“Victorias? envenenadas

Ignacio Urquizu

Al margen de saber quién ha ganado las elecciones -¿votos o escaños?-, un resultado está claro: el Partido Socialista ha ganado más poder institucional. Este aumento de representación territorial puede producir algunos cambios sustanciales en tres Comunidades Autónomas: Baleares, Canarias y Navarra. Aunque, para poder gobernar, el PSOE tiene que llegar a acuerdos con partidos regionalistas y nacionalistas. Es decir, es necesario construir gobiernos de coalición. Y, como muchas decisiones políticas, éstos tienen costes y beneficios. Los gobiernos de coalición no son una anomalía en las democracias modernas. Si tomamos como referencia las 22 principales democracias parlamentarias de la OCDE, vemos que en los últimos 60 años el 67,45% de los gobiernos han estado formados por más de un partido. Por lo tanto, lo extraño en una democracia parlamentaria es todo lo contrario: gobiernos unipartidistas. No obstante, que sea lo más normal no significa que sea lo más conveniente. Hay razones para sospechar que los costes pueden ser mayores que los beneficios. Sigue leyendo

Balance electoral y perspectivas

MCEC

1 – Según la extrapolación “a lo burro” publicada ayer en El (in)Mundo, aplicando los votos municipales del pasado domingo a los escaños al Congreso ventilados en cada provincia los resultados habrían sido: PP 148, PSOE 147, CIU 16, ERC 6, PNV 8, IU 13, CC 4, BNG 4, Otros 4. Es decir, victoria mínima del PP y Gobierno más que probable del PSOE dado que el PP necesitaría el triple apoyo de CIU, PNV y CC para alcanzar la mayoría absoluta más un escaño.

2 – Una estimación más sofisticada debe tener en cuenta el respaldo considerablemente mayor que reciben los dos partidos principales cuando lo que se decide es el Gobierno central. Al PP le votan muchos votantes de opciones regionalistas de centro-derecha en las elecciones locales. El PSOE se beneficia en cambio tanto de la mayor participación que se registra en las generales como del voto útil de muchos votantes de IU, que además es víctima de la corrección mayoritaria del sistema electoral. Seguimos en hipótesis de empate técnico y gobierno socialista en minoría.

Sigue leyendo

Aznar el Rectificador

Permafrost

Desde que abandonó la política activa (que no la ‘radiactiva’), el Sr. Aznar no ha aprovechado ni una sola de las numerosas ocasiones que ha tenido para callarse. Desde su autoerigido pedestal de salvador del reino, pontifica urbi et orbe señalando las vías por las que su alargada sombra sigue arrastrando a lo más adocenado de la derecha patria. Ninguna de las grandes contribuciones al glosario del despropósito político actual le es ajena. Desde el “cambio de régimen��? a la “claudicación ante el terrorismo��?, pasando por las formulaciones conspiracionistas del 11-M (que hoy no encuentran padre ni madre que las quiera reconocer), siempre es posible encontrar el verbo fluido del ex-primer bigote hispano, a quien no le gusta que le cuenten las copas de vino que se toma. Pero al Sr. Aznar tampoco le gusta que le malinterpreten. Es natural. A nadie le agrada. Así pues, hace unos días envió una carta al director de El País para rectificar una información que ponía en sus labios algo que él no había dicho. Creo que a estas alturas es de sobra conocido el incidente. Lo expondré con brevedad. En un acto de campaña celebrado el 22 de mayo en Calatayud (Zaragoza), Aznar ofreció el siguiente diagnóstico: “Zapatero ha conseguido que media España no acepte a la otra media. Y eso que nos condujo a lo peor de nuestra historia hace 70 años es el esquema político que se quiere repetir ahora.��? El País, entre otros medios, creyó que la conclusión era obvia y, al día siguiente, tituló una noticia: “Aznar acusa a Zapatero de reproducir “el esquema político” que llevó a la Guerra Civil��?. El ex-presidente reaccionó de inmediato, explicando lo siguiente: “En ningún momento de mi intervención en el acto público del Partido Popular celebrado el martes, día 22, en Calatayud, mencioné el término Guerra Civil […]. Es absolutamente inaceptable que se utilice mi nombre en informaciones con términos que en ningún momento se han pronunciado.��? Sigue leyendo

