Cronología de la Cumbre de Salvación del Euro del viernes 22 de julio de 2011

Magallanes

 Después de varios meses de discrepancias entre los países miembros de la eurozona y  del Presidente del BCE sobre la aprobación del 2º Plan de Rescate de Grecia, finalmente se llegó a un acuerdo por el  que todos cedieron una parte importante de su anterior intransigencia.  La discrepancia fundamental era entre la Canciller alemana Ángela Merkel y el Presidente del BCE Trichet.  Merkel consideraba que los bancos privados europeos acreedores de Grecia tenían que arrimar el hombro y participar en el rescate. Es decir, tenían que condonar parte de dicha deuda, bien en forma de alargar el periodo de devolución, bien reduciendo el tipo de interés que estaban aplicando, o ambas cosas a la vez. Trichet se oponía radicalmente, en parte porque el BCE ha  tenido que comprar mucha deuda griega en años anteriores y, por tanto, al BCE le tocaba también alargar el periodo de refinanciación y, en parte, porque las agencias de ratings  han dejado muy claro que aumentarían la prima de riesgo de Grecia al máximo.

Sigue leyendo

El anuncio de una derrota

Millán Gómez

Se ha despejado la tercera incógnita en torno al PSOE en este 2011. Primero fue la renuncia de Zapatero a presentarse como candidato, posteriormente la designación de Rubalcaba como presidenciable y, ayer mismo, la convocatoria electoral. Las elecciones generales finalmente se adelantan y se celebrarán el próximo 20 de noviembre, fecha recordada por la muerte del dictador Franco, siempre según la versión oficial del régimen. Un día que este país volvió a ilusionarse enormemente por la democracia se celebrará una cita con las urnas. Quizás no sea guiño alguno pero sí tiene su punto irónico.

Sigue leyendo

¿Una nueva recesión global?

Lobisón

Si el día 2 de agosto no ha habido acuerdo en el Congreso de Estados Unidos para elevar el techo de endeudamiento del país, puede producirse por primera vez en la historia la suspensión de pagos de la principal potencia económica. Como no hay precedentes no podemos saber las consecuencias de este hecho, aunque su mera posibilidad ya ha desatado una renovada presión sobre la deuda de España e Italia, lo que parece una ratificación de aquella memorable ley de la dialéctica según la cual todo estaba interconectado, versión primera de lo que ahora llamamos efecto mariposa.

Un filósofo británico del lenguaje, cuando le preguntaron si creía en la otra vida, contestó que lo mejor era esperar y ver, o, más probablemente, esperar y no ver. En este caso no hay duda de que debemos esperar, y, con un poco de suerte, no ver. Pero existe un riesgo real de que se produzca la suspensión de pagos y de que ésta desate una nueva recesión global, con lo que se cumpliría la predicción de los agoreros de que ésta sería una crisis en W, con dos recesiones sucesivas. Pero esa negra profecía se basaba en argumentos económicos, y no preveía un detonante político como el que sería la falta de acuerdo en Washington.

Sigue leyendo

Cola de león o cabeza de ratón

Frans van den Broek

El desarrollo económico no llega a todas partes de la misma manera y siempre, se quiera o no, causa ciertos problemas, algunos más graves que otros. Escribo estas líneas desde el pueblo de mi madre, Celendín, en la sierra norte del Perú, un pueblo que tiene el dudoso mérito de haber sido mencionado una vez en una novela de Vargas Llosa, “Conversación en la Catedral”, como lugar de posible castigo para un policía, lo que da una idea de su lejanía de la capital, geográfica y políticamente. Las cosas han cambiado, sin embargo, y poco a poco el lugar se ha ido convirtiendo en un pueblo moderno –hasta donde pueden serlo los pueblos del Perú-, con televisión, teléfono, internet, asfalto en las calles y expansión urbana. Esto puede sonar obvio para cualquier europeo, pero hasta hace relativamente muy poco no existían aquí ninguna de estas facilidades, y ni siquiera contaban con electricidad fiable, más allá del centro mismo. La gente tenía que recurrir a las velas o los desaparecidos Petromax, y dedicar sus noches a la conversación o el sueño, o a la multiplicación de la especie, en lugar de entregarse a las telenovelas de hoy en día o a las cabinas de Internet.

Sigue leyendo

Difunde que algo queda

Dagfinn

Desde hace varios años, casi tantos como los que lleva la reforma psiquiátrica, la Comunidad de Madrid ha desarrollado una labor importante en la implantación de centros de atención a personas con trastorno mental grave y duradero.

Desde el momento en que se planteó que un individuo con trastorno mental grave no tenía porqué estar encerrado en un manicomio de por vida y que más bien podía convivir en su casa, en su entorno, con ciertos apoyos y asistencia ambulatoria, se inició lo que se conoce como la psiquiatría comunitaria.

