¿Para qué sirve la religión?

Magallanes 

En los albores de la humanidad el hombre intentaba sobrevivir en un entorno muy cruel. Debía dedicar casi la totalidad del día a ello. Se veía amenazado por bestias feroces, por fríos heladores, por calores asfixiantes, por inundaciones, sequías, vendavales, fuegos, terremotos y ríos de lava. Como consecuencia de todas estas calamidades sufría hambrunas. Surge entonces, además, la violencia entre las agrupaciones humanas por comer o beber los recursos escasos.  Es mucho más tarde, cuando ya ha conseguido cierta capacidad de supervivencia, cuando se da cuenta de que también hay enfermedades que le diezman desde dentro y cuya causa no es visible. Tanto en uno como en otro caso, el hombre pensaría que había seres pensantes parecidos a él, pero mucho mas potentes, que eran enemigos y buscaban su aniquilación. Personaliza, por tanto, las fuerzas de la naturaleza convirtiéndolas en deidades e intenta aplacar su ira ofreciéndoles, primero su respeto o sumisión y, por si eso no bastara,  sacrificios de cosas que cuesta arrancar a la naturaleza.

 

Pero para invocar a  estos dioses, poco a poco empieza a considerarse importante la ceremonia para hacerlo. Es decir, los dioses no aceptan que se les venere de cualquier manera; cada uno, se supone, exige un rito o sucesión de actos colectivos en que la agrupación humana reunida se pone a sus pies. Empieza a distinguirse en las agrupaciones humanas o tribus una persona que es el especialista y garante de que el rito se cumpla de forma adecuada. Se separan, por tanto, en la tribu, el líder en asuntos de subsistencia  material cuyo fuerte no es la sumisión, y el líder o embajador frente a los dioses, más proclive a la elucubración de qué es lo que puede agradar a los dioses. El primero necesita al segundo cuando la subsistencia de la tribu se hace difícil y el segundo necesita al primero para certificar que él es el verdadero contacto con las divinidades y que si, a pesar de su mediación, la subsistencia no mejora, no hay mas remedio que aguantarse en vez de buscar un nuevo mediador.

 

Una vez “asegurada” una cierta protección frente a los imponderables de la naturaleza, las tribus buscan el apoyo de las divinidades para que intervengan de forma sobrenatural a su favor en las batallas con tribus enemigas. Poco a poco, la divinidad protectora de la tribu se va elevando de categoría frente al poder omnímodo de las divinidades-naturaleza y se considera que él/ella puede estar por encima de las divinidades-naturaleza. Las las tribus van creando, así,  toda una corte de divinidades de distinto rango y sexo que habitan el cielo o la cumbre de alguna montaña lejana.

 

A medida que los miembros de la tribu empiezan a no tener que dedicar todas las horas del día a satisfacer su subsistencia, dedican el tiempo libre  a reflexionar sobre qué pasó a sus padres y abuelos después de la muerte. Ello les preocupa  no solo por las ataduras sentimentales con ellos, sino porque también va a ser su destino. Algunas tribus pasan a considerar que los antepasados se han convertido en semi-divinidades y que mantenerse en contacto con ellos mediante invocaciones y ritos puede, además de ser agradable, permitirle que le concedan favores materiales.  Surgen así las religiones animistas en que se venera a los antepasados y se considera que son descendientes de divinidades puras, a veces porque estas divinidades engendran hijos esposando a humanos. Otras religiones pasan a pensar que hay un mundo paralelo donde residen los muertos, pero sin llegar a divinizarlos y, en este segundo grupo, surgen las religiones que separan dos mundos de los muertos, uno para los que se portaron de forma generosa con el resto de la tribu y otro para los que tuvieron una conducta perjudicial para el resto de la tribu. Es el comienzo de las religiones que premian el bien y castigan el mal en la otra vida.

 

 

Los ancianos de la tribu se dan cuenta de que esta polarización del destino en el otro mundo ayuda mucho a que los miembros de la tribu se inhiban de futuras actuaciones conflictivas con otros miembros de la tribu. Por ello juzgan conveniente la creación de un código de origen divino de lo que está bien y lo que está mal.  En definitiva, en los albores de la civilización se observa que la religión tiene cuatro funciones: un seguro frente a las calamidades de la naturaleza y enfermedades; un  potente aliado en las batallas contra otras tribus; un seguro frente al miedo de desaparecer con la muerte; y un código de conducta que intenta evitar conflictos entre los miembros de la tribu que pueden debilitarla frente a sus enemigos. 

