¿Política de cheques?

Ignacio Urquizu

Ante la posible desaceleración económica, Rodríguez Zapatero ya ha presentado una de sus propuestas fiscales: devolver 400 euros a los contribuyentes. El objetivo principal es aliviar la economía de las rentas bajas, que son a quienes más les afecta la subida de las hipotecas y las tensiones inflacionistas. Son propósitos loables y atinados económicamente, aunque ofrecen ciertas dudas políticas.

Cuando la economía da muestras de fatiga, existen dos instrumentos que pueden suavizar este “cansancio”: la política monetaria y la política fiscal. Una combinación certera de ambas es el camino hacia el éxito. Generalmente, es preferible usar la política monetaria para estimular la demanda. Si la economía crece más rápido de lo previsto, es mucho más fácil corregir los tipos de interés que los presupuestos generales del Estado. Además, en el caso de la Eurozona, este instrumento es muy eficaz. Durante la última década los gobiernos se han esforzado en reducir la deuda y esto permite que los estímulos monetarios sean mucho más efectivos.

Desde los años 90, los bancos centrales son independientes del poder político (sería bueno reflexionar en el blog sobre esta independencia…) y, en el caso de España, estamos supeditados a lo que decida el Banco Central Europeo –quien además no es el más rápido del lugar en sus reacciones, como apuntaba el pasado domingo Miguel Sebastián en Nueva Economía-. Por lo tanto, la política monetaria no depende del ejecutivo.

Así, los gobiernos “sólo” deciden sobre la política fiscal. ¿Cuál es la mejor estrategia? Ante una posible desaceleración, quizás la mejor opción sea combinar aumentos del gasto con rebajas en los impuestos. El cheque los 400 euros cumple estas metas, aunque, como casi todas las políticas, tiene aspectos negativos y positivos.

Los aspectos críticos se centran en la eficacia de la medida. En primer lugar, según cálculos de la Reserva Federal, “el aumento de $1 del gasto público estimula el PIB tres veces más que el recorte de $1 en el impuesto sobre la renta” (The Economist, 25-10-2001). En segundo lugar, una rebaja en el impuesto de la renta afectará al crecimiento sólo si es permanente, puesto que recortes puntuales tienden a ser ahorrados. Aunque también es cierto que esto depende del nivel de renta del contribuyente: los de renta más baja tenderán más al consumo, mientras que los de renta alta optarán por el ahorro.

Los argumentos positivos serían los siguientes. Por un lado, es una medida puntual que no compromete la política impositiva en el futuro –ni siquiera sabemos si el año próximo se volverá a aplicar-. Hay que recordar que tenemos una de las presiones fiscales más bajas de Europa. Comprometerse a rebajas fiscales más ambiciosas podría ser una irresponsabilidad. Además, esta propuesta no afecta al gasto público –existe un enorme superávit-, permitiendo que este aumentando por encima del crecimiento económico. Por otro lado, focalizar la transferencia de renta en un colectivo podría ser más costoso que universalizarla. Exigiría de controles e interventores que no son gratis.

Las dudas son más bien políticas. Al igual que otras medidas del pasado –léase cheque-bebé-, sus objetivos tienen más que ver con la no discriminación que con la redistribución. En los 80, la socialdemocracia se concentró en reducir las diferencias entre ricos y pobres. En los 90, la izquierda europea entró en crisis de identidad y cada país aplicó sus propias recetas: tercera vía, nuevo centro…. El nuevo equipo dirigente del PSOE optó como idea fuerza por la no discriminación. Es fácil de entenderla desde la perspectiva de los derechos civiles: matrimonio homosexual, igualdad entre hombres y mujeres…. El problema surge cuando trasladamos esta idea a la economía. La no discriminación no tiene tanto que ver con la igualdad de resultados –principio clásico de la izquierda-, sino con la igualdad de oportunidades –liberalismo más social-.

Quizás un ejemplo clarifique el debate. Pensemos en la vida como una carrera de obstáculos. El punto de partida no es igual para todos. Algunos, dada la familia o el país en el que nacen, parten con ciertas ventajas. Además, esta ventaja aumenta conforme discurre la carrera, porque algunos encuentran más obstáculos que otros. La izquierda clásica se “conformaría” con que todos alcanzasen, más o menos, al mismo punto de llegada. En cambio, el liberalismo no se centra tanto en la línea de meta, sino en el punto de partida. Para los liberales con sensibilidad social, lo importante es que todos salgamos al mismo tiempo y del mismo lugar, sin importar dónde llega cada uno. La política de cheques va más en la dirección del liberalismo social: no persigue tanto la redistribución como la igualdad de oportunidades. O, usando el ejemplo, elimina una barrera puntual de la carrera, pero no implica que todos lleguemos a la meta.     

57 pensamientos en “¿Política de cheques?

