¿Por qué ha salido mal el proceso de paz?

Ignacio Sánchez-Cuenca En dos artículos anteriores sobre el fallido proceso de paz, procuré situar las cosas en sus justos términos. Por un lado, insistí en que un proceso de paz no consiste en sentarse en una mesa y preguntar a los terroristas: “¿están ustedes dispuestos a renunciar a la violencia?��? Más bien, se trata de que el Estado abra una puerta, que refuerce al sector más moderado de la organización, para que los terroristas reciclen las armas en votos y se integren en el sistema. Por otro lado, traté de mostrar que el dilema que presenta el PP (y una legión de periodistas e intelectuales de derechas) entre negociación y derrota es absurdo. El fin consiste en conseguir, mediante negociación o represión o una combinación de ambas, que los terroristas entiendan que están mejor dejando de matar que continuando con las muertes. Hechas estas aclaraciones, quiero abordar ahora algunas de las razones por las que puede que haya fallado el proceso de paz. Es evidente que toda la responsabilidad de la ruptura del alto el fuego recae sobre ETA. No hace falta insistir en esto. Pero aun así, vale la pena preguntarse si las cosas podrían haber salido de otro modo. Es preciso extraer lecciones pensando en una futura reedición del proceso.En primer lugar, un proceso de paz puede fracasar porque el sector moderado no consiga imponerse al sector duro en el seno de la organización terrorista. Según hemos ido sabiendo (aunque falta todavía mucho para que nos enteremos de los detalles más relevantes), la decisión del alto el fuego se tomó tan sólo por un estrecho margen. Había muchos etarras opuestos al proceso. Lo mismo sucedió, por cierto, en Irlanda del Norte. La tregua de 1994 se vino abajo simplemente por el relevo de un miembro en el Army Council, que produjo una mayoría coyuntural favorable a la vuelta a las armas. El cambio en la correlación de fuerzas dentro de ETA se produce cuando el juez Grande Marlaska decide mantener la ilegalización penal de Batasuna dos años más. Los etarras piensan que incluso si pasan por el aro de la ley de partidos, el Gobierno no puede garantizarles su participación en el sistema. Los jueces podrían continuar por la vía penal contra ellos. En esas circunstancias, endurecen su postura y dejan muy poco margen al Gobierno.

En segundo lugar, el Partido Popular decide oponerse desde el principio al proceso. El PP sitúa el proceso en el centro de la vida política y comienza a utilizar un lenguaje apocalíptico de rendición del Estado. Se habla de que los socialistas regalan Navarra a los nacionalistas vascos, que la nonata mesa de partidos supone la quiebra del orden constitucional, etcétera.A esa tarea de deslegitimación se suma con entusiasmo la AVT, el Foro Ermua y Basta Ya. Se organizan manifestaciones de repulsa con pancartas de “En mi nombre no��?. Los medios de comunicación reaccionarios (con el ABC a la cabeza) cargan todo lo que pueden contra el proceso.En tercer lugar, y como consecuencia de la actitud saboteadora del PP, el Gobierno se encuentra sin margen de maniobra para negociar nada. La furia mediática es tan tremenda que el Gobierno no sólo no es capaz de explicarse, sino que además renuncia a hacer pedagogía sobre lo que significa un proceso de paz. Así, no llega a anunciarse la constitución de la mesa de partidos, no se acercan presos, no se deroga la Ley de Partidos, no se especifica qué quiso decir Zapatero cuando anunció en una rueda de prensa en el Congreso que respetaría las decisiones de los vascos sobre su futuro.La información que ha publicado Gara es bastante elocuente: se supone que es la versión más favorable para ETA y sin embargo no se habla de ningún movimiento relevante por parte del Gobierno. El Estado se mantiene casi inamovible. Tan sólo puede hablarse de concesiones procedimentales: como cuando se admite explorar la posibilidad de que las dos mesas (la de Estado-ETA y la de partidos vascos) avancen en paralelo, como sucedió también en Irlanda del Norte. ¿Qué debemos aprender para el futuro? Para que las partes aprendan a confiar entre sí y arranque un proceso negociador que permita el final de la violencia, serán necesarias dos cosas: primero, que los moderados en el seno de ETA y Batasuna se atrevan a enfrentarse con mayor voluntad a los duros, que claramente son minoritarios en el conjunto del movimiento abertzale pero controlan las armas; segundo, que el Gobierno consiga el apoyo de la oposición o por lo menos establezca un curso de acción prudente si tiene que actuar con el PP en contra. En más de una ocasión ha dado la impresión de que el Gobierno lanzaba el proceso y luego reculaba al descubrir mayor resistencia política y social de la esperada.Sobre las consecuencias del fracaso del proceso (¿ha valido la pena o no haber apostado por el proceso?), hablaré en el próximo artículo, que será el último de esta serie.

56 pensamientos en “¿Por qué ha salido mal el proceso de paz?

