2010. El año de Sudáfrica

Julio Embid

Seguro que muchos de los lectores de Debate Callejero han visto Invictus, un cuento de hadas sobre Nelson Mandela y los Springboks (la selección de rugby) interpretado por el genial Morgan Freeman. Lo cierto es que el cuento elude diversos hechos que no lo hacen tan bonito, como que durante el mundial y sus prolegómenos hubo una serie de atentados afrikáners para boicotear a Mandela o que a Francia le robaron la semifinal porque Sudáfrica debía ganar ese mundial.

Este es el año de Sudáfrica. El año en que durante un mes todo el mundo mirará lo que hacen, lo que piensan, lo que comen o lo que sienten pasando después a un olvido para la gran mayoría y un bonito recuerdo para aquellos que ganen el Mundial de Fútbol. Por primera vez desde que se celebran los mundiales de fútbol se celebra en África, al sur del Sahara, en Sudáfrica.

La República Sudafricana es una potencia regional. Dispone de una superficie de casi tres veces la española con una población parecida (49 millones), la primera Bolsa de valores africana (Bolsa de Johannesburgo), su moneda (Rand) se usa también en Lesotho, Suazilandia, Namibia y Zimbabue y es el principal productor mundial tanto de oro como de diamantes. Sin embargo también tiene su cara negativa: más de la mitad de la población está bajo el umbral de la pobreza, la delincuencia controla las calles de las grandes ciudades, el paro supera el 25% (que si lo comparas con sus vecinos es una bendición) y la población afectada de VIH supera el 20%. Esto último junto a la tasa de natalidad más baja de África (2,1 hijos por mujer) y el éxodo de una gran parte de la población angloafricana en las últimas décadas (alrededor de un millón) ha hecho que la población haya disminuido desde el 2003.

 La democracia en Sudáfrica no está consolidada. Desde la transición a la democracia de 1993 un mismo partido ha gobernado el país: el Congreso Nacional Africano (ANC). En el periodo anterior, el del Apartheid, había democracia solo para los blancos, con un parlamento tricameral simbólico para las distintas comunidades y un partido dominante que gobernó durante cinco décadas (1948-1994), el Partido Nacional (NP). Hoy el primer partido de lejos es el ANC, el partido de Nelson Mandela y ahora de Jacob Zuma. El ANC es un conglomerado de organizaciones sindicales y guerrilleras de pensamiento anticolonialista y pan-africano formalmente dentro de la Internacional Socialista. La gran mayoría de sus militantes y votantes son bantúes (xhosa, zulú, tswana o sotho), asiáticos (hindúes, ceilaneses, bengalíes) y afrikáners (mientras respeten la propiedad privada y el latifundismo en las tierras), siendo menos votado entre los mulatos (coloured) y los angloafricanos. Es acusado permanente de corrupción y nepotismo, aunque el año pasado obtuvieron el 65% de los votos y una amplísima mayoría en la Asamblea Nacional (264 de 400). El segundo partido es la Alianza Democrática (DA), de carácter liberal y con mucho arraigo en la provincia del Cabo Occidental y en Ciudad del Cabo. Es el más votado entre los coloured y los angloafricanos (los blancos que hablan inglés o rooinek, cuellos rojos, como les llaman despectivamente los afrikáners neerlandófonos), pero está a años luz del ANC (16% de votos, 60 diputados). El tercer partido es una escisión del ANC, surgida tras el Congreso de 2007 donde el populista Zuma derrotó al menos populista Thabo Mbeki y donde los mbekistas decidieron salirse del partido para formar uno nuevo, el Congreso del Pueblo (COPE), más centrista y menos complaciente con Mugabe, el tirano de Zimbabue (7% de votos, 30 diputados) y por último destacaría al Partido Inkhata (IFP), un partido nacionalista conservador zulú que arrasa en la provincia de KwaZulu-Natal, con un líder de 82 años y colaboracionista con el apartheid y su política de bantustanes.

Pues bien, con todos estos mimbres el sistema no está consolidado. Muchos sudafricanos pensaban que la igualdad ante la ley, traería una igualdad económica, el fin de la violencia y el reparto de la tierra. La mayoría del ANC aplaudió la expropiación de tierras a los blancos rhodesios de la vecina Zimbabue para repartirla entre los familiares de Mugabe y los camisas viejas del ZANU y sin embargo Mandela no se atrevió a tanto. La abstención y el descontento con la política aumenta en todas las comunidades y la Política de Reconciliación Nacional ha quedado caduca y la igualdad ante la ley en función de etnia, raza, color o género que establece la Constitución de 1996 no lo es tanto, pues permite múltiples excepciones en función del origen tribal como es la Ley de Matrimonios Múltiples de 1998 (la cual merece un post aparte exclusivo), que permite a aquellos hombres procedentes de etnias donde se practicase la poligamia en el pasado a casarse con varias mujeres, negando la posibilidad de que una mujer pueda casarse con varios hombres (poliandria) o a un blanco hacer lo mismo que los zulúes creando una discriminación de género y de etnia para dar gusto al presidente polígamo Zuma, el de los veinte hijos con seis mujeres.