Sigue leyendo

Xenófobos irresponsables

NEAP

Cuando titulé mi artículo de la semana pasada “suicidas y homicidas” no podía pensar que pocos días más tarde la masacre cometida por un individuo noruego me llevaría a volver a centrarme en los mismos protagonistas por compartir creencias y convicciones con el loco asesino.

Excluyendo a Cebrián que, sin que sirva de precedente, no es culpable del pecado de  estigmatizar a los extranjeros, los demás -Merkel, Aznar, Camps y Murdoch- sí comparten creencias con el mass killer de Noruega.

Sigue leyendo

Marruecos: tan cerca, tan lejos

Barañaín

 Con la aprobación en referéndum, por amplia mayoría, del proyecto constitucional auspiciado por el rey Mohamed VI, Marruecos ha dado un paso importante en su progresión, lenta pero continua, hacia una democracia parlamentaria.

 Se le podrán poner todos los peros que se quiera, ya sea en lo concerniente a la forma en que se ha elaborado, a la escasez de debates sobre la cuestión  o a las garantías del escrutinio,  siempre que se reconozca que aún con esas limitaciones –infinitamente más leves que las existentes en cualquier otro país del mundo árabe-, Marruecos está haciendo realidad un avance hacia la democracia efectiva  que sus vecinos del norte de África aún no son capaces de imaginar pese a las esperanzas (¿excesivas?) depositadas en la “primavera árabe”. Y eso es bueno para Marruecos y es bueno para España aunque tantos aquí se empeñen en despreciarlo. Porque si España es la puerta de Marruecos hacia Europa y Occidente, Marruecos es nuestra puerta hacia África y el mundo árabe.

Sigue leyendo

Populismo anti-corporativo

Chuchango 

Uno de los problemas de la izquierda es encontrar un “sujeto”, tras la implosión de la clase obrera. Apelar a los ciudadanos como “víctimas de las grandes corporaciones y los poderes coporativos” puede suplir esta ausencia, aunque con menos épica. Por un lado, todos los ciudadanos tienen dimensiones de su vida como consumidores. Por otro, en su experiencia como consumidores son frecuentes las situaciones en las que se sienten maltratados. El rechazo de la izquierda al mundo del consumo, por economicismo ramplón, ha hecho que no se explote adecuadamente este problema de la vida cotidiana.

Sigue leyendo

¿Obligación o convicción?

 Barañaín

En un reciente artículo en El País (“Cuando llame Rajoy” 21/07/11), Patxo Unzueta abordaba un asunto interesante: “Hay una cierta confusión cuando a Zapatero se le critica a la vez su pasividad contra la crisis y su exceso de celo en la aplicación de medidas contradictorias con sus compromisos electorales. La situación griega (en los despachos y en la calle) lleva a preguntarse qué podría haber pasado aquí si en mayo del año pasado no hubiera aceptado hacer los recortes y reformas que se le exigieron.”

En mi opinión esa es una cuestión crucial que tienden a escamotear quienes, desde ángulos ideológicos distintos, coinciden en criticar la gestión de la crisis por parte del presidente Zapatero. El motivo es obvio en el caso de los críticos de derecha: como también apunta Unzueta, “la dificultad para encontrar elementos claros de diferenciación programática (fue) lo que llevó a los estrategas del PP a poner el acento en el liderazgo y, por tanto, en la necesidad de cambiar cuanto antes de Gobierno adelantando las elecciones”. 

Sigue leyendo

A Cospedal no le salen las cuentas

Barañaín

 Lo característico de una democracia madura es que la alternancia en el gobierno se produce de forma nada traumática y los protagonistas del cambio lo asumen con normalidad, de acuerdo con unas reglas del juego pacíficamente preestablecidas. Eso implica  entre otras cosas, y es habitual recordarlo, que quienes compiten por el poder se reconocen mutuamente como “adversarios” y no como “enemigos”.

 El traspaso de poderes entre gobierno y oposición es una rutina cuya naturalidad nunca debiera perderse, ni siquiera cuando la alternancia se ha hecho esperar demasiado, por comprensibles que sean la ansiedad y hasta un cierto deseo de revancha. Lo de “conquistar el poder” suena engañoso porque no cabe que el nuevo gobierno, por el hecho de serlo, pretenda algo así como inventar el mundo. Y es bueno que así sea. Consolidada la democracia y su sistema institucional, quien alcanza el  gobierno asume la gestión de una administración pública con un funcionamiento ya muy engrasado en el que ni cabe esperar sorpresas notables ni es aceptable utilizar la nueva posición conquistada como una plataforma desde la que perseguir al derrotado, haciendo leño  del árbol caído.

Sigue leyendo