Rating ¿Qué cosa eres?

Sicilia

La semana pasada, con pompa y circunstancia, Moody´s, una de las tres grandes empresas de rating, rebajó la calificación de la deuda pública española desde triple A a doble A+.

 

La mayoría de los españoles no habrá entendido el párrafo anterior a partir de la palabra “circunstancia”. Sin embargo saben que si pone “rebaja de calificación”, a lo mejor es malo, comprobando que si Montoro se regocija al comentarlo, entonces seguro que lo es.

 

Muchas empresas y casi todos los países no se financian yendo a los bancos a pedir un crédito, sino que lo que hacen es lo siguiente: imprimen papeles (que se llaman bonos, cedulas, o letras) y los venden en el mercado financiero a un precio determinado cada uno, prometiendo que devolverán al comprador de ese papel, pasado un tiempo, el precio del papelito más una prima. A esto se le llama “emitir deuda” y es un mecanismo universalmente utilizado para captar dinero por parte de Gobiernos, empresas y bancos. El “rating” es la calificación que se hace de un activo de deuda cuando va a salir al mercado, y trata de aproximar la probabilidad de que este sea pagado.

 

Las agencias de “rating” están para hacernos saber al público, que no tenemos ni idea, si el tipo que nos vende la deuda nos va a pagar seguro lo prestado o seguramente no. Estas agencias se supone que examinan el estado de la entidad emisora de la deuda, el riesgo de sus negocios, su liquidez, sus activos, tienen en cuenta las perspectivas económicas y a la luz de eso, otorgan una calificación (o “rating”) a esa deuda. Las calificaciones cuanto más altas, significan que la probabilidad de impago por parte del emisor es menor.

Sigue leyendo

Después de la crispación

Lobisón

La desautorización de Esperanza Aguirre en el escándalo del espionaje en Madrid ha mostrado que la batalla interna del PP no cesa, pese a los esfuerzos de Rajoy por evitar los enfrentamientos. En ese sentido se interpretó la designación de Jaime Mayor Oreja como cabeza de lista del PP para las elecciones europeas. Pero también como un intento de  frenar la posible pérdida de voto hacia UPyD: según una encuesta un 10% de los votantes del PP se estaría planteando votar a Rosa Díez.

 

El problema surge a la hora de interpretar esa deriva de un número significativo de votantes del PP. Teniendo en cuenta que la ‘rendición’ ante ETA ha dejado de ser una cuestión viva en el debate político, y que UPyD se presenta como un partido laico y progresista, cabría pensar que los votantes tentados de votar a Rosa Díez son votantes centristas en busca de una opción moderada tras el final de la crispación.

Sigue leyendo

Credibilidad

Aitor Riveiro

La trama (o tramas) de espionaje destapada(s) por el diario El País en los últimos día presenta dos vertientes muy interesantes. Por un lado, la netamente política, el fondo de la cuestión y las consecuencias que tiene y tendrá el hecho de que en el partido con más afiliados de España ciertos militantes se estén espiando los unos a los otros.

En la otra cara de la moneda se puede analizar el tratamiento informativo que de la noticia están dando los diferentes medios y que revela, a las claras, quién es quién en el panorama periodístico español.

Primero, veamos los hechos. El País reveló el pasado lunes la existencia de una trama de espionaje que tiene sus raíces en lo más profundo del Gobierno regional de Madrid y del partido que lo sustenta. El PP vive desde marzo del pasado año una guerra interna por la sucesión de un líder, Mariano Rajoy, al que todos dan ya por amortizado y que, hasta ahora, sólo se ha salvado por la impaciencia de los llamados a sucederle.

Según lo publicado por Francisco Mercado en el diario líder de España, al menos dos grupos de ex miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se han dedicado en los últimos meses (¿años?) a espiar a los miembros del Gobierno regional presidido por Esperanza Aguirre.

Sigue leyendo

Obama pisa fuerte

Padre de familia

 

De momento Obama no defrauda, al menos a mí, al contrario, ha empezado a paso firme, aprovechando sus primeros días para plasmar una serie de decisiones prometidas que vienen a corregir otras que nunca deberían haber sido tomadas.

