¿Nos estamos volviendo todos tontos?

Lobisón 

Esta es una exclamación cada vez más frecuente de mi hija mientras vemos las noticias en televisión, y es algo que agradezco mucho, pues hasta hace bien poco yo era el único que perdía la parsimonia al escuchar los disparates que hacen algunos seres humanos o la forma bastante discutible en que se nos da la información. La última muestra fue la presentación de una encuesta en la que se sugería una simetría entre la presencia de crucifijos en las aulas y el uso del dichoso hiyab por algunas alumnas, como si la confesionalidad de las personas fuera equivalente a la confesionalidad de un espacio público, ay señor.

Pero la pregunta viene al caso al observar la forma en que los medios conservadores y los tertulianos y comentaristas de la caverna consiguen imponer su agenda incluso a autores a los que se presupone y se consideran progresistas. Hace dos fines de semana dos de estos autores, en El País, arremetían contra el supuesto intento de las feministas más enloquecidas, y  del Ministerio de Igualdad, de censurar los cuentos infantiles a causa de los arquetipos de género que éstos contienen.

El razonamiento de ambos autores era el mismo: una cosa es que yo sea progresista y otra que se pueda aceptar esta muestra de simpleza, maniqueísmo, oscurantismo, estrechez de miras, etc., etc. Lo malo es que se trataba de un invento de la caverna, amplificado por sus medios habituales hasta que todo el mundo pudo permitirse el lujo de opinar sobre un estudio que no se conocía pero que sonaba alarmante y ofensivo. El estudio sólo señalaba algo obvio —los cuentos infantiles clásicos están fechados en un tiempo y una sociedad determinados— y recomendaba tenerlo en cuenta en la escuela.

Sigue leyendo

Mi abuela, Platón, Coomaraswamy

Frans van den Broek 

Si bien no puedo estar seguro de ello, creo que mi abuela no habrá escuchado hablar jamás de Platón. Las apariencias engañan, sin embargo, y también es probable que su curiosidad, que era robusta, aunque comedida, la haya llevado a leer por algún lado sobre el filósofo griego y hasta a interesarse por su vida, pero si debo atender a los hechos, no es común que una mujer de un pueblo perdido de los Andes del Norte del Perú, que al momento de nacer ella, el año 1910 o 1911, aún permanecía en el siglo diecinueve, y con apenas estudios primarios, haya tenido conocimiento de algo tan exótico como Platón. No le hubiera hecho falta tampoco, pues lo que requería su familia de ella era que trabajara desde muy temprano, y para satisfacer esta necesidad escogió o le escogieron el arte por el que la región donde nació es conocida, esto es, la tejedura de sombreros de paja. Su familia era pobre, por supuesto, pero con la pobreza serrana de aquellos pueblos, que no es la de las barriadas o los amontonamientos de las grandes ciudades. Jamás descendieron en la miseria y lograron sobrevivir de manera decente, con dificultades y privaciones, pues los sombreros se vendían y algo daban, y su calidad era reconocida en los alrededores. Mi abuela llegó a hacerse una verdadera artista de los sombreros, y está documentado que alguna vez ganó un premio regional por la calidad de su tejido, y hasta hay una leyenda que hace llegar alguno de sus sombreros a los escalafones más altos del gobierno, comprado por alguien del pueblo que había ascendido en la escala social. Tuvo que trabajar duro para sobrevivir, pero con sus manos, con su arte, llegó a criar cuatro niños, todos los cuales consiguieron educación superior y uno de ellos, mi tío Elí, sí llegó a conocer a Platón, pues se hizo profesor de filosofía en la universidad de San Marcos, la más antigua del Perú. E hizo todo esto sin ayuda de nadie, pues los hombres de aquel entonces –como muchos hombres de ahora-, hacían hijos y se largaban o los hacían estando casados, de modo que mi abuela fue lo que ahora llaman una madre soltera, y que entonces era de lo más común para la gente humilde, pues eso de matrimonios y fiestas y alharacas era para los ricos. No sé si llamarla una feminista avant la lettre, pero sí que hubo de vivir al margen de las convenciones burguesas y las expectativas de su propia religión, víctima de engaños y decepciones cuyo recuerdo siempre me entristece o indigna, pero no la escuché quejarse jamás, ni una sola vez. Tenía un talante serio más bien, y un genio temible a veces, y sus hijos cuentan hasta ahora con risas los castigos a los que los sometía para enseñarles las normas básicas de la civilidad (como “sobarles la badana”, dicho en el español antiguo propio de su pueblo, esto es, fajarlos a correazos), castigos que la harían merecedora en estos días de alguna sentencia judicial. Sus hijos, sin embargo, siempre la adoraron, y recordaré siempre con gratitud su semblante mestizo, su actitud digna, serena, su caminar espigado, y hasta su carácter fuerte que nos hacía temerla cuando se enojaba, lo que no ocurría a menudo, por suerte, sin el cual no hubiera podido sobrevivir.