A pesar de todo Sudáfrica tiene una gran oportunidad histórica y merece la pena confiar en ella para la organización de un Mundial de Fútbol o para invertir en ella. Durante cincuenta años Europa permitió allí que el régimen más aberrante de la historia campase a sus anchas. Durante siglos esclavizamos a los nativos robándoles sus tierras y su ganado. Ahora no podemos olvidarnos de ella y de nuestras responsabilidades.

10 pensamientos en “2010. El año de Sudáfrica

  1. ¡¡¡A la Rebelión ,a la Rebelion,todos a la calle aunque no quiera Gallardón!!!…..ooops!…perdonenme,creo que me he equivocado de puerta….ejem.

    Buenos dias Julio Embid,caballeros callejeros y cabelleras al viento:

    Gracias por el articulo,que me lleva a pensar que en España se deberia permitir la poliandria compartida o poligamia participativa,para que nuestras pensiones del futuro no sufran por la falta de fecundidad productiva.
    Otra cosa son los derechos humanos y los derechos a una cultura propia.
    No pretendo que dejemos de ser seres humanos y nos convirtamos en conejos burocraticos,pero creo que la libertad de eleccion deberia ser un pecado.

    Si alguno de los presentes cree que mi comentario no tienen nada que ver con La República Sudafricana ,es que, o lo ve todo negro o no oye los gritos del silencio.

  2. Muy interesante artículo sobre Sudáfrica nos ofrece Julio Embid. Muy refrescante, además, despues del intenso debate callejero de ayer sobre Zapata. Es muy curioso observar que Sudáfrica es como algo muy lejano, algo asi como Mongolia, para los españoles. Colonizamos América y las naciones americanas tienen relevancia para el público español. Recientemente la invasión de pateras y el secuestro de 3 catalanes nos ha hecho descubrir los paises del Sahel. Pero el cono sur africano compuesto por Sudafrica, Mozambique, Angola, Namibia y la catastrófica Zimbabwe nos resulta muy lejano.
    La película Invictus puede ser excesivamente simplista y angélica, pero nos ha venido bien para acercarnos mas a ese país o conjunto de paises. El proceso de reconciliación nacional de Sudáfrica fue un auténtico milagro y aunque de forma simplista, la película expone muy bien esa situación. Es genial el enfrentamiento entre los policias guardaespaldas Africaners y los guardaespaldas negros recien salidos de la clandestinidad. También el que ocurre en la Federación de Deportes, aunque resulta mas forzado. Qué todo ello oculta lo terrible que fue la policia sudafricana con los nativos, es verdad. Recuerdo el caso de Steve Biko, que despues de ser torturado fue arrojado desde un coche en marcha. Es uno de los héroes de la ANC. Mandela fue capaz de no dejarse llevar por el revanchismo y, todavía mas difícil, conseguir que sus partidarios aceptaran que Sudáfrica había que compartirla con los descendientes de los Boers, con los descendientes de los ingleses, con los descendientes de los hindúes y paquistanos y con otras tribus nativas. El arzobispo anglicano negro Desmond Tutu es otro que consiguió la reconciliación despues de dirigir unos tribunales en los que no había ningún condenado a la carcel, simplemente se exigía que cada torturador o jefe de torturadores pidiese perdón.
    Es curioso que se ha producido recientemente un enfrentamiento entre negros nativos y los pobres negros que huyen del desastre de Zimbabwe invadiendo los arrabales de sudáfrica. Es comprensible, los de Zimbabwe no van a invadir los barrios ricos sino los de los negros mas pobres. Sudáfrica esta llamada a ser el país lider de todo el África no musulmana, como Brazil ya lo es en Suramérica.

  3. Ayer intervine en el debate de Muerte de un Disidente criticando las opiniones de Aitor Ribeiro. Lo hice a las 23 horas y quizás fuera un poco tarde para Aitor el rechazar mis argumentos. O quizás ya estaba cansado de defenderse de otros o cualquier otra razón como estar viendo el partido de fútbol. Una pena, me hubiera gustado su contestación. Quizas, dado el poco interés que suscita Sudáfrica, pudiese conocer su opinión.

  4. Muy interesante el artículo, aunque comenzarlo dando un zapatazo a Invictus desanima al lector. Tal y como están las cosas necesitamos desesperadamente creer en historias edificantes, y la de Mandela lo es, aunque se dulcifiquen los aspectos más siniestros de la Sudáfrica del apartheid.