 

Para empezar, cierre de Guantánamo a poner en práctica en los próximos doce meses como máximo. Con un mero plumazo puso fin a las argumentaciones sobre lo complicado que sería desandar el camino y, no contento con eso, al día siguiente prohibió la tortura y las cárceles secretas de la CIA, explicitando que EEUU tiene que cumplir con la legalidad internacional representada en este caso por las Convenciones de Ginebra. ¡¡¡Prohibió la tortura!!! Pero que bajo había caído EEUU con Bush para que sea necesario prohibir lo ilegal…

Sigue leyendo

Vassily Grossman: conciencia y destino en tiempos de miseria

 

Frans van den Broek

Ante obras maestras como “Vida y Destino” del escritor ucranio-ruso Vassily Grossman, es fácil descender al cómodo universo de los lugares comunes o al más cómodo aún de las hipérboles, y esto por varias razones. Uno comprende, al escribir sobre ellas, que es imposible hacerles debida justicia y que la afamada cortedad de las palabras es, en estos casos, cualquier cosa menos una metáfora vacía. Uno siente instintivamente que regalar a estas obras con epítetos gastados y frases hechas, sirve no sólo para saciar la natural ociosidad del pensamiento, sino también al propósito de adocenar una obra cuya vastedad de ejecución y de temática puede abrumar la conciencia más curtida o el espíritu analítico más objetivo. Pero sobre todo, las experiencias que relata Grossman son, literalmente, de carácter tan extraordinario que poco en nuestra experiencia personal puede evocarse en ayuda de su comprensión y propio enjuiciamiento.

 

Me refiero, claro está, a la experiencia personal de los habitantes de la Europa del Oeste contemporánea, pues supongo que muchas de las experiencias comunes de los habitantes de la Europa que cayó bajo el dominio de la Unión Soviética serán parecidas o análogas a muchas de las experiencias relatadas por Grosmman en esta y otras obras. Pero cada vez menos, por supuesto, ya que la generación que vivió la guerra fría irá poco a poco desapareciendo para dar lugar, por suerte, a una generación nueva en cuyo repertorio de vivencias no figurarán las colectivizaciones, los arrestos, las torturas, las denunciaciones, las cobardías o los actos valerosos que forman el tejido experiencias de “Vida y Destino”. Y espero que no figure jamás la experiencia universal y sin embargo siempre extraordinaria de la guerra, el horror inimaginable de las matanzas sin parentesco que tuvieron lugar durante la Segunda Guerra Mundial.

Sigue leyendo

Sexo y vestimenta

Magallanes

Al ser desterrados del paraíso, Adán y Eva empezaron a sentir vergüenza de que se vieran sus partes sexuales y como  Dios, inconsciente de su futura traición, los había creado sin pelaje ya que el paraíso tenía puesto el termostato en una temperatura agradable, fuera del paraíso empezaron a sentir mucho frío por lo que la hoja de parra no era suficiente vestimenta. Poco a poco, empezaron a rodearse de pieles de animales, ellos y su descendencia. Surgió entonces el problema de cómo distinguir el sexo de otros Cromañones que tenían delante, ya que la experiencia demostraba que no saberlo podía ocasionar malentendidos desagradables. Así la vestimenta empezó a diferenciarse según el sexo.

 

El sexo físicamente menos fuerte se dio cuenta de que la única manera de conseguir rebajar la superioridad del sexo físicamente más fuerte era vistiéndose de forma más aseada, mejor peinada y de forma que se viera que en vez de tener su pecho cubierto por una barba, lo tenía desnudo hasta donde se sitúan unos abultamientos que atraían mucho a los del sexo fuerte y más si se mantenían tapados aunque tampoco demasiado. Surgió así el escote.  

Sigue leyendo

Los gallegos no son iguales

Millán Gómez  

Suele suceder. Los partidos políticos defienden unas medidas cuando están en los bancos de la oposición y luego esas iniciativas se les traspapelan cuando tocan poder. Me imagino que perderán esas propuestas de camino al Parlamento. Galicia es un país emigrante y mucha gente ha tenido que irse de su tierra en busca de su bienestar personal y familiar a otras comunidades de España y al extranjero. Por esta razón, en Galicia sigue habiendo un gran número de electores que viven más allá de lo que popularmente y de forma irónica se conoce como el Telón de Grelos.

 

 El caso es que el próximo domingo 1 de marzo se van a celebrar las elecciones autonómicas en Galicia. Ciudadanos de las cuatro provincias gallegas irán a votar a quien consideren oportuno pero el escrutinio final se va a conocer previsiblemente el lunes 9 de marzo. Recuerden ustedes lo que aconteció hace menos de cuatro años cuando tras los comicios del 19 de junio de 2005 los gallegos no sabíamos quién nos iba a gobernar hasta el lunes 27 de junio. ¿Por qué razón? Porque el voto emigrante tiene en Galicia una importancia capital debido a las razones que comenté anteriormente.