La corrupción ha ganado las elecciones

Aitor Riveiro

Las elecciones municipales y autonómicas han terminado. Bienvenidos a la precampaña de las generales. Tiempo habrá para analizar a fondo los resultados de la jornada de ayer que, con miles de concejales y diputados en juego, dan para un infinito número de análisis y de interpretaciones. Hoy, como siempre, todos los partidos dicen que han ganado. El Partido Popular ha conseguido más votos que el PSOE, que ha logrado un mayor número de concejales. Izquierda Unida, pese al batacazo de Córdoba (alguien tendrá que responder por esos 15.000 votantes que se han quedado en casa), podrá gobernar en coalición en muchos más municipios que hasta ahora, merced a los pactos electorales. CiU piuerde Tarragona, aunque ha remontado en Barcelona. Nafarroa Bai ha pegado un pelotazo considerable en Navarra, donde UPN no tiene nada claro poder gobernar pese a haber repetido resultado. El BNG gana poder. Matas dependerá de los restos para saber si puede ser presidente de Baleares. Y es que a estas horas los resultados no son definitivos en algunas plazas importantes y quizá el voto por correo tenga mucho (o nada) que decir.

Sigue leyendo

Día de elecciones treinta años después

Marta Marcos 

Hoy se celebran elecciones municipales en toda España, y autonómicas en casi todas las Comunidades, salvo Galicia, País Vasco, Cataluña y Andalucía. Primicias informativas aparte, quería recordar el hecho de que, además, están a punto de cumplirse 30 años desde que se celebraron las primeras elecciones democráticas desde la muerte del que iba bajo palio. En concreto, tuvieron lugar el 15 de junio de 1977. Yo estaba por entonces “en construcción��?, así que no recuerdo mucho de ese día. Sigamos con más cuentas, aunque no muchas porque soy de letras. La última cita con las urnas antes de 1977 fue en febrero de 1936. Eso quiere decir, por ejemplo, que una persona que nació en ese año tuvo que esperar a tener 41 años para saber qué era eso de votar de verdad (y no de mentira como en los tiempos de la dictadura). ¿A dónde quiero ir a parar? Tan sólo constatar dos cosillas, puede que obvias, pero que se olvidan con frecuencia: la democracia es frágil, y más todavía en un país como España, pero con los 30 años que llevamos con el actual sistema hemos batido nuestro propio récord. Y cada nueva cita electoral, es un paso más hacia la consolidación democrática, que nunca se debe dar por sentada. Sigue leyendo

El PP, en sus trece

Millán Gómez

Cada día nos sorprenden más, si es que esto es posible, claro. Primero fue el ex – presidente del Gobierno, José María Aznar, cuando declaró que “todos los votos que no vayan al PP significan consolidar a ETA en las instituciones��?. Y se quedó tan ancho el profesor de Georgetown. Aznar también acusó a Zapatero de llevar a España a la misma situación que “hace 70 años cuando se produjo lo peor de nuestra historia��?. Más tarde fue Gotzone Mora. Esta antigua socialista vizcaína y ahora tertuliana de la COPE (emisora donde se insulta metódicamente a las víctimas y amenazados por ETA con los que Mora debería sentir un poco de solidaridad) pidió el voto para el Partido Popular de Extremadura en una rueda de prensa donde ella estaba sentada al lado mismo del candidato popular a esta comunidad, Carlos Floriano. En este hecho cobra especial relevancia el hecho de que Gotzone Mora haya elegido la comunidad autónoma de Extremadura para sacar a pasear su reciente conservadurismo. Es curioso que una socialista desencantada con el actual PSOE y con la política antiterrorista del presidente Zapatero pida el voto al PP y, por lo tanto, pida que no se vote al PSOE y que este consejo a los electores lo anuncie desde Extremadura.

Sigue leyendo

Metamorfosis pirrónicas

Ignacio Sánchez-Cuenca

Salvador Dalí defendió la tesis extraordinaria de que la estación de Perpiñán es el centro del universo. Según el genial ampurdanés, dicha estación constituye el kilómetro cero, el origen gravitatorio de misteriosas fuerzas telúricas. En la deriva de los continentes, la estación de Perpiñán, a la que llegó Gala la primera vez que fue a conocer al maestro, se alza como un punto de permanencia e inmutabilidad sobre el que se desplazan las masas continentales. Dalí inmortalizó aquella visión en un cuadro espantoso de 1965 en el que los miembros del celebérrimo Angelus de Millet deciden romper su eterno duelo con actos de sodomía y fornicación (sobre una carretilla) que aparecen como fondo de una estructura geométrico-onírica en la que destaca una ominosa Gala que todo lo observa frente a un Salvador convertido en feto-Cristo. El cuadro, propiedad del chocolatier Peter Ludwig, reposa en un museo de Colonia. Pues bien, hoy nosotros queremos defender una tesis no menos trascendental que la de Dalí, a saber, que el cráneo del fundador del pirronismo es en estos momentos la fuente primigenia de las emisiones tóxicas que amenazan con crear un potente efecto invernadero en la esfera de las ideas. De la misma manera que las flatulencias del ganado vacuno se elevan hacia la atmósfera, impidiendo la natural ventilación del planeta, recalentando nuestra humilde morada hasta temperaturas asfixiantes y provocando anegaciones constantes de la M-30, asimismo las cogitaciones del maestro universal del pirronismo crean una suerte de agujero negro intelectual del que nada de lo que entra sale.