    Me intriga la afirmación de que la democracia no está consolidada en Sudáfrica. Guillermo O’Donnell, una de las personas que más prestigio tiene en estas materias, sostiene que no existen democracias consolidadas, sólo democracias que duran, y algo de razón tiene. Pero supongo que Julio se refiere a que no ha habido alternancia en Sudáfrica, lo que equivale a decir que la democracia no se ha consolidado en Chile hasta hoy, con el fin de veinte años de gobiernos de la concertación DC-PPD-PS, o que la democracia se consolidó en España en 1996, con la victoria de Aznar. No sé.

    No sé tampoco si COPE crecerá hasta ser un competidor fuerte del ANC, y si habrá en el futuro alternancia por una alianza DA-COPE. Ni siquiera sé lo que va a pasar en mundial…

  5. Por cierto, la lobismuller tuvo que viajar a Sudáfrica a fines del año pasado y volvió fascinada en general y por los babuinos en particular. Habla de que tengo un aire de familia con ellos, pero no estoy seguro de que sea un elogio.

  6. Magallanes me llama, y yo vengo. Dice que su comentario de ayer me vino tarde y es verdad. Pero hoy le voy a contestar.

    Sobre el primer comentario diré que ha malinterpretado el sentido de mis palabras. O yo no he sabido hacerme entender. Lo que yo quería hacer ver con la referencia al pasado delictivo de Zapata y a sus “conversión” al activismo político es, precisamente, que es algo intrascendente para el fondo del asunto: la indecencia de que el Estado permita morir a una persona que está bajo su custodia. Y, también, para colocar las cosas en su contexto pero evidenciando qué es lo importante y por qué tomo yo partido.

    En cuanto al segundo comentario, poco que decir. No hay más que pasearse por las seudodemocracias (cuando llegan a ese nivel) que se han pergeñado desde según qué despachos de los países occidentales. Empezando por Irak o Afganistán, Egipto, India… No confío en absoluto en la UE o EE UU como garantes de un proceso democrático en un país como Cuba, donde precisamente la superpotencia ha demostrado las intenciones que tiene.

    En ese marco hay que encuadrar mi referencia a la “democracia real”, que yo no confronto con la “burguesa”. Quizá mi escasa formación marxista hace que el léxico tenga connotaciones distintas a las de otros que en su día leyeron mucha más literatura acerca de la filosofía de la revolución. Real significa real, no lo que ocurre en Colobia, México o lo que ocurrió en Haití.

    Por útlimo, mi referencia al sistema sanitario cubano va en la línea de colocar las cosas en su justa medida y de recordar que mientras criticamos con ferocidad a Cuba negociamos a diario contratos milmillonarios con China.

  7. Aitor, por mucho que nos disgusten las cosas que pasan en Colombia o en México, hay instituciones democráticas y no funcionan tan mal. El hecho de que Uribe no pueda volverse a presentar, o de que haya tantos diputados encausados por sus vínculos con los paras, también tiene una lectura positiva.

    Por otro lado, no estoy seguro de que el principal problema para la transición a la democracia en Cuba sea el Departamento de Estado. Yo pondría en primer lugar a la gerontocracia del PC, en segundo lugar a los militares, aunque muchos creen que pueden ser el elemento de ruptura (no necesariamente en un sentido democrático) de la situación actual, y en tercer lugar a los sectores más duros de Miami.

  8. Gracias por contestarme Aitor. Tienes que reconocer que lo de tener intereses espúrios con los disidentes era una forma muy rara de decir que había sido un ladronzuelo o estafador ANTES de ser detenido. Lo que haya hecho mal Zapata antes de ser encarcelado no tiene mucho que ver con lo que le pasó despues en la carcel. A mi me ha parecido profundamente inmoral que el régimen castrista haya buscado envilecer su heróica rebeldía en la carcel tan cruelmente castigada por sus carceleros. Desde que se inventó la democracia como forma mas justa de gobierno y se diseño que se hiciera por elección de los dirigentes por los ciudadanos han surgido muchos tanto de izquierdas como derechas que se han reido del sistema como ineficaz para alcanzar la voluntad popular. Curiosamente, una vez que alcanzan el poder destruyen sistemáticamente toda posibilidad de que alguos ciudadanos puedan opinar en contra de lo que deciden los que mandan. Una mala consecuencia de esto es la gerontocracia en el poder, ya que la única forma de relevar a los dirigentes es aupando a sus secretarios o lugartenientes que se han ganado el puesto generalmente por ser muy serviciales con sus jefes. Con partidos políticos y medios de comunicación libres se evita la dictadura y la gerontocracia. Ahora bien, que un pais alcance la democracia esta en relación inversa con su pobreza, pero por lo menos, si en el horizonte está el anhelo de conseguirla, en vez de buscar a un salvador del pueblo hay una esperanza de que algún dia ese pueblo sea realmente libre.

Deja un comentario