 

Copiando a Stanley Kubrick y pasando de repente al mundo actual, ¿qué queda de todas estas funciones en los países más desarrollados? El desarrollo de las ciencias y tecnologías derivadas de las mismas ha hecho que los países dominen en gran medida a las fuerzas de la naturaleza y las enfermedades, y además han surgido  compañías de seguros para paliar los efectos de catástrofes, y sistemas de Seguridad Social para la curación de las enfermedades. No hay, por tanto, que invocar a dioses o santos para todo esto. No hay que hacer procesiones pidiendo que llueva, es mejor exigir a los políticos que hagan canales. Para todo esto ya no es necesaria la religión.

 

No ha cambiado nada respecto a la preocupación de qué pasa después de la muerte, la religión sigue ofreciendo otra vida y, además, con castigo de los que no cumplen un código moral. Sin embargo, la proporción de población que no cree en otra vida ha aumentado muchísimo y, además, incluso en los creyentes se ha debilitado mucho la percepción de un infierno que castigue a los malos. Ocurre entonces que las sociedades, para frenar el deseo de disfrutar al máximo de la vida sin respetar los derechos de los demás, han desarrollado códigos penales, civiles, mercantiles y administrativos, cuya no observancia debe pagarse en esta vida. Para aceptar las frustraciones de no poder alcanzar todo lo deseado, las religiones ofrecen doctrinas basadas en la necesidad de aceptar la voluntad de los dioses en esta vida y dignifican el sacrificio y dolor presentándolos como buenos pasaportes para la otra vida; e incluso el budismo parte de la base de que la perfección y la paz se consiguen renunciando al placer. Aquí parece que las religiones no tendrían competencia, pero ha surgido la profesión de psicoanalista, cuyo objetivo en gran parte es conseguir que sus “pacientes” acepten sus frustraciones aunque no reciban un premio en el otro mundo por ello. También han aparecido toda clase de prácticas corporales como el yoga, que favorecen la aceptación de muchas frustraciones. No obstante, las religiones son mucho máas baratas para alcanzar este resultado, por lo que muchas personas se tienen que conformar con ellas.  

 

A los humanos, creyentes o no creyentes, les gustan los ritos para celebrar el nacimiento, la adolescencia, el matrimonio y la muerte. Aquí las religiones ofrecen su máximo potencial y no han sido sustituidas con mucho éxito por las autoridades civiles, sobre todo para la muerte. Se comentaba hace varias décadas que Suecia era un país luterano, pero sólo para utilizar sus ritos de nacimiento, matrimonio y muerte. Puede que hoy día, la mayoría de sociedades desarrolladas sean también otras Suecias. Asimismo, los países con religión oficial tienen solucionado el problema de los ritos para los grandes acontecimientos, sean o no creyentes los políticos que los rigen. Los que no tienen religión oficial tienen que inventarse ritos que a veces resultan un tanto exagerados al carecer de la solera de muchos siglos de religión oficial.

 

Por último, los ejércitos que antaño no solo defendían un territorio sino que también  defendían  una religión  o ideología (URSS, Cuba, China, Irán) siguen en muchos casos blandiendo, si no la defensa de una religión, por lo menos los símbolos y ritos de la misma. Esto se hace muy patente en las guerras civiles, como todos sabemos. Me ha llamado mucho la atención el caso del ejercito israelí, donde la prensa de izquierdas israelí contó cómo los rabinos difundieron propaganda entre los soldados señalando la invasión de Gaza con el siguiente mensaje: “Somos el pueblo de Dios y Dios ha hecho el milagro de que volvamos a esta tierra sagrada de la que debemos expulsar a los no creyentes”. El ejército israelí tiene un rabino con categoría de general, Avichai Rontski, que estuvo todo el tiempo acompañando a los soldados en la ocupación de Gaza. Según él, lo que otros denominan  “valores humanísticos” son simplemente sentimientos subjetivos que deben subordinarse a la Ley de la Torah.  Un catedrático de la Universidad Hebrea indicó que, en efecto, a los soldados no se les está inculcando la tradición de la moral occidental.

 

En fin, que la religión, si bien en otros aspectos de la vida ha dejado de ser muy útil, sigue siéndolo en las guerras de conquista territorial.

