Steve Jobs

Ricardo Parellada 

De entre los libros dedicados al cofundador y consejero delegado de Apple destaca la biografía escrita por Walter Isaacson, que el propio Jobs le pidió que escribiera cuando ya sabía que estaba enfermo de cáncer. Isaacson se entrevistó en muchas ocasiones con el propio Jobs, miembros de su familia y colegas cercanos, por lo que la biografía está basada en información de primera mano. A pesar de su obsesión por controlar todos los departamentos de su empresa y todas las fases de la elaboración de sus productos, Steve Jobs dejó trabajar con total libertad a Isaacson y no le pidió leer una sola línea del libro, que fue publicado en octubre de 2011, unos días después de su muerte.

Sigue leyendo

La mentira de la tele-verdad

Frans van den Broek

Habrá quien piense que dichos programas son en el peor de los casos inocuos o tan solo mal entretenimiento, y habrá hasta quien los considere un avance democrático, una ruptura con los programas tradicionales o incluso una encarnación de la disolución de fronteras entre la realidad y la ficción, como dirían los posmodernos, no lo sé. En lo que a mí concierne tiendo a considerarlos una expresión más de la estupidez humana, tan nutrida en ejemplos que nos hace olvidar que las cosas pueden ser de otro modo y que a pesar de su prevalencia hay una diferencia fundamental entre distintas formas de operación de la conciencia. Me refiero, lo digo de una vez, a los así llamados “reality programs”, o como quiera que se los llame en castellano, aquellos en que las gentes deciden exponerse al gran público, en principio sin inhibiciones y sin tapujos, tal y como son en realidad.

Sigue leyendo

La Sociología del Candidato Romney

 Magallanes

El 28 de Agosto escribí un artículo sobre la filosofía del candidato a vicepresidente de EEUU del partido republicano. Resumiendo, se trata de la mitificación del emprendedor que con su creatividad, valentía y esfuerzo crea una empresa. Se basa en las ideas de la escritora Ayn Rand, que en su novela El Manantial describe a un arquitecto cuyo proyecto arquitectónico choca con las convenciones de los arquitectos de su época y no consigue que le encarguen una obra basada en sus ideas. Pero él no se resigna y al final consigue que su proyecto arquitectónico salga adelante venciendo la oposición de la mayoría. Pero la escritora también manifiesta en sus escritos el desprecio al altruismo y la compasión hacia los menos capaces económicamente, diciendo que simplemente son unos cobardes y que ayudarles solo lleva a acentuar su cobardía y falta de iniciativa.

Sigue leyendo

¿Quiénes somos los que somos unos u otros?

Alberto Penadés

Las movilizaciones y el debate en torno a la continuidad de Cataluña en España las estoy siguiendo desde México, país en el que me gustaría quedarme tanto como para no tener que enfrentarme a este y otros problemas en el mío. No creo que basten estos pocos meses. Desde aquí envío a los callejeros una primera reflexión sobre el tema. Creo que emparenta, desde fuera de Cataluña, con el laicismo nacional que el Senyor G defendía hace unos cuantos días en este foro.

¿Por qué no pueden los castellanos, aragoneses, baleares, andaluces, gallegos y demás denominaciones de la ciudadanía española simplemente tomárselo con calma y animar a los catalanes a abrir un debate y un proceso de consulta democrática en condiciones transparentes?  Personalmente,  apoyo sin apenas reservas que se celebre la consulta; son las condiciones y la lectura de los resultados lo que estoy dispuesto a discutir de forma más correosa. ¿Por qué no podemos ser como los ingleses? La falta de seguridad en sí mismos de la mayoría de los españoles ante cualquier veleidad secesionista, no digamos un movimiento organizado, da mucho que pensar.

Sigue leyendo

Tomando posiciones (y III)

Barañain

Termino aquí el repaso a las posiciones con las que los principales actores de la política vasca encaran las próximas elecciones autonómicas. En anteriores entregas (29 de mayo y 23  de julio) comenté la ruptura del PP con el gobierno de Patxi López, la estrategia de los socialistas de hacerse fuertes en el rechazo a seguir por la senda de los recortes impuesta por Rajoy y la ambigua actitud del PNV en cuanto a la gestión de la crisis. Queda por tanto acercarse al mundo de Bildu para completar el cuadro.  Sigue leyendo

Malestar

Lobisón

Ante el dilema planteado por Artur Mas, pacto fiscal o independencia, Rajoy ha argumentado, por su propia boca y por la del Rey, que no están las cosas como para crear más tensiones e incertidumbres. Suena sensato, como casi todo lo que se le ocurre al actual presidente del Gobierno, pero se puede argumentar a la inversa: cuando todo está mal, mayor es la tentación de abrir nuevos conflictos.

Había un viejo ensayo de Roger Caillois (en El Mito y el Hombre) que explicaba el estallido de la primera guerra mundial no por la rivalidad interimperialista ni por el asesinato del archiduque Franz Ferdinand, sino por las tensiones y el malestar que se habían ido acumulando en el seno de las distintas sociedades europeas. Puede que incluso hablara del spleen de las clases acomodadas, cualquier cosa que eso signifique.

Sigue leyendo

¿El fin de una época?

José D. Roselló

Pocos dudan ya de que la crisis que atravesamos en este momento no es meramente económica. Su duración y profundidad van conformando un entorno social en el que cada vez son más frecuentes los indicios de que nos enfrentaremos en breve a un cambio en el paradigma político. Incluso, en una acepción amplia del término, a un cambio institucional. Por ponerle una etiqueta a este proceso, podríamos hablar, aunque no sea la primera vez que se utilice este término, del fin de la sociedad de la Transición. 

Es evidente que en el período de los últimos 70 primeros 80, España era un país más pobre y atrasado de lo que es hoy. Eran mayores sus desigualdades sociales y abundaban las incertidumbres. Sin embargo, con la debida cautela que da el hablar de cosas elusivas como “espíritus de la época”  y tratando de no caer en mitificaciones,  la parte abrumadoramente mayoritaria de la sociedad parecía compartir al menos dos cosas muy básicas: aspiraciones a mejorar y esperanza en el futuro.

Sigue leyendo

Lo que no se dice sobre los “ninis”

José Saturnino Martínez García (@mandarrian)

Somos el país con más jóvenes, entre 16 y 29 años que ni estudian ni trabajan. Esto, obviamente, se debe a que tenemos una tasa de paro juvenil (16 a 24 años) récord, por encima del 50%, así como un nivel de abandono escolar anormalmente alto (el 26% en 2011). Lo que no es tan obvio es que la tasa de paro juvenil es aproximadamente el doble que la tasa de paro del resto de la población, y que este hecho se ha mantenido más o menos invariable en las últimas décadas, y se da tanto en España como en otros países. Dicho de otra manera, el paro juvenil no es el problema, el problema es el paro del conjunto de la población. Si la proporción del paro juvenil es tan constante a lo largo del tiempo y entre países, se debe a que debe ser poco sensible a las políticas específicas de empleo juvenil.

Sigue leyendo