Golpe económico

Millán Gómez

Fantástica noticia la recibida en la mañana del jueves. La banda terrorista eta anunció a las patronales vasca y navarra (Confebask y CEN respectivamente) que “cancela” el “impuesto revolucionario”, léase extorsión, a los empresarios que viven o trabajan en Euskadi y Navarra. Por lo tanto, su principal fuente de financiación queda momentáneamente detenida, salvo cambio de rumbo o excepciones sombrías, que no sería la primera vez. Objetivamente, es una información que viene avalada y comprobada por parte de las patronales. No ha sido una simple carta de eta sino que está verificada con hechos. Ha habido un trabajo previo de comprobación de las intenciones de eta. Que nadie se lleve a engaño. Quizás estos días comencemos a escuchar en estos días que la Confesbak y la CEN se han contentado con una simple cartita y demás paranoias. Forma parte del paisaje mediático de este nuestro país. Qué se le va a hacer. Hay que convivir con él. Así a todo, parece cuanto menos inverosímil que alguien que vive diariamente desde hace muchos años con la amenaza de una bomba, un disparo en la nuca (“ese método vasco de asesinar”, como dijo en su momento un medio internacional) o el secuestro. Un sector emprendedor y fundamental en el tejido económico vasco y navarro como es el empresariado, víctima real y potencia la sinrazón y barbarie terroristas, vive en la desconfianza continua. Ha medido muy bien sus pasos y ha confirmado algo que ya se barruntaba en los últimos tiempos. No nos ha cogido con sorpresa.

Sigue leyendo

Parar, templar y mandar

Dagfinn 

A Joaquín Vidal

 Ahora que comienza la Feria de abril y se aproxima la de San Isidro, es un buen momento para sacar los pies del tiesto y alejarme por un instante del psicoanálisis para permitirme alguna floritura folclórica.

 El origen de mi interés por la fiesta, o por la tauromaquia mejor dicho, lo puedo rastrear hasta en tres diferentes encuentros que guardo en mis recuerdos. El primero de ellos, casi insignificante, ocupa un lugar prominente por ser el más arcaico y menos definido de todos ellos; resulta que de niño, una de las tardes que pasaba al cuidado de mis abuelos, me encontraba en el despacho de mi abuelo, una habitación amplia y con suficientes recovecos misteriosos como para atrapar la atención de un niño. Uno de esos rincones que de tanto en tanto reclamaba mi atención era un mueble bar que al abrirse encendía una lucecita tenue y mostraba toda una gama de vasos de diferentes tamaños ordenados en varias filas, posavasos, varillas para agitar los combinados y, en definitiva, todos los artilugios que uno pueda imaginarse encontrar en un mueble de esas características. En la parte inferior se guardaban las botellas, y todo en su conjunto desprendía un olor suave y agradable que muchos años después reconocí y asocié al Jerez, Fino y Manzanilla. Aquella tarde, me fijé en la televisión, estaban retransmitiendo una corrida de toros a la que nadie prestaba especial atención. Por un breve instante, la faena reclamó mi interés y me fijé en el espectáculo. Poco tiempo después volví a mis quehaceres como barman.  Sigue leyendo

Wallace, Roth y Updike

Lobisón

David Foster Wallace se ahorcó el 12 de septiembre de 2008 en su casa de Claremont (California), donde era profesor de literatura creativa en el Pomona College. He leído en alguna parte que lo hizo después de despedir cariñosamente a su esposa, la pintora Karen L. Green, que lo encontró muerto al regresar el día siguiente. Al parecer sufría fuertes tendencias depresivas.

La gran novela de Wallace hasta su muerte era La Broma Infinita (Infinite Jest, 1996), un tocho importante al que las combinaciones de narración y digresiones reflexivas convierten en uno de los grandes ejemplos de literatura posmoderna, categoría en la que se suele incluir también a Jonathan Franzen —buen amigo de Wallace— y a Don DeLillo, ninguno de ellos de fácil lectura. Ahora ha aparecido en inglés The Pale King, la novela inacabada en la que estaba trabajando cuando murió.

Sigue leyendo

Palabras para Siria

Barañain 

Caídos ya tres de los dictadores árabes (aunque ni en Túnez ni en Egipto ni menos aún en Yemen , eso permita pronosticar  aún el carácter político del régimen que en cada caso se consolidará tras la crisis) las miradas se centran ahora en Siria, donde la brutalidad represiva del régimen de El Assad se empeña en vencer la determinación de los opositores a base de acumular muertos, que se cuentan ya por centenares.

Pese a la gravedad de lo que está ocurriendo, hasta ahora la reacción internacional ha sido escasa, por no decir nula. El pasado día 22 el secretario de prensa de la Casa Blanca desde el “Air Force One” en el que viajaba Obama despachaba el asunto con una declaración blandita en la que “deploraba” el uso de la violencia y llamaba “a todas las partes” a desistir del uso de la misma. Era inevitable comparar esa música celestial con la firmeza y rapidez con la que la administración Obama intervino en la crisis egipcia (“Mubarak must go now!”) y en la de Libia. Y eso que en Siria gobierna un dictador antiamericano que “esponsoriza” el terrorismo, un aliado de  Irán que da cobijo a quienes hostigan a los americanos desplegados en Irak , que ha intentado hacerse secretamente con armas nucleares, que ha agredido el Líbano, y que ejerce una represión tremenda sobre sus disidentes.

