Adolfo

Marta Marcos 

Les propongo un juego, igual les apetece en esta perezosa mañana de domingo. Se trata de decir qué les sugiere el nombre de Adolfo Suárez. Esta semana ha cumplido 75 años, pocos recuerdan cuándo fue su última comparecencia pública, y dicen que él mismo no se acuerda de que fue Presidente del Gobierno.

Nací el mismo año en que Suárez ganó por primera vez unas elecciones, así que las impresiones que puedo ofrecerles sobre este personaje aparecerán, sin duda, mediatizadas por el tiempo y la distancia, por el hecho de que cuando tuve uso de la razón, Suárez estaba prácticamente retirado de la política española. Lo mío es una mezcla de historias familiares, lecturas caóticas y documentales diversos, incluida la serie sobre la transición que realizó Victoria Prego para Televisión Española (fue mucho antes de la partonegénesis rameada).

Sé que el nombramiento de Suárez como Presidente del Gobierno fue la sorpresa del verano del 76, aunque en mi casa aseguran que ya le habían oído algunas intervenciones suyas y no les daba mala impresión. Desde luego, tenía un aspecto menos siniestro que el carnicerito de Málaga, es decir, Carlos Arias Navarro. Suárez era mucho más joven y mucho más guapo, y, por supuesto, más simpático.

Sigue leyendo

Primero, la paz

Millán Gómez

El lehendakari Ibarretxe anunció ayer en el Parlamento vasco su decisión de convocar una “consulta popular” para el próximo 25 de octubre de 2007 para buscar “soluciones al conflicto”. Esta noticia no sorprende viniendo de quién viene pero sí es una prueba irrefutable más de que este señor no se entera o no se quiere enterar de lo que le pide la sociedad vasca. El mayor defecto de un político es no escuchar al pueblo soberano que le ha dado las llaves de la gestión gubernamental para cuatro años e Ibarretxe es un buen ejemplo de ello.

El lehendakari fue legítimamente reelegido en los pasados comicios vascos de 2006 pero el pueblo vasco no le dio un cheque en blanco para que hiciese lo que le viniera en gana. La coalición PNV-EA ganó las elecciones pero sufrió un retroceso electoral que sólo el sector de Imaz dentro de la formación jetzale supo asumir y digerir. El proyecto soberanista conocido popularmente como Plan Ibarretxe fue rechazado mayoritariamente por la sociedad vasca. Además, la historia democrática de Euskadi evidencia que el PNV siempre ha aumentado en poder y en votos cuando su discurso se modera mientras que sufre varapalos y retrocesos electorales cuando se echan al monte, muy especialmente desde el pacto de Lizarra de 1998.  Sigue leyendo

Las cuentas de Solbes y los cuentos de Rajoy

Jelloun

Vista la oposición que ha ido desarrollando el Partido Popular a lo largo de la legislatura no debe extrañar que no haya encontrado mejor munición contra el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE)  para 2008 que la del agravio comparativo entre Comunidades. Eso, después de ensayar críticas, más bien vacilantes y poco creíbles, contra las partidas de gasto social que han acaparado titulares de prensa en las últimas semanas. 

Sigue leyendo

¡Una recesioncita, por el amor de Dios!

Miguel Sebastián
Universidad Complutense de Madrid
 

Hace exactamente tres años, a la vuelta del verano de 2004, la economía pareció complicarse de forma inesperada. La causa, el petróleo. El crudo, que había estado oscilando en el entorno de los 20-30 dólares el barril desde hacía dos décadas (con la excepción puntual de la primera guerra del Golfo, en que alcanzó los 40 $/b sólo durante un mes) había roto la barrera de los 40 y se acercaba a los 50 $/b, batiendo su récord histórico. Era una causa externa y común a todos los países. Pero en España, como no puede ser de otra forma, se achacó a la mala gestión económica de los socialistas. Zapatero ya llevaba 6 meses gobernando y a algunos les parecía una eternidad. Y en eso llegó el dato de paro de agosto, que conocimos a primeros de septiembre. Un mal dato, en efecto. Un mazazo para algunos y una no disimulada alegría para otros, que lanzaron las campanas al vuelo. Se acababa la “inercia” del crecimiento económico de la era del PP y, con los socialistas, llegaba la recesión y el paro. El clima creado fue tal que el propio gobierno rebajó su previsión de crecimiento contra la opinión de algunos. Y lo hizo en nada menos que 2 décimas. Esta revisión gubernamental acompañaba al FMI, la OCDE y la Comisión Europea, cuyas previsiones para todas las economías, y en especial la nuestra, fueron solemnemente revisadas a la baja. Lo cierto es que la economía no sólo no se desaceleró, sino que creció con más vigor, hasta alcanzar el 4,1% de hace 2 trimestres, el crecimiento más alto desde 2000 y el octavo mejor trimestre desde 1991. ¿Y ahora? Espero tener ocasión de defender en este foro que la economía española no se va a desacelerar más allá del 3,3% ya previsto por el Gobierno antes del verano y que la “crisis subprime” tiene más probabilidades de afectarnos positivamente que negativamente.

