¿No íbamos a corregir los errores?

El crítico constructivo

El pasado sábado ABC publicaba que Zapatero se había visto forzado a posponer su anunciado primer viaje de la legislatura a Marruecos por problemas de agenda del monarca alauí. Recordaba el periódico conservador que un episodio similar había acontecido en verano de 2006 cuando otra visita proyectada de Zapatero al vecino del sur tuvo que posponerse dos veces, también por problemas de agenda.

Pese a que es mejor periodista que persona, el artículo de Luis Ayllón erraba el tiro al sugerir que las repetidas dificultades de agenda marroquíes constituían desplantes a Zapatero que ponían en duda la versión gubernamental española de que las relaciones entre los dos países eran excelentes. El meollo de la cuestión era aludido sólo tangencialmente: los supuestos problemas de agenda marroquíes son un mero reflejo de la natural irritación producida por haberse enterado por la prensa de los planes de visitarles de su vecino y aliado del norte.

Las formas importan en general y todavía más en diplomacia, donde pueden llegar a ser, en ocasiones, más importantes que el fondo mismo de las cosas. Hasta el punto de que la voluntad de propiciar que el primer viaje de legislatura realce el buen estado de la relación bilateral con Marruecos se torne en una impertinencia que debe ser inevitablemente rechazada cuando el anuncio oficial del viaje precede a las obligadas consultas con el gobierno amigo de turno.

En efecto, el pasado 18 de abril la vicepresidenta De la Vega anunció en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros que la política exterior iba a constituir uno de los ejes prioritarios de la nueva legislatura. Lógicamente quiso apuntalar tal afirmación con una serie de anuncios concretos que demostraran la aseveración anterior, entre los que incluyó el proyectado viaje de Marruecos a primeros de mayo.  

 El retraso no es el fin del mundo. Zapatero acabará viajando a Marruecos y en todo caso las relaciones entre los dos países seguirán siendo más que buenas. De hecho, lo tendrá muy difícil quien quiera argumentar que ha habido algún otro momento en la historia reciente en el que hayan sido mejores. Los líderes de ambos países tienen química personal, ambos gobiernos cooperan activamente en una creciente lista de áreas y las sociedades civiles de ambos países – empresas, universidades y entidades locales incluidas – trabajan conjuntamente con una intensidad sin precedentes. Y eso aún dejando de lado la presencia estable y legal de cerca de un millón de marroquíes en España y la creciente marea turística española que lame las costas e incluso los paisajes interiores de nuestro vecino. Tanto Marruecos como España parecen tener claro que su futuro está ligado al del vecino. Marruecos necesita las inversiones españolas y nuestro respaldo institucional, siempre más altruista que el de su histórico hermano mayor francés. España, por su parte, tiene una necesidad imperiosa de apoyar las corrientes modernizadoras y desarrollistas de Marruecos, única forma de evitar el estallido socio-político de un vecino demasiado cercano e inestable. No es cierto que siempre que Marruecos gana, España gane también y viceversa. Siendo verdad en general, hay ocasiones en las que los intereses de ambos países son encontrados. Con independencia de a si España le debería interesar conservar la soberanía sobres sus plazas africanas, los intereses oficiales al respecto de ambos países son directamente incompatibles. Pero incluso en tal caso o en otros similares como la delimitación de los espacios marítimos, ambos países hacen mejor en definir sus políticas teniendo siempre en cuenta que la pérdida del otro es también una pérdida propia. En otras palabras, incluso cuando la ecuación es de suma cero, es mejor evitar ganar por goleada haciendo concesiones que podrían evitarse. Desde que llegó al poder la política de Zapatero y su gobierno para Marruecos ha sido impecable y por lo tanto tremendamente productiva. La lista de logros en cuestiones vitales para ambos países es muy larga. Quizás las dos áreas que mejor demuestran la importancia de la buena relación para nuestros intereses son la reducción sustancial de la inmigración clandestina proveniente de Marruecos y la intensa cooperación contra el terrorismo islamista. Pero cabe citar también otros ejemplos de carácter más simbólico como el envío de un contingente marroquí a Haití bajo mando español o la renovación del acuerdo de pesca con la UE en beneficio casi exclusivo de los pesqueros españoles y cuya suspensión dio en parte origen a la crisis de Peregil bajo el gobierno Aznar.Y sin embargo, no es la primera vez que la vicepresidenta anuncia públicamente un viaje a Marruecos todavía no concertado, provocando inevitablemente su demora. El descuido, la precipitación, la chapuza al fin y al cabo, es tanto más indeseable dado el extremo cuidado que en todo momento ha puesto el gobierno en mimar la relación con nuestro vecino. Ni siquiera cabe aludir a un exceso de sensibilidad con los detalles propios de la cultura árabe: a nadie se le ocurriría anunciar un viaje a uno de nuestros socios europeos con quien no se hubiera acordado previamente la fecha. Por la sencilla razón de que sería una falta de respeto. Se puede faltar al respeto inintencionadamente y está claro que, tanto en esta ocasión como en las anteriores, los anuncios precipitados de la vicepresidenta no conllevaban en absoluto intención de ofender. Sin embargo, no es difícil imaginar que los gobernantes marroquíes deben tener grandes dificultades para comprender por qué la torpeza se repite.Desde que ganó las elecciones Zapatero ha venido indicando que va a profundizar en los aciertos y a corregir los errores de la primera legislatura. El énfasis en las buenas relaciones con Marruecos fue un gran acierto de la pasada legislatura y está muy bien que Zapatero pretenda subrayar su continuación y que la vicepresidenta quiera expresar tal idea públicamente. Lo que no tiene sentido es que el gobierno vuelva a caer en el error de arriesgarse a que la improvisación y el voluntarismo afecten negativamente al fondo en un tema considerado, con acierto, prioritario. No tiene pase que el gobierno vuelva a tropezar con la misma piedra, especialmente cuando se nos había anunciado que se iban a corregir los errores. Y este es de bulto.