Sigue leyendo

¿Es irrelevante lo personal?

Ignacio Urquizu

A principios de la semana pasada, el candidato socialista a la alcaldía de Madrid apenas conseguía un hueco en las noticias. Pero tras el debate electoral de TVE, todo el mundo sabe quién es Miguel Sebastián. Los principales periódicos le han dedicado primeras páginas y editoriales. Las tertulias han echado humo. El candidato socialista pasó de ser irrelevante para los medios de comunicación, a situarse en el ojo del huracán. ¿Qué había pasado? ¿Cómo se pasa en tan poco tiempo de las noticias regionales a estar en boca de todos? La pregunta que le catapultó a la ‘fama’ fue la siguiente: “Señor Ruiz-Gallardón, yo le pido que responda a la siguiente pregunta: ¿en algún momento ha mantenido alguna relación con alguna de las personas imputadas en la operación Malaya acerca de actuaciones urbanísticas en la ciudad de Madrid?��?. La respuesta del alcalde no fue negar cualquier relación, sino que se escudó en ‘asuntos personales’. Es decir, para Alberto Ruiz-Gallardón los testaferros de Roca son un ‘asunto personal’. Pretendía esconder bajo este concepto cualquier responsabilidad. Así lo han visto también periodistas y analistas políticos. Al ser un ‘asunto personal’, parece ser que los políticos no tienen que dar explicaciones. Pero, si es así, ¿por qué escriben biografías? ¿Por qué tratan de presentarse como gente normal y, al mismo tiempo, hechos a sí mismos? ¿Qué aportan entonces los reportajes-entrevistas ‘personales’ de los políticos? Sigue leyendo

40 años no es nada pero otros 4 de la derecha en Madrid serían demasiados

MCEC

Hoy es un día algo especial para mí porque cumplo la nada desdeñable cifra de 40 tacos. Los primeros 10 bajo una dictadura que afortunadamente me quedaba bastante lejos. Ya en democracia, casi 14 años (postrado) bajo gobiernos democráticos de derecha y centro derecha y casi 17 quejándome (gozosamente) de gobiernos socialistas (es deprimente pensar que tendré que esperar a sendas victorias socialistas en 2008 y 2012 antes de haber pasado más de la mitad de mi vida gobernado por la izquierda). Como ciudadano madrileño tengo bastante peor suerte porque sólo he podido quejarme de Alcaldía y Comunidad Autónoma de izquierdas durante 8 escasos años, que palidecen frente a los últimos 18 de ayuntamiento y comunidad de derechas, por no hablar de los primeros ayuntamientos de UCD o de un tal Arespacochaga que aunque muy niño recuerdo como un ogro.

Sigue leyendo

Inconvenientes de la bronca tabernaria (2)

Permafrost

La semana pasada presenté ciertas objeciones al discurso incendiario de algunos agitadores mediáticos, tratando de invalidar el argumento de que hay que distinguir el fondo de la forma. Expuse que tal alegación es absurda en su caso, pues lo que dicen es indistinguible de cómo lo dicen. Hoy continúo con una serie de razonamientos subsidiarios. El primero de ellos sigue estando muy relacionado con el planteamiento fondo-forma. Aun aceptando en abstracto tal distinción, sostengo que el gruñido constante interfiere con la solidez del supuesto “fondo��?. Es decir, la actitud en extremo belicosa está negativamente relacionada con la probabilidad de ejercer un discernimiento correcto respecto a la realidad de las cosas. Porque no sólo las creencias materiales (más o menos discutibles) sirven de base a las expresiones formales, sino que éstas pueden incidir en la creación y mantenimiento de aquéllas más allá de lo que sería normativamente razonable. El estilo o la “forma��? incendiarios son claramente emocionales y las influencias afectivas en las creencias sobre el “fondo��? no son en absoluto desdeñables, como indican la psicología social y el mero sentido común.

Sigue leyendo