Sigue leyendo

Fuego enemigo

Mimo Titos

Por razones ignotas Felipe González anda preocupado por las “bajas colaterales por fuego amigo” que parecen estar provocando la aparición de “Público” hoy mismo y la segunda “guerra del fútbol” entre Prisa y Mediapro. No se entiende demasiado bien su preocupación dado que se le supone defensor de la libre competencia y de la menor interferencia posible del poder político en asuntos empresariales. Así que bienvenido sea “Público” con la esperanza de que logre consolidar una cuota de lectores suficiente para acompañar nuestra singladura democrática por un largo tiempo.

Más importante parece el “fuego enemigo” que ha provocado el fallecimiento de dos militares españoles en Afganistán. Todavía no sabemos si la mina que asesinó a Germán Pérez y a Stanley Mera fue activada a distancia mediante un cable o simplemente por el peso del vehículo en el que circulaban (qué ridícula se antoja ahora la polémica sobre los inhibidores suscitada por el PP tras el asesinato en junio de seis de nuestros militares en el sur del Líbano mediante coche bomba). Lo que sí está claro es que las dos muertes del lunes, como las del soldado de origen peruano asesinado en julio de 2006 y la de la soldado española asesinada en febrero pasado, ambas también por explosión de una mina en los caminos pedregosos de Afganistán, son cualitativamente distintas de las otras 80 bajas por accidente que ha sufrido nuestro destacamento militar en Afganistán (62 fallecidos en el Yakolev 42, 17 en el helicóptero Cougar y 1 en accidente de carretera). Todas ellas juntas sitúan a nuestro destacamento en segundo lugar en el macabro ranking de bajas en Afganistán, sólo por detrás de EE.UU. Y sin embargo, por la naturaleza de sus funciones, nuestro contingente es de los que menos bajas ha sufrido por efecto de un ataque.

Sigue leyendo

Aspaventeros de la minucia (1)

Permafrost

Disculpen que no aborde cuestiones de candente actualidad. En mi comentario de hoy seguiré en la línea de mi monotem´stica fijación por los juntaletras de nuestra fauna informativa local. El protagonista de mi anterior artículo no lo ser´s hoy en exclusiva, aunque, sin duda, ninguna referencia a los aspaventeros del foro o (para el caso es lo mismo) plañideras medi´sticas de gobiernos difuntos puede pasar por alto las excelencias de don Pedro.

La notable práctica periodística a la que deseo referirme es aquella que consiste en imprimir titulares como quien toca la bocina, con gran alharaca, rechinar de dientes e invocaciones al acabóse o, como indicó un redactor de El Mundo a un policía que le filtraba información, “a to trapo, metiendo mucho ruido.” Una práctica, además, que comparte con la higuera bíblica la vacuidad de sustancia bajo una apariencia rozagante y que, durante esta legislatura, los medios de siempre han empleado con prodigalidad de manirrotos.

Son muchas las manifestaciones de esta actitud, pero hoy me limitaré a señalar una de ellas: la exposición arrebatadamente solemne y milenarista de los mayores infundios de los “buenos”. Dejo para un próximo artículo otra de las modalidades: la tergiversada exposición escandalizada y escandalizante de las afirmaciones más obvias de los “malos”. Como cualquier asunto vale para ilustrar lo que digo, les aburriré un día más con ejemplos extraídos del 11-M.

Sigue leyendo

Buscando la utopía

Aitor Riveiro

Hace ya unos cuantos años, un neocon de medio pelo, Francis Fukuyama, escribió un libro (un tostón, aviso a navegantes) llamado ‘El fin de la Historia y el último hombre’. En él, Fukuyama aseguraba que la Historia, en tanto que dialéctica entre ideologías, había concluido. Nuestro intrépido oráculo basó su teoría en que, con la caída de los regímenes comunistas, el ser humano ponía fin al motor de la Historia: la persecución de las utopías.

Fukuyama, en el súmmum de la contradicción, ‘fundó’ una nueva ideología al asegurar que ya no había ideologías: la derecha y la izquierda se han volatilizado, la economía de verdad es la macro, el personal demanda de sus dirigentes únicamente que sean buenos gestores, etc. En esta trampa cayeron muchos de los que se autodenominan de izquierdas, personas que aseguran que bajar los impuestos (así, en general) es de izquierdas, que anteponen unos supuestos intereses de Estado en sectores estratégicos al respeto de los Derechos Humanos en las relaciones internacionales.

Sigue leyendo

¡Cóñoles con la partenogénesis rameada!

