Mali

LNBL

La semana pasada varios lectores me pidieron encarecidamente no volver a ser tan negativo, o al menos dejar pasar un tiempo, así que esta semana toca una ración de esperanza. No en casa, sería demasiado, pero no demasiado lejos, en realidad bastante más cerca de lo que parece. Me refiero, como desvela el título, a Mali.

Sí, está en África, ahí abajo, y por tanto son africanos, ergo negros, aunque sólo la mayoría, porque entre tribu y tribu también hay tuaregs y árabes, es decir, un follón de esos que parece que no tiene solución y menos no se nos ocurre, y parece que da igual porque siempre se matan entre ellos y nosotros tan tranquilos. Sin embargo, hasta hace un año, aunque la mayoría no teníamos ni idea de lo que pasaba por aquellos lares, la cosa no iba del todo mal, sobre todo en términos comparativos con muchos de sus vecinos. Liberia, Guinea Ecuatorial, Sierra Leona, por ejemplo, habían acumulado muchos titulares en años anteriores por guerras civiles, golpes de Estado, violaciones de Derechos Humanos, etc. Mali, para algunos, entre los que me cuento, era el país de Keyta, el del Barça, y del que Kanouté, el del Sevilla, era oriundo.

Sigue leyendo

Treinta años no es nada

 Frans van den Broek

Hace poco leí en una revista peruana sobre un incidente en los Andes que espero preocupe a cuanto peruano lo lea, no solo por el hecho en sí, que ya es bastante deprimente, sino por lo que significa en el Perú democrático y económicamente en crecimiento de hoy en día, y por los recuerdos que  evoca. Una pareja de americanos decidió hacer uno de aquellos viajes épicos que siempre me he preguntado cómo son posibles, no tanto físicamente, sino en términos financieros: de dónde demonios sacan el dinero algunas gentes para pasarse meses o años recorriendo el mundo sin tener que trabajar. Los americanos en cuestión se compraron una camioneta y se fueron a recorrer el continente americano de norte a sur. Al llegar a Perú se unieron con la hermana de uno de ellos y, como no podía ser menos, visitaron también los alrededores del valle sagrado de los Incas, cerca a Cuzco. Un malhadado día les cogió la noche en medio de las montañas y aparcaron al lado de la carretera para descansar y dormir. No pasó mucho tiempo antes que una partida de campesinos de lugar se apersonara junto a la camioneta y les conminara a salir del coche e identificarse. Al parecer querían que los americanos les dieran sus pasaportes, pero éstos se negaron, para su mal, pues no eran policías y no tenían derecho a pedirles identificación. Los campesinos entonces les maltrataron, los americanos huyeron y estuvieron corriendo por una hora a campo traviesa hasta que los atraparon, bien apedreados, y llevaron a una casa, donde les maltrataron aún más por once horas, a chicotazos y golpazos, mientras algunos gritaban que los mataran, tortura que no concluyó sino con la llegada de la policía a la mañana siguiente.

Sigue leyendo

Marea baja

Lobisón 

Ya conocemos la frase: cuando baja el agua se puede ver quién nadaba desnudo. Esto vale para ese gran amigo del liberalismo económico, Díaz Ferrán, pero también para el pequeño escándalo de Amy Martin. Aunque haya sido una gestión opaca lo que ha llevado al cese del director de la Fundación Ideas, el origen del problema es que con marea alta parecía posible pagar cifras absurdas a una columnista desconocida. Y que quienes se han quedado en seco al bajar el agua han señalado el hecho como un ejemplo escandaloso de mala gestión, por motivos personales o familiares. Es notable que en las informaciones al respecto se dice normalmente que esos pagos se habían suspendido en 2012 por dudas sobre la autora, cuando es mucho más lógico pensar que la verdadera causa fue que se había acabado el dinero.

Sigue leyendo

Vistos en el prostíbulo con Sacristán y Krushov

 Senyor_G

Hay dos personas hablando, y una le dice a la otra que ha visto a su pareja en un prostíbulo, a lo que la otra responde que si su pareja lo vio tampoco andaría muy lejos. Es un chiste con muchas versiones, traigo aquí una bastante genérica, la más digna para escribir aquí. Pensé en él leyendo la interesante entrevista en Dominical del 06/01/2013 a Sacristán, a José Sacristán, no me lo confundan mucho con Manuel. Destacaría un par de sus respuestas más políticas que hay hacía el final de la entrevista, podría extenderme más, pero es mejor evitar problemas de derechos de autor.