Sigue leyendo

Narrar el sufrimiento

Lope Agirre

El Plan del Gobierno Vasco para la paz y la convivencia, titulado últimamente “Plan para la convivencia democrática y deslegitimación del terrorismo”, en fase de borrador aún, ha sido criticado por los partidos nacionalistas vascos presentes en la Cámara de Vitoria, que han pedido su retirada y, suponemos, reescritura. Hay quien piensa que la distancia tomada por los nacionalistas vascos pudiera responder a esa sensación incómoda, entre resentimiento y resquemor, que les alberga desde que perdieron Ajuaria Enea, y lloraron como Boabdil por ello, debido a que el plan actual reescribe y define de otra manera el Plan Vasco de Educación para la Paz y los derechos Humanos, elaborado por el gabinete del lehendakari Ibarretxe, y de alguna manera la interpreta y la cri­tica.

Idoia Mendia, actual Consejera de Justicia en el gobierno de Patxi López, en su primera comparecencia pública como representante del gobierno, dejó claro que dicho plan iba a ser reformulado, para cumplir con los fines para los que fue inicialmente concebido. Pero también anunció cambios importantes: en primer lugar se contaría con las asociaciones y fundaciones de víctimas del terrorismo, ausentes en la elaboración del plan anterior. Pero había alguna razón de mayor peso para la reformulación el plan. En el antiguo la noción de “violencia terrorista” quedaba prácticamente diluida y sepultada en un genérico apartado en el que se englobaban todas las violaciones a los derechos humanos, y la propia práctica terrorista se enmarcaba dentro de la existencia de un “conflicto”, que lo había generado. Otro de los puntos discutibles en el anterior plan era que se recomendaba la no presencia de las víctimas en el aula, en contra de lo propuesto en su momento por la propia Directora de Atención a las Víctimas, Maixabel Lasa.

Sigue leyendo

¿Universidad humanista, científica o FP superior?

 José S. Martínez

 Cuando se debate sobre los problemas de la Universidad creo que se omiten las contradicciones sobre las tensiones de cuál debe ser el papel de la universidad, más allá de polémicas puntuales. Las tres funciones que se atribuye a la Universidad son la humanista (de preservación de la Cultura), la científica y la formación profesional. Quienes defienden la función humanista suelen ser académicos de disciplinas con escasa inserción laboral, pero con alto prestigio cultural, como la filosofía o las filologías clásicas. Otro sector de universitarios lo marcan los científicos, que, a diferencia de los humanistas, no tratan de preservar y profundizar los legados culturales, sino que se mueven por la búsqueda permanente de innovación. Para este sector, lo importante es producir novedades que sean consideradas relevantes por grupos de pares, es decir, por otros científicos. En cuanto a quienes buscan formación profesional superior, se encuentran tanto numerosos estudiantes, que esperan que la Universidad se oriente a la integración laboral como los empresarios. 

Sigue leyendo

La Universidad, foco libertario

Millán Gómez

La Universidad es un laboratorio de ideas destinado a formar ciudadanos para un futuro. Tiene un talante inequívocamente académico pero, asimismo, sólo es libre quien más conocimientos tiene y quien recibe los diferentes puntos de vista posibles para formarse su propia opinión ante una realidad concreta. La educación, ya sea universitaria o de modo autodidacta, es la base del futuro. Cuanto más se prepare uno y más se informe, más libre es.

