Navarra en el debate político

Millán Gómez

El Partido Popular (PP) ha decidido manifestarse contra la política antiterrorista del Gobierno por enésima vez, en esta ocasión en Pamplona. La capital navarra será testigo de una marcha que llevará por lema “‘Fuero y libertad. Navarra no es negociableâ€? y ha sido organizada por el Gobierno de Navarra de la Unión del Pueblo Navarro (UPN), que es la marca local del Partido Popular en esta comunidad autónoma.El ejecutivo foral hizo pública una declaración en la que recoge que “la sociedad navarra manifiesta su preocupación por el silencio del Gobierno del señor Rodríguez Zapatero respecto a las reivindicaciones del entorno de ETA-Batasuna de incluir a Navarra como contraprestación del mal llamado proceso de pazâ€?. Indica en el texto que esta iniciativa responde a la situación social “creada con las recientes decisiones políticas adoptadas en las últimas semanas, junto a las propuestas de Batasuna de construcción de una única Comunidad Autónoma que integra la Comunidad Vasca y Navarra, antesala de la Euskal Herria independienteâ€?.

El PP utiliza una vez más a Navarra como recurso en su política de acoso y derribo contra el gobierno socialista democráticamente elegido por una amplia mayoría de españoles hace ahora tres años. La derecha vuelve a denunciar que, según ellos, Zapatero está negociando el futuro de la comunidad foral con la organización terrorista eta a espaldas de la sociedad navarra y del conjunto de la sociedad española. Eso sí, el PP no aporta ni una sola prueba de esta presunta cesión del Gobierno a los pistoleros de eta. Es increíble y preocupante a la vez la capacidad que tiene la oposición conservadora para sacarse de la manga mentiras que repiten una y otra vez para engañar a la sociedad y conseguir su objetivo de volver al poder.

El Gobierno ha repetido por activa y por pasiva que no negociará el futuro de Navarra con eta pero al PP esto le trae sin cuidado. Su único objetivo es enfrentar a la opinión pública con el Gobierno. Si la realidad trastoca sus planes, peor para la realidad.

El PP afirma que el Partido Socialista de Navarra (PSN-PSOE) está dispuesto a gobernar con los nacionalistas vascos y con la izquierda abertzale con tal de formar gobierno en el Parlamento navarro y enviar a la UPN a la oposición en esta cámara autonómica. La derecha ha repetido continuamente estas declaraciones y el PSN las ha desmentido retunda y categóricamente. De hecho, el candidato socialista a la Presidencia de Navarra, Fernando Puras, manifestó su intención de obtener los votos necesarios en las próximas elecciones autonómicas para “poder formar gobierno en solitario� y aseguró que, en caso de tener que alcanzar acuerdos, estos no serían posibles con “los partidos que pusiesen como condición la modificación del régimen foral navarro�. El PSN echa por tierra, de este modo, las acusaciones de la UPN y del PP sobre su presunto pacto con los nacionalistas. A pesar de estas afirmaciones de los socialistas, la UPN y el PP siguen en sus trece defendiendo sus teorías. El PP demuestra una vez más que a pesar de que la realidad desmonte y ridiculice sus acusaciones, ellos las siguen defendiendo con tal de erosionar a los socialistas. El PP sigue anclado en el “todo vale�. Le da igual cómo llegar al poder con tal de que vuelva a sus manos.

El PP tiene que ser consciente de que eta ha debilitado y profundizado en la brecha actualmente existente entre la ciudadanía vasca y navarra. Euskadi y Navarra son dos comunidades autónomas que poseen entre sí grandes y evidentes similitudes culturales, históricas, lingüísticas… La barbarie etarra no ha hecho sino acentuar las diferencias entre estas dos comunidades autónomas. La gran mayoría de los ciudadanos navarros no han ocultado su deseo de no querer saber nada sobre una posible anexión con Euskadi. Eta ha echado por tierra en gran medida el cariño recíproco y la armonía existente entre estos dos pueblos vecinos. Eta ha manchado históricamente la imagen de Euskadi.

Es imposible que el Gobierno “venda� Navarra en una supuesta negociación con eta. Por mucho que el presidente Zapatero quisiese (y no quiere) unir Navarra con Euskadi este hecho no tiene ninguna base legal y constitucional que lo sustente. Navarra no es una porción de tarta que se pueda vender.  La única vía legal es que la Comunidad Foral de Navarra tiene derecho a integrarse en el Euskadi, en el supuesto de que sus ciudadanos decidan su incorporación de acuerdo con el procedimiento establecido en la disposición transitoria cuarta de la Constitución Española. La última palabra la tiene siempre el pueblo navarro.

El PP pretende con esta nueva manifestación y con sus continuas declaraciones ocultar y silenciar la derrota de la conocida como “teoría de la conspiración�, según la cual eta estaba detrás de los atentados del 11-M que, según ellos, sirvieron de trampolín para que Rodríguez Zapatero alcanzase el poder.

El juicio por la matanza del 11-M está desmoronando dicha teoría de la conspiración alentada durante 36 meses por el PP y sus afines. Tras once sesiones de vista, en las que han comparecido los 29 acusados y ocho testigos, resulta evidente que el atentado fue obra de una célula terrorista islamista que accedió a los explosivos a través de una trama delincuencial asturiana, tal y como lo recoge el sumario instruido por el juez de de la Audiencia Nacional Juan del Olmo. Según testimonios policiales, nunca hubo datos que vincularan a ETA con la matanza. Los intentos de algunos letrados de la acusación por vincular a ETA en la masacre y sembrar dudas sobre la actuación policial han resultados infructuosos.

El PP no ha digerido aún su derrota del 14 de marzo de 2004 y es ahí donde nacen todos sus problemas.