Sigue leyendo

¿Hay truco en los datos de final de 2012?

José D. Roselló

Estas semanas estamos empezando a conocer un auténtico aluvión de cifras referentes al final del pasado año y a las perspectivas del siguiente.

Recapitulando las más importantes, parece que la economía española se contrajo un 1,3% en lugar del 1,4% previsto y que el año que viene las instituciones internacionales nos auguran una nueva contracción de este nivel, aunque la previsión del Gobierno está en un -0,5%. Se detecta en los últimos tiempos una presión bastante fuerte en el discurso del gobierno y sus medios más favorables hacia intentar forzar una impresión positiva, o de mejora, como queriendo iniciar el cambio de ciclo desde los titulares más que desde los datos de fondo.

La EPA de ayer vino a añadir nuevos elementos a esta impresión.

Sigue leyendo

Vergüenza ajena

LBNL

Por avatares del destino, hace tres semanas salí de España y ahora resido y trabajo en un país cercano. A algunos les cuento que me quedé en paro y tuve que escapar de la crisis. A otros que estaba harto de la situación político-institucional-social de España y que me he exiliado. Y a los menos, que tenía una oferta irrechazable para un puesto soñado. No son versiones incompatibles, al contrario, las tres son ciertas. He tenido la inmensa suerte de que me ofrecieran un trabajo ideal para mi experiencia y deseos pocas semanas después de quedarme en paro en un país que me estaba provocando un asqueo creciente.

En mi nueva ciudad, asediada por la nieve casi desde que llegué, apenas se oye hablar de la crisis o de la prima de riesgo pese a que cierran algunas fábricas y hay rumores de recortes salariales. Los políticos no son jauja pero los periódicos no están centrados en los escándalos que provoca su mal hacer. Y la gente vive con mayor o menor fortuna pero centrados en sus quehaceres diarios y sus familias. Como debe ser.

Sigue leyendo

Francia actúa: ¡Bien por Hollande!

Barañain

 Este lunes – cuando en Argelia se hacía aún balance de víctimas en la planta de gas elegida por el terrorismo de Al Qaeda para su demostración de fuerza o, al menos, de audacia-,  podíamos leer un sencillo, claro y contundente artículo del periodista francés Jean Marie Colombani, ex-director de Le Monde, a propósito de la decisión de Hollande de enviar al ejército francés a frenar a los yihadistas que se han adueñado del norte de Malí (“Condenados a estar en primera línea” – El País 21/01/13). 

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/01/20/actualidad/1358691284_172146.html

 Colombani apunta lo paradójico de la situación: “Nos encontramos ante un escenario diplomático casi inédito, pues Francia ha recibido la aprobación de casi todos los Estados miembros de la ONU —incluidos Rusia y China— y, sin embargo, solo sus soldados están sobre el terreno”. El espectáculo dado por los gobiernos europeos –y el español, del que cabría haber esperado una solidaridad más efectiva con Francia-, ha sido tan bochornoso como poco sorprendente a estas alturas de la película. De momento, parece que Europa se limitará al consabido apoyo financiero (en lo que es experta) y, en algún caso, logístico. En el caso de España, nuestro gobierno ha precisado que, además, Francia tiene su “apoyo moral”, lo que sin duda habrá sido  recibido con alivio tanto en París como  en Bamako. Pero por más que los Cameron, Merkel, Rajoy, Ashton y compañía  se pongan de perfil, lo cierto es que Francia no sólo actúa por cuenta de los países africanos afectados,  sino que “también lo hace en defensa de una Unión Europea directamente concernida por la amenaza yihadista”.

Sigue leyendo

¿Feminista yo?

Marta

 El feminismo no mola. Al menos eso parece desprenderse de las declaraciones que, de vez en cuando, aparecen en los medios de comunicación, realizadas por destacadas mujeres de la política, la empresa, el cine… Todas ellas aseguran, cuando se les pregunta, y pese a la diversidad de quehaceres o procedencias, que no son feministas. Por supuesto, están a favor de la igualdad entre hombres y mujeres (faltaría más, digo yo), pero no, no son feministas.

Sigue leyendo