Olé Maria Emilia!

H2S3

Si me puedo permitir llamar así a María Emilia Casas, la Presidenta del desprestigiado Tribunal Constitucional quien, en un brillante movimiento de prestidigitación digno del mismo Houdini, ha sido capaz de producir la tan retrasada sentencia sobre el Estatut a ultimísima hora, evitando así una grave quiebra de nuestro sistema político-constitucional.

La crisis era tan grave que quebró la confianza de, incluso, los más recalcitrantes defensores de que el sentido común acabaría imponiéndose, entre los que me conté durante años. Afortunadamente se ha resuelto de la única manera posible: una sentencia moderada, no intrusiva, que se limita a pulir las aristas más problemáticas del Estatut, respetando así la voluntad democrática expresada por los representantes de la ciudadanía y por la ciudadanía catalana en referéndum.

Sigue leyendo

Después de Toronto

Lobisón

La principal noticia de la cumbre del G-20 en Toronto parece haber sido la violencia de los manifestantes en el centro de la ciudad, ante una cierta pasividad policial, seguida después por una sobreactuación que ha despertado serias críticas: tarde y en exceso. Los motivos de las protestas tampoco están claros, pero entre ellas figuraba el que el G-20 no representa a nadie, y que debía ser  sustituido por Naciones Unidas.

A la vista de los resultados, efectivamente, no habría pasado nada porque el debate hubiera tenido lugar en la ONU, y los ciudadanos de Toronto se habían ahorrado muchos sobresaltos. La idea es que es preciso reducir los déficits de aquí a 2013, y que después habrá que tratar de controlar el endeudamiento, siempre evitando que los recortes afecten a la recuperación económica. Eso y nada se parecen mucho: tarde y muy poco.

Sigue leyendo

El Dios de Israel

Ricardo Parellada 

Durante la travesía del desierto, mientras el pueblo de Israel huía, guiado por Moisés, de la esclavitud que había sufrido en Egipto, Dios transmitió al pueblo que había elegido, a través de su guía, infinidad de prescripciones y algunas promesas. Entre ellas, Dios asegura a su pueblo lo siguiente: 

“Marcaré las fronteras de tu país: desde el Mar Rojo hasta el mar de los filisteos (es decir, el mar de Gaza) y desde el desierto hasta el Río (es decir, incluyendo Cisjordania). Los habitantes de ese país los pondré en tus manos y tú los echarás de tu presencia. No harás alianzas con ellos ni con sus dioses y no les dejarás habitar en tu país, no sea que te arrastren a pecar contra mí, adorando a sus dioses, que serán para ti una trampa.”

(Éxodo, 23, 31-33)

Sigue leyendo

La (in)seguridad juridica y el impacto de las políticas económicas sobre los resultados de las empresas.

Miguel Sebastián

El debate sobre la presunta retroactividad del tratamiento de la sobrerremuneracion de las energías renovables se ha asociado con el argumento de la “seguridad jurídica” y la “imagen internacional de España” ante los inversores extranjeros. Puede ser discutible si una reducción no pactada de la tarifa fotovoltaica tiene ese carácter. Pero no tiene discusión que la limitación del número de horas no es un cambio de las reglas del juego y, por tanto, no puede entrar en esa categoría de “(in) seguridad jurídica”.

El RD 661 no regulaba el numero de horas fotovoltaicas que podían ser remuneradas. De hecho, se refería al PER (Plan de Energías Renovables) 2005-2010, que estimaba un numero de horas objeto de remuneracion, aunque no las explicitaba. Desde entonces la producción se ha disparado entre un 20% y un 25% con respecto a ese nivel previsto, dependiendo de si la tecnología tiene el mecanismo de “seguidores” (el efecto girasol) o es fija. Y ese exceso de producción, junto a otros abusos, se ha convertido en un aumento de las ya generosas primas fotovoltaicas de casi 1.000M€ al año. Para entendernos, el equivalente a una subida permanente de la luz del 10% a los consumidores domésticos.