Ceferina Rojo Pazos

Buenos días tengan todos ustedes y permítanme que me desahogue dando razón de los tristes momentos que estamos pasando yo y el Vicente, mi marido me consta, a causa de la desgracia que tuvo nuestro Pocholo. De niña casi no tuve escuela porque era mayor de cinco hermanos y me tocaba cuidarlos, eso es la pena que tengo, con lo que me a mi me gustaría ser enfermera o maestra, pero ya lo ven, luego, cuando a poco de casados emigramos a Navarra ya fui a una escuela de adultos y aprendí lo poco que de lectura y caligrafía que sé. Desde que por casualidad me metí en el Debate Callejero, va para más de un año o a lo mejor ya para cerca de dos, aprendí de política más que en el resto de mi vida. Les leo a diario y aprendo una barbaridad porque son ustedes muy listos y muy instruidos, y si no escribo más es por respeto y vergüenza de codearme con gente tan alcurniada de pluma. Charlar con ustedes aunque sea desde lejos me es un remedio para los disgustos y en lo tal estoy, pero lo cortés no quita lo valiente y con las mismas digo que no me gusta ni una pizca que ustedes lleven tres días a vueltas con el señor Imaz, que me parece de fiar y siento tanto como ustedes que se haya marchado, pero tres días seguidos son una demasía, en cambio ni una palabra dijeron a cuenta del toro de Tordesillas, que lo vi por la tele en el programa del Lucas acribillado por lanzadas y a eso no hay derecho. Bueno, pues que debido a los percances de Pocholo llevo tres días que no se los deseo ni al peor enemigo, ni a la mismísima señora Sebastiana, por éstas que son cruces. ¿O no se llama Sebastiana esa de la cara amarga que salió en los últimos 59 segundos arreándole caña a don Jose María Rodríguez Zapatero como si él tuviera la culpa de todo, hasta de la cara de amargada que la señorita tiene? Se me suben los colores de sólo pensarlo, pero dado que estamos como en familia digo lo que dice mi Vicente nada más verla por el aparato:

”Lo que le pasa a ésa es que está mal follada”

Ustedes perdonen la grosería, que después de todo no es nada en comparación de las que suelta don Averlas y se lo consienten. Si está mal follada, con dispensa de la palabra, no será por falta de quien que le alegre los bajos, pues guapa sí que lo es. Lo que pasa es que le guarda unos rencores al señor Zapatero que ni le gana el señor Federico de la Cope y es más de derechas que doña Curry Valenzuela cuando la veo por el Plus en la Telemadrid y más torticera que un tal Ignacio Camacho que me pone de los nervios cuando lo escucho por la radio Cero. Sigue leyendo

La vivienda como impulso

Millán Gómez 

A escasos meses del final de la legislatura, el presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero, sorprendió a muchos al anunciar diversos cambios en varias carteras ministeriales. El líder del ejecutivo justificó entonces esta decisión aduciendo que se trataba de un impulso de cara a los últimos meses de mandato. Esta misma semana, el presidente del Gobierno ha anunciado que de aquí a marzo el ejecutivo continuará adoptando “medidas a favor de los ciudadanos”. 

Una de las caras nuevas del Gobierno, la joven ministra de Vivienda, Carme Chacón, ha anunciado un nuevo Plan de Vivienda. Entre las medidas más destacadas podemos citar que a partir del próximo 1 de enero de 2008 los jóvenes menores de 30 años que alquilen su primera vivienda recibirán el aval del ejecutivo central durante seis meses, así como una ayuda directa de 210 euros mensuales durante cuatro años. El Gobierno avalará durante seis meses a aquellos jóvenes de entre 22 y 30 años ocupados cuya renta anual no supere los 22.000 euros. Por lo tanto, podemos decir que es una medida que ofrece cobertura a un amplio sector de nuestros jóvenes.

Sigue leyendo

Zapaterismos

Ignacio Sánchez-Cuenca

Zapatero ha demostrado que posee algunas virtudes políticas fundamentales en un lider. Es osado. Lo demostró con la guerra de Irak. Tiene una sangre fría envidiable, no dejándose alterar por las presiones de la coyuntura. Cuando sus seguidores piensan que todo se viene abajo, él mantiene la calma, consciente de que el temporal amainará. Debido en parte a esa tranquilidad de ánimo, que los demás no tienen, parece creer que por muy mal que se pongan las cosas, terminará dando con la solución. De ahí que muchos le acusen de cierta tendencia a la improvisación. Aunque le reconocen talento en el regate corto, creen que en realidad no tiene un proyecto claro en la cabeza.

Su momento más bajo como líder ocurrió con el atentado de la T-4, tan sólo 24 horas después de unas declaraciones suyas que siguen resultando tan inexplicables como el día en que se produjeron. No sabemos si estaba mal informado o si se dejó arrastrar por el voluntarismo.

El episodio del Estatut resulta bastante revelador sobre el modo de proceder de ZP. Fuera mayor o menor su responsabilidad en el lío que montó el Parlamento catalán al aprobar un Estatut que el resto de España no podía aceptar, el caso es que a partir del momento en que el Estatut sale de Cataluña y entra en el Parlamento nacional, el proceso se descontroló del todo y si pudo reconducirse fue gracias a la jugada de pactar en secreto con Mas dejando en la estacada a ERC. Con un golpe de efecto, resolvió el problema, aunque durante los meses siguientes se pagó un coste político considerable: ruptura del tripartito, elecciones anticipadas en Cataluña con aumento preocupante de la abstención, etc.

Sigue leyendo