  1. Qué poco y qué tarde se explica el PSOE/Gobierno. Estaba indignado con los cuatrocientos euros de marras y el mañanero, inteligente y bienintencionado artículo de Urquizu me tranquilizó un poco. El ministro Caldera en ca Nierga, de la Ser, casi me tranquilizó del todo, a ver qué nos cuentan mañana. Caldera pretendió demostrar que la medida favorecía mayoritariamente a las clases bajas, no sé si Caldera lo logró mayoritariamente o sólo medio convenció a los que teníamos predisposición a ser convencidos.
    Sin embargo en lo que respecta al doctor Montes mi indignación crece según pasan las horas y según escuché las declaraciones de los dos cargos (¿de conciencia?) del PP madrileño que responden por Güemes (yerno de Fabra) y Aguirre (duquesa, o algo así, consorte). Ambos individuos, seguramente de misa los domingos, exhibieron en sus comentarios una cínica crueldad de rango sólo comparable a la del tristemente célebre conductor del Audi que sufrió desperfectos de chapa al atropellar mortalmente a un adolescente que viajaba en bicicleta. ¿Para cuándo una manifestación contra dos hechos actuales (persecución de clínicas abortivas y sentencia judicial sobre el doctor Montes y otros) que dañan seriamente a la sanidad madrileña que manejan el yerno de Fabra y la duquesa, o algo así, consorte? ¡Qué asco de gentuza, ¿gentuza? Alimañuza.
    Por cierto, permanezcan atentos a la telespe de esta noche y podrán comprobar cuán imparcialmente Buruaga somete a debate la sentencia que exculpa al doctor Montes.

  2. Estimados amigos y amigas, en contestación a Pep Ito, decirle que la práctica de la sedación, el uso de mórficos y las diferentes terapias paliativas se venían aplicando en la sanidad (pública y privada) desde hace mucho tiempo, porque es deber de todo sanitario ayudar a “bien morir” a los pacientes, cosa que nada tiene que ver con el debate en torno a la eutanasia. No se trata de ver cuánta morfina es necesaria para que sea la última vez. Se trata de que a la persona se le permita vivir su último tramo de vida con calidad y bienestar, esto es, sin dolor ni molestias adicionales innecesarias. Pues bien, hete aquí que lo que ocurrió en el Madrid de Peranzaguirre es que una serie de personajes, integristas religiosos, sin tener ni puta idea en torno a los procedimientos puramente técnico-sanitarios de sedación de terminales (que tienen como finalidad evitar el dolor, que NO causar muerte alguna), comenzaron a hacerse inmensas pajas mentales en torno a tales prácticas. Resultado, el de siempre: la caza de brujas. Es lo que ya comentamos aquí sobre la “píldora del día después” y las dificultades que dichos sectores pusieron a su dispensación considerándola como abortiva (repito también, muestra de que no tienen ni puta idea). Y encima, estos sectores se ven respaldados por el poder político de la derecha madrileña.

    Las consecuencias han sido que muchos profesionales de los servicios de cuidados paliativos, desde que se produjeron las denuncias por homicidio, por miedo a la consecuencias jurídico-penales de esas prácticas totalmente (como ha demostrado la sentencia de la AP de Madrid) correctas legal y deontológicamente, dejaron de desarrollarlos en el ámbito de su actuación clínica. Con lo cual, aparte del daño moral y personal a esos profesionales como el Dr. Montes, se ha dado lugar a que cientos o miles de personas con dolorosísimas patologías en estadío terminal han terminado sus días de un modo indigno, entre terribles dolores, acentuando más la angustia propia y la de sus seres queridos. Y eso es imperdonable. No tiene vuelta atrás, y todo ese dolor no podrá ser compensado. Desde aquí insto a exigir responsabilidades políticas a Lamela y sus secuaces, espero querellas criminales, y, perdonen el exabrupto, me cago en él y en su Presidenta, que encima responde a la sentencia haciendo alarde de cinismo. Ella también es un doloroso cáncer para la democracia y para la dignidad de los ciudadanos.

  3. Y una buena noticia, que no se diga:

    **El Pleno del Tribunal Constitucional ha desestimado el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Grupo Parlamentario Popular contra las listas electorales paritarias que contempla la Ley de Igualdad, según informó hoy el alto tribunal. La sentencia, que contó con un voto particular, también desestima la cuestión de inconstitucionalidad promovida por el Juzgado de los Contencioso Administrativo número 1 de Santa Cruz de Tenerife en contra de la anulación de la lista presentada por los populares en la localidad de Garachico, por estar conformada íntegramente por mujeres. El contenido de la sentencia, de la que fue ponente la magistrada Elisa Pérez Vara, y el del voto particular formulado por el magistrado Jorge Rodríguez-Zapata, se conocerán en los próximos días.**

  4. Jon ,gracias, sabia que contestarias con toda claridad sobre lo que le sugeria el Cuatro OjOs que leyeran Pratxi y Fernando en su diatriba sobre “las cantidades de morfina”.
    Has puesto el tema en sus justos terminos.
    Gracias.