Sigue leyendo

Tertuliano Feijóo

Millán Gómez

Galicia, no sé si saben, tiene un presidente que se llama Alberto Núñez Feijóo. Igual lo desconocen porque es más habitual verlo desfilar por los programas de televisión que dedicarse a lo que es su deber, gobernar su comunidad para buscar el progreso y el bienestar de los gallegos. Es más frecuente su presencia en TVE, Intereconomí­a, Veo7, Telecinco, Antena3, etcétera, que anunciando iniciativas en el Consello da Xunta. Tiene el don de la ubicuidad.

En su afán por mostrarse como un valor en alza dentro del Partido Popular (PP) no cesa en su empeño de personarse ante la opinión pública como un líder que opina sobre la realidad política española como si fuera un dirigente que contempla el mundo desde Madrid. Es raro que hable de Galicia. Su verdadera obligación representa un porcentaje anecdótico con respecto al núcleo de sus intervenciones en cualquier programa. Es un hombre pegado a una cámara y que busca con ahí­nco una tertulia donde aproximarse y mirar fijamente a los telespectadores. No es de extrañar que más de uno cuando lo vea en la televisión diga ¡el tertuliano de Intereconomía!

Sigue leyendo

¡A por las pensiones!

Chuchango

 No sé si han visto (y recuerdan) el comienzo del Sentido de la vida, cuando los edificios de la City (o Wall Street, no recuerdo bien) se convierten en barcos de vela, y el mobiliario de oficina es usado para un abordaje pirata. Pues así veo a todos aquellos que claman por el botín de las pensiones, mucha pasta como para dejarla en manos del Estado o invertida en productos aburridos, de baja rentabilidad, pero muy seguros. Como de costumbre, se nos impone el discurso del miedo para atacar una vez más al Estado de Bienestar. Igual tienen razón, pues la previsión del INE es que se duplicará el número de mayores de 65 años de aquí a 2049, sin que apenas crezca la población, como pueden ver en la tabla que adjunto. Pero estos nuevos piratas, si todavía tienen interés en mantener la respetabilidad, me deberían dar mejores argumentos que el número de personas. No soy experto en seguros ni economista, pero sé mirar los números que publica el INE y hacer una regla de tres (visto lo bien que funcionan las matemáticas financieras y cómo le fue al empresario/economista que ganó el Nobel gracias a ellas, me quedo con la regla de tres).

Sigue leyendo

Sobre Eguiguren

Lope Agirre

Jesús Eguiguren, presidente del PSE-EE, se encuentra últimamente en el “ojo del huracán”. Pocas veces unas declaraciones de un político en activo y con un cargo destacado han generado tantas reacciones, casi todas en contra, y en tonos desabridos y amargos. Sabiendo que la figura de Eguiguren provoca tantas simpatías como antipatías, tantos odios como amores, tan sólo pretendo, sin valorarlo personalmente, tratar de explicar lo que ha provocado el revuelo y enfado actuales, así como de interpretar sus palabras desde el contexto de la polí­tica vasca, edificada, a veces, sobre arenas movedizas.

El texto de Eguiguren se titula “Reflexiones y propuestas para un futuro en paz y convivencia”, y es el epílogo de un libro en el que cuenta, con la ayuda de un conocido periodista de El País, la historia del último (por ahora) y fallido (como los anteriores) proceso de paz. En el mismo texto, asimismo, se hace un resumen sucinto de las conversaciones de Loyola, que, como todos sabemos, bien pudieron ser y no fueron, quimeras que transitaron entre la realidad y el deseo.

Sigue leyendo

Maneras de vivir II. Hacia dentro

Sicilia

En el post que iniciaba este serie, trataba de esbozarse cómo diferentes países tenían una mayor o menor relación comercial con el exterior y en qué especializaban sus intercambios. Se adivinaban distintas maneras de tener éxito, y de explotar las diferentes ventajas, al mismo tiempo que aparecían ciertos ejemplos objetivos como más razonables que otros.