18 pensamientos en “¿Para qué sirve la religión?

  1. Buenos días!!!

    Hola Magallanes, me parece un artículo excelente. Me ha encantado. Siempre cuentas cosas muy bien y muy interesantes (menos cuando hablas de niñatas…) La verdad es que el ser humano siempre ha necesitado explicaciones, racionalizar, y si no hay explicaciones entonces hay religión, aceptación, pero algo tiene que haber. Se diría que hoy día con el derecho, las leyes, la ciencia sobre todo, las religiones deberían ir desapareciendo ya que las respuestas a los problemas terrenales están en todo ello, pero no el consuelo, y como éste sigue siendo un mundo imperfecto, hay ocasiones en las que los humanos necesitan milagros y creen que tienen derecho a ellos. Y por otro lado el ser humano es imperfecto y sigue siendo manejable, manipulable (algunos más que otros…). A mí lo que me gustaría saber es qué hace que haya personas que se dejen influir por las religiones y personas que no.

    Dices “A los humanos, creyentes o no creyentes, les gustan los ritos para celebrar el nacimiento, la adolescencia, el matrimonio y la muerte”… bueno en mi caso son ritos cañeros, de cañas…jeje

    Saludos!

  2. En dos palabras: espectacular.

    Especialmente interesante ese certero comienzo (¿homenaje a Marvin Harris?) :

    En los albores de la humanidad el hombre intentaba sobrevivir en un entorno muy cruel. Debía dedicar casi la totalidad del día a ello. Se veía amenazado por bestias feroces, por fríos heladores, por calores asfixiantes, por inundaciones, sequías, vendavales, fuegos, terremotos y ríos de lava. Como consecuencia de todas estas calamidades sufría hambrunas…”

    O este otro momento.

    “A medida que los miembros de la tribu empiezan a no tener que dedicar todas las horas del día a satisfacer su subsistencia, dedican el tiempo libre a reflexionar sobre qué pasó a sus padres y abuelos después de la muerte. Ello les preocupa no solo por las ataduras sentimentales con ellos, sino porque también va a ser su destino”.

    Ya lo dijo el poeta, amigo Magallanes: ¿a qué dedicas el tiempo libre?

    ¿Para qué sirve la religión?…¿Para blasfemar?

  3. Buenos dias Magallanes,caballeros callejeros y cabelleras al viento.

    La religion sirve para que Egibar diga que el objetivo del proximo Gobierno de Patxi Lopez con la colaboracion del PP es que Euskadi sea “asimilada por España”….uy….que miedooooo….¡oh Santo Dios!…que sacrilegio….que herejia
    En fin ,las religiones son propias de tribus indigenas en cualquier lugar y espacio del Mundo en que vivimos.
    Lo curioso es que son siempre “los otros” los que quieren destruir las bases de nuestra idiosincracia y nunca vemos en nuestros ojos la gran viga que esta instalada en ellos.
    Una vez dicho esto,me arrodillo y clamo al cielo para que Dios desaparezca de nuestras vidas y podamos vivir como simples seres humanos,lejos de tantas Iglesias.
    Espero que el Cielo infinito-finito oiga el clamor de mis deseos.

    No aguanto tanto politico con sotana.
    ¡¡Que se metan sus religiones por donde mas les duela!!.

  4. Eso no no quiere decir que no pueda tener en un alto pedestal a Ziluminatius,al que adoro como a mi mismo.
    Nihilismo infantilismo dadaismo suuuUUuuRRRReeeeeAAAAaaAAAAaaliiiIIIIiiiiImooOOOO…..uy que me caigo…jeje.

  5. Polonio …que mala idea poner un enlace que nos lleva al infierno de Dante ” ¿a qué dedicas el tiempo libre? “….no lo vuelvas a hacer ,por lo que mas quieras…esos sustos no se dan a la hora del cafelito,¡carajo!….jeje.

  6. Amistad, entonces si yo digo que prefiero a Obama antes que a Zapatero… te molesta???

  7. ¿Que pretende la Iglesia ,sacando a sus fieles a la calle en contra del aborto?.

    Decirles a las mujeres que cometan, lo que ellos consideran como el asesinato del aborto, que seran señaladas con el dedo , despreciadas y mandadas al infierno de la carcel con cadena perpetua.