  5. Ya lo ha comentado PMQNQ, pero la tertulia de hoy en la COPE ha sido de las de provocar licantropía. Les dejo el enlace:
    http://www.lamanana.com.es/index.php/lamanana/escuchar/martes_29_de_enero_de_20087/

    Ellos ya han dictado su sentencia y quién coño es la justicia para decir otra cosa. Es en la segunda mitad, más o menos. El tío que habla de que ha habido mala praxis médica y mala praxis judicial es José T. Raga, tertuliano habitual, que me dio clase de economía política en la facultad de Derecho de la Complutense, hace ya unos añitos. Todo lo que tenía de buen profesor lo tiene de tertuliano infamante. Y me duele decirlo, pero no se pueden soltar tantas necedades sin provocar sonrojo.
    En esa misma terturlia, el bueno de Pedro Jota viene a decir que las medidas económicas que propone ahora el gobierno significa que está reconociendo explícitamente que estamos ante una crisis muy grave y que, por eso, “Zapatero es un antipatriota”, “es que Zapatero es un antipatriota”, literalmente, que lo he oído con estas orejitas. Qué majete el Perico, seguro que eso no se lo decía a la cara cuando le hacía esas entrevistas de ocho horas: “Oye, Presi, que eres un antipatriota, ¿qué me cuentas?”. Sin duda, este mefisto mediático es una de las personas que me inspiran peores sentimientos.
    Disculpen el calentón, ya debería estar de sobra habituado a la morralla comunicativa, pero todos tenemos días malos.
    Buenas noches.

  6. Amistad, no hay (o no pretendo que haya) ninguna diatriba sobre “cantidades de morfina”. Para hablar de matar, habría que demostrar “voluntad” de hacerlo. Y esto solo puede venir de la sobredosis.
    Como no la hay, no hay mala praxis, tal y como admite el juez, solo estamos ante sedación de un terminal. Nada que decir sobre lo expuesto por Salaberria. Es, además, una opinión autorizada en tanto que trabajador sanitario. Punto.

    Para hablar de eutanasia, habría que demostrar que las dosis son más de las necesarias. Algo que ya será difícil de precisar… Hay algun resucitado en este foro que nos cuente el dolor de un cancer terminal?

    O bien que el doctor fuera chillando por los pasillos (para demostrar voluntariedad) cosas como…. “voy a cargarme a este pavoooooooo” Que no suelen pasar en los hospitales públicos.

    En fin, Lamela debería estar cultivando kiwis en Nueva Zelanda con Acebes.

  7. El voluminoso y beneficioso negocio que se ha permitido hacer con el sector de la construcción , la entrada en circulación de importantes cantidades de dinero negro, pasando un importante porcentaje del mismo, de diferentes formas a las arcas del Estado, el difícil calculo de los impuestos adecuados , justos y necesarios, etc., han hecho que las cuentas del erario publico den como resultado eso que se define en lenguaje económico como superávit, es decir el Gobierno de la Nación logro recaudar mas de lo que gasto.

    Dicen que nunca España , las arcas del Estado habían tenido tanto dinero y parece ser que es cierto, pero también es cierto que tampoco nunca había habido tanto déficit autonómico, municipal, de entes públicos, como la sanidad, las televisiones, y numerosas empresas publicas. Ni tampoco hasta ahora había habido un endeudamiento familiar y empresarial tan elevado.

    Haber favorecido que sectores de la sociedad española hayan acumulado enormes fortunas en periodos de tiempo muy cortos y que el estado pueda disponer de la bonanza actual ha provocado que la economía española se haya endeudado excesivamente , hasta el punto que cualquier variación importante en los parámetros económicos empieza ha ser un problema, percibiéndose que existe un importante elemento condicionador de la economía que es el coste de la hipoteca, si bajan los intereses de la hipoteca aumenta el consumo y con el los precios , de la vivienda y de otros muchos productos, algunos de primera necesidad, provocando inflación y todas las consecuencias negativas que esta acarrea. Si por el contrario suben los intereses el consumo tiende a bajar, muchas personas no podrían acceder a una vivienda frenando de forma importante la actividad en este sector, e igual ocurriría con otros muchos productos, menos ventas implicaría menos producción , menos beneficios y por lo tanto menos trabajo, y sobre todo un aumento de los impagos hipotecarios.

    La situación económica del país que no sabemos realmente cual es, pues se cumple aquello de que “cada uno habla de la feria como le va en ella“, esta poniendo de relieve que como nunca la clase política española carece de creatividad , ingenuo y suficiente consenso tanto para dar soluciones a los problemas de la economía que perciben como para gastar el dinero que dicen que sobra y optan por leyes que representen gasto casi en forma de regalos, actuado muchas veces de forma discriminatoria hacia sectores sociales necesitados.

    Aquello que puede parecer una excesiva preocupación por el bienestar de los ciudadanos en realidad solo representa el temor a un frenazo brusco del consumo y a las consecuencias, empresariales, recaudatorias , etc., que esto acarrearía.

    Si los ciudadanos son capaces de tomar conciencia de su fuerza como consumidores, algo que hasta ahora nunca ha ocurrido, y deciden hacer un consumo mas racional, selectivo, negándose a que haya sectores que se enriquezcan con sus antojos , con su despilfarro, con un mal enfoque del ocio, etc., las consecuencias negativas para la economía son inimaginables, harían falta muchos cheques de 400 para solucionarlo.

    http://www.larefineria.blogspot.com

Deja un comentario