En el post de hoy se cambia el objetivo del examen. Siguiendo la línea de las odiosas comparaciones, esta vez se trata de dilucidar cómo estamos en cuánto a nuestra estructura impositiva, o dicho de otra manera, cuánto, cómo y de dónde el Estado obtiene los recursos necesarios para desempeñar las funciones que los ciudadanos le hemos atribuido. Los datos que se presentan se han obtenido de Eurostat y no se ha realizado elaboración alguna con ellos, sólo ordenarlos.

Muy poco se ha debatido en la última expansión económica sobre el nivel necesario de impuestos y de dónde debían venir. A escala mundial –también nacional- la interpretación dominante ha sido que los impuestos siempre son demasiado altos, por tanto, siempre es positivo que bajen, porque existían enormes beneficios para la actividad económica, no por un innecesario estímulo a la demanda, ya que globalmente vivíamos una época de expansión, sino por factores de “competitividad”, palabra que mal manejada puede convertirse en una obsesión peligrosa. Sigue leyendo

La oratoria negra

Ricardo Parellada 

Flaubert decía que, mientras no le mostraran la forma y el fondo de una frase por separado, no sería capaz de entender la diferencia. Los políticos de primera fila tienen que pronunciar grandes discursos en ocasiones señaladas y, como en las frases de Flaubert, es difícil separar la profundidad o la superficialidad de sus ideas de la brillantez o la torpeza a la hora de exponerlas.

Se dirá que esperar una oratoria brillante de los líderes políticos es un prejuicio estético y que la lucidez y la determinación no tienen por qué aflorar en discursos poderosos y apasionantes. Pero yo no consigo creer que un líder político, social o espiritual ayuno de palabra pueda poseer la capacidad intelectual, los conocimientos y la visión para ejercer esa función. Siempre me parecerán como los malos estudiantes, que dicen que entienden o saben no sé qué, pero no consiguen expresarlo.

Mas no quiero referirme a la oratoria política en general, sino compartir con ustedes la experiencia fascinante de la oratoria negra. Son conocidas las facultades oratorias del presidente negro de EEUU, Barack Obama, que sigue la estela de otros grandes políticos oradores. Pero aquí no pretendo recordar grandes discursos de otros presidentes, sino la oratoria fascinante de otros negros.

Sigue leyendo

Verso suelto a la vizcaína

Millán Gómez

En política estamos acostumbrados a dirigentes cuyas declaraciones siempre son las mismas. Aburren a un santo. Apenas ofrecen información y siempre se limitan al discurso oficial. Al guión predeterminado. El interés informativo reside más en la interpretación de una palabra suelta que en el cuerpo principal de su alocución. Con eso ya hacemos debate. Con poco nos contentamos. Es más, los periodistas tendemos más a buscar las opiniones de los disidentes oficiales (aquellos que han hecho carrera paralela con un micrófono delante para marcar territorio y ganar popularidad, no tanto prestigio) o de aquellos, muchos menos, que simplemente dicen lo que piensan les parezca fantástico, bueno o gravísimo al receptor de turno porque son coherentes con sus propios principios. Porque sí, hay gente que los tiene, incluso existen políticos que tienen principios. Exclusiva mundial. En este último grupo se encuentra Antonio Basagoiti, presidente del Partido Popular de Euskadi.

Basagoiti es un dirigente del PP vasco y, por lo tanto, ya sólo por eso merece todo nuestro cariño, admiración y apoyo. Alguien que pone en juego su vida por luchar por la libertad es un modelo a seguir aunque pensase que la tierra es cuadrada, que no es el caso. Pero además de eso suma muchas otras cualidades. Y defectos, por supuesto, que no por ser de Bilbao va a ser perfecto. Porque ya saben que los bilbaínos nacen donde les sale de los cojones. Basagoiti en Madrid, por ejemplo.

Sigue leyendo