  1. Fernando 18,
    Dices que España no va bien porque no se avanza hacia Gran Bretaña, por simplificar. Dices que es normal viniendo de donde venimos. Te replico que me parece apropiado que nuestro ritmo de avance, porque lo hay, sean los progresos hechos en esta legislatura para que RTVE se parezca un poco más a la BBC. Por ejemplo. Con lo que ello implica de pérdida de los privilegios para el partido en el poder, no te parece? Estarás al menos de acuerdo con que en esta legislatura no hemos padecido a Urdacis, Sopenas, MA Iglesias o Calvitos, salvando las distancias.
    En cuanto a lo de que la carretera que se construye para acabar con el terrorismo, me remito a lo declarado por el Presidente y puesto negro sobre blanco en la resolución del Congreso: precio político cero. Y por eso se ha roto el proceso, porque ETA no estaba dispuesta, al parecer, a cobrar cero. Supongo que también estarás conmigo en querer pagar cero. Pues ya somos tres con Zapatero.
    Finalmente, si el órgano mediático del Sinn Fein hubiera publicado informaciones sobre conversaciones secretas Gobierno-IRA, los Tories no habrían hecho sangre de ello, especialmente si el Prime Minister hubiera negado su veracidad. Cierto es que seguramente el PM no hubiera dicho que eran falsas de toda falsedad en lo que representa la mentira. Pero eso no invalida lo anterior.
    PD: No sólo no me importa tu “pesadez� (your words) sino que da vidilla.

    Cicuta 32
    Alucino con lo de Gara y la teoria de juegos (no son pirrónicos, no dice de LOS como señalaba PMQNQ). Lo más flipante es que la ganadora sería presentada en primer lugar a los empresarios!!! Están progresando, esta gente progresa, lentamente pero progresando. Espero que no me oiga Aitor…

    Sí, que alegría que vuelva Landa. Pero a ver si algún día que vuelva ve algo, no se, algo pequeño, ínfimo, positivo en Zapatero, o en el PSOE… ya se que es difícil, a veces complicadísimo (que se lo digan a Aitor) pero si se rebusca bien se encuentra. Creo.

  2. joder, lo del artículo del nacho villa tiene enjundia. Ahora se entera de que ZP quiere terminar la legislatura: si por lo menos sirve para que deje de decir que su final es inminente… Me quedo con lo de que el cambio de gobierno tiene trampa porque no afecta al núcleo duro. Manda guevos.
    Estoy de acuerdo con Pablo Franco en que seguramente el golpe mediático del nuevo ministro de sanidad no justifique su pérdida como investigador. Pero quien sabe, igual se revela como gestor excelente. Veremos.

  3. 50 Por mi que no quede

    Gracias.

    51 MCEC

    Gracias, también: debes insistir conmigo en tu intento evangelizador. ya sabes que los infieles y los pastorcitos tardamos en ver la luz de la verdad verdadera pero al final somos los únicos a quienes se nos aparecen las vírgenes y los santos.(¿ por qué será?)

    ———-

    Ustedes no se lo creerán, pero mañana corro el encierro. Creo que lo televisa Cuatro. No digo más.

    __________

    Hasta la próxima, sean ustedes felices.

  4. Si es cierto que corres el encierro, Landa, ¿cómo te identificamos en las imágenes de Cuatro si no te conocemos? LLeva algo que te identifique y dínoslo, y que no sea un periódico enrollado, por favor. Y avísanos también si se te aparece una virgen o un santo, por supuesto.

  5. Ufff, será que vengo a casa ahora, despues de comer, un poco perjudicado… pero, ¡que fuerte todo !

    Leo que en Gara (el tal Nicoloco) recomiendan que sicológos auxilien a matemáticos -¿o será al revés?-, por quello de la teoria de juegos, y Landa que va de copas (y yo de vuelta) a Pamplona y que espera un gobierno de izquierdas que por lo visto no puede llegar porque ZP y/o sus incondicionales prefieren nacionalismo o religión,..o eso me ha parecido entenderle, ..pero igual es porque no estoy en buenas condiciones cognitivas… (y lo que me esta costando escribir esto sin erratas, diossanto).

    En fin, solo diré que estoy muy de acuerdo con ISC y que respecto al proceso de paz mi convicción (que ya sé que para los demás no tiene por qué tener mayor interés) es que saldrá adelante. Saldrá bien.

    MCEC: yo sí que estoy muy interesado en conocer como va la batalla en el agujero negro de la izquierda madrileña.

  6. Gracias a que llegas tú, Jelloun, y comentas lo de Nicola Lococo. Parece que a nadie le han impresionado las locuras que dice. Yo lo he leido dos o tres veces para convencerme de que es cierto. Lo de los sicólogos ayudando a los matemáticos, o al revés, no está mal, pero te recuerdo que no queda ahí la cosa. Lo que dice Nicola Lococo es que además de por sicólogos, los matemáticos sean ayudados por “sociólogos, politólogos, y expertos en diplomacia y mediación internacional”. Vaya lío.

Deja un comentario