20 pensamientos en “¿No íbamos a corregir los errores?

  1. ¿Errores en la política de Zapatero? …….. Por favor!

    Y menos aún en temas de política exterior, en las que el gobierno de Zapatero es claro ejemplo de lo que debe ser una política exterior moderna y progresista.
    Quizás el único fallo haya sido la falta de delicadeza demostrada por el ministerio de asuntos exteriores, aunque puede entenderse que el nuevo nombramiento de la ministra de defensa y su aún poca experiencia sean un eximente en el fallo de coordinación, que cometió el imperdonable error de no dar las adecuadas ordenes a la fragata Méndez Núñez para que diera servicio logístico a la banda de los piratas y los escoltara en su travesía hacia tierra en donde el experto comando de asalto del que la fragata dispone hiciera el pasillo y aplaudiera el desembarco de los somalíes.

    Fallo de principiante …… todo se andará.

  2. Gracias a El crítico artículo por su gran artículo.

  3. Creo que es un error de bulto considerar los aciertos del gobierno como errores garrafales….jeje.

  4. ¡Saludos a todos!

    Me uno a la satisfacción por la evolución de las relaciones con Marruecos desde que se produjo el cambio de gobierno en 2004. No obstante, la complacencia por esta circunstancia no debería hacernos cómplices por omisión de la situación en la que está sumida el Sahara Occidental, con cuya población (así como con los refugiados) tenemos un compromiso histórico.

  5. Permitame Sr Don El critico constructivo en hacer un pequeño alto en el camino para la reflexion:

    Ha muerto uno de los Hacedores de los universos de mi mente.
    Muere a los 102 años el ‘inventor’ del LSD

    El científico suizo Albert Hoffman descubrió los efectos de la droga alucinógena de forma casual al realizar un experimento.

    “Opino que en la evolución humana nunca ha sido tan necesario contar con una sustancia como el LSD. Simplemente es una herramienta que nos convierte en LO QUE SE SUPONE QUE DEBEMOS SER”, comentó Hoffman en una ocasión.

    Consulten a su medico de CABECERA….jeje.

  6. No voy a contestar como se merece a la basura que ha vertido Fernando en su #1 por dos razones. La primera porque a Sarah le puede dar un infarto y la segunda porque algo tiene que funcionar muy mal en la cabeza de Fernando para poner un post tan insultante y ofensivo para el gobierno, para las fuerzas armadas y para el mismísimo sentido común.

    Ayer discerníamos sobre el animal que tuvo a su hija encerrada durante 20 años, si sería un enfermo o simplemente un ser perverso. Hoy tengo otra duda, si Fernando es mala persona sin más o simplemente está enfermo.

    Peor para él.

  7. antes del infarto suelto la mano fijo, pero te agradezco la consideración Pablo, es que soy de un flojillo…jeje

  8. Venga..Pablo…Fernando simplemente es sarcastico a mas no poder….y eso no es una enfermedad incurable…yo propongo que se de un baño en LSD…jeje.

  9. Yo tampoco voy a contestar a Pablo sobre las alusiones hacia mi persona por dos razones. la primera porque a El Que Os mira le puede dar un ataque de risa que lo deje peor que está y la segunda porque una razón sola es poco.
    A mi tambien me ha saltado una duda al leer el post de Pablo ¿Es que estar enfermo y ser una mala perona son condiciones excluyentes la una de la otra? No se por qué no voy a poder ser las dos cosas a la vez.

