Paz y libertad

Marta Marcos 

Uno de los efectos más perjudiciales de las posiciones inamovibles y un tanto extremas que se tienden a adoptar últimamente en España es que perdemos de vista de qué estamos hablando, en realidad. Muchos recurren, por afán de manipulación, o por pura comodidad, a las soflamas breves, en apariencia muy contundentes, muy vendibles… pero con poca chicha, como diría mi abuela. El poder de la imagen y de la televisión no ayuda mucho: las características del medio televisivo fomentan claramente esa manía de las frases cortas, del lema, de la cantinela, para explicar en cinco segundos lo que requeriría de horas de sosegado debate, o de debate a secas. Dos de las palabras que se ven afectadas por ese afán de hacer de cada frase una sentencia que ni las de Buda o Sócrates son paz y libertad. Se han manejado con especial profusión en nuestro país a raíz del fallido proceso de paz, y aunque ahora las disputas en torno a estos dos términos parecen haber pasado a segundo término ante las serias amenazas terroristas, el debate sigue ahí.

Sigue leyendo

Imaz y la falta de comunicación del Gobierno

Millán Gómez

El presidente del PNV, Josu Jon Imaz, ha vuelta a saltar a la actualidad informativa por sus declaraciones sobre el desgraciadamente infructuoso proceso de fin del terrorismo. Sus declaraciones revisten de gran interés por ser el máximo mandatario de la organización política más votada en Euskadi y que lleva gobernando aquella tierra desde la feliz instauración de la democracia en España. Además de por este motivo, Imaz ha adquirido un gran protagonismo y prestigio por su pragmatismo político y su sincera voluntad de cooperación con el Gobierno en materia antiterrorista. No en vano, en ciertos medios de comunicación le han tildado despectivamente como “Delegado del Gobierno en Euskadi� (Vascongadas para los nostálgicos de tiempos pasados, de “la España en blanco y negro� que diría el gran Loquillo).

Sigue leyendo

Orgullo y prejuicio

Jelloun

Escribo esto en el día del Orgullo Gay, que se conmemora cada 28 de junio, mientras se ultiman los preparativos para las manifestaciones que el próximo fin de semana recorrerán numerosas  ciudades europeas. Y en fecha tan señalada, no se me ocurre mejor asunto para abordarlo en este blog de debate político. ¿Tiene sentido hoy, se preguntan muchos a menudo cuando se acerca esta fecha, mantener una Marcha del Orgullo Gay, el Gay Pride,  y, más aún,  darle ese realce internacional? Sabido es que estas marchas expresan un deseo de afirmación colectiva de orgullo, como su nombre indica, que tienen sentido como contraposición combativa a la ocultación y estigmatización en que gays y lesbianas han vivido –y, en buena medida, viven aún-, la sexualidad propia, diferente de la norma dominante. Quienes marchan, festivos o reivindicativos o de ambas formas a la vez, defienden y celebran el derecho de ser lo que son, sin tener que esconderse ni pedir permiso para expresar públicamente su condición.

Sigue leyendo

¿Qué Estado queremos?

Javier Gómez de Agüero

Hace poco celebrábamos los 30 años de las primeras elecciones democráticas. El año que viene haremos lo propio con la Constitución y el arranque – entonces aún formal y meramente dispositivo  – del Estado de las Autonomías. Treinta años son bastantes – unos pensamos que demasiados, otros que no suficientes – para que podamos plantearnos sosegadamente las estructuras de funcionamiento de la cosa pública . En Francia y en Alemania han vivido o están viviendo procesos similares, con alcances políticos y normativos distintos. Evidentemente esta reflexión no sólo debería implicar reformas constitucionales (y no sólo en lo relativo al despliegue del Estado en el territorio).

Sigue leyendo

Europa se mueve, luego existe

MCEC

-   ¿Qué pasa hombre, tomate una caña.

-   Venga, pero me cuentas un poco lo de Bruselas del fin de semana pasado que, la verdad, no lo he entendido mucho.

-   Bueno, resumiendo te diría que la Merkel, que es a la que le tocaba ser presidente de la Unión este semestre, pasó de los insultos de los polacos, que son unos acomplejados, y sacó adelante un apaño que va a resucitar la Constitución que aprobamos en referéndum, así que estuvo muy bien.

– No sé porque lo dices porque lo que yo he oído es que Zapatero fue incapaz de defender los intereses de España, que salió bien parada precisamente por los gemelos esos diabólicos que, mal que nos pese, nos hicieron un favor.

Sigue leyendo

Gal, 11-M y el fin de España (2)

Permafrost 
 
El paisaje conspiracionista es un terreno de aluvión impregnado de una abigarrada muestra de limo intelectual que, como oportunamente señaló La Vanguardia en su momento, “muy en consonancia con el espíritu de los tiempos, […] un día apunta a Marruecos, otro a ETA, otro a Francia, otro a policías españoles más o menos pilotados por los socialistas, otro a los islamistas, y otro, a todos a la vez” (editorial, 11.6.06). La semana pasada comencé el examen de una de sus vetas más pujantes, que subsume el 11-M en el marco de un golpe de Estado. A este respecto, aduje que una de las funciones que desempeña la referencia a los GAL consiste en establecer un precedente según el cual, si la izquierda, el PSOE o sus aledaños organizaron aquello, nada se opone a que organizasen esto (añado incidentalmente que otro objetivo al que sirve la mención de los GAL es el de reivindicar ciertas credenciales periodísticas: “si tuvimos razón entonces, también la tenemos ahora��?). Se me ocurren al menos dos observaciones frente a esta argumentación que, sintéticamente, podrían denominarse ‘la objeción moral’ y ‘la objeción racional’. Hoy presentaré la primera y dejaré para un próximo artículo la segunda.

