Wikileaks, el fin del secreto diplomático

El crítico constructivo

Mientras el PSC se desplomaba en las urnas el pasado domingo, la política exterior norteamericana encajaba un golpe de una magnitud tal que todavía resulta prematuro calificar. En realidad no, no ha sido la política exterior norteamericana la que ha sido herida de muerte, sino una forma particular de practicar la diplomacia, envuelta siempre en el secreto y, frecuentemente, rebasando los límites de la legitimidad, cuando no directamente violando la legalidad. Una manera de entender la diplomacia, por otra parte, compartida casi de forma universal por cualquier Ministerio de Asuntos Exteriores que se precie.

Sigue leyendo

A propósito de “El sueño del Celta” de M. Vargas Llosa

Frans van den Broek

La primera obligación de un escritor de novelas de contenido histórico, con personajes reales, cuya existencia es conocida y ha adquirido un estatus simbólico, como es el caso de la novela en cuestión, es convencernos de que no ha cometido una apropiación indebida. En este mismo blog se ha discutido el asunto, instigados por la preocupación moral –legítima, a mi parecer- de Ricardo Parellada sobre la pertinencia de utilizar caracteres históricos para forjar historias en las que su vida interior, sus más íntimas motivaciones y deseos, constituyen el meollo de la trama. Las opiniones estuvieron divididas, como no podía ser menos, pero si algo quedó en claro es que la literatura, mediante el artilugio de la libertad creativa, no podía eximirse de la responsabilidad ética que supone poner en la boca y la mente  de dichos personajes palabras, pensamientos y emociones cuya realidad iría a compulsarse en términos de verosimilitud retórica, antes que de correspondencia epistemológica. Un escritor puede escribir lo que le dé la gana, por supuesto, pero al hacerlo sobre seres que han vivido realmente, tiene que hacerlo por buenas razones, algunas de las cuales exceden las premisas de una buena narrativa y se extienden al más fangoso terreno de la verdad y sus consecuencias. Este es el principal problema, creo, de “El sueño del Celta”, y es en su ambigüedad al respecto que residen sus virtudes y sus defectos.

Sigue leyendo

Catalunya decide

Millán Gómez

La ciudadanía catalana está llamada mañana a las urnas para decidir su futuro político para los próximos cuatro años. Este hecho debería despertar en la sociedad catalana una motivación suficiente como para acudir a votar. Sin embargo, los datos de participación en últimos comicios y diferentes estudios muestran el desafecto y el hastío de una población que en los últimos tiempos ha sido convocada a las urnas con una frecuencia inusitada. Todos estos hechos y casos como el alargado proceso de análisis del Estatut por parte de ese ente sudoroso e incansable como es el Tribunal Constitucional han acabado por provocar un creciente hartazgo. Si bien hay razones para castigar a la clase política catalana, los motivos para ir a votar siguen siendo igualmente mayores que los que animan a quedarse en casa disfrutando de la jornada dominguera.

Sigue leyendo

Bocazas

El crítico constructivo

Ayer Lobisón subrayaba la torpeza de Merkel que con sus declaraciones populistas está contribuyendo a desatar el pánico financiero que nos amenaza a todos, incluidos los bancos alemanes. Grecia fue el primer perjudicado. Preocupada por los resultados de dos elecciones regionales (que a la postre perdió), Merkel retrasó durante semanas el apoyo político que podría haber disuadido a las apuestas especulativas contra Grecia, y que quizás habría evitado la necesidad del posterior rescate financiero por valor de 110.000 millones de euros.

Sigue leyendo

Pánico

Lobisón 

Los dos días pasados han sido de pánico en los mercados, y por tanto de pánico en general, que las malas noticias han conseguido ya impactar directamente en el clima social. Nadie sabe bien por dónde va a llegar el próximo golpe, e incluso Juan Ignacio Crespo, director europeo de Thomson Reuters y persona más bien equilibrada, hizo el martes por la noche en CNN+ un resumen apocalíptico de la situación.

Sigue leyendo

La tarea del héroe (y II)

Teoura 

En la anterior entrega de esta miniserie esbocé una dogmática pedestre sobre el heroísmo en nuestros tiempos y les propuse un ejemplo de lo que, a mi juicio, es un comportamiento heroico: el de Pere Navarro.