  10. Hoy ando algo mustio por razones obvias (la derrota del Barca, qué si no) así que en plan telegráfico:
    – no puedo sino estar de acuerdo con la línea del artículo: en demasiadas ocasiones los detalles quitan brillo a los aciertos del gobierno
    – no entiendo el supuesto humor del post de fernando
    – es trágico que con la que está cayendo en Somalia el Consejo de Seguridad sólo se ocupe cuando secuestran a unos cuantos blancos

  11. Os dejo aquí un artículo de José María Calleja publicado hoy en el Correo y en el Diario Vasco, en el que analiza la abstención del PP en la moción ética presentada en Mondragón:

    EL ERROR DE MONDRAGÓN
    30.04.2008 – JOSÉ MARÍA CALLEJA

    La brillante idea del PP de negarse a apoyar una moción ética para remover de su puesto a la alcaldesa de Arrasate-Mondragón, en el más que previsible caso de que ésta se negara a condenar el asesinato de su vecino Isaías Carrasco, confirma la deriva sectaria de la derecha y demuestra hasta qué punto el rechazo a los socialistas ha pasado a formar parte de la cultura política del PP.

    Cualquier ciudadano en sus cabales, incluidos los votantes del PP, debería apoyar una moción tan básica éticamente y tan evidente políticamente: Alcaldesa, si no condena usted el asesinato de un vecino por una banda terrorista, váyase.

    El PP ha preferido en Mondragón equivocarse con una más que errática, descacharrada y suicida Izquierda Unida-Ezker Batua y con la radical EA, que acertar con dos partidos que representan a la mayoría de los vascos. Esta errónea decisión ha resultado doblemente catastrófica, pues, apenas unas horas después de negarse a apoyar lo obvio en Mondragón, otra moción con idéntico texto e intención, presentada por los socialistas y el PNV en el Ayuntamiento de Hernani, sí fue respaldada por los populares. Nunca un argumentario duró tan poco y puso de manifiesto su extraordinaria fragilidad. Después de negarse a apoyar la moción de Mondragón por «ligera», por «ser un lavado de cara»» por ser «oportunista», teatrera, por servir a los intereses del PNV y del PSE, después de subrayarla como intrínsecamente perversa; después de todas esas alharacas, esa misma moción fue apoyada, sin rechistar, por el propio PP. Apenas habían pasado unas horas entre el rechazo airado y el cambio de posición, sin que hayamos oído la más leve autocrítica.

    El error del PP ha llevado a no pocos vascos, desde luego a algunos votantes populares, a la conclusión de que su partido está en este momento más obsesionado por desmarcarse del PSOE a toda costa -a costa incluso de ir de la mano con IU-EB y EA- que ocupado en hacer una política que le presente como un partido con capacidad de ser alternativa ganadora. (Un destacado dirigente popular me ha confesado su dolida perplejidad ante la actitud de su partido en Mondragón). En esta situación, y conocidos ciertos antecedentes, resulta pertinente preguntarse qué habrían dicho los mismos que han apoyado el error del PP en Mondragón en el caso de que hubieran sido los socialistas los que no hubieran secundado una moción presentada por el PP y el PNV en idénticos términos a la rechazada en el pueblo de Isaías Carrasco.

    El grave error popular se suma a otra cadena de errores por los que está pagando un precio en las urnas. En las últimas elecciones autonómicas vascas, 2005, el PP despachó el resultado con una afirmación tan contundente como, a mi juicio, alejada de la realidad: «ETA ha ganado las elecciones», dijo Acebes. En aquellos comicios, el PNV perdió cuatro escaños, fueron un fracaso para Ibarretxe, bajó el nacionalismo, subieron los constitucionalistas del PSE-PSOE y no es exagerado decir que hubo un rechazo explícito por parte de los vascos y las vascas al delirante plan de Ibarretxe.

    Sin embargo, nadie el en el PP subrayó estos hechos positivos, se optó por la frase de trazo grueso y ningún dirigente pareció reparar en que quizás esa sangría de 120.000 votos merecía alguna autocrítica por parte de los populares. En unas elecciones que Ibarretxe planteó como un plebiscito a su malhadado plan, hubo nada menos que 120.000 votantes del PP que prefirieron quedarse en casa, que no votaron a su partido en una situación en la que había que parar aquella disparatada idea en las urnas. Al parecer, el PP no cometió ningún error entonces. Ahora, en las ultimas elecciones generales, los populares han vuelto a perder -más de 20.000 votos-, han bajado un escaño en Vizcaya y han visto cómo votantes suyos han preferido apoyar a los denostados socialistas, ganadores en todos los municipios vascos menos en uno.