Sigue leyendo

Si somos el futuro…

Aitor Riveiro

En España, dos de cada tres jóvenes trabajadores tienen un contrato precario, el doble que la media de la OCDE. El paro juvenil dobla la tasa general de desempleo. El esfuerzo que los menores de 35 años tienen que soportar para comprarse una casa es del 69% del sueldo íntegro; en Madrid, la cifra alcanza un 83%, teniendo en cuenta que la media de los sueldos de la capital es mayor que en otras ciudades de España. La generación mejor preparada, según los políticos, es la peor pagada, menos valorada y, sin embargo, a la que más se le exige. “Buscamos un joven de entre 24 y 28 años, con máster o estudios de posgrado, experiencia demostrable, dominio de, al menos, dos de las siguientes lenguas (inglés, alemán, francés, italiano) para trabajar en horario completo. Contrato de 6+6 meses. 800 euros brutos�. Esta oferta de trabajo, ficticia, puede encontrarse cada día en cualquier página web laboral. Lo peor no es que la juventud sea explotada en trabajos propios de verano que todos hemos cogido para pagarnos unas vacaciones, el carné de conducir o el viaje de fin de carrera; lo peor es que se ha instalado entre los bachilleres de hoy la sensación totalmente justificada de que cursar una carrera no sólo no vale para nada, sino que lastra sus perspectivas de futuro.

Sigue leyendo

El debate que se avecina

Ignacio Urquizu

En poco más de una semana se va a celebrar el Debate del Estado de la Nación.  Como en ocasiones anteriores, este debate es el punto y final del actual curso político. Pero además, también va a representar el fin de la legislatura. Aunque todavía queda un periodo de sesiones, pocos dudan de que durante los próximos meses gobierno y oposición van a tener en el punto de mira las siguientes elecciones generales. Por ello, este debate es más relevante que los tres anteriores. ¿Qué estrategias seguirán José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy? El Presidente del Gobierno tiene una nueva magnífica ocasión para hacer balance de una legislatura exitosa en lo económico y lo social. Cabría esperar que el líder socialista repasara los principales logros de su gobierno: crecimiento económico, creación de empelo, política social, nuevos derechos civiles…. Ya lo ha intentado en anteriores ocasiones –por ejemplo, en el programa “Tengo una pregunta para usted�-, aunque el éxito fue modesto. ¿Por qué? Su discurso se limitó a ser una cascada de cifras macroeconómicas, dando una sensación de lejanía. Por ello, de cara al nuevo debate, debería de ser capaz de presentar estas cifras como algo cercano al ciudadano. O, dicho en otras palabras, ligar lo micro con la macro.
  Sigue leyendo

Canarias y el doble discurso

Millán Gómez 

Tras las elecciones municipales y autonómicas del pasado 27 de mayo se clarificaron varias cuestiones de importante interés político. El Partido Popular (PP) ganó las elecciones municipales en número de votos, con todo lo que ello supone de aviso al Gobierno socialista de cara a las próximas elecciones generales. A pesar de ello, esta victoria numérica del PP no se ha trasladado en un triunfo de poder debido a la soledad política de la derecha, tan aferrada últimamente y muy especialmente desde su victoria por mayoría absoluta en las generales de 2000, al “o conmigo o contra mí��?. El PSOE sale fortalecido de estas elecciones municipales y autonómicas porque gana parcelas de poder muy importantes en numerosas capitales de provincia. Además de esto, a nivel autonómico, el PSOE gobernará en feudos otrora populares como son las Illes Balears, tiene la posibilidad de formar parte de un gobierno de cambio con Nafarroa Bai e IU en Navarra y ha sido la lista más votada en Canarias.

Sigue leyendo

Negociación o derrota

Ignacio Sánchez-Cuenca

La semana pasada inicié una serie de artículos sobre el proceso de paz, con la intención de aclarar ciertas confusiones que se han propagado con gran éxito durante los últimos tiempos. Hablé, por ejemplo, de que un proceso de paz no consiste en acudir a una reunión, preguntar a los terroristas si están dispuestos a entregar las armas, y si dicen no, marcharse con viento fresco. En realidad, puede que la organización terrorista esté dispuesta a abandonar la violencia, pero problemas de credibilidad entre las partes, o divisiones internas entre los terroristas, arruinen el proceso. O puede que las partes estén tan presionadas que no puedan apenas moverse y sea imposible alcanzar acuerdo alguno. El proceso de paz ha salido mal en este primer intento. No sabemos qué va a suceder en los meses inmediatos, ni si en la próxima legislatura habrá ocasión o no de relanzar este proceso, o de preparar uno nuevo. No sabemos tampoco si ETA tiene intención de realizar una ofensiva como la del año 2000, o va a adoptar una postura más blanda. Y no puede descartarse que en algún momento se produzca un golpe policial que deje a la banda en las últimas.

Sigue leyendo