Sigue leyendo

El trilero Trillo

Millán Gómez

En el mejor momento de la lucha antiterrorista, el PP ha vuelto a meter la pata. Ahora, a cuento de la excarcelación del sangriento etarra Troitiño. La Sección Tercera de la Audiencia Nacional, la misma que provocó su excarcelación hace apenas unos días, considera ahora que el terrorista debe permanecer entre rejas hasta el año 2017. La decisión, evidentemente, la ha tomado el Poder Judicial. Hasta ahí ningún problema, más allá de desconfianza que provoca entre la opinión pública un tribunal que decide una cosa y al cabo de unas jornadas opta por una bien distinta.

El PP ha aprovechado esta situación para volver a sacar el látigo y atizar todo lo posible al Gobierno de este nuestro país. Consideran los populares que el Ejecutivo es responsable directo de que el terrorista no haya sido vigilado convenientemente durante sus días de libertad. Es decir, el principal partido de la oposición considera que el Gobierno de su país debe cometer un delito y, al no haberlo cometido, debe pagar por ello. Como ven, todo tiene una sensatez y una coherencia inapelables. No me lo negarán.

Sigue leyendo

Intervenir para Ayudar

 Alejandro Corvalán 

“La Liga tiene la obligación de velar por el bienestar y el desarrollo de aquellas colonias y territorios que, como consecuencia de la última guerra,  hayan cesado de estar bajo la soberanía de otros estados que antes los gobernaban y cuyos habitantes aun no son capaces de manejarse por sí mismos bajo las extenuantes condiciones del mundo moderno. El mejor método para llevar a cabo este principio es entregar el tutelaje de estas personas a las naciones avanzadas, las cuales en virtud de sus recursos, experiencia y situación geográfica, están en una situación privilegiada para cumplir tal responsabilidad.” Artículo 22, Pacto de la Liga de las Naciones 1920. 

Sigue leyendo

Todos los votantes sois iguales

Senyor_G

Los tópicos son injustos lo sé, pero habiéndote escuchado tantas veces sé que no te importará que te lo diga, pero todos los votantes sois iguales.

Votantes que usáis refritos de correos electrónicos que te van llegando con medias verdades y mentiras enteras, que te crees plenamente, sin fisuras. Eres furibundo admirador de los artículos de Arturo Pérez Reverte, la Rahola o el Monzó. Como si los medios de comunicación no fueran poder y no fueran con ellos un mero entretenimiento, como si escribieran con fino pincel en vez de con la tronchante brocha que tienen por mano.  

Sigue leyendo

El impulso autoritario

Frans van den Broek

Las elecciones de anteayer en Finlandia no hacen sino coronar una tendencia que ha venido expresándose en la política europea desde hace ya algún tiempo: la del autoritarismo, aunada al que suele ser un fenómeno concomitante, el nacionalismo. En verdad, estos impulsos psicosociales jamás han dejado de estar presentes en la comunidad europea (o mundial, para tal caso), quizá porque pertenecen a la naturaleza humana, no con dichos nombres u organizados de esta manera, pero metamorfoseándose según lo demanden las circunstancias. No podríamos hablar de nacionalismo en sociedades organizadas tribalmente, ni de autoritarismo en grupos que no han conocido otras formas de distribución del poder, pero siempre es posible discernir tendencias hacia la imposición de la conformidad y la homogeneidad en las sociedades humanas. Europa, sin duda, no es excepción y baste la historia del siglo veinte para recordarlo, por lo que la emergencia de partidos de corte nacionalista y autoritario puede ser desconcertante o desagradable, pero no puede constituir del todo una sorpresa.

Sigue leyendo

Aznar y Gadafi

Lobisón 

La afirmación por José María Aznar, en una conferencia pronunciada en Estados Unidos, de que Gadafi era un ‘amigo extravagante’, al que era un grave error atacar, ha causado como era de esperar regocijo y consternación según las sensibilidades e intereses de cada cual. En general se ha atribuido semejante metedura de pata a las malas compañías, y sobre todo a su obsesión compulsiva por meterle el dedo en el ojo al actual gobierno español.

Sin duda éstos son factores que han pesado, pero también se debe tener en cuenta que la actual visión del mundo de Aznar se fraguó en 2002, con el deslumbramiento mutuo entre Bush y él por su coincidencia en la necesidad imperiosa de combatir al eje del mal. Cuando Gadafi decidió no seguir la suerte de Sadam Husein y anunció el desmantelamiento de sus armas no convencionales, Aznar, como Blair y Bush, decidió que había llegado el momento de perdonar sus pecados anteriores, incluyendo las bombas de Berlín en 1986 y del vuelo de PanAm sobre Lockerville en 1988.

Sigue leyendo

El equilibrio parece imposible

Millán Gómez

Semana de Doctor Jekyll y Mister Hyde en Génova, 13. Sensaciones contrapuestas. Una de cal y otra de arena. Una respuesta contundente y ejemplar; unas declaraciones desmedidas e infundadas. Como si de un intento de decir una cosa y la contraria se tratase, el PP ha ofrecido dos caras antagónicas y propias de una formación que no tiene clara su línea de actuación y que fluctúa dependiendo del momento. Es decir, exactamente lo mismo que critica, con razón en bastantes ocasiones, al Gobierno central de este nuestro país.

Sigue leyendo