenios de fosilización social. En pocas horas uno puede pasar en India de la Edad de Piedra a la ultra modernidad. Las discotecas están llenas de mujeres de recursos con vestimentas sugerentes y sensuales, mientras que la mayoría de mujeres tiene miedo a aventurarse por las calles después del crepúsculo, por temor a violaciones o robos o incluso asesinatos. Vacas y BMWs compiten por las avenidas, y la belleza de la naturaleza contrasta con la fealdad de ciudades atoradas por el tráfico. Diga usted una cosa sobre la India y lo contrario, sin duda, será también cierto.

Sigue leyendo