A lo largo de la historia, las facultades universitarias han sido lugares fundamentales en la lucha por las libertades y los derechos civiles. En España, también. No en vano, el oscuro poder autoritario siempre ha sentido alergia a la educación. Es mucho más fácil construir una dictadura monolítica cuando la ignorancia de la opinión pública es más acusada. Para quienes no aceptan más que su verdad, lo más sencillo es cerrar los salvoconductos que permiten al ciudadano acceder a la información. En una dictadura, al igual que en una guerra, la primera víctima es la verdad. Como decía el filósofo griego Epícteto, la verdad triunfa por sí misma, la mentira necesita complicidad. Hay demasiados imbéciles y oscuros que son cómplices, pero la historia es un triunfo lento aunque progresivo de la libertad y, por ende, de la educación.

Sigue leyendo

La reforma mundial del sector financiero: ¿será posible?

Sicilia

Hace año y poco, en plena vorágine de planes de intervención en los sectores bancarios y financieros en la mayor parte de las economías principales del mundo, creció el debate paralelo de cómo aquello que nos había llevado hasta aquí no debía permitirse que sucediese de nuevo.

Unos meses después las aguas parecían volver a su cauce; tras los primeros calentones verbales la tibieza de nuevo se enseñoreaba del discurso principal y las miradas se dirigían de nuevo hacia los posibles excesos fiscales de los diferentes gobiernos, hacia los niveles de paro, hacia los niveles de déficit, hacia los endeudamientos, y la reforma del sector financiero de nuevo parecía salirse del cuadro para tranquilidad de aquellos que vieron peligrar su tradicional modo de vida, de muy buena vida en muchos casos.

Como en tantas otras ocasiones la urgencia del último y penúltimo dato y, por ende, la incapacidad de soslayar la agenda diaria, parecían aliarse para no afrontar cuestiones complejas, espinosas y nada sencillas de explicar, pero de importancia capital. Vivimos en una economía donde el sector financiero es clave para que todo funcione, desde luego, y donde su evolución ha contribuido al beneficio económico global, pero también vivimos en una economía donde lo financiero ha alcanzado un tamaño desmesurado, donde en muchas ocasiones hemos observado un alineamiento del discurso económico imperante entre lo que son meramente intereses de un sector frente al interés global más allá de lo que el sentido común, como luego ha demostrado la realidad, debiera haber permitido. Sigue leyendo

¿Y qué fue de las elecciones en Irak?

Magallanes 

El 8 de marzo redacté el artículo “Elecciones Decisivas en Irak” y al final escribí: 

“Es muy probable que después de las elecciones empiecen discusiones sobre si hubo fraude electoral en tal o cual circunscripción. Pero si  se consigue finalmente formar un Parlamento en que los suníes no ocupen un lugar ridículo, es posible que Irak pueda tener un gobierno que funcione. Confiemos en que, después de 7 años de una guerra incivil, sea posible que entre kurdos, suníes y chiíes, haya una transición pacífica al estilo de la que ocurrió en España después de nuestra cruenta guerra civil y dictadura de Franco.”

 Pues bien,  el resultado de las elecciones  fue que, contra todo pronóstico, la coalición suní-chií de Allawi obtuvo 2 diputados más que la coalición exclusivamente chií del actual presidente Maliki. Pero este último no ha aceptado un resultado que pueda destronarle de su presidencia y, acusando de que ha habido un fraude electoral, ha exigido el recuento de los votos, no en todo el país sino en la zona central de Bagdad, que supone una quinta parte del total de los 12 millones de votantes de Irak y abarca 70 de las plazas de diputados. El Tribunal electoral ha dispuesto que se haga el recuento de votos. Pero los partidarios de la coalición dirigida por Allawi han advertido de que la violencia puede volver si se les roba esta victoria electoral que ellos consideran justamente ganada, y tienen a su favor que las Naciones Unidas, que supervisaron las elecciones, declararon que no se había constatado ningún fraude de importancia.

Sigue leyendo

Total Cagada

H2S3

O cagada total, que sonaría mejor pero me obligaría a invertir las siglas del Tribunal Constitucional, la institución suprema de nuestro régimen político que, esta semana, ha dado una nueva muestra de insensatez en la ya larga cadena de despropósitos relacionados con el Estatut.