    Ese es el dedo de Dios que ellos creen ver….con mucha fe ..eso si.

  8. ¿quién paga los fastos del congreso de la UGT, con versión operística de la Internacional incluida?

    ¿Para qué sirve, en plena crisis y en día laborable, semejante derroche de lujos aparte de para renovar los sermones de fidelidad al jefe (el de Cándido Méndez ha sido conmovedor, “señor presidente” le ha llamado).

    El jefe en su salsa, entre los suyos y ante las cámaras, que es donde se crece, se dedica a soltar las consignas de siempre, consciente de que ahí todos le reirán las gracias.

    Se podría escribir todo un libro sobre estos sindicatos oficiales y su verdadero papel en la democracia, su docilidad ante el poder que les subvenciona, más sangrante aún si cabe en un momento como éste de absoluto colapso de nuestra economía.

    Sé que es útil pertenecer a un sindicato oficial si no quieres trabajar y a la vez quieres ser intocable en tu empresa, o si pretendes opositar a funcionario con alguna ventaja de partida, o incluso si quieres llegar a ministro siendo un completo zoquete (aunque con Zapatero hasta esta tradición se ha roto, ahora cualquier zoquete o zoqueta puede llegar a ministro sin ni siquiera haber hecho carrera en los despachos sindicales. Bendito “progresismo”)

    Pero la pregunta es ¿sirven para algo más? ¿del dinero de nuestros impuestos que van entre otras cosas a pagar a una soprano cantando la Internacional (¿tendrá Sicilia algo que ver con este sonrojante toque kistch?) se subvenciona algo más que los emolumentos y los despilfarros de esta otra casta de apoltronados, que a diferencia de los otros, ni siquiera han sido elegidos por sufragio universal?

    ¿Se merece alguien cobrar por lo que no hace? ¿Podemos salir de esta crisis y pretender ser un país serio si seguimos pensando que la gente debe cobrar de las empresas por ley, aunque no estén realizando ya ninguna tarea productiva de ningún tipo? ¿Necesitamos ya una revolución de verdad y que se paseen unas cuantas cabezas en lo alto de una pica, para desmantelar de una vez este tinglado en el que sólo medran corruptos, parásitos y aprovechados de la peor especie, mientras que para la gente emprendedora todo son trabas, impuestos y ruina?

    Veremos.

  9. Magallanes es un librepensador, sin duda. Va por libre y nos presenta sus elucubraciones, a medio camino entre la historia y el género fantástico. Valdría la pena que alguien se tomara la molestia de compendiar todas las explicaciones que se han propuesto a lo largo de los años sobre los orígenes de la religión. Si no he entendido mal, Magallanes sitúa el comienzo en los gérmenes. La cosa no me cuadra, porque luego sitúa el animismo en un estadio muy avanzado de desarrollo histórico. Creo que en este punto merece atención especial la tesis de Gustavo Bueno sobre filosofía de la religión. Según nuestro atrabiliario pensador, la idea religiosa se construye en torno a los numenes, que son los espíritus que dan vida a los animales con los que interactua el ser humano. El humano es consciente de que hay seres que perciben la realidad, tienen deseos, y actúan en consecuencia. De la interacción entre humanos y animales brota el numen, que termina dando lugar, tras una evolución muy fatigosa, al concepto de divinidad. Dios no sería entonces sino la sublimación intelectual del desconcierto que provoca en el humano la existencia de otros seres vivos dotados de percepción, voluntad y cierto entendimiento.

    Bueno, que es ateo y católico confeso (un católico, por decirlo así, que no cree en Dios) dice que su única experiencia religiosa en la vida tuvo lugar durante un paseo campestre. Se cruzó con un can y al cabo de unos segundos se volvió a mirarle, descubriendo que el can hacía lo mismo y que sus miradas se cruzaban. Escrutando la mirada del perro tuvo su única experiencia religiosa. No es mucho, pero es más que lo que ha tenido un servidor en toda su vida. Supongo que es algo semejante a que la experiencia sexual de un hombre se limite a excitarse en una única ocasión observando el codo de una mujer. Pues yo ni eso. Sin haber tenido jamás ni la más mínima disposición para entender la experiencia religiosa, poco puedo decir. Aunque esto nos lleva a la cuestión de si para hablar del origen y significado de la experiencia religiosa es necesario antes haberla padecido en carne propio. En mi caso, creo que todas las personas que creen en espíritus, el más allá y todo eso están profundamente chaladas.