Sigue leyendo

El arte del desgarro

Lope Agirre 

“El infierno es ahora todo mi vicio”. Son las únicas palabras que escribió Camus, como parte de una canción que Sartre quería incluir en su obra. Lo cuenta Simone de Beauvoir y añade que, cuando Sartre le propuso la ejecución de la canción, Camus iba acompañado de una cantante en la que estaba interesado. La cantante era Juliette Gréco, el año el de 1947, la ciudad París, y todavía no se había consumado la ruptura entre ambos escritores. Pero se veía venir. Albert Camus conoció a Arthur Koestler, desencantado entonces del comunismo. A Camus le atraía Koestler en la medida en que su teoría se sustentaba en la experiencia. Koestler había sido dirigente comunista, combatió en España, durante la Guerra Civil y, como otros muchos, vio que la revolución por la que él había luchado se transformaba, con y bajo Stalin, en una tiránica y sangrienta dictadura. Koestler había vivido en su propia carne la sinrazón de aquella deriva, y eso era precisamente lo que Camus admiraba en un intelectual. En sus primeros escritos hay una frase, certera como una flecha y afilada como el puñal de un sicario: “Algunos de nosotros no soportamos que se hable de la desdicha, si no es con conocimiento de causa”. Dicha frase traería como consecuencia la enemistad con parte de la  izquierda francesa, tan dada a la teoría y a la abstracción. Merleau-Ponty había justificado los Procesos de Moscú, con el argumento de que era la reacción de una revolución asediada. Para Camus comunismo y asesinato eran sinónimos. Sartre justificó y defendió a Merleau-Ponty y la amistad se resintió.

Sigue leyendo

Yes, we can. Homenaje a unos personajes olvidados

Ricardo Parellada 

 

Los derechos humanos son el referente principal de la ética social en la actualidad. Son la columna vertebral de las constituciones modernas y son invocados con vehemencia a la hora de denunciar la injusticia y la opresión. Los derechos humanos son un referente fundamental en la teoría de la justicia y la democracia, en la actividad política y en el activismo social. Y son importantes para la reflexión y para la acción desde perspectivas disciplinares diferentes, pues constituyen un elemento central de planteamientos jurídicos, filosóficos, sociológicos o económicos de la vida social.

 

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 fue elaborada contrarreloj por un grupo de hombres y mujeres infatigables, hoy en su mayoría olvidados. Propongo rendirles aquí un pequeño homenaje recordando su labor, pocas semanas después del sesenta aniversario de la proclamación de la declaración y dos días después de la toma de posesión del primer presidente negro de los EEUU, que ha suscitado un entusiasmo planetario sin precedentes. A mi juicio, los autores del documento más importante de la historia de la humanidad bien merecen que los recordemos estos días.

Sigue leyendo

El precio del poder

Aitor Riveiro

La semana pasada, Federico Jiménez Losantos argumentaba en su programa matutino el porqué de su apoyo a Rosa Díez y UPyD, frente a la campaña que mantiene desde hace ya muchos meses contra el PP de Mariano Rajoy. Todo venía a cuento de un artículo de un periodista de El Confidencial, Federico Quevedo, en el que acusaba a Losantos y a la Cope de no defender el ideario que se le supone a una radio católica, apostólica y romana.

En concreto, Quevedo acusaba a Losantos de apoyar a un partido, UPyD, que defiende la asignatura de Educación para la Ciudadanía, el aborto, el derecho a una muerte digna, el divorcio… En fin, todo lo que un católico no debería defender si sigue los mandatos de su Iglesia. (Aquí y aquí)

El periodista de la Cope, por su parte, contestó, como no podía ser de otra manera, al de El Confidencial. En su programa matutino se despachó a gusto contra el “chico de los recados de Soraya”, como le describió, para asegurar que el ideario del PP en cuanto a eutanasia, aborto y demás no difería tanto del de UPyD pero que éstos, al contrario que aquéllos, presentan el mismo discurso de defensa de la unidad de la nación española en todo el país lo que, en su opinión, era lo más importante.

Esta pequeña pelea de parvulario entre periodistas no tiene más trascendencia, pero sí me ha hecho recordar algo sobre lo que siempre he reflexionado y que nunca he llegado a tener muy claro. Resumo en una pregunta: ¿un partido político debe amoldarse a la sociedad -o a lo que supuestamente quiere la sociedad- o debe intentar convencer de su ideología a los votantes?

Sigue leyendo