La crisis, que empieza a socavar seriamente las bases y legitimidad de nuestra aún joven democracia, podía y debía haberse evitado. Al contrario, esta semana el TC la ha agravado aún más con su incapacidad para acordar una sentencia pragmática y aceptable democráticamente.

Vaya por delante que no soy catalán, que el nacionalismo –español incluido- me produce urticaria y que considero que Zapatero es en gran parte responsable de la crisis al haber consentido que el PSC de Maragall votara el envío al Congreso de un texto estatutario francamente mejorable en términos de encaje constitucional, por decirlo amablemente.

Sigue leyendo

Tres de azúcar en el café, la vida ya es bastante amarga

Julio Embid 

El té es una infusión de hojas molidas aderezada con otras hierbas y especias. Se calcula que  en un día se toman alrededor de 1.500 millones de tazas de té en el mundo. Yo mismo contribuyo con al menos dos al día. Existen verde, blanco, oolong, fermentado, roiboos, rojo y negro (mis favoritos estos últimos en su combinación cenetera). A pesar de su origen asiático, es el símbolo imperial británico que fue sustituyendo poco a poco el consumo de ginebra entre sus clases altas por esta bebida de menor resaca, y más tiempo de consumo y palique que un copazo. Es también el símbolo de la Revolución Americana, ya que tras un calentón por la enésima subida de impuestos en 1773, los colonos empezaron a comprar té a los neerlandeses y eso enfadó mucho a Su Graciosa Majestad, pero mucho más a Mel Gibson y terminó como todos sabemos. O say, can you see, by the dawn’s early light.

Pues bien si el Té fue un símbolo de la Revolución y la búsqueda de libertades y derechos, hoy es un símbolo de la Reacción y el retroceso al siglo XVIII. El Tea Party es el movimiento ultraconservador más importante de los Estados Unidos, fundado el año pasado y que amenaza con hacer volver al país más poderoso de la Tierra a los valores prerrevolucionarios. El grupo surgió como protesta contra las reformas de Obama y tiene unos valores ultraconservadores en lo social y moral, y libertarios en lo económico. Más de lo mismo. Lo nuevo es su apoyo de masas, su presencia en los medios (y ya no solo en la FOX o en las tertulias de Limbaugh, sino también hasta el NY Times les da bola) y su organización horizontal y asamblearia a través de la red. Las cabezas visibles son dos: Newt Gingrich, georgiano y antiguo speaker de la Cámara de Representantes y por supuesto Sarah Palin, alasqueña,  antigua candidata a vice y lehendakari de ultramar.

Sigue leyendo

La ideología alemana

Lobisón

Cuentan que en los años sesenta, cuando en todo el mundo se hablaba del ‘milagro alemán’ por la espectacular reconstrucción del país tras la guerra, los alemanes se indignaban. ‘¿Milagro por qué? Milagro será lo de Austria: nosotros trabajamos’. Este malvado chiste podría resumir la ideología alemana: ellos trabajan, se lo ganan todo por el propio esfuerzo, y sus vecinos prosperan de milagro o a costa suya.

Hay estudios que sostienen que los alemanes trabajan menos que sus vecinos europeos y que los norteamericanos, pero que su productividad es mayor gracias a su ventaja en tecnología y capital físico. Pero lo que cuenta ahora no es la realidad sino cómo se interpretan los hechos: Alemania recuperó el crecimiento en el segundo y tercer trimestres de 2009 habiendo mantenido el déficit en el 3,3% del PIB, sin dejar que las cuentas se les dispararan.

La recuperación alemana convenció a los mercados de que había llegado de nuevo la hora de la ortodoxia, y que los países con déficits altos —superiores al 10% del PIB en algunos casos— debían comenzar a recortarlos. Y ésa es, además, la doctrina oficial de la UE, que exige a los países miembros del euro volver al 3% en 2013. En cierto sentido la especulación contra la deuda griega —y la de los países que podríamos venir después— es una consecuencia de la recuperación alemana en 2009.

Sigue leyendo