  10. Lección magistral, opino, la de Magallanes hoy. O este tipo es un fraile disfrazado o se lo ha currado a tope. En todo caso gracias por la erudición y por saber “bajarla al piso”, como decía Distefano que había que hacer con la pelota.
    Y sin embargo, la religión sigue siendo tremendamente útil para mucha gente, que encuentra el consuelo que necesita, y para otros que se benefician de su lado más positivo: los misioneros, los voluntarios, los comedores sociales, etc. Por no hablar de los miles, miles de millones según la Coppe (casi medio millón en Madrid el otro día por el aborto, decían) que toman las calles regularmente al dictado de los purpurados en defensa de sus intereses corporativos. Pero éstos los sitúo más bien en el área de las sectas, de los comidos el coco que hacen lo que se les indica sin cuestionar la autoridad, en este caso divina pero en otros no.
    Debería ser innecesario añadir, pero no parece serlo, que una de las características más claras de Israel es la pluralidad. Así, al lado de esos rabinos nacionalistas referidos, hay otros que abogan por la destrucción del Estado de Israel, por ser una herejía ya que la Tierra prometida no la puede construir el Hombre sino Yawhe! Y por supuesto, la gran mayoría de rabinos se dedica a lo suyo, a los “placeres” del estudio de la Torah, dejando los asuntos mundanos de lado y centrándose en lo verdaderamente importante como, por ejemplo, en qué condiciones una mujer violada puede seguir con su marido sin que éste tenga que divorciarla obligatoriamente, algo que si te llamas Cohen es un precepto inamovible.
    También he echado de menos en el final una referencia a los “rabinos” del otro lado, no? Por qué nos centramos siempre en los fanáticos de Israel, que serlo sonlo, y no tanto en los que tienen enfrente, que serlo sonlo igual o más. O no acompañan los mullahs a los milicianos de Hamás y les prometen 40 vírgenes (qué fijación con lo del himen…) si se inmolan? Sólo se me ocurre una explicación dado que me consta que el autor no es antisemita, siquiera antisionista: en Israel hay una prensa libre que expurga lo peor de su sociedad, algo que, lamentablemente, no es todavía plenamente el caso en los países vecinos.

  11. Sarah #1:
    Escribes: “Se diría que hoy día con el derecho, las leyes, la ciencia sobre todo, las religiones deberían ir desapareciendo ya que las respuestas a los problemas terrenales están en todo ello, pero no el consuelo, y como éste sigue siendo un mundo imperfecto, hay ocasiones en las que los humanos necesitan milagros”. En efecto, las religiones te dan la oportunidad de pedir algo casi imposible, y si no se cumple a pesar de la lata que le has dado al Dios menor y al que se lo has pedido y los sacrificios que has hecho, te ofrece la explicación de que el Dios mayor tiene designios para ti y los tuyos que tu no puedes comprender, pero como son para tu bien, debes aceptar,es decir, conformarte con tu suerte. Es el famoso “inch Allah” de los musulmanes. O la idea de los griegos de que la fatalidad no tiene remedio o la de los calvinistas de la predestinación. A todo esto englobo yo en que “hay que aceptar las frustraciones de la vida”. El psicoanálisis personal o las terapias de grupo son útiles para esto, pero muy caros para una mayoría que debe conformarse con el consuelo que ofrece la religión o alguna filosofía como el estoicismo.

  12. Todo lo anterior no obsta para que discrepe radicalmente de Magallanes y cia. cuando afirman que la UE sería mucho mejor si el Reino Unido no hubiera entrado nunca, de lo que se deduce que su salida sería una buena cosa. Creo que hay mil argumentos racionales para contradecir dicha posición, pero me limito a uno: no me gusta nada coincidir con los Tories, que preconizan precisamente eso.

  13. Las Hienas salen a la calle …cuidado con los patos….cuac..cuac…..JAJAJA….qe nervios.

    Un video dedicado para la hemerotea de Permafrost (un saludete caballero….jeje.

    Aviso :Este video puede alterar el buen juicio de los que pensaban que La caterva mediatica se cargaron al ministro Bermejo porque veian una cospiracion contra el Partido Popular de Marianco Cuac Cuac…..jeje.:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/04/01/opinion/1238578748.html

    Un video impagable…ozú!

Deja un comentario