El artículo suscitó interesantes y sorprendentes reacciones. Al ruego de que los blogueros identificasen a sus héroes contemporáneos se respondió con las siguientes propuestas: Sakineh Mohammadi Ashtianí, Obama, la casa Bic, Ziluminatus, las personas anónimas que se sacrifican por su familia, Grigori Perelman, los que se presentan a concejales en el País Vasco, Fátima Ghailán, Lluís Companys con su vida sexual incluida… Examinando estas sugerencias, uno podría llegar a la misma conclusión que el Conde de Romanones tras su famoso intento de ser nombrado miembro de la Real Academia: le habían garantizado su elección, pero en la votación sacó cero sufragios, lo que le llevó a su conocido “¡Jo, qué tropa!”.

Sigue leyendo

La homeopatía y otras pseudociencias se cuelan en el Campus

Barañain

La noticia -de hace poco más de un mes-, de que la Universidad de Zaragoza establecía una “Cátedra de homeopatía”, financiada por una empresa vendedora de productos homeopáticos (Laboratorio Boiron)   ha dado lugar a la difusión de un muy interesante Manifiesto por una Universidad libre de pseudociencia y oscurantismo.

Sigue leyendo

Errores socialistas

Millán Gómez

En poco más de un año este país celebrará las elecciones generales más igualadas quizás desde 1996. No se pueden equiparar ni mucho menos en su totalidad ambos contextos pero sí tienen varios factores coincidentes. El PSOE llegará desgastado tras varios años de gobierno (14 años en 1996 y sólo 8 en 2012 pero la crisis alarga tanto los años que se ha asentado en la opinión pública la sensación de que Zapatero llegó hace unos 20). Un año en político es una barbaridad y todo puede cambiar de aquí a allá. Zapatero sigue siendo un político mejor considerado por los españoles que Mariano Rajoy. Partiendo de esta base todo puede ser posible y más aún teniendo a Rubalcaba como as en la manga. El posible final de eta puede ayudar a los intereses electorales del socialista pero, sobre todo aunque suene a perogrullada, al bien de España en general y de Euskadi y Navarra en particular.

Sigue leyendo

¿Tiene el PSOE canario el corazón partío?

J. Rosa Marrero Rodríguez 

En las pasadas elecciones autonómicas el Presidente del Gobierno convenció al ministro de Justicia J.F. López Aguilar de que dejara su puesto en el Gobierno y se presentara como cabeza de lista a las autonómicas canarias; éste a regañadientes obedeció, consiguiendo el PSOE ser el partido más votado. De 233.336 votos en 2003 pasó a 318.030 en 2007, lo que constituía una mejora del 36%, el mayor logro en votos de este partido en la historia de la autonomía canaria. Sin embargo, no consiguió gobernar porque Coalición Canaria y Partido Popular acordaron formar gobierno; todo ello pese a que el primero de estos partidos perdía 5 diputados (de 22 a 17) y el segundo 2 (de 17 a 15). Así que, después de dejar el puesto de ministro, pasa a la oposición; pero además tiene que aceptar una nueva reedición de Coalición Canaria en el poder. Todo ello hace comprensible que López Aguilar hiciese una oposición bronca, más basada en el insulto que en la oposición constructiva. Y más pendiente de la coordinación y dirección del partido vía móvil que ‘a pie de obra’. También se entiende su forma de actuar al ver nuevamente gobernando a una coalición de partidos variopintos (insulares, de derechas, de centro, de izquierdas, unidos por el gobierno) muy apegados a un modelo de crecimiento basado en dos ejes: construcción y subvención. No obstante, todas estas circunstancias no justifican su comportamiento.

Sigue leyendo

“El Molinero Aullador” de Arto Paasilinna

Frans van den Broek

La literatura finlandesa no es muy conocida en el mundo hispanohablante, por varias razones, entre las que su endiablada lengua no será una de las menos importantes, además de otras de orden editorial, pero a pesar de ser un país de población pequeña (se encuentra alrededor de los cinco millones de habitantes en un territorio enorme en el contexto europeo-occidental), ha producido obras de estupenda calidad. Acaba de salir en nueva traducción una versión completa y versificada del “Kalevala”, por ejemplo, aquella obra seminal de la literatura y el nacionalismo finlandeses. Las obras de Mika Waltari, muy popular en su momento, se han traducido a los principales idiomas europeos. Pero el autor más popular de Finlandia, y acaso el más conocido fuera de sus fronteras –muy querido en Francia- es Arto Paasilinna, nacido en 1942 y todavía activo, responsable de la novela que quiero comentar en estas líneas.

Sigue leyendo