    Este nuevo batacazo de los populares y este éxito de los socialistas se produce después de que durante cuatro años la estrategia de oposición del PP haya sido brutal con acusaciones contra los socialistas del tipo ‘han traicionado a las víctimas’, ‘han vendido Navarra a ETA’, ‘han claudicado ante los terroristas’, ‘comparten su misma estrategia’… Los socialistas han sido equiparados consecutivamente con Franco o con Hitler, y acusados de romper España por los cuatro costados. Pues bien, después de toda esa artillería pesada, los populares pierden mas de 20.000 votos y un escaño y los socialistas ganan en toda Euskadi y son el partido más votado en todo el territorio vasco y en el conjunto de España.

    De seguir así las cosas -nula autocrítica, incapacidad de ver los errores propios y ataques furibundos a los socialistas, presentados como el enemigo por excelencia-, no es descartable que los populares aumenten su sangría de votos en las próximas elecciones autonómicas, sobre todo si siguen actuando como lo han hecho en Mondragón.

  12. Una noticia para los fans…jeje.

    ¿Por que sera que los peperos no ganan ni una en los tribunales?

    El juez no encuentra “claridad” en la imputación por sus actuaciones en la OPA de Endesa

    Archivada la querella del PP contra Sebastián y Arenillas

    El juzgado de Instrucción número 33 de Madrid ha decido archivar la querella del PP, la plataforma España y Libertad y el sindicato Manos Limpias contra el actual ministro de Industria, Miguel Sebastián y el vicepresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Carlos Arenillas entre otros. Los denunciantes apuntaban a presuntos delitos de prevaricación y tráfico de influencias de los acusados en relación con su intervención en el proceso de la OPA de Enel y Acciona sobre Endesa. Durante meses, la derecha mediática arremetió con fuerza contra los dos dirigentes económicos a raíz de esta querella, que ahora el juez ha sobreseído de manera provisional al no encontrar indicio de los delitos mencionados.

    http://www.elplural.com/economia/detail.php?id=20488

    Anda Mimo Titos alegra esa cara…hombre…jeje.

  13. Y que alguien felicite, de mi parte, a Belén Barreiro, de quien hablamos aquí el pasado mes de diciembre, a propósito de cierta polémica sobre el voto de centro, y que acabo de leer que es la nueva Directora del CIS.¡Si es que no me entero de las cosas (o lo hago tarde)!

  14. Gracias, Calleja, por tu excelente artículo

    Sospecho que este PP tampoco tiene remedia.

  15. Gracias a todos por lo bien que habéis tratado la huida de Zaplana hacia el plato de las lentejas.

    El pocero de Tierra Mitica no engaña: He venido para hacerme rico; me voy para hacerme más rico, ¿pasa algo?

  16. El juez Baltasar Garzón ha enviado a prisión incondicional a la alcaldesa de Arrasate-Mondragón, Inocencia Galparsoro, de ANV por colaboración con organización terrorista

    Garzón determina que la edil de ANV colaboró con ETA

    La alcaldesa de Mondragón ingresa en prisión por un presunto delito de colaboración con terroristas.

    ¿Aguien u otro lo dudaban?

  17. J M Calleja es el periodista al que más le oigo tergiversar lo que otros dicen poniendo siempre en boca de ellos lo que no dicen. Rara es la tertulia de Ondacero en la que le oigo en la que no tiene que ser constantemente reprobado por el afectado con un: “eso lo dices tu, yo no lo he dicho”. Tiene esa manía de soltar lo que quiere decir, encaje o no con lo que los otros hablan. Si encaja bien, si no, pone en boca de ellos palabras que no dicen tergiversándoles los comentarios para poder largar su ya manido discurso de los errores del PP. Día tras día.
    Para mí tiene muchas virtudes pero ese grave defecto de ser muy predecible en lo que va a decir ya que siempre repite las mismas historias esas: “……. han traicionado a las víctimas’, ‘han vendido Navarra a ETA’, ‘han claudicado ante los terroristas’, ‘comparten su misma estrategia….. “. Repite como un papagayo, encaje o no, lo que ya sabemos que le vamos a oir.
    Por otro lado es brillante y con un gran sentido del humor, pero excesivamente obcecado y sin poder, ni querer, salirse de un guión que está ya muy pasado de moda, por lo repetido, sobretodo en su boca